Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» TIRADAS DE JUAN(HALAF)
Ayer a las 10:18 pm por Ankalagorn

» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Dom Dic 10, 2017 11:41 am por Tyrok

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Jue Dic 07, 2017 7:29 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang


Comparte | 
 

 El corazon de la Dama. Capitulo V

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Jun 01, 2015 9:15 am

Por fin Halaf reacciono, tras mirar por unos instantes los ojos negros del Numenoreano, negros como la noche, unos ojos donde no parecia existir una pupila; con la mente llamo a Relamapago y la lanzo contra el Huargo que iba a devorar a Tyrok, que habia sido derrivado anteriormente; la serpiente habia intentado una maniobra complicada, golpear el arma del orco para que la clavara contra el suelo, sin embargo la fuerza del orco hizo que no doblase su brazo hacia donde Tyrok queria, al menos habia evitado el primer ataque de los enemigos, y habian pasado de largo, pero en la segunda pasada, el huargo golpeo a la serpiente y lo derribo, afortunadamente pudo bloquear el ataque de la lanza en carga del orco. El Huargo iba a soltar una poderosa dentada, cuando la rapaz se arrojo sobre su rostro, pero algo ocurrio, Relampago vio peligro en ese momento y fallo el ataque. El Huargo ni se entero de su enemigo aereo por lo que prosiguio con su persecucion hacia Tyrok que se arrastraba por el suelo, como el animal al que se le comparaba. El Huargo no estuvo preciso y sus dientes chasquearon el aire, pero la lanza del Orco golpeo el pecho de Tyrok, la cota de malla fue traspasada, pero la punta de la lanza se paro en su carne, la cual no traspaso. En ese momento, tanto un revivido Halaf, como un victorioso y exultante Lothar ya habian rodeado al orco con su huargo. Al levantar el engendro la mirada, de Tyrok hacia su alrededor se percato de aquello.EL Orco miro con preocupacion a sus enemigos, su lobo gruño. El orco espoleo a su bestia para salir de aquel cerco, cerrado ahora por Thresser, para salir de 2 botes del circulo asesino en el que se encontraba; eligio el lugar de Halaf; el rubio no dudo esta vez y de un tajo amputo la pata del Huargo que cayo revolviendose y pataleando, con sus 3 patas, mientras su jinete caia estrepitosamente unos metros mas adelante.Mientras EIner veia que la situacion estaba controlada, y se alejaba para recoger su lanza, clavada en el craneo de uno de sus 2 enemigos Huargo; el pequeño general habia optado por arrojar su lanza a su primer enemigo que dio con un huargo muerto y un orco desparramado y moribundo, unos metros mas alla, posteriormente habia desenvainado su espada para esperar a su proximo enemigo. La lanza del orco se estrello contra el escudo de <einer, mientras su espada viajaba de abajo a arriba para impactar en el cuello del Huargo, que solto un gran chorro de sangre. La bestia mal herida,con la garganta medio cortada, tiro a su jinete, mientra huia sangrando; despues Einer solo tuvo que acercarse hasta el Orco para asestar el golpe de gracia.

Todos los enemigos habian sido derrotados, pero los que aun estaban heridos, no soltarian informacion util. Tan solo eran una patrulla, y no tenian informacion relevante.
- Deberias tener mas cuidado- Dijo Einer a Lothar, que miro interrogante.- Has hecho un gran golpe, has acabado rapido con tus enemigos, pero ha sido demasiado arriesgado.
-Arriesgado? Vamos! ha sido impresionante!- Dijo el tahur orgulloso, a un hmbre que habia sido capaz de luchar contra dos huargos y a la vez valorar su maniobra.
- Lo siento- Dijo Einer- Pero es algo que no puedo evitar. Siempre me fijo en esos detalles aunque no quiera. Te dire que no has hecho una maniobra equilibrada; basaste la mayor parte de tu capacidad de combate en el ataque y descuidaste mucho la defensa.el Orco estuvo a un milimetro de romper tu confiada defensa, y si lo hubiese hecho, estas fauces- EIner abrio la boca con su lanza, de uno de los huargos caidos, donde asomaron unos colmillos de unos 7 u 8 centimetros - habrian podido aplastar tu armadura y destrozarte. Tu ataque de efectividad y rapidez fue la de un buen guerrero, si duda, pero dentro del buen guerrero tambien esta el saber valorar la situacion, y a veces el camino mas rapido, no siempre es el mejor. Si hubieses caido, uno de tus amigos habria tenido 2 nuevos enemigos. Cuando una ficha cae, las otras que le siguen suelen caer una tras otra.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Jun 01, 2015 12:03 pm

El viento soplaba en la mejilla de Garred a ritmo de galopada del corcel negro. Esa brisa le recordo a otros tiempos, tiempos en los que disfrutaba de su niñez con los gemelos, dias en los que jugaban y jugaban sin descanso, siempre con una sonrisa en la boca, regocijandose de las carcajadas de sus travesuras y compartiendo las lagrimas de los castigos. Las fechorias mas grandes que hacian ese trio de calaveras, siempre fue en las cocinas de la casa. Pero la peor de todas fue hacer creer que a la madre del dunedain que su hijo volaba. Atado a una cuerda por dentro de la ropa para hacerla mas dificil de ver y subido a una ventana del segundo piso, se dispuso a volar llamando la atencion de su madre que se encontraba en mitad del patio. La pobre mujer se llevo un susto de campeonato, viendo como su hijo se precipitaba al vacio y a los instantes estar suspendido en el aire como un jamon en un secadero. Las risas de los niños no se hicieron esperar, pero el castigo que vino despues fue sufrido por varias semanas.
Pero esos tiempos ya eran historia y ahora esa historia estaba a punto de ser borrada. Un ejercito orco asediaba la ciudad en la que habia nacido. Azuzo al caballo y en una de las pisadas saltaron unas chispas, posiblemente habria pisado un trozo de clavo con la herradura, pero Garred vio un destello, un anhelo de esperanza y penso en darle un nombre al caballo mientras galopaba, su niño interno todavia estaba a flor de piel desde que saliera de su casa.
- Destello; fue como llamo al corcel, el cual paricio gustar el nuevo nombre que le habian dado. - Muestrame lo que es la premura; y dichas estas palabras el jinete tubo que amarrarse bien a las riendas, pues si no lo hubiese hecho habria dado con sus huesos en el suelo de la imperiosa velocidad que imprimio Destello en ese momento de impetud por parte de Garred. Las zancadas del equino eran amplias y estilosas, raudas, pero el tiempo parecia transcurrir despacio a lomos de Destello. Su vida transcurria delante de sus ojos y no queria que se acabase con el asedio del ejercito orco, tocaba defender lo amado con uñas y dientes. Ya habria tiempo de preocuparse de sus problemas ...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Jun 01, 2015 3:52 pm

Fueron bajando en orden el barranco de unos 20 metros; tenian que darse prisa, pues los orcos habian tocado un cuerno y posiblemente llegarian refuerzos pronto.
- Si pudiesemos perder nuestro rastro...- Dijoi Lothar.
- Perderiamos demasiado tiempo- Respondio Thresser.- He conocido hombres capaces de borrar esos rastros usando la magia, pero entre nosotros no hay nadie que sea capaz, verdad Einer?
- Negativo, Brujo...es Bringwor el que es capaz de hacerlo.
- Vaya...pues al final va a resultar que era mas util aqui de lo que pensaban algunos- Dijo Thresser.
- Una lastima no confiar en el. Mi hermano es el que mejor se mueve por el bosque de todos nosotros.

Pronto llego la noche y debian descansar; tenian pensado llegar al medio dia siguiente, a los pies de la pared que ascendia hasta la Mansion del Duque Kurlg.
- Creeis que es buena idea parar?- Pregunto Angost.
- Me parece una pesima idea parar- Respondio Thresser, pero si no lo hacemos  lo pasaremos mal mañana. Confiemos en que los orcos no hayan podido descender con los huargos el barranco que dejamos atras y espero en que den la alerta en el campamento cuando no nos encuentren y no nos sigan... pero eso es mucho confiar. No haremos fuego y haremos las guardias de 2 en 2. No cenaremos, pero mañana desayunaremos unos buenos filetes de Huargo, recuperaremos fuerzas y nos prepararemos para el ascenso. Estaban en la cima de una gran montaña, desde su posicion podican verse decenas de miles de antorchas de lo que parecia ser el campamento orco, estaba demasiado oscuro para ver mucho mas alla pero si podian escuchar los continuos gritos y tambores , a pesar de los kilometros de distancia a los que se encontraban.
LA primera guardia la hicieron Halaf y Thresser, y el brujo no pudo evitar preguntarle por su especial mascota.
- De donde lo sacaste?
- Se lo robe a Dratha, despues le guste y se quedo conmigo, creo que es algo mas que un halcon.
- Yo tambien lo creo.
Sabes...- Continuo el Brujo- Cambaiando de tema; no pude evitar escuchar la conversacion que tenias con tu amigo, la primera parada. Escuche que has perdido a una persona muy amada por ti y luego vi como dejabas que te atropeyara un Huargo de 200 KG...
- No fue lo que parece- Se Excuso Halaf- Tenia la mente confusa en ese momento.
- Ya...
- No pienso abandonar este mundo hasta que vengue a Clarisse , asi que podeis estar todos tranquilos...
- Y una vez que la vengues? todo se acaba? Mira, apenas te conozco y se que no tengo derecho a meterme en tu vida, pero yo tambien perdi a mi amada hace mucho tiempo; se llamaba Vaal. Yo no tuve ningun momento de paz para estar con ella. La conoci en guerra y murio en guerra. Para mi ese dia tambien fue mi fin... o al menos eso crei al principio. Yo como tu, tambien tenia buenos amigos y me di cuenta que la vida no se acababa ahi... me vengue...si, pero segui adelante por esos amigos, amigos que mas tarde perdi tambien... pero encontre otro obejetivo por el que continuar...sabia que ellos lo habrian querido asi , al igual que Vaal; por lo que segui adelante.
Mira Halaf... yo he visitado el pais de la muerte y no es como creemos...no hallaras alli a tu amada... he viajado a traves de otros planos y he encontrado a mis amigos otra vez vivos...pero el destino se los vuelve a llevar, y lo que mas duro... en ninguno de esos universos vuelvo a encontrar a Vaal... ella es unica en aquel mundo...es unica en el Universo, de ahi la maldicion que me acompaña y que te acompañara a ti tambien; pero aun asi, siempre hay algo por lo que luchar... Amigo, la vida no se acaba tras la venganza, aun queda demasiado por hacer. Levantate Halaf, levantate por tus amigos y no dejes que ninguno muera, te necesitan... y Relampago tambien.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Jun 01, 2015 9:55 pm

La noche fue relativamente tranquila ,a pesar del continuo griterio y percusion. Al primer rayo de sol pudieron observar lo q Thresser sospechaba:- donde se van? - pregunto Einer-
- en busca de un ejercito fantasma- El brujo sonrio- eso significa q los orcos de tharbad son traidores de la.nacion- penso- Halaf, necesito que Relampago lleve un mensaje a Lord Dimmu, podra.
- Supongo que si. Que le diras ?
-que es hora de sacar la basura de casa...
- se movilizan todos? - pregunto Angost.
-3/4 partes- respondio el numenoreano.-nos dara tiempo a llegar....
Como tenian previsto a medio dia alcanzaron el pie de la pared que llevsba hasta el hogar de mandivulas de hierro, sin mayores problemas. Gracias a Relampago habian esquivado casi todo las patrullas, ahora tocaba trepar.



Garred, Kang, Dimmu, Steiner, Siete y Bringwor

Habia pasado mas de 1 dia desde la marcha del grupo de Einer y compañia. Garred se preguntaba Como les iria... pronto descubrio que bien. Habia esperado para ver que planes tendria Dimmu para el, Pero de.momento solo habia silencio. Estaba en la gran sala de reuniones esperando junto a Steiner, Kang, Bringwor y Siete; pues Dimmu ,por fin los habia llamado. Por fin aparecio Lord Dimmu con una nota: señores he recibido un mensaje del brujo... estan bien. Me ha dicho que los orcos de tharbad son traidores y se que es cierto. Quiero que entre todos los presentes hagamos un plan para exterminarlos ya, antes de que unan fuerzas con los de fuera. Empleamos todo nuestro poder militar o podriamos encargarnos Nosotros? Si cortamos la cabeza puede q caiga el resto... o tal vez no... Dratha Tiene informadores humanos tambien en nuestras filas por lo que seria estupendo coger con vida a el o a su hermano, para que hablen... o su mas importante terrateniente que visteis Cuando interrumpieron la reunion.
Otra cosa que tenemos que decidir es si atacar Nosotros a las fuerzas orcas restantes, pues han partido 3/4 partes... volveran en 1 semana..a proximadamente... Pero lo primero... Dratha... sugerencias?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Mar Jun 02, 2015 11:33 am

Compañia de Thresser

El Brujo abria la subida a la mansion del Duque. Seria el que colocaria las cuerdas, para que los demas comenzaran a subir. Como estaba previsto todos se quitaron las armaduras, excepto Thresser que llevaba la suya como si fuera una segunda piel. El complicado ascenso fue lento, pero llegaron todos seguros y a salvo a la cima. A unos 10 Metros adelante se encontraba la parte trasera de la casa de Kurlg, por fin habian llegado. Ahora tocaba pensar como llevar a cabo la sustracion de la joya. Se pondrian las armaduras o irian sin ellas? serian sigilosos o entrarian a lo Bringwor? Irian todos o decidirian quien ir y quien no? Entrarian por la puerta o buscarian otro acceso?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Miér Jun 03, 2015 7:48 am

Estabamos acampados. No había fuego y las guardias eran dobles. Y ésa mañana ocurrió algo extraño.
La mayor parte del grueso del frente orco se iba. Estaban preparados para el viaje y se marchaban.
Durante un momento creí que llegábamos tarde y el ataque comenzaba. Que la ciudad estaría perdida. Y éso me hizo sentir mal. Puede que las palabras de ese brujo tuvieran más verdad de lo que yo creía.
Pero no. El ejército se marchaba. ¿se retiraban?. No me lo podía creer.
"y ahora qué pasa?" pregunté totalmente ignorante.
"Que hay un traidor en el palacio orco" comentó Thresser.
Todos lo miramos excepto Einer. El brujo sonreía satisfecho.
"Necesito tu halcón. He de enviar un mensaje a Lord Dimmu y contárselo".
Yo no era idiota. Si habia un traidor en el palacio orco querrían acabar con él. Luchar con el enemigo dentro y fuera de la ciudad. Eso era un labor casi imposible. Pero ahora que la mayor parte del ejército se había marchado sería el momento de limpiar la casa por dentro.
"Si eso es así. Querrán entrar al palacio orco" dije a modo de pregunta.
"Uhum" fue la respuesta afirmativa de Thresser a lo que a él le parecía una pregunta demasiado obvia.
"Lo que digo, es que los orcos estarán alerta. Y será dificil entrar por la fuerza. Nosotros sabemos un camino secreto por las alcantarillas que llegan directamente al interior del palacio orco"
El brujo dejó de escribir de golpe y levantó la mirada.
"¿en serio?" preguntó entre irónico y desafiante.
"Si. Ya te dije que le quite Relámpago a Dartha"
Sonrió. Por un lado me alegré de ser útil, dado que mi mis preguntas me habían hecho quedar como ingénuo. Cuando lo que hacía era razonar en voz alta. Pero por otro, esa sonrisa me daba algo de respeto. Hubiera dicho miedo de no ser por los momentos y la misión que compartía con ése hombre.
"Realmente sois una caja de sorpresas. En la ciudad os subestiman sobremanera. ¿Podrías escribir las indicaciones o un plano?" preguntó.
"Si. Podría" Y a ello me puse. Encargándo a Relámpago uno de los viajes más importantes de esta misión.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Jue Jun 04, 2015 8:40 pm

Dreik Kang estaba en el patio de armas de la ciudadela. Pasaba revista a sus ciento cincuenta indagadores de la oscuridad. Formaban a fila de a diez bajo un sol que se alzaba como un disco naranja en sobre el horizonte. Kang paseó desde el primero hasta el último de la primera fila. Sus armaduras plateadas con el emblema d un dragón negro dentro de un ojo negro relucían como si fueran nuevas. La verdad es que la seda y el acero combinaban estupendamente. Haciendo de estos guerreros, unos soldados sofisticados, elegantes… distintos.

- Os he entrenado a cada uno de vosotros. Se de los que sois capaces. y no hace falta que os diga que estoy orgulloso de vosotros. Habéis sorteado las líneas enemigas para meteros de lleno en la boca del lobo. Habéis desobedecido las órdenes del Santo Padre para cumplir con vuestro deber. Y sé que me acompañaríais al mismísimo pálio sin pestañear, sin escuchar la más mínima queja.

Repasó con la vista las filas rectas, relucientes tan silenciosas como mortales.

- No hay guerreros mejor entrenados que vosotros y dentro de poco se pondrá en tela de juico vuestra valía. Nos enfrentaremos al enemigo de nuestro mundo y demostraremos a esta ciudad de lo que son capaces los indagadores de la oscuridad.
Sé que no se os ha instruido en el combate en masa, que vuestra especialidad es el combate individual, pero sois lo mejor que tiene el imperio y lo vais a demostrar. Nos enfrentaremos al ejército enemigo en el puente de la ciudad hasta que el aguas grises se tiña de negro con la sangre de nuestro enemigo. Os lo diré una sola vez no quiero una sola baja, no quiero un momento de flaqueza, solo quiero que la muerte se lleve a esos hijos de mala madre y por los siete pozos negros que vais a cumplir mis órdenes al pie de la letra.
¿!ENTENDIDO!?
Una sola garganta cargada de ciento cincuenta voces tronó en el patio.

- SEÑOR, SI SEÑOR.

Kang dispuso a sus hombres en posición de combate. A fila de cinco entrenaron la maniobra. Hombro con hombro, el escudo torreón cubría parte de un indagador y de otro, dejando espacio libre para el arma. El muro de acero negro dejaba el hueco justo para que los dientes de acero salieran y entraran de forma tan cruel como efectiva. A toque de silbato, el indagador situado a la izquierda de la fila daba un paso atrás al mismo tiempo que el resto daba un par de pasos hacia la izquierda. El hueco dejado a la derecha era ocupado por el indagador que quedaba en segunda fila. La maniobra permitía renovar las filas para que el cansancio no repercutiera en la efectividad de la máquina de matar en la que estaba convirtiendo kang a sus indagadores.
Durante ese día kang no dio respiro a sus hombres. Repetirían esa manera de combatir hasta que soñaran con ella. Al finalizar el día Kang se mostró complacido y dio órdenes de que se retiraran sus hombres se habían ganado un buen descanso. No esperaba que sus hombres dieran todo lo que tenían dentro, no, sabía que darían mucho más. Lo que esperaba de verdad era que el general orco mandase legión tras legión para infligir tal castigo al ejército enemigo que ese día marcase un antes y un después en esta guerra. Los hombres necesitaban ver que la victoria era posible.

De pronto y por casualidad miró al cielo. Un halcón se internaba en la ciudadela, lo siguió con la mirada hasta que se posó en el alfeice de la ventana de la sala de mando
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Dom Jun 07, 2015 7:14 am

Delante de la pared se quitaron las armaduras. El tahúr miró hacia arriba. La piedra de color amarillo salpicada aquí y allá de gris formando chorreras era totalmente vertical. La piedra caliza ofrecía una buena cantidad de agujeros como si fuera un enemorme queso roido por un ratón de tamaño colosal.

Metió la liviana armadura en su petate. Se frotó las manos y cuando fue a iniciar el ascenso el brujo volvió a sorprenderlo.

Tranquilo, yo iniciaré la subida.

Aquel hombre era una caja de sorpresas. No solo había demostrado ser un buen guerrero, un estadista militar, además de poner en su sitio a resto de generales, ahora se presentaba como un escalador.

Muy bien, tu primero.

La primera posición era la más peligrosa, una caida a cierta altura y seguramente no lo contarían.

Les tocaba esperar hasta que el brujo asegurara el primer tramo de escalada. Poco podían hacer. A Lothar lo había educado un ladrón en muchas disciplinas, la escalada era una de ellas, como lo había sido las trampas en las cartas, el arte de la mentira y el teatro así como la etiqueta o su ofico tapadera de sastre. De vez en cuando el tahur no podía remediar echar la vista atrás y recordar a su mentor. Le echaba de menos...

Mientras el brujo ascendía mas rapido de lo que Lothar hubiera imaginado, ni se había quitado la armadura. ¿Quien era ese hombre?
Einer pequeño como un ratón se colocó cerca de Lothar mirando a ese extraño con dotes de ardilla.
LOthar aprovechó la ocasión

Sabes aún me pregunto como fue posible que te dieras cuenta de lo que arriesgue con el lobo y el orco, tu estabas liado con dos como esos y aún así pudiste echarme un vistazo.
Lo que hizo que no te quitara ojo fue que no te movieras, es mas, no tenías ni guardia. Supuse que estabas paralizado de miedo. Luego me di cuenta de que no, sabías muy bien lo que querías hacer, aunque tensaste demasiado la cuerda. En un futuro eso te puede costar caro. Se que a veces hay que arriesgar, pero un buen guerrero sabe cuando es el momento del todo por el todo. Tienes mucha capacidad, y ambos sabemos que eres un buen espadachin. Pero si sigues siendo imprudente acabaras muerto, no creas que no eres el primero que veo con tal destreza que se confía y muere por ese error fatal. La prudencia te llevará más lejos.
Quizás si salimos de aquí puedas darme alguna clase, no me vendría mal medirme con alguien diferente a mi maestro en modo entrenamiento.

Lothar quería ver como de bueno era este pequeño ratón con las armas. Él a dieferencia de Steiner no había podido comprobar como se manejaba con las armas. La conversació terminó en ese punto, el brujo había asegurado el primer punto y e tocaba a Lothar continuar.

La ascención fue larga, más de lo que el Tahúr pensaba que fuera, tambien era la primera vez que subía tanta altura en vertical. AL final llegaron todos arriba. El brujo y Lothar aseguraron la posición mientras Ankalagor le ayudaba a ponerse la armadura. Las manos del brujo trabajaron conn soltura, y en cuestion de unos minutos el tramposo estaba totalmente pertrechado.

Es una muy buena armadura, ligera y dura. Además creo que está encantada. Tienes un equipo al alcance de muy pocos. Pero por lo que veo, esta armadura tiene el escudo de armas del antiguo rey de Tharbad, ¿es por algún motivo?
Creo que pertenecieron a la guardia real del antiguo rey. Pero como sabes tu eso, este escudo de armas no se usa desde que el palacio se hundió en el rio.
Muchacho, yo se muchas cosas, mi deber es saber, e intento cumplirlo.

Escucharon un par de gritos lejanos y ambos se callaron. PArecían gritos de dolor o placer femeninos. Seguramente pertenecerían al haren de la segunda planta. Se habían permitido algo de palabreria para pasar el tiempo y esperar al resto, pero ese detalle les dijo que esos accesos de comfianza se habían acabado. Angost asomó la cabeza por encima de la balaustrada de piedra blanca. LOthar le ayudó a subir.
A su espalda el balcón de la tercera planta les recibía con una desazón abrumadora, tras la puertas que daban acceso a la tercera planta del palacio les esperaba la muerte.

La pregunta era clara¿ssortearían a la muerte y regresarían con la piedra?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Jun 08, 2015 10:51 am

Todos los generales y altos cargos que se encontraban en aquella sala, debatían el plan de acción sobre cual era la mejor manera de entrar al templo con las mínimas bajas posibles. El dunedain se mantenía al margen del plan, sentía que solo estaba allí por ser el recién nombrado héroe de la ciudad.
Garred estaba en silencio pensativo cuando uno de los generales se percató de su silencio y decidió preguntarle que le pasaba.
-Nada señor, nada... Solo pensaba una cosa sobre la joya...Dratha podría ser el ladrón de la joya para ganarse el favor de su hermano Mandíbulas de Hierro y que no lo maten. Ademas de darle información. ¿Quien si no podría acercarse a un orco sin morir? Otro orco. Con el movimiento de tropas se ha revelado que es un traidor a la ciudad, típico de los orcos, salir corriendo como ratas cuando hay peligro. Esos mal nacidos deben pagar por traición y por mi parte también decir que su presencia en el Templo de los antiguos dioses es una ofensa para mis ojos y para muchos de esta ciudad.
El dunedain siempre había tenido en muy poca estima a los orcos por habitar el templo de sus dioses y era el momento de hacerles pagar por ello. Pero algo lo saco de sus pensamientos. El propio general lo saco de ellos.
-Sargento eso ya lo hemos pensado desde el momento en el que llego el halcón con el mensaje, dijo Kang. Al acercarse al dunedain este pudo comprobar muy de cerca con sus manos iban aumentando el tamaño. Pero no era ningún truco de magia, sus manos eran así de grandes. Y con una palmada en el hombro, la cual Garred pensó que le había cubierto media espalda, prosiguió su comentario.
- Pero no te preocupes dunedain, los días en que esas escoria de ratas sigan mancillando todo a su paso, están por acabar en esta ciudad. Kang había demostrado en el patio de armas, su destreza con las palabras con sus guerreros, como pudo comprobar el dunedain momentos antes al abrir la ventana y verlo hablando con sus hombres.
- Gracias General por esas palabras, no me gusta hablar de la fe que tiene cada uno, pero ver a los orcos hace que me hierva la sangre. Por cierto, es usted un gran orador, lo vi en el patio con sus hombres y supe que podría sacar agua de un pozo seco. El dunedain había quedado impresionado, no solo era un bruto en el combate capaz de hacerle frente a cualquiera, sino que también podía ser frío y calculador si el momento lo requiriese.
- A ningún humano le gustan los orcos, eso esta claro, pero si te tengo que decir, que ya que estas aquí, sería bueno que te unieras a nosotros y aprendieses, pues es así como se asciende en la vida del ejercito, y ahí donde estas no aportas nada. Dicho esto Kang se giró como si no hubiese hecho nada, pero hizo que se quitara el nerviosismo a Garred por estar con tantos altos mandos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Jun 08, 2015 10:04 pm

Kang,Bringwor,Garred y Cia.

Las siluetas avanzaron por la oscuridad de los tuneles, recortadas por la luz de las antorchas. Pronto se separaron.
Habian decidido que Kang, Garred y 4 hombres se encargarian de ir hasta la habitacion de Dratha por el pasadizo secreto. bringwor dirigiria a sus 45 hombres en el patio del palacio. Llegaron sin mas problemas a sus destinos, mientras Kang y Garred observaban a Dratha roncar en la oscuridad, como en su dia ya hiciera la banda del sastre desde el pasadizo secreto, 45 hombres se desplegaban en el patio , saliendo uno a uno de la alcantarilla central, comandados por su General.
Los 45 Bravos de Bringwor comenzaron a moverse cual mecanismo enano engrasado. Si eran buenos en el campo de batalla, aun lo eran mejor en el combate entre muros. Comenzaron a desplegarse, primero de 20 en 20, luego de 10 en 10, despues de 5 en 5, cubriendo cada ancho de pasillo y pasando por el filo de su espada, cada orco que se encontraban por el camino. La maniobra fue todo un exito, pues los orcos, en su mayoria descansaban apaciblemente. Pronto la alarma sono, pero ya era demasiado tarde, parte del palacio ya estaba ardiendo por dentro y mas de la mitad de los orcos habian sido atravesados por una hoja de espada, pronto los orcos comenzaron a salir en desbandada, pero cuando lo hicieron , los 45 hombres de Bringwor y Bringqor ya habian salido por dondevhabian entrado. Solo perecieron 2 de los 45. Cuando los orcos trataron de detener el incendio ya estaba demasiado extendido, por lo que decidieron huir por la puerta principal, donde la otra parte parte del plan de Kang le esperaba... muchos hombres del ejercito de Tharbad y algunos de los hombres de los 4 hermanos los esperaban para dar muerte a los orcos que huian del fuego. Finalmente habian decidido hacer una mezcla de los dos planes, de Bringwor y de Kang...provocando un incendio desde dentro.Las perdidas del exterior no fueron importantes, aunque unos 30 valientes perdieron la vida a manos de los furibundos orcos.
Antes de eso Kang y Garred, llegaron hasta el dormitorio de Dratha. Kang se deslizo como una serpiente buscando a su presa y se coloco a la altura de la cabecera de Dratha. uno de los hombres, mientras, sujetaba una antorcha. Los otros permanecieron en el pasadizo, como refuerzo en caso de necesitarlo.
Los ojos del orco estaban abiertos cuando llegaron a la altura! pero Kang ya habia colocado su alfanje en el cuello de la criatura.
-No te muevas, o lo lamentaras- Dijo el calvo.
- Que cojones es esto?!- Exclamo Dratha.
- Silencio, y en pie. Atadlo- Garred dio la orden y 2 de los hombres que esperaban como refuerzo se acercaron con una cuerda. De repente Dratha hizo un rapido movimiento, estando ya en pie con su mano, golpeando el brazo de Kang. Al Calvo le recordo la fuerza que habia sentido cuando Bringwor lo hizo volar por la mesa, pero esta vez lo que volo, fue su arma! Dratha cogio a los 2 soldados de la cuerda por sus cabezas y las revento una contra la otra. Garred observo la criatura que se levantaba por encima del afable con sed de sangre.Kang, ya habia ido en busca de su arma y el hombre que aguantaba la antorcha intentaba mantenerse alejado del alcance de Dratha, pues era la unica luz de la habitacion, y sin luz estarian perdidos ante el orco.
Kang habia recuperado su arma, cuando Dratha trato de golpear a Garred, pero este se escabullo, como si fuera una lagartija. Estaban 2 contra uno y Dratha no iba a ser una pieza facil, ademas, lo necesitaban con vida...
- Lo vais a lamentar, gusanos!- Dijo el Orco.


Off estais 2 contra un orco enorme como es dratha. direis como afrontais la situacion.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Mar Jun 09, 2015 7:22 am

Kang recuperó su arma. Se recriminó mentalmente el fallo con el orco, esos buenos hombres no tendrían que haber muerto. Dio un par de pasos y se interpuso entre el orco y la antorcha. Al mismo tiempo golpeó con Juguernaut su escudo con violenia. Bien para centrar la atención de ese desgraciado sobre él, bien para quitarse el enfado de encima.

- !Tú, engendro se acabaron las tonterías!

El soldado no se lo pensó, avanzó hacia Dratha sin vacilación dando unos saltos cortos de izquierda a derecha y al contrario, cambiando de trayectoria así como la distancia entre ellos. No quería que el orco supiese por donde iba a atacar. Lo que si estaba claro era que Kang era el único que iba decididamente a por él. O le ataca directamente, o el orco se podía despedir.  

Tenía muy claro lo que iba a hacer, un viejo truco de soldado viejo. Los dos últimos pasos  serían rectos y de frente enarbolando el escudo para servirle de protección y llevando el alfanje atrás para asestar un sablazo. El orco sabía que ese alfanje endemoniadamente grande era más que capaz de partirlo el dos. Estaba tan desnudo como cuando vino al mundo y encima desarmado.
Los ojos de Dratha miraban al fornido humano que se le echaba encima sin miedo sin vacilación, había visto a muchos hombres, pero a ninguno como aquél. Era una roca casi tan ancha como alta y no se le veía gorda precisamente. Sus ojos no quitaban la vista del arma...  

Kang efectuó su maniobra en su mente. En el último instante daba un paso atrás e interponía su escudo ante el golpe del orco. Ese paso atrás le sacaría de la trayectoria del golpe a mano desnuda del gigantón. Al mismo tiempo Kang le propinaría un golpe de revés al puño del orco con toda la mala intención del mundo con su escudo. Quería reventarle la mano, oírla crujir. Iba a poner toda su fuerza en ese golpe y demostrarle a ese hijo de perra de lo que estaba hecho. Luego el pomo de Jugernaut golpearía una de las rodillas de ese bastardo con intención de partírsela igual que la mano. Luego el señor de los orcos de Tharbad sería un juguete al que aporrear hasta poder atarlo.


Out roll
Espero que eru le quite dados por tamaño.
lo que voy a hacer es un golpe al arma con el escudo. Así si me gana a reflejos posiblemente me golpee en el escudo aunque espero ser más rápido.
Gasto 3 de cp en el movimiento para salir del alcance del orco justo antes de golpearlo. 15 en el golpe con el escudo. ( No recuerdo si tiene coste de activación, en tal caso uso 6 dados) dos al daño. El resto lo guardo para el siguiente intercambio, bien parar por si no sale bien hacer lo del pomo.

Si no resulta o no lo consigo,

Siguiente round, Ataque parada, 18 parada/9 ataque con el pomo también Resto de dados activación.

Espero que eru sea benévolo, por el buen planteamiento del combate. No digo más
alea jacta est


Última edición por kang el Miér Jun 10, 2015 7:45 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Mar Jun 09, 2015 3:19 pm

Garred se habia escapado por los pelos del mazazo que el orco le queria haber propinado en su cabeza. Como pudo se encaro contra Dratha, esa bestia tenia una fuerza increible, sus hombres habian sido victima de ella.
Se puso el escudo por delante de la mandíbula para poder ver bien a su adversario, necesitaban al orco vivo, y en cuanto a fuerza el dunedain estaba por debajo de aquellas dos moles, siempre habia sabido que era fuerte pero como su maestro le habia demostrado muchas veces, siempre hay otro mas bruto que tu.
No era el momento de usar la fuerza contra Dratha, estaba claro que era perdedor, pero mejor usar las palabras que el acero, a veces podian ser mas mortales que una espada.
Pero tenia que pensarlas, aunque muy rapidamente pero dedicando el tiempo necesario para paso a paso, colocarse en el flanco del orco, cada pie media con exactitud la distancia justa para que no se encarase contra el. Le tenia mucho respeto en un combate por no decir miedo, aunque no sabia a cual de los dos demia de tener mas en cuenta. Kang desprendia un fuego negro de sus ojos que parecia emborverlo una armadura llameante, pero no era luz lo que emitia, sino oscuridad, una que amenazaba con tragarse la poca luz que en ese momento daba la antorcha.
- Dratha, sabemos que eres confidente del enemigo, tu hermano Mandibulas, necesitamos esa informacion, queremos que nos digas que planes tienen, apreciamos mas tu vida que tu muerte, Dratha. Respeta tu palabra, la que le diste a esta ciudad, si tienes palabra o, ¿ es que eres igual que el mas vil de los humanos y los orcos juntos?.

Offroll: encaro mi escudo para parar con todo menos 1cp que me guardare si me golpea y le ataco a la baja pierna.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Jue Jun 11, 2015 8:15 am

El pequeño Kang, en comparacion con Dratha avanzo dando brinquitos de manera agil hacia Dratha, el mastodonte apenas si pestañeo, al ser demasiado rapido para la vista del giganton, mientras Garred soltaba un discurso, que Dratha ni llego a procesar.
Kang llego a la altura de Dratha y golpeo el brazo izquierdo de su enemigo con el escudo, a la vez que saltaba hacia atras, pero aunque el golpe fue bien colocado, tambien fue demasiado debil para una bestia como la que tenia delante, cuya carne parecia piedra. Kang se vio seguro, pues el golpe de Dratha se estrellaria contra el escudo, o eso creia el. El engendro sorprendio a Kang... Dratha no golpeo. Sabedor que seria imposible y que su puño se aprastaria contra esa armadura, Dratha intento una presa a la velocidad de un felino. Agarro el escudo de Kang con una fuerza inhumana y lo lanzo por los aires, junto a su dueño. Kang golpeo pesadamente con su espalda contra una pared que estaba situada a 8 metros mas alla y solo su armadura le salvo de una muerte segura, sin embargo quedo fuera de combate durante unos segundos. Dratha no quedo ahi, con un giro inesperado agarro su cama, cama que el palacio aun conservaba desde tiempos inmemoriales y que pesaria como una persona fornida, y la lanzo como si fuera unaa pluma por encima de su cabeza hacia Garred que afortnadamente soltaba su discurso tras su escudo; este impidio un daño mortal, pero no la caida hacia atras. Garred estaba bajo un monton de maderas, que antes habian sido una cama, y pieles que hacian de manta. Dratha aprovecho que tenia a sus dos enemigos fuera de combate de manera momentanea, para coger su mandoble, el cual cogio con una mano, como el que maneja una pequeña daga.
-Ahora tu...- Le dijo al de la antorcha, el cual dudo si dejar la antorcha en el suelo y salir hueyendo...pronto se acordo que el era uno de los Bravos de Bringwor.
-Intentalo, monstruo!- Le dijo emvalentonado y desenvainando su arma.
-Tranquilo, Thender!Mantente al margen- Dijo un renacido, aunque tambaleante Kang, intentando resuperarse del golpe y orientandose. Si el calvo pensaba que Dratha seria un enemigo sencillo, habia estado mas que equivocado.
- Veo que eres duro, para ser un humano. Vamos a ver como lo haces contra un enemigo armado...
Garred, tambien parecia ponerse en pie. El afable no habia recibido daños, afortunadamente para el.

OFF: El movimiento de Kang era bueno, pero Dratha habia pensado en agarrarlo y golpearlo contra algo duro...es la unica manera que tenia de abrir una armadura... nunca golpearia para reventar su mano . Por otra parte el daño del escudazo fue debil y no supero la dureza de Dratha de 10/2 =5 . daño= 2+2 que se guarda +1 de escudo-5= 0


Angost, halaf y Cia.

Treparon hasta el balcon Halaf, Tyrok, Lothar y EL Brujo.
Einer y Angost se quedaron abajo vigilando los alrededores.
Observaron que la entrada del balcon a la casa habia sido bloqueada por numerosos tablones y demas escombros, colocados sin ningun cuidado, aunque algunos si clavados con enormes clavos. Con esmero y tiempo fueron desalojando la puerta de barreras, hasta llegar al porton de madera, el cual estaba cerrado sin cerraduras, pues no la tenia.
- Si aqui esta la habitacion de Mandivulas de hierro, y el esta dentro, se habra dado cuenta de que hay alguien aqui intentando entrar.- Susurro Halaf
- Esto mas que una habitacion parece una celda. -Dijo Thresser- esto lo han puesto para que algo no pueda escapar de ahi dentro.
Abrieron la puerta despacio, para que entrara la luz del dia. Un horrible hedor a heces, orines y a carne podrida salio del interior. Todos tuvieron que taparse las fosas nasales para no vomitar. Dentro una silueta se arrastraba hacia ellos agonizando.
- Cuidado!- Dijo Lothar.- Que mierda...?
Pronto vieron mas figuras que se arrastraban moribundas por la habitacion.
- Son mujeres!- Dijo Halaf horrorizado. Algunas habian perdido algunos de sus miembros e incluso habian alguna muerta. Los aventureros no comprendian, que era todo aquello?
- Es una despensa- Volvio a aclarar Thresser- LOs orcos se quedan sin provisiones y se estan alimentando de su harem humano.Los gritos que escuchamos abajo no eran de placer precisamente... eran de agonia!
- Tenemos que sacarlas de aqui- Dijo halaf.
- Sera complicado- Dijo Thresser- No podran destrepar. SI quieres sacarlas habra que hacerlo por la puerta y eso no es todo... no podremos transportarlas.
-Las cogeremos nosotros...
- Son unas 30 o mas- Dijo Thresser- No podemos hacer nada por ellas, a no ser que exterminemos todo lo que habita en este lugar y con todos muertos volvamos a por ellas... aun asi, no podremos llevarlas de vuelta a Tharbad. Nos retrasarian mucho tiempo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Jue Jun 11, 2015 7:33 pm

El palacio orco

Kang se levantó moviendo la cabeza negativamente. Esto no iba bien...
El orco estaba siendo duro de pelar, matarlo hubiese sido sencillo, pero lo necesitaban vivo y esto se estaba enrevesado. El calvo estaba harto de que le lanzaran como una pelota, primero el hombre oso y luego este animal. A este paso pasarían a llamarlo el hombre pelota.

- Veo que quieres bailar, orco. Bailemos.

Kang recorrió de nuevo la distancia que habían entre ambos con paso firme. Debajo del yelmo tenía cara de pocos amigos. El dunedain tampoco es que hubiese hecho otra cosa a parte de sobrevivir. Era casi tan alto como el orco pero tan inútil como lo había sido el mismo calvo hasta ahora. Kang arrugó el morro, si lo mataba la misión y la muerte de estos buenos soldados habría sido inútil, pero por otro lado y con el hierro en la mano, Dratha era un enemigo serio. Kang repasó las opciones.
Iba a darle otra oportunidad a ese engendro.
Esta vez decidió compartir suerte con Garred, era hora de que se ganara el pan. su intención era que ambos se acercasen al orco para ver cual de los dos podía hacer algo mientras el otro se encargaba de recibir su castigo.
Esta vez Kang bloquearía el espadón con su escudo con intención de abrirle la guardia. Un movimiento clásico, después con la guardia deshecha, le propinaría un sablazo al arma de Dratha a la altura de la cruz con la intención de desarmarlo. A ese orco no le habrían hecho una maniobra así en su vida, pocos hombres tenían la fuerza necesaria para desviar la hoja de ese animal, pero Kang no solo tenía la fuerza necesaria, tenía la pericia y los arrestos suficientes como para bloquear y desarmar a ese hijo de perra.
Si eso fallaba, kang se vería obligado a cortarle una pierna, a ver si el orco aguantaba tras el corte.
Eso era tentar al destino, había visto hombres delgados y debiluchos aguantar un heridas como esa horas al igual que a hombres fornidos como Garred morir en cuestión de segundos, el destino era caprichoso y Kang no tenía ganas de jugar con él.
Ahora era cuestión de bailar con la mas fea.

- Venga orco, hasta ahora solo hemos jugado un poco, enséñame de lo que eres capaz con esa espada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Jue Jun 11, 2015 7:53 pm

El palacio de Krulg

El Tahúr se levantó el yelmo y se embozó la boca para calarse de nuevo el yelmo.

Se encaminó negando con la cabeza hacia dentro. Su mano había desenterrado a Siniestra. Justo antes de entrar notó una mano en su hombro.

- ¿A donde vas muchacho?

- Voy ha hacer lo que hay que hacer. Tyrok ven conmigo hermano, te necesito para esto. Ahora si me disculpas, voy a liberar a esta pobres mujeres. Quedaos aquí.

Una pobre chica salía renqueando con una mano alzada. Estaba decrepita, sus ojos... daban miedo. Siniestra la decapitó.

- No seas cruel hermano, se rápido.

Algunas chillaron, las que estaban mas cerca de la luz y sus ojos se habían acostumbrado a la claridad. Los dos verdugos fueron aliviando el sufrimiento de esas pobres almas torturadas. A donde iban a llevar a estas pobres chicas violas por los orcos. Las personas que habitaron un día esos cuerpos famélicos habían muerto a manos de la crueldad orca. Aunque acabasen con todo ser viviente del palacio, esas mujeres estarían condenadas a una muerte en vida. Tampoco podrían llevarlas a ningún sitio, estaban tan débiles que apenas si ponían resistencia al acero liberador de los dos hombres. Si las llevaban con ellos acabarían en el estomago pasando por los dientes del hambriento ejército. Si los generales estaban acabando con su aren particular, no quería imaginar como lo estaba pasando la tropa.

No quedaban muchas. Lothar se paró delante de una que le alzó la mano. Le faltaba un brazo y parte de la cara. Pero le miró a los ojos.

- Déjame morir como he vivido. De pie.

Se levantó como pudo. Era más alta que Lothar. A pesar de su desfigurada cara, Lothar pudo ver más alla, en su tiempo fue una mujer hermosa, altiva...
No se lo esperó, su espada le atravesó la mandíbula para alojarse en el cráneo. Mas rápido imposible. Se quedó ensartada, Lothar la mantuvo así...


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Sáb Jun 13, 2015 10:23 pm

En el infierno.
Lothar hacía lo que él creía correcto. Incluso había sentido respeto y orgullo por ésa última mujer. Había querido morir en pié. Lothar estaba hasta impresionado.
Pero el tahur se había adentrado en la oscuridad de la habitación. Había cerrado sus ojos. No los de la cara, si no los de la razón. Tenía que hacerse inmune a las súplicas, a las miradas de compasión, a los ruegos. Había que hacerse inmune a la piedad humana.
Pero para no ver esa piedad, esa compasión; Lothar se había adentrado en la oscuridad más terrible. Y nada más acabar con la vida de ésa muchacha, lo sintió. Podía notarlo en la nuca.
Miró por encima del hombro. Y lo vio. Dos destellos rojos. Dos destellos de muerte. Dos destellos horribles. Eran los ojos de un asesino. Los tenía encima. No había tiempo de nada. Ya era tarde para todo. El tahur sintió lo que hacía mucho tiempo que no sentía. Miedo. Pues de algo estaba seguro, iba a morir ahí mismo, pues su asesino estaba tan solo a un paso de él. ¿Cómo no lo había visto nadie?.
Los ojos terminaron de acercarse. Los tenía encima, y pudo ver con claridad que se trataba del Rubio.
Pero por alguna extraña razón, Lothar no sintió alivio. Siguió petrificado, esperando el terrible beso del acero en sus entrañas.
Pasó un instante. Luego otro. Y no paso nada. Los fríos ojos del rubio seguían mirándolo. Lothar pudo relajarse un poco. Ya no temía por su vida, pero los ojos inquisitivos de su amigo parecían aún peor. Lo miraba como si no lo conociera. Como si fuera un extraño.
"Había que hacerlo. No podíamos sacarlas de aquí" incluso al tahur le sonó como una vana excusa.
"No quedaba más remedio. No podían venir con nosotros. Y tampoco podemos acabar con todo el ejército orco para rescatarlas. No quedaba otra" continuo.
La pausa no fue mucha. Pero a Lothar se le antojó eterna.
"Éso da ya igual. ¿No te parece?" contestó el rubio. Y haciendose a un lado continuó "¿o acaso puedes devolverles la vida e intentar otro plan? Ahora ya da lo mismo. Pero no todo vale ¿sabes?. Al final pagamos por todo lo que hacemos"
Y dicho éso. El rubio se marchó. Había que seguir adelante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Sáb Jun 13, 2015 10:34 pm

"¿cómo que no podemos hacer nada?" aún estaba preguntando éso a Thresser, cuando Lothar y Tyrok entraron en la estancia.
No me había fijado qué estaban haciendo exactamente. Creí que estaban ayudándome a poner a salvo a ésas muchachas. Pero cuando me giré vi que las estaban matando.
Tyrok levantó la mirada y me vio. Yo estaba asqueado por aquella situación. Eran mis hermanos y estaban cometiendo una atrocidad.
No sé que vio la serpiente en mí, pero dejó su labor. Lothar continúo. Estaba de espaldas y avanzaba por la habitación de forma constante e incansable.
Algo pasó dentro de mí. Fue un escalofrío. Comenzó a la altura de mis sienes y de forma instantánea recorrió toda mi columna hasta desaparecer. Pero cuando lo hizo, yo ya no era el mismo. Era otro, era como verme desde fuera.
Avanzaba sigilosamente por la habitación. Había desenfundado mi espada y me encontraba a un metro escaso de Lothar cuando éste giró la cabeza y me vio.
Yo no me detuve. En ése instante, en ése último metro recordé lo que acababa de hacer. Recordé a Lothar en la arena, masacrando a otros guerreros y comiendo sus entrañas. Lo recordé postrado ante el rey orco y suplicando unirse a sus filas.
Pero también lo recordé apoyándome. Consolándome. Siendo el buen amigo que siempre había sido. Y me acordé de mi niñez. De cuando me decían que uno paga siempre por sus actos. Y entonces llegue a sentir lástima por él.
"Había que hacerlo. No podíamos sacarlas de aquí" incluso al tahur le sonó como una vana excusa.
"No quedaba más remedio. No podían venir con nosotros. Y tampoco podemos acabar con todo el ejército orco para rescatarlas. No quedaba otra" continuo.
La pausa no fue mucha. Pero a Lothar se le antojó eterna.
"Éso da ya igual. ¿No te parece?" contesté. Y haciéndome a un lado continue "¿o acaso puedes devolverles la vida e intentar otro plan? Ahora ya da lo mismo. Pero no todo vale ¿sabes?. Al final pagamos por todo lo que hacemos"
Y dicho éso. Me marché. Había que seguir adelante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Dom Jun 14, 2015 6:47 am

Sintió la presencia de la muerte a su espalda. Un frio le recorrió la nuca. No estaba solo y sabía que era demasiado tarde. Esta vez su habilidad con la espada no le serviría de nada, era demasiado tarde. Estaba quieto esperando a que la dama de negro se lo llevase… Pero se hacía de rogar. Lentamente y liberado de la presa pudo girarse.
Allí estaba el Rubio, sus ojos azules alegres, se habían tintado de un color frio, muerto. Tras de él, un reguero de cadáveres, sangre y otro pedazo de alma del propio Tahúr estaban desparramados por el suelo.
- No todo vale…
La espada del Rubio amenazaba con hundirse en sus entrañas…
El rubio pasó de largo….
< ¿No se da cuenta, acaso cree que disfruto. Acaso cree que me es fácil? Da igual, lo volvería a hacer.
Lothar lo había hecho por el bien de su familia. Esas mujeres los habrían delatado mas antes que después. Y entonces el Rubio, Tyrok y el mismo acabarían criando malvas. Eso no lo podía consentir. Tampoco podía pedirle al Rubio que hiciera algo tan despreciable, no, no podía pedirle eso. Si Lothar pensaba que tenían que morir lo haría él mismo, era justo que quien dictase la sentencia, empuñase el arma. Compartió este crimen con su hermano Tyrok, sabía que él era de la misma condición. Para la serpiente solo había unas vidas que merecían vivir, las de la familia. Aunque él no sufriría las consecuencias de estos actos. La mente de la serpiente estaba libre de esas cargas. La de Lothar no. Esas muertes pesarían sobre su conciencia. Como las de los soldados que mató en la ciudad, o en la arena orca… Recordaba cada cara en sus sueños. Todos le llamaban asesino. Era un pago que tenía que hacer para no perder la conciencia o la cordura. Poco a poco el tahúr estaba dejando de ser el tipo simpático que fuera antes de la guerra. Poco a poco el tahúr estaba dejando de ser él mismo para convertirse en alguien distinto… la pregunta que se hacía él mismo era sencilla. ¿en quien?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Dom Jun 14, 2015 9:21 am

Si pensaban que el numenoreano iba a detener al tahur o a tyrok estaban muy equivocados. En lugar de eso elBrujo se quedo mirando de manera imperturbable ,Como el que ve comer a una oveja.
- por que no los has detenido- pregunto halaf- tu podias...
- cada hombre busca su destino- respondio Thresser- y elige su camino para llegar hasta el.
- entonces... por que me dijiste todo aquello?  Yo tambien estaba eligigiendo mi camino... - pregunto Halaf.
- no te confundas conmigo chico. En ese momento tu destino estaba ligado al mio. Si en un momento asi, tu caes.... yo tambien caigo.
Fue en ese momento Cuando halaf se dio cuenta que para Thresser la vida de otros seres eran indiferentes para el. El Brujo era un estratega de la guerra y llevaba el tablero de juego a la vida misma. Thresser ni se inmuto Cuando lothar empezo a decapitar a moribundas, era un ser que estaba por encima de todo aquellas atrocidades.por otra parte,si lothar pensaba que todas las mujeres iban a ser tan dociles Como la que pidio morir de pie estaba muy equivocado, muchas luchaban por si vida Como cualquier ser vivo lucha por instinto . Alguna dijo ,incluso,le suplico,que no la.matara , que tenia hijos esperandola , que podia  andar... Pero por que tenia que salvar a esa y a otras no? El Brujo continuo observando imperturbable,Como los dioses desde su mundo. Necesitas ayuda? - se digno a preguntar .En ese momento lothar lo odio por su indiferencia, incluso se odio a si mismo. Lothar no contesto y golpeo con espada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Dom Jun 14, 2015 3:23 pm

Avanzaron a traves de un largo pasillo. Numerosos gritos continuaban oyendose en pisos inferiores y otras habitaciones, pero no de mujeres, sino de alguna clase de animales, posiblemente de los mismos orcos u otros prisioneros ... o tal vez nada de lo mencionado...  no lo sabian con certeza; lo unico claro es que nunca habia silencio en aquella maldita mansion. De repente un orco aparecio por una puerta lateral del pasillo; el Brujo no se lo penso dos veces, al orco solo le dio tiempo a mirar al alto numenoreano, instantes antes de que golpeara a la altura del cuello del orco, pero sinembargo Gothmorg imapacto en la parte baja de la cara , pero ni el yermo metalico evito que la cabeza cayera partida en dos al suelo; El Brujo continuo su movimiento de manera gracil y se quedo en posiciion de alerta y ataque, en caso de que el orco diera signos de vida. Continuo el brujo encabezando al grupo, lograron esquivar algun orco que bajo a las plantas bajas y cuando se vinieron a dar cuenta estaban en lo que debia ser la habitacion del Duque Kurlg. mandivulas de Hierro debia haber tomado esa habitacion como suya propia, pues debia ser la mas elegante y grande de la casa, aunque solo eran suposiciones. El Brujo pego el oido a la puerta, pero no escucho nada de lo que preocuparse. Al abrir la puerta se dieron cuenta que efectivamente esa debia ser la habitacion que habia adaptado el General Orco, para su uso. La decoracion que habia adoptado el General era bastante macabra. Varias calaveras decoraban los pies de la cama, asi como el respaldo de esta.Habian pieles de animales, ciervos, osos y demas esparcidas por la habitacion y el hedor era bastante repulsivo. Observaron que habian 5 cabezas humana cortadas en lo que era una especie de tocador, colocadas en fila. No llevaban mucho tiempo cortadas, pues la carne aun estaba en aceptables condiciones.
Buscaron y rebuscaron en la vacia habitacion, pero no habia rastro de la joya. Siguieron investigando la planta, hasta hallar la especcie de oficina, si es que se le podia llamar asi, donde hacia unos dias el General habia recibido a Angost King, volvieron a buscar y rebuscar mientras otros hacian guardia, la tension podia respirarse en el ambiente, pero no encontraron la joya. Thresser empezo a temerse que Mandivulas de Hierro habia tomado parte en el desplazamiento de tropas hacia el Este, buscando al ejercito fantasma del Santo Padre y con el, La Dama de Corazones...parecia que su plan se volvia contra ellos...habia hecho que Dratha se delatara y que el ejercito orco se dividiera, pero Mandivulas de Hierro se habia ido con ellos.
- podemos continuar buscando al Orco en los niveles inferiores- DIjo Thresser- Pero creo que no lo encontraremos ya aqui. Lo que si puede ser es que hayan un buen numero de Orcos en la Mansion. En las plantas inferiores, al cuidado de la Casa: Inventario, Cuidado de las "presas" para que esten frescas, para el alto mando y demas cosas que ni me imagino...pero creo que su jefe y la joya con el, han volado del nido.
-Y que hacemos?- Pregunto Halaf.- Hemos venido aqui para nada?
- Debemos volver- Dijo Thresser- Es mi opinion. Nuestro viaje no ha sido en vano; ha servido para saber de la traicion de Dratha y del desplazamiento de tropas. Ahora son menos... son mas vulnerables. Debemos volver y discutir si atacar o seguir entre los muros.
El alma se le cayo al suelo a Lothar, la joya se habia vuelto mas esquiva que cuando la tenia el dragon. Podia fiarse del Extranjero?era verdad que ya no estaba la joya en aquel lugar? Debian seguir apurando las opciones y seguir bajando pisos en busca del General?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Dom Jun 14, 2015 3:50 pm

Kang y Garred.

Garred aun se estaba recuperando, pero se amedrento al ver a aquellas dos moles de nuevo encaradas, de hecho el Afable quedo paralizado por el miedo; la situacion le sobrepasaba, pero nunca le habia pasado algo asi.
Dratha no se lo penso dos veces y se lanzo contra el clavo. Este bloqueo el ataque con el escudo y abrio la guardia del mastodonte de manera magistral, su siguiente movimiento era desarmarlo , y de hecho impacto de manera poderosa en el brazo , pero no fue suficiente para desarmarlo. La cosa se volvia a complicar... al menos Dratha habia quedado en una posiicion de costado, que le impedia responder a la agresion de Kang. El engendro gruño ante la humillacion del pequeño humano y volvio a atacar como anteriormente, intentando partir la cabeza del hombre, pero Kang volvio a responder con un bloqueo magistral de apertura de guardia, ante un movmiento tan predecible. Esta vez Kang no lo dudo; no se la jugaria mas. Agarro a Juggernaut con fuerza e impacto con el plano de la hoja a la altura de la rodilla. El ligamento del Orco se desgarro e hinco la rodilla en el suelo. Cuando Dratha quiso volver a ponerse en pie , la punta del arma de Kang estaba presionando el cuello del Orco.
- Esta vez no tendre piedad de ti, Dratha- Dijo Kang- Puedes elegir... seguir con vida o morir... tu decides.Da gracias a que el general Dimmu os quiere con vida, porque si por mi fuera, tu y todos los tuyos estariais muertos.
Un humillado Dratha miro al suelo, antes de tirar su espadon al suelo.Parecio comprender la situacion.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Mar Jun 16, 2015 7:08 am

El palacio orco de Tharbad

Jugernaut tocaba con la punta el cuello del orco. Solo tenía que empujarla un poco mas y acabaría con ese engendro. Kang odiaba a los traidores, tanto como a los orcos. Pero este valía tanto como la información que tenía. Lástima, le hubiera cortado la cabeza sin más.
- ¡Sargento Mayor!

Kang dio un grito para sacar de su atolondramiento al grandullón dunedain. Estaba petrificado.
- Si, si… A sus ordenes….
Fue lo primero que pudo articular casi balbuceando.
- Ate al prisionero bien fuerte, las manos a la espalda y de estas a los tobillos, deje poca cuerda, mas vale atarlo en corto. No quiero más sorpresas.
Jugernaut empezaba a mostrarse más como una cuchilla de afeitar que como el enorme alfanje bastardo que era. Dratha notaba el efímero filo traspasando su piel. Si se le ocurría moverse un pelo podía despedirse de su cabeza.
Una vez atado, Kang repasó los nudos. Le había costado doblegar a la bestia sin matarla. Le cedió el cavo como si de una rienda se tratase al dunedain, esperaba que al menos ese grandullón con su peso aguantase un posible envite del orco.
- Soldado abra el paso. Nos largamos de aquí.
El bravo de Bringor había aguantado mejor el tipo que el sargento mayor. Aunque a kang no le había pasado por alto su momento de duda e incluso miedo, pero había aguantado el tipo ante un rival como el aplastacraneos sin dar un paso atrás. La diferencia entre un soldado y otro estaba clara. Los de tharbad no habían entrado en batalla, no sabían lo que era el verdadero horror de la guerra. La escena había reflejado a la perfección lo dicho por el brujo en la reunión de generales. Los hombres de tharbad no les llegaban ni a la suela de los zapatos.
Salieron al patio evitando el fuego. Allí les esperaba el hombre oso con el grueso de sus hombres. Al ver al enorme orco, doblegado, humillado y cabizbajo lanzaron vítores. La operación había sido un éxito a un coste mínimo. Incluso Bringwor se sentía satisfecho.
- Buen trabajo cazabrujas. – Dijo en tono casi afable y cordial, mostrando todo el respeto que podría haber dado el gigantón.
- No ha salido todo lo bien que esperaba. He perdido a varios de tus hombres. Este animal se ha retorcido un poco antes de dejarse domar. Salgamos de aquí. Esto apesta.
Kang le dio una patada al orco que cayó sobre su rodilla ante los bravos de Bringor.
- Aquí lo tenéis, conducidlo por la ciudad con un cartel de traidor hasta la ciudadela. Es vuestro trofeo.
Kang se retiró de la gloria. Los hombres necesitaban victorias y orgullosos condujeron a los orcos capturados por toda la ciudad al ritmo de los tambores y las trompetas. Mientras Kang cogió por banda al sargento mayor.
- Bonitas armas, muchacho. Y buen porte para lucirlas. Pero has dejado que el miedo se apodere de ti. De no ser por mí ese orco te hubiese partido por la mitad. No has servido de mucho a tu ciudad. Necesitas entrenar y combatir, creo que tienes potencial, pero tu rango incluye responsabilidades, hombres que estarán bajo tu mando en la batalla, si flaqueas, ellos morirán. Muchacho, gánate tus armas, demuestra lo que eres, desdeña el miedo. Un día morirás sin remedio, procura que cuando llegue el momento puedas hacerlo con la cabeza bien alta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Mar Jun 16, 2015 12:23 pm

No me lo podía creer. Habíamos ido para nada.
Era irónico ver que al que llamaban caza brujas también le salían mal los planes. Sin duda se habían llevado la piedra para ponerla a prueba contra un ejército ficticio.
Y ahora nada. Solo quedaba volver.
Era de admirar que Thresser pensaba como un general. Este plan había salido mal, pero había que volver y aprovechas una ventaja estratégica.
"Conforme. Tienes razón. Volvamos"
Habíamos venido solo para matar mujeres. Lothar. Lothar, ¿a dónde te llevará todo esto?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Miér Jun 17, 2015 9:06 am

Angost miraba curiosamente a Einer...era como su padre, pero en joven. Tenia los mismos ojos. Si tuviese una espesa barba y sus cabellos fuesen canosos, seria como su hijo...de hecho se parecia mas a el que su propio hijo.
- Qwue miras, joven?- Dijo einer
-Nada... te pareces mucho a un familiar . Es curioso.

Einer se sorprendio al verlos de vuelta:
- La teneis?
-Negativo- Respondio el Brujo- La joya ha partido hacia el Noreste con su dueño, en busca del ejercito fantasma. Era de suponer, cuando vimos al ejercito orco moverse. Creo que debimos abortar la mision en ese momento, para evitar ciertas cosas. Ahora, ya es demasiado tarde- Miro de soslayo a Lothar.
- A Dimmu no le va a gustar esto- Dijo Einer.
- Es lo que hay. Una cosa es robar esa piedra y otra muy diferente, ir tras 100000 orcos y quitarle la piedra. - Einer se quedo pensativo, sopesando las palabras del Brujo.
- No estaras pensando en... No creo que se buena idea. Tan valiosa es esa joya para la moral de la ciudad?
-No se que cualidades tiene- Dijo Einer.- Hagamos algo. Yo me quedare aqui e ire tras los orcos, vosotros volved a Tharbad. Si alguien quiere que me acompañe, pero no quiero que seamos mas de 2. Voy a meterme en mitad del campamento de los Orcos y tenemos que llamar la atencion lo justo.
- No me parece buena idea.
- Eso me da igual. Es una orden.
- En ese caso, yo te acompañare. - Dijo Thresser.
- De eso nada. Hace falta un superior para dar el parte de lo que hemos visto y creo que alli seras mas util que aqui.
- Yo ire contigo- Dijo La serpiente, que sorprendio a todos.Esta era su mision... infiltracion y posible asesinato del general enemigo.
-Esta bien- La afirmacion de Einer dejo fuera todo tipo de protestas.

Off: como Julio esta desconectado, espero que temporalmente, dejo un poco a Tyrok de lado de esta manera.

Tharbad

Era media mañana del dia siguiente a la redada Orca, cuando aparecieron ante Dimmu Thresser y los demas:
- Ese Halcon vuestro esta muy bien enseñado- Dijo Dimmu.- Me aviso de vuestra llegada a las puertas de Tharbad y anteriormente de lo del ejercito orco.
- Gracias Señor- Dijo Halaf- Pero lo cierto es que yo no le he enseñado nada. Es muy inteligente.
Tras las cortesias de inicio llego el momento de dar el parte de las nuevas, de unos y otros frentes. A Dimmu no le gusto nada la decision de Einer, pero debia respetarla. Su hermano ya era mayorcito y sabia cuidarse solo. Ahora tocaba decidir.
- Segun habeis visto...LOs orcos estan divididos y desesperados, sus provisiones se agotan y las ciudades colindantes estan desiertas, tal vez sea hora de pensarse seriamente lo de atacar.- Dijo Dimmu.
- Ha hablado Dratha?- ^Pregunto Thresser.
- No ha hablado nada. Estan con el desde anoche, pero no quiere contarnos nada. Tenemos infiltrados de los orcos en nuestras filas y no sabemos quienes son.
- De todas formas , al no haber Orcos en Tharbad, seguramente se hayan quedado sin trabajo esos espias- Dijo Thresser.
- Aun asi podrian ser espias de Mandibulas de Hierro. No debemos arriesgarnos y hablar de cosas tan alegremente.Las cualidades del ejercito de Frank el Orco, esta muy por encima en calidad de organizacion, de cualquier ejercito Orco recordado en la historia. Tienen redes de espias y cuando combaten lo hacen de manera mas organizada.
- Estoy de acuerdo- Dijo Thresser- Entonces te dire que tengo un plan. Pero no dire nada hasta llegado el momento. Solo lo sabe mi Comandante primero Kang y yo. Para ese plan necesito que no salgamos a por los orcos y hagamos lo que teniamos previsto hasta ahora. Pero desaprovechar la ventaja de un ejercito dividido seria desafortunado ... debemos decidir...salir o esperar.
- Tu plan es bueno, Brujo?
- Mi plan es bueno, Mi Lord. Realmente bueno...
- Aunque saliesemos los Orcos nos siguen superando ampliamente en numero, pero cuando todos hayan vuelto... nos comeran si tu plan no es tan bueno como crees.
- Eso es cierto. Debes de decidir General.
- Esta bien... dejame pensarlo... lo hablare con mis hermanos.
-Tenemos unos 5 o 6 dias- Advirtio Thresser- LLegado ese momento, los orcos atacaran como locos...no les queda otra. Tharbad ahora es su gran despensa para seguir avanzando.

OFF: Steiner, Siete, Bringwor y Dimmu ( en este caso Victor haa de Dimmu) debeis decidir... Si teneis otro plan tambien podeis exponerlo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Miér Jun 17, 2015 9:40 am

En el palacio Orco.
Los acontecimientos volaban. Iban demasiado deprisa. Ahora Tyrok se iba con ese Einer a otra misión de la que podría no volver.
Joder. Otra vez ése sentimiento. El de peligro en pensar que puede que yo tampoco vuelva y Clarisse se quede esperándome.
Pero Clarisse ya no espera. Es ella la que no volverá. Pensar en Daverloth hace que me enfurezca. Aunque en el fondo de mi ser sé que no es culpable.
Me acerqué a ayudar a Tyrok a prepararse, y a exponerle mis planes. Si volvía podría llevarlos a cabo.
"¿Sabes por qué vine?" pregunté. Pero Tyrok solo me miró. No sé si asentía o esperaba mi respuesta
"Mandíbulas de hierro es el único que sabe quién robó la piedra realmente. Puesto que hizo un trato con él y se la dio. No me importa lo que la ciudad piense sobre mí. Pero quien robó la piedra mató a Clarisse. ¿entiendes?"
Tyrok asintió.
"Solo voy a pedirte tres cosas. Una, bajo ningún concepto pongas en peligro tu vida más de lo necesario; para mí vale más que mi venganza. Dos, si tienes la oportunidad, y solo si la tienes de verdad, intenta averiguar por boca de ése orco quién robó la piedra, quién mató a Clarisse. Y tres, en el caso que te diga que fue él, o alguien que se encuentre a tu alcance. Mátalo por mí"
Tyrok sonrió y se marchó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   

Volver arriba Ir abajo
 
El corazon de la Dama. Capitulo V
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» Ilustraciones capitulo 17
» Corazon de Melón - Ilustraciones Capítulo 28
» El dia loco de Tahu, La pelicula(Capitulo 2)
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1
» [Capitulo 4]La isla de los Condenados

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: