Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Sáb Oct 14, 2017 8:54 am por Ankalagorn

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Miér Feb 08, 2017 7:07 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang

» Preludio. Capitulo XI
Dom Nov 13, 2016 6:35 am por kang


Comparte | 
 

 El corazon de la Dama. Capitulo V

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Mar 30, 2015 8:39 am

Angost

-debemos de mantener la calma- Dijo el Principe- Puede haber pasado cualquier cosa.
-No, no... Aqui solo ha podido pasar una cosa- Le corto Halaf- Se la han llevado y todos lo sabeis.
- Halaf...Amigo- DIjo Angost- No recuerdas sus ultimas amenazas?
- Clarisse no nos haria algo asi!- Halaf no quiso entrar en razon- Voy a salir a buscarla y matar a quien se la haya llevado.
- Y nosotros te ayudaremos- DIjo Angost intentando ser lo mas comprensivo posible- Lo primero que debemos hacer, es tranquilizarnos, para no alterar mucho la escena del crimen y buscar pistas. Luego, se que es una putada, pero debemos avisar a la guardia, no queremos mas follones con la autoridad en estos momentos. Daverloth sabe que no estabamos aqui, asi que lo buscaremos a el, estais de acuerdo?
- Al principio he pensado que la pelirroja habia sido secuestrada, como dice Halaf- Lothar se habia acercado a Angost y le susurraba, mientras los demas buscaban alguna pista.- Mira como esta todo... Clarisse sabia perfectamente donde estaba la joya, para que revolverlo todo.
Pero Luego he pensado que Clarisse es muy lista y ante la posiblidad de que volvieramos podria haberlo revuelto todo, para que pensaramos lo que piensa Halaf.
- La cuestion- Dijo Angost- Es que ella posiblemente se ha largado, pensando en que ya no volveriamos mas. Llevamos mucho tiempo fuera, asi que para que molestarse en revolverlo todo, si nos creia muertos?
- Eso es cierto- Replico Lothar- No soy muy docto en cadaveres, pero yo diria que la herida del cuello de Rosa, no tiene mas de 2 dias, por cierto es del tamaño de mi dedo indice..
- Eso quiere decir que espero unos 6 dias, por lo que mas motivos por darnos por muertos...asi que por que hacer todo este supuesto montaje?
- Por si aun nos daba por volver- Respondio Lothar. Mostrando un mecho de pelo rojo que habia arrancado de la mano de Rosa.- No nos daba del todo por muertos, se canso de esperar, enfadada por los continuos vaivenes del Rubio. Rosa le dijo que esperaran, pero la Pelirroja, ya lo tenia preparado y con su punzon envenenado pincho a Rosa, que en un ultimo intento de defenderse agarro el cabello de Clarisse.
- Encaja- Dijo Angost-Si no es Porque sabemos que Clarisse es muy lista, asi que por que no miro lo del cabello, sabiendo que habia mantenido una lucha con Rosa y podria haber dejado una pista asi.



Garred

El suboficial se presento en la puerta de Daverloth, tal y como tenia previsto, al finalizar la mision.
Su aspecto era realmente lastimoso, habia perdido tantos dientes, que tenia que esforzarse por no caersele la saliva de la boca.
Estaba esperando sentado en una silla, mientras anunciaban a Daverloth de su llegada. La espera se estaba haciendo mas extensa de lo habitual y Garred empezaba a ponerse nervioso, si alguien sabia de la forma de ser y actuar de Daverloth, ese era Garred, que habia estado cerca de el desde casi el principio de su llegada a Tharbad.
Un soldado salio de la puerta donde estaba el despacho de Daverloth, para darle el permiso a Garred.
- Mi Suboficial- Dijo el soldado con respeto- Puede entrar.
Garred saludo marcialmente al Oficial Mayor.
- Sientese Suboficial- Dijo Daverloth, el cual le sonreia con su tipica sonrisa aborrecible.
Daverloth, parecia no sentir ninguna emocion al ver a su suboficial de llegar de una mision casi imposible o al menos aparentaba no sentirla.
-Informeme de la Mision.
-Parece ser que ha sido todo un exito- Respondio Garred con una sonrisa mellada sobre su boca.
- Como?... Llegasteis hasta el campamento?
- Si... Y entramos!
- Como fue... no se ahorre detalles, cuenteme todo. Que ha sido de la banda del sastre? dije que se presentaran todos ...si volvian.- Daverloth seguia sin aparentar ninguna emocion, aunque parecia contener alguna y no preciasamente de alegria. En sus ojos habia enfado y eso era algo que su boca sonriente no podia ocultar.
-COntinue- Dijo el Oficial- Y no se deje ningun detalle.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Mar 30, 2015 11:39 am

Tras inspeccionar la casa a conciencia, Lothar pareció más calmado. Hablar con Angost le transmitía ese sentimiento.
- Quiero darme una vuelta por el muelle, no sé si la navegación rio arriba aun se mantiene. Preguntaré por barcos que puedan haber partido en estos dos días y si alguien ha visto a Clarisse. Quizás alguien la ha visto.
- No creo que la encontremos de esa manera Lothar.
- Hay que descartar y probar suerte. No podemos dejar cavos sueltos.
- Hay que informar a Daverloth.
- Si reclamar la paga, los papeles del gremio y las licencias de armas. Sabes he estado pensando en lo del gremio. Te acuerdas de lo que te dijo Halaf cuando empezase a entrenarnos.
- No ¿a qué te refieres?
- Pues a que montases una escuela de esgrima. Creo que es una buena idea. Además en Tharbad no hay ninguna.
- No se ya veremos. Pues decide pronto, Daverloth no es alguien a quien marear con la perdiz.
- Me voy. No puedo ver esto así.
El tahúr se fue directo al puerto. Quería quitarse de la cabeza todo aquel embrollo, pero no podía. Encontrar la Dama de Corazones había sido un regalo que la vida le había dado, un regalo amargo sin el Zurdo, pero más amargo fue perderlo. No era por el valor, incalculable, sino por encontrar la preciada joya que su padre había buscado en la ciudad sin éxito durante tanto tiempo.
Pensándolo bien, era imposible encontrarla mientras el dragón la tuviese en sus garras.
Dejó sus pensamientos y se concentró en su nueva tarea. No tardó mucho en llegar a la oficina portuaria. Allí encontró una sorpresa que no sabía si le hacía gracia o no. Ni un solo barco había conseguido sortear la corriente rio arriba. De alguna manera, los orcos estaban impidiendo que la navegación fuera posible. La ciudad se había quedado aislada. Por lo cual Carisse tenía muchas papeletas para seguir en Tharbad.
Pero el Tahúr no se dio por vencido tan pronto. Quizás la pelirroja intentase hacer lo mismo que él, preguntar por barcos que la sacasen de allí. Quizás con suerte encontrase alguna pista.
Se paseó por los muelles. Preguntó a algunos capitanes y marineros que conocía. El tahúr se dejaba ver mucho por el puerto y había jugado con muchos de esos pillos. Trabar amistades y contactos era importante para gente como Lothar. Las palabras le llevaron de aquí a allá. Terminó sus pasos en el Ancla Dorada. Allí no sacó nada en claro. Al final tuvo que terminar en el Signo del Orco. Gracias a los dioses no iba con la serpiente, El tahúr sabía que Tyrok detestaba ese antro, aunque no sabía por qué. Era algo que le preguntaría algún día, pero siempre se le olvidaba.
El Signo estaba igual que siempre. Sucio, oscuro y con una neblina cargada de humo casi irrespirable. Se internó hasta dar con la persona que buscaba. Yack el tuerto. Ese bribón sabía todo lo que había que saber del puerto. Pero había que andar con cuidado, era escurridizo y tenía muy mala fama. El tipo de hombre al que necesitaba.

-Cuanto tiempo Yack
Joder Tahur, sí que hace tiempo. ¿Qué te cuentas?
Nada, vengo buscando información. Quizás tu sepas…

out roll
4 aciertos en labia y persuasión
6 en barrios bajos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Mar Mar 31, 2015 8:25 am

Si quería encontrarla tenia que mantener la calma y pensar. Lo mío siempre había sido pensar. Mi cabeza me había sacado de más aprietos que mis brazos.
"Conforme"
Angost y Lothar me miraron al unísono.
"Sé que no se ha ido de forma voluntaria y necesito que vosotros también esteis seguro de ello para que me ayudéis de forma absoluta."
El príncipe y el tahur se miraron.
"Que Lothar vaya al puerto a comprobar que ella no ha escapado" nadie pasaba por alto que una situación así me costaba pronunciar su nombre. "También habrá que avisar a la guardia. Pero primero empezaremos nosotros"
"¿qué te propones hacer?" preguntó Angost.
"Hay que preguntar a los vecinos. Si vieron o escucharon algo raro. Por el estado de Rosa diría que la mataron hace dos días. Y no puede ser que nadie oyera el ruido que debieron armar al registrar todo esto. Además, debería venir......of...no recuerdo su nombre, estoy ofuscado"
"Tranquilo rubio" dijo afablemente Lothar
"El que te vende los venenos Tyrok. Ese que salvó a Angost y a Yasuo de una muerte segura. El entiende de estas cosas y puede que nos diga algo sobre la muerte de Rosa que se nos escape. Yo preguntaré a los vecinos. Es una labor fácil y no quiero rebuscar en la casa en mi estado. Puede que se me escapase algo o peor aún, que borrase alguna pista sin querer. Necesito un momento para recuperarme y hablar con los vecinos puede que me despeje. Lothar irá a los muelles. Tyrok, tu puedes buscar a tu amigo vendedor de venenos. Y tu Angost puedes buscar en la casa"
Les miré directamente en las mano. De entre los dedos del príncipe sobresalían aquellos largos y rojizos cabellos.
"Puede que encuentres algo más"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Mar Mar 31, 2015 5:48 pm

Lothar descubrio que nadie habia huido por el puerto en los ultimos dias. De alguna manera se habian hecho con numerosos barcos, dunlendinos, si bien no era su fuerte, los habian armado con catapultas, y patrullaban las cercanias del puerto de Tharbad, ademas habian provisto de otras catapultas cerca de la costa, para las naves que intentaban salir de la ciudad bordeando la playa; Mandibulas de hierro habia cernido sus poderosas fauces sobre Tharbad y no queria, de ninguna forma, que nadie escapara de la ciudad... era algo dificil de vigilar al 100% pero cuando se contaba con un ejercito de cientos de miles de alimañas, todo era siempre mas sencillo. Los hombres de Tharbad estaban mas sitiados que nunca y rezumaban miedo...la ultima embarcacion habia salido de Tharbad, hacia unos 3 dias y ya no quedaba ninguna mas en el puerto, salvo alguna barcaza, de las cuales, ningun marinero habia anunciado el robo o la desaparicion de ninguna de sus barquichuelas.

Halaf

Halaf no tuvo mucha mas suerte que HAlaf. Los vecinos solo escucharon gritos y ruidos de forcejeo, pero ninguno se atrevio a asomar las narices a traves de sus ventanas, debido a la situacion que vivia la ciudad y si alguien lo hizo no pudo ver nada ya que la noche era cerrada. COmo dato curioso descubrio que ninguna luz se vio en la Sastreria cuando ocurrio el incidente, si bien porque las ventanas estaban bien cerradas, cosa que era asi, si bien porque nunca luz se encendio esa madrugada durante la macabra situacion. Asi mismo descubrio que los hechos ocurrieron a altas horas de la madrugada. Lo que dedujo Halaf de todo aquello era que si fue Rosa la que lo hizo de madrugada, encendiendo una tenue luz, o lo hizo alguien que no lo necesitaba.

Angost
Angost descubrio en la casa algo peculiar, que de una manera extraña se le habia pasado a Lothar, acostumbrado a vivir en aquella casa: Algo olia diferente...como a limpio,ademas descubrio unas gotas de sangre que podrian no pertenecer a Rosa, pero en principio no encontro nada mas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Miér Abr 01, 2015 12:55 am

-Pues bien, llegamos sin problemas hasta las inmediaciones del campamento orco- Garred no tenia la intención de contarle a su superior que les debía unos cuantos favores a la banda del Sastre, menos aun que se cayó al rió y le salvaron de ahogarse, -allí nos dispusimos a crear un fuego de distracción, pero una patrulla de orcos nos descubrieron, los cuales liquidamos, casi sin esfuerzo, son muy diestros en el combate. Entramos en el campamento orco al medio día, cuando el sol estaba mas alto para que les molestase mas, pero la casa del Conde había sido fortificada, disponía de una muralla exterior con torres cada diez metros, dentro varios guardias con cuernos y otros paseando por la muralla.

Garred recordó el sonido del cuerno, por lo que supuso en ese momento, la señal era muy extraña, como si ya tuvieran un tipo de código para avisar que había sabotaje hacia su maquina de guerra. Aquel ruido le hizo pensar que seguramente su vida acabaría pronto pues una alarma en medio de un campamento orco no llevaría a buen puerto. La imagen de su querida madre paso por su mente como un rayo, había ido a esa misión suicida y no se había despedido de ella. Sentía devoción por ella y se dijo a si mismo que si volviese con vida, seria a la primera persona que iría a ver después de cumplir con su deber.  
Absorto estaba el dunedain cuando Daverloth le increpo para que continuase, - Y bien, continúe no tengo todo el día-, la voz del oficial le había despertado amargamente de su recuerdo, Garred tenia la sensación que estando bajo su sombra nunca podría ascender, pues sentía que no lo dejaría marchar, como el amo con su mascota, la que si se muere la puedes reemplazar por otra. - Pues continuo, entramos en el campamento y empezaron a disparar flechas mientras nos acercábamos a las puertas de la maquina. Nos deshicimos de unos cuantos orcos que nos salieron al paso, rápidamente al que llaman el Rubio, abrió la puerta y entramos a la bodega, allí encontramos material suficiente para prenderle fuego a toda la estructura, pero nos seguían los orcos y solo nos tiempo a quemadlo un poco, pero parece que fue mas que  suficiente para inutilizar la maquina,  pero nos capturaron  y nos hicieron participar en un torneo para la diversión de los orcos y su general, Mandibulas de Hierro. Después de unos combates como gladiadores en los cuales perdí algunos de mis dientes-, Garred había dado su palabra que no iría a por la banda y así lo cumpliría, pues bien le habían demostrado que eran mas nobles que algunos que conocía en la guardia, aun siendo una banda de ladrones y asesinos,- un orco entró, se llevó a Angost y Lothar, les propuso un acuerdo por el que podían escapar uno de ellos si mataban al general, los otros morirían en el torneo, pero Angost ideo un plan, ideo una manera de tener una vista con el a solas, comentarle que le iban a traicionar , que perdonase su vida y la de sus camaradas; y es así que gracias a él que ahora estoy aquí delante de usted para darle este reporte, Señor. Pero antes que me conteste Señor, me gustaría decirle que si me puede conceder un día de permiso extra para despedirme de mis padres, puede ser que no vuelva a verlos en algún tiempo y en mi ultima misión no me despedí adecuadamente-.
El dunedain tal como iba dando su informe, veía como la cara y la sonrisa de Daverloth se tornaban en decepción y rabia, una rabia contenida seguramente por estar delante de su suboficial. Así que Garred espero que el oficial digiriese toda aquella información y mientras la espera pensó en el recibimiento que le había otorgado su superior, asombro e incredulidad, rabia y decepción. Después de haberse jugado la vida por la ciudad esto era lo que obtenía y eso no le gustó nada al dunedain, pero de momento era un soldado, un soldado sin futuro después de que pudiera sobrevivir a la guerra que se avecinaba, solo esperaba del oficial en este momento que le permitiese ir a despedirse de su familia y descansar de ese infierno en el que vio la catástrofe que se avecinaba y no había tiempo para pensar en otra cosa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Miér Abr 01, 2015 9:23 am

Yack confirmó las sospechas de Lothar. Ni un solo barco había salido de la ciudad en tres días. Y de la pelirroja ni rastro. Al menos Yack no tenía ni idea.
- ¿Qué tal si echamos unas manos, Tahúr? Esos de la esquina parecen los incautos perfectos.
- Quizás en otra ocasión Yack. Necesito encontrar a esa pelirroja. Si la ves no dudes en contactar conmigo.
- Si la encuentro ¿qué hago?
- Avísame de inmediato, da igual la hora. Ve a la sastrería, procuraré que siempre haya alguien.
- No hace falta decir que eso no es gratis…
- No Yack, no hace falta… Nos vemos. No tengo tiempo que perder.
Lothar dejó el signo del orco. Lo bueno del asedio orco era que la pelirroja tenía complicada la salida de la ciudad. Lo malo era que Tharbad era muy grande, esperaba que este asunto no se convirtiera en la aguja en el pajar. Siguiente paso, la tienda de suministros de Hoewar. Nadie conocía los venenos como él. Y seguramente podría decirle de que veneno se trataba y si alguien se lo había comprado, o quien más en la ciudad podría proporcionarlo.
La tienda no estaba lejos del signo. Pero Lothar se encontraba algo cansado. Tras la incursión en el campamento orco y después de la sorpresa de casa, el tahúr no había tenido tiempo de descansar. Tras la charla con Hoewar regresaría a casa a partir la cama.
- Buenos días Hoewar.
- Buenos días, Lothar.
El estraperlista se preparaba para hacer el agosto. En tiempos de asedio gente como él se hacía rica. Eso si la ciudad sobrevivía. La tienda estaba un poco vacía. Pero Lothar sabía que eso era solo de cara a la galería. Su almacén secreto estaría a reventar.
- ¿En qué puedo ayudarte?
- Pues veras, necesito información sobre un veneno. Han asesinado a mi costurera en mi ausencia y pienso dar con el asesino. Espero que tú puedas ayudarme Hoewar.

out roll
3 aciertos en labia y persuasión
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Miér Abr 01, 2015 9:48 pm

- Te costara 3 de oro- Lothar asintio.
Iban por el camino a la sastreria y La alimaña iba contando al tahur como andaba la ciudad
- los caminos estan ocupados por los orcos tanto de dia como de noche. Los ciudadanos estan tan asustados que ha proliferado ultimamente el trafico de polvo de Arananta, los ciudadanos la usan para escapar de la dura realidad. Las autoridades la han prohibido terminantemente bajo severos castigos para los traficantes y consumidores, pues no quieren tener a la poblacion adormecida cuando llegue el ataque orco.

Al llegar a la sastreria Vieron que Angost y Tyrok habian colocado en una cama a Rosa, enrollada con una sabana. Hoewar entro al cuarto y comenzo el examen.
-No he visto muchos cadaveres, aunque si alguno, por lo que no me considero un experto, pero viendo los estragos que ha producido el veneno, puedo acercarme a la clase de veneno empleado. Es parecido a lo que podria hacer el veneno un escorpion tigre del Harad, pero es como si hubiesen usado la cantidad de veneno de 100 de esos escorpiones, cuando una sola dosis ya seria letal. El arma iba bien cargada, por lo que veo.

Garred
-Por que no esta aqui la banda del sastre?-regunto Davelorth a Garred.
-Decidieron ir a descansar, se presentaran en cuanto puedan.
-Yo no dije eso. Traelos aqui. Ya- Ordeno el Oficial. -Coge a 20 hombres y traemelos.
-No puedo hacer eso...
-Como dice Subofical?
-Hice una promesa...
-Dejate de tonterias! tu unica promesa es para el ejercito. Los quiero aqui y si se resisten actue , suboficial... es una orden.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Jue Abr 02, 2015 12:13 am

- Si señor, pero yo solo me vasto para traer a la banda, no hara falta que quite hombre de sus puestos para algo que podre hacer sin ayuda-, con gana contesto el dunedain, habia prometido que el no buscaria justicia por su parte, pero Daverloth era otra cuestion. Verdad era que el oficial habia mandado regreso inmediato al cuartel y no a sus casas, pero despues de jugarse la vida uno se merece un descanso, el cual no iba a dejar que este llegara a buen puerto.

Desganado iba Garred por el pasillo, su cometido era dificil, pero no queria oprimir mas a los que le habian salvado de una muerte segura, queria pedirles el favor de que le acompañaran y para que vieran que actuaba de buena fe iria solo, pero seguramente se los encontraria durmiendo, cosa que Garred deseaba hacer en ese momento. Sabia que esto iba a pasar, que no dejaria que la banda descansase, pero es algo a lo que el dunedain se arriesgo pero Daverloth era otra cuestion.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 392
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Jue Abr 02, 2015 11:09 am

- Buenos días maese Alimaña – Tyrok sorprendió a todos al hablar. Llevaba sin soltar prenda desde que salieron del campamento orco, parecía como absorto en una especie de trance en el que apenas si respondía a las preguntas de sus amigos, pero como siempre su suministrador de venenos particular lo sacaba de cualquier letargo, era como cuando Lothar veía una baraja – ¿Qué tal anda usted de existencias de venenos? En estos tiempos con la ciudad sitiada, supongo que escasearan. Me gustaría pasar por su tienda para encontrar algo que produzca una muerte lenta, dolorosa y segura 100%, hay una ratita en el lugar que lleva un tiempo royendo mi queso y odio el queso mordisqueado por las ratas. –
- Es siempre un placer atender a excelentes clientes como tu Serpiente – contestó Hoewar que veía en Tyrok un filón cada vez que aparecía por allí – Pásate más tarde por la tienda y veré que puedo hacer, creo que me queda algo de leche de Ella, es la savia de una planta que hace arder las entrañas de cualquiera y su aspecto y sabor es similar al de la leche que tomamos cada día. Eso si… no olvides venir con la bolsa llena. –

Tyrok sintió un enorme placer al escuchar aquello, con algo de suerte le quedaría de aquel veneno que tanto placer le proporcionaría.
La Serpiente había mirado y requetemirado en la casa, había buscado por todos lados en busca de una pista con la que poder ayudar a aquel que consideraba un hermano por encima de los demás, Lothar. Su búsqueda no había tenido éxito por desgracia, ninguna pista, parecía estar buscando una maldita aguja en un pajar. Pero algo debía haber. Tyrok tan solo temía una cosa, que aquella puta pelirroja pudiese separar al grupo con sus artimañas, Lothar al verla podría querer simplemente destruirla por lo que había hecho… o por lo que creíamos había hecho, en cambio Halaf estaba profundamente enamorado de ella, y de ahí sus estúpidas palabras que demostraban que confiaba en ella ciegamente.
La Serpiente esperó pacientemente hasta que La Alimañana los dejó a solas para volver a disparar veneno por su boca.

- Amigos – dijo – Supongo que tal vez os habréis dado cuenta de que he estado callado más tiempo del que en mi es habitual. Mi cabeza no ha parado de dar vueltas y maquinar… todos sabéis cual es uno de mis mayores anhelos desde hace mucho tiempo y me gustaría poder contar con vosotros para poder llevarlo a cabo del mismo modo que yo estaré a vuestro lado hasta que el frío acero termine con nuestras vidas. Pues bien, sabéis que sueño con ver muerta a Betty la Gorda, esa maldita hija de puta es la culpable de que yo haya perdido a toda mi familia y no descansaré hasta saber que ha muerto, es mi deseo verla morir de la forma más dolorosa posible, tal como ella hizo conmigo, me mató de forma lenta y dolorosa, suerte que os he encontrado y he podido volver a la vida. Creo que el caos que ahora mismo reina en Tharbad podríamos aprovecharlo para acabar con su miserable existencia, pero como bien sabéis me gustaría poder contar con vosotros, se que tal vez ahora tengamos en mente cosas más importantes, pero para mi esto tiene una suma importancia. ¿Qué me decís hermanos, puedo contar con vosotros? -

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Vie Abr 03, 2015 5:35 am

La alimaña se marchó de casa. Lothar se acomodó en una silla. Apoyó la cabeza entre las manos y se dedicó a pensar. El cansancio se acumulaba, pero no había tiempo para dedicarse al descanso. Cada uno relató sus hallazgos, pobres, escuetos y sin apenas resultados. Lothar empezó a pensar que habían cambiado los papeles de forma infructosa. Tyrok tendría que haber hablado con Hoewar, Angost y Halaf haber paseado por el puerto y él husmear por el vecindario. Pero siempre no se puede ser perfecto y el cansancio jugaba en su contra. El tahúr escuchaba, ahora más calmado, podía ver las cosas desde otro ángulo. Todos menos la serpiente habían perdido algo importante. Halaf el amor de su vida, Angost una amiga de verdad y él mismo un tesoro al que había dedicado toda su vida. Si lo recuperaba tenía claro lo que iba a hacer….
Tyrok lo sacó de sus pensamientos.
- Quiero verla muerta. – La serpiente no hablaba mucho y cuando soltaba la lengua solía decir casi siempre lo mismo: La banda del sastre era su familia. Lothar le miró a la cara, había conocido a cantidad de embusteros, mentirosos y rufianes, sabía distinguir una buena mentira, pero no estaba acostumbrado a verdades de ese calibre, tan crudas y directas como sencillas. Lo que pasaba esta vez es que Tyrok soltó esa frase sencilla, para luego enmarañarse en una red oscura del pasado. Un pasado tormentoso, en el que se presumía una infancia terrible, de la que Tyrok nunca hablaba. No sabía que papel había jugado Betty la gorda en esa etapa de la serpiente, pero estaba claro que Tyrok no descansaría hasta verla muerta. Lothar era reacio a matar, mucho más a asesinar fríamente a alguien. Pero la serpiente era su hermano, él nunca lo traicionaría, defraudaría y le seguiría al mismo infierno. Para él Betty, era su Turgoll, alguien al que tenía que matar si o si.
- Muy bien Tyrok, puedes contar conmigo, pero solo te pido que me cuentes por qué quieres matarla. Sé que puede resultar doloroso remover el pasado, pero me cuesta quitar una vida sin saber por qué merece la muerte. No tiene porqué ser ahora, pero la muerte es algo serio, como para tomárselo a la ligera. Lo malo es que ahora no tenemos tiempo para esa cuenta. En cuanto resolvamos este entuerto puedes contar conmigo.

Se hizo el silencio, pero Tyrok sonreía. Al tahúr le bastó con aquello.

- Me gustaría descansar pero no hay tiempo para esos lujos. Voy a hablar con el vecindario, quizás tenga más suerte que Halaf, aquí todo el mundo me conoce desde niño. Y posiblemente soltarán más la lengua conmigo.
Lothar se lavó la cara, atusó el pelo. Tenía que cortárselo empezaba llevarlo demasiado largo para su gusto. El espejo de bronce pulido mostraba unas ojeras que podría habérselas atado a la nuca. Abrió la cajita de maquillaje, otrora del Zurdo, ahora suya.
- Como te echo de menos – le dijo al espejo. Como si el zurdo le hablase desde el más allá el pensamiento voló raudo. <no estás solo, ahora estás con tu nueva familia>
El sol estaba en lo alto cuando salió por la puerta, el medio día estaba a punto de llegar. El estomago le gruño un poco.
Tocó a la puerta contigua a la sastrería. Era la casa de Madan Gasel. Una señora madre de unos cuantos hijos. Lothar había perdido la cuenta y posiblemente ella también.
- Buenos días Madan Gasel.
- Buenos días Lothar.
- He estado unos cuantos días fuera de la ciudad y a mi regreso he encontrado un desagradable incidente en mi casa.
- Esta mañana ha venido ese amigo tuyo con cara de pocos amigos a mi casa.
- Si, lo sé. Quisiera preguntarle si a lo largo de esta semana ha visto u oído algo en mi casa. – Lothar sabía que Madan Gasel era una cotilla de cuidado.


off roll

pregunto a todos los vecinos de las dos calles, la de adelante y la de detrás

tirada de persuasión 4 aciertos
tirada de percepción por si ocultan algo o tienen miedo de decirlo 2 aciertos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Sáb Abr 04, 2015 1:42 pm

Lothar

El Tahur tuvo algo mas de suerte que Halaf. Uno de los vecinos le dijo que al escuchar un fuerte golpe se asomo, puede que fuera la puerta de la sastreria, le parecio ver una silueta, cargando con un bulto y puede que hubieran mas siltuetas de persona que se unieran a la que llevaba el bulto, pero no esta seguro , pues la noche era oscura y cerrada.
-El bulto podria ser una persona?
-No me atreveria a asegurar eso, pero podria serlo. Repito la noche estaba demasiado cerrada, sin luna y nublada.ni suiqera estoy seguro de que fuese alguien eso que vi ni se seguro que se le uniera mas gente, asi que mi testimonio no es nada fiable. Al dia siguiente vi la puerta rota y decidi avisar a la guardia, pero estan tan ocupados que no vinieron en todo el dia, yo tenia miedo y los vecinos tambien, asi que decidimos no entrar hasta el dia siguiente si la guardia seguia sin aparecer... al dia siguiente aparecieron ustedes.

Garred

El suboficial llego justo cuando Lothar aun estaba preguntando a los vecinos junto con Tyrok, habia llegado solo como habia dicho y llamo a la puerta, esperando la colaboracion de toda la banda.
Angost abrio la puerta:
- Vaya! Subofical! Que sorpresa... desde esta mañana que no nos vemos...ahora con la caida del sol, se nos vuelve a presentar...digame que se le acontece esta vez viejo amigo...-Si fuese otra persona, esos sarcasmos no sentarian nada bien a Garred, pero viniendo de Angost, parecia como si la palabra sarcasmo no exisitiera, y pareciese que realmente se alegraba de verlo.
-Puedo entrar?
-Pues estamos de limpieza... a nuestra salida hemos tenido un problema de ratas y nos han dejado la casa hecha una porqueria, por lo que estamos limpiando...aun no hemos podido parar a comer...
-Pues en ese caso, coja a sus amigos que les invito a una merienda en la Lanza Rota.
-No se yo si en una taberna de Soldados estaremos muy comodos.
-Tonterias...van conmigo y no hay mejor merienda que la que ofrece la Lanza, en este lado de Tharbad.
En ese momento aparecian por la esquina Lothar y Tyrok.
-Que ocurre?- Pregunto el Tahur.
-Que haces tu aqui? -Volvio a preguntar de mala manera Lothar.
-Tranquilos, Lothar, el amigo Garred ha venido a invitarnos a merendar.
- Y cual es el motivo de ello?- Pregunto Lothar .
Angost se quedo mirando a Garred esperando una respuesta. y de igual manera hizo Tyrok y Lothar.

OFF. Aun no habeis estado todos juntos para unir toda la informacion, ni habeis comido ni desayunado, Garred doy por hecho que si... este puede ser un buen momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Sáb Abr 04, 2015 10:24 pm

Garred sentía que su vida en el ejercito estaba llegando a su fin, y no porque no le gustase sino por el hecho de ser utilizado como un loco para misiones suicidas, esa era la gota que colmaba la jarra, pensaba el dunedain. El muro que le hacia no poder avanzar en su carrera militar iba adquiriendo forma y nombre desde hacia algún tiempo, no era otro que Daverloth. Las calles estaban con el bullicio que predomina a la guerra que se avecinaba, no habia ni un alma en las calles, Garred seguía camino hacia la sastrería pensando en como darles las noticias que tenia en su mente, prometió que no acometería contra ellos con el peso de la justicia, les habia tomado en estima en ese poco tiempo y así le hizo sentir Angost cuando lo recibió en su puerta con afables palabras, otro cantar fue la cara de pocos amigos que trajo consigo Lothar al ver al suboficial en su casa.
- Lothar, tranquilo, no he venido por vuesas mercedes, líbreme Tulkas de romper mi palabra, es mas, si me lo permitís me gustaría invitaros a merendar en la Lanza Rota, tengo malas nuevas que otorgaros y siempre son mejor recibidas con la panza llena de buena carne y la sed calmada con exquisita cerveza; verdad es que debería haber venido con una veintena de hombres para llevaros ante Daverloth, pero le dije que yo solo me bastaba para convocarlos ante sus ojos, y las nuevas que tengo que daros me gustaria conversarlas tranquila y pausadamente, pues os conviene saber lo que os tengo que comentar, lamento no saber que desea Daverloth de vosotros, pero conociendo a esa alimaña seguramente no sea nada bueno, no repara en mandar hombres a una muerte segura, pues su cara fue de sorpresa al verme delante de su mesa. ¿ Y bien que me contestais?-.
Garred espero que sus palabras no cayeran en saco roto, pues si volvia con las manos vacias su oficial se lo haria pagar de alguna manera, por otra parte esataba la de su bolsa, no sabia si alcanzaría a soportar el peso de los buches que iba a cebar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Dom Abr 05, 2015 6:53 am

<¿Merendar en la Lanza? ¿Este de que va?>

Garred por un momento se sintió como en la Mazmorra. Lothar dejaba de ser una persona afable de verdad para asumir el aspecto de un demonio.

- Claro y luego nos lamemos los pijicos- Lothar avanzó hacia él con intención de dejarlo definitivamente sin dientes.

- Vengo en son de paz... - La voz de Garred intentó mantenerse firme, pero se dejaba entrever el miedo.

- Si quieres comer pasa a la sastrería, yo te invito.

- la Lanza es un buen sitio.

- Lo será para ti. Allí rodeado de tus amigotes te sentirás muy cómodo. Angost Abre la puerta y todos para dentro. Si tienes algo que contarnos será mejor que nos lo cuentes en la intimidad de mi tienda, Aquí estamos a salvo de oídos, ojos y lenguas indiscretas.
Y por supuesto nos libraremos de la peste a guardia que echa la Lanza.

Lothar dio un paso y Garred retroceió uno. Esta vez no era como en la Mazmorra, donde iban en cueros y la cosa estaba a favor del Thaur. Aquí Garred iba pertrechado, y Lothar simplemente vestía ropa. Su estilo de combate, el de dejar que la armadura hiciese su trabajo mientras el se dedicaba a machacar a sus enemigos jugaba a su favor. Pero el Tahúr, tras esa apariencia pequeña escondía a un demonio peligroso de verdad. Garred sabía de lo que era capaz y no estaba solo.

- jODER AFABLE HE DICHO QUE ENTRES, no me hagas montar una escena en la calle.
Dentro puedes contarnos sin problemas lo que quieras. Luego veremos que hacer.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Dom Abr 05, 2015 12:21 pm

- PERO DONDE TE CREES QUE ESTAS PEDAZO DE MIERDA, AHORA ESTAMOS EN LA CIUDAD Y AQUI YO SOY LA LEY, TE HAS PASADO DE LA RAYA, PUES VAN A PASARTE DOS COSAS, LA PRIMERA QUE TE QUEDAS SIN INFORMACION Y LA SEGUNDA ES QUE NO HACE FALTA ENTRAR A NINGUN SITIO PUES ME MARCHO-.

Lo que mas lamentaba ahora es ver la cara de Daverloth al ver que no habia traido a la banda del sastre, pero penso que si no entraba a darle el "reporte", no se enteraria en ese momento del fallo y podria cojer a veinte hombres para esta vez si no fallar, ya que sus buenas palabras no surtieron el efecto que el deseo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Dom Abr 05, 2015 3:13 pm

< Pedazo de mierda, ahora sí que la has cagado>
Lothar tenía la mano en el puño de su daga, en un abrir y cerrar de ojos el dunadan la tendría metida en la cara hasta la cruz.
- De aquí no te mueves hasta que no nos cuentes eso que tanto crees que nos interesa, ya estas pasando dentro y desembuchas.
Si aquel mastodonte se creía que iba a llevarnos a un lugar lleno de guardias hasta la bandera lo tenía claro. Lothar estaba muy cabreado, y estaba claro que el afable no era plato de buen gusto para el tahúr. Es más sospechaba que aquello fuera una trampa. ¿Pero por qué ahora? Y desde luego no iba a dejar que se fuera así como así. Antes tendría que pasar por encima de su cadáver.
Por su parte Garred se veía superado en tres a uno, con suerte, con mucha suerte podía sacar su largo mandoble y matar a esa rata, pero de ahí no pasaba. Un sudor frio empezaba a correrle por la espalada. Si él era la ley y no podía achantarse ante un ciudadano… pero ante la muerte segura quien no tendría miedo.
- Tranquilos. Esto ha empezado con mal pie. Lothar deja de comportarte como un energúmeno, el suboficial ha venido de buena fe. – Angost no quería un derramamiento de sangre innecesario. No había entrenado al Tahúr para esto. Eran ladrones pero a este paso se convertirían en una banda de malhechores de la peor calaña. Y lo que esperaba Angost de la vida era una banda con clase, estilo y a ser posible nada violenta. – Discúlpate Lothar, Garred ha venido con toda su buena fe.
- ¿Qué me disculpe?
Garred algo confundido miró al príncipe y luego al tahúr. Este se mordía el labio, pero vio como su mano se separaba de la daga. El dunadan se permitió una sonrisa triunfalista.
- Está bien, puede que me haya sobrepasado. Perdona hoy no tengo un buen día.
- Quizás la Lanza no sea un buen sitio para gente como nosotros, y está claro que tu no vas a entrar en la sastrería. Que tal un sitio neutral. El puente que divide la ciudad es un lugar ajeno a oídos indiscretos y estaremos a la vista de cualquiera. Allí estarás tan a salvo como nosotros y gozaremos de toda la intimidad del mundo. Nos llevaremos algo de comer y daremos buena cuenta en el puente. Queda algo de jamón curado y de camino podemos comprar algo de queso y pan y una buena bota de vino.
¿Hay paz?
- Por mi parte sí, espero que me disculpes, Suboficial. – El tahúr parecía sincero, pero Garred tenía la sensación de que aquel bastardo era un mentiroso de los buenos, pero no podía negar que su disculpa parecía sincera.
Lothar miró a Angost, Garred no supo interpretar lo que se decían esos dos con los ojos. Pero juraría que el tahúr le estaba pidiendo perdón también a él en una disculpa muda y mucho más sincera que la suya.
En un instante el soldado reconoció el terreno, había ojos que miraban tras las cortinas, ojos cobardes que como mucho atestiguarían su asesinato ante la guardia, pero de los que no encontraría ni la más mínima ayuda. Y la guardia no estaba allí para ayudarlo. Ahora bien, podía aceptar sus disculpas o atreverse a irse, lo que no tenía claro era que el tahúr lo fuera adejar marchar tras decirle que tenía información para ellos. Se veía a simple vista que Lothar quería saber y no le dejaría marchar. Si se daba media vuelta y hacía gala de su orgullo podía acabar en la sastrería. La solución de Angost no parecía tan mala…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Dom Abr 05, 2015 4:34 pm

"¿PERO DONDE TE CREES QUE ESTAS? AHORA ESTAMOS EN LA CIUDAD Y YO SOY LA LEY..."
Escuché gritos y alboroto fuera. ¿Qué podía estar pasando?.
Salí con la espada escondida bajo la capa pero asiendo su mango. Sin duda había problemas y había que solucionarlo.
Fuera estaban Angost, Tyrok, Lothar y Garred. Éstos dos últimos parecía enfrentados. Angost en medio intentando mediar. Tyrok mirando la escena divertido.
No debí salir con cara de buenos amigos. Me habían arrebatado lo que más quería y mis amigos....en lugar de ayudarme.....se dedicaban a buscar más problemas para que no pudiéramos encontrar a Clarisse nunca.
Tyrok se irguió y excusó.
"El afable ha venido a decirnos que nos invita a merendar porque tiene algo que decirnos. AH, y que tiene que llevarnos ante Daverloth"
Miré a Angost que se percató de mi presencia y de alguna manera Lothar parecía recular en ése momento. Pedía disculpas y quedaba en ir al puente de la ciudad.
Maldita sea, así no la encontraremos nunca.
Lo preparamos todo y nos marchamos en dirección al puente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Dom Abr 05, 2015 11:03 pm

- Esta bien disculpas aceptadas, mi primera idea fue ir a una taberna mas neutral pero mi boca se anticipo a mis pensamientos por ser la que mas frecuento, pero bueno, os interesa lo que os tengo que decir, y despues de eso me agradaria que me acompañaseis a ver a Daverloth-, el tono del dunedain al decir el nombre de su oficial sono con el mismo gusto del que acaba de recibir una patada en la espinilla.

De camino al puente Garred compro en una casa un par de botellas de vino, por su aspecto nadie diria que ahí vendiesen nada, y cierto era pues solo se los vendia a gente conocida de la casa, pues su elavoracion era muy tradicional y de sabor exquisito, pero la produccion era escasa. Ya en el puente saco una de las botellas para abrirla y brindar con la banda. - Tomad y bebed, este es el mejor vino que vais a probar en mucho tiempo, pues no se lo venden a todo el mundo, es por mi familia que yo tengo acceso a el y la verdad que baratas no son,- no sabia si se hubiera gastado mas en invitarlos a merendar que solo en aquellas dos botellas, pues la bolsa dejo de pesar ocho monedas de oro.

Despues de saborear la primera copa, deleitarse con su sabor, Garred se empezo a sentir mas tranquilo, dentro de lo tranquilo que se podia sentir estando rodeado de "amigos". -¿Conoceis a Henry medio huevo, el de los perritos? -, se tomo una pausa para volver a llenar su jarra de vino, -pues cuatro dias antes de la mision me dio una informacion extra que no iba buscando, me comento que poseiais una joya de la corona, un rubi del tamaño de un puño y que el dueño legitimo habia fallecido, en ese momento tenia al hombre de ebano al lado mio, que por cierto, no se si esto lo sabreis, pero termino siendo un demonio del averno-, la boca se le secaba a Garred asi que hizo otra pausa para tomar otro trago,- casi me mata y a Daveloth tambien, hizo una escabechina de soldados en un momento, pues bien todo esto que os comento ya es pasado,la informacion ya se la di a Daverltoh solo espero que mi informacion os sirva de algo, a mi no me interesa esa joya de la corona, es mas, me estoy pensando mi futuro en la guardia despues del asedio pero eso es otro cantar-, otro sorvo deleito los labios del suboficial, ese vino era demasiado bueno como para que se perdiera en la batalla.- Bien esto era lo que os queria comentar y si despues de terminar este brebaje de los dioses y estos quesos me gustaria que me acompañaseis voluntariamente a ver a Daveltoth, no se que querra pero seguro que nada bueno. Lo siento-.

La sinceridad que el dunedain les habia mostrado en sus palabras podrian interpretarse que asi eran por el buen vino, pero la verdad era que sabia en el fondo de su corazon que no eran tan malos como su superior le queria hacer entender, a sus ojos habia visto mas maldades en Daverloth que en ellos y eso le dejaba un margen de duda bastante amplio. En ese momento recordo las palabras que un dia le dijese su maestro de armas, - Escucha Garred, no todo en este mundo es oro de Tarbhad lo que reluce y a veces la plata es mucho mas valiosa, sobre todo si es Mithril-. Al dunedain siempre le habian gustado las historias de antiguas guerras que le contaba Marhand sobre enanos con armas y armaduras elaboradas con Plata Mithril, eran sus favoritas por el tamaño de tales guerreros, cuentos de fieros combates, regalos a reyes y victorias sobre ejercitos orcos, pues en este momento si le gustaria poseer alguna de esas reliquias del pasado, pues la noche es oscura y alberga horrores, y esos eran los orcos que tenian sitiada la ciudad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Abr 06, 2015 6:35 am

< ¡Medio Huevo! Ese hijo de perra ¿cómo se ha enterado de lo de la Dama de Corazones?>
Lothar se estremeció al oír ese nombre. De entre todos los hombres de la ciudad, ese en particular era la alimaña más despreciable de todas. Al tahúr no le importaría verlo muerto. Henrry era el padre de su primer amor y según el Tahur, también su asesino. Pero tras ese pensamiento, esa repulsa vinieron las siguientes cuestiones. ¿Qué hacía el afable y el hombre de ébano en casa de Medio Huevo? Otra cuestión era, ¿Por qué le soltó eso Henry a esos dos, si no buscaban esa información? Medio Huevo no soltaba prenda gratis, antes se ahogaría en su propia baba. Y para rematar, Garred y Daverloth sabían antes de mandarnos a la muerte que teníamos la Dama.
Lothar miraba como el mastodonte se echaba trago tras trago, el vino era bueno, pero tampoco era nada del otro mundo. El duque Kurlg los tenía mejores, y en la corte de Tharbad los había probado aun mejores. Este dunadan tenía que ver más mundo. Pero eso no venía al caso. Lo que realmente pensaba Lothar era en meterle la cabeza al Dunadan en el Aguas Grises y verlo patalear. Su mente trabajaba en dos campos muy distintos a la vez. En uno veía al Afable patalear con la cabeza dentro del agua. En el otro veía una escena del pasado; un escudo de armas aferrado por una mano muerta, una buena chica en un mal sitio.
Rosita tenía el mismo escudo, solo que esta vez no era el de un alto cargo de la iglesia, esta vez era un mechón de Clarisse, puesto, presumiblemente a propósito. La misma estratagema….
Las cosas se repetían, Henry, Daverltoh, una chica muerta, y una joya en danza, esta vez no era una mariposa, sino la Dama de corazones, a esto se le unía la desaparición de Clarisse. El misterio estaba servido y todo apuntaba a esa sonrisa que ocultaba a un hijo de perra de los buenos.
Lothar se giró al rio dando la espalda a propósito a Garred, respiró hondo y contempló las aguas para calmarse. Necesitaba de todo su aplomo para no darle una paliza al mastodonte. Su mano encontró la baraja que Yasuo le había regalado, otrora de Herry, pero eso el Tahúr no lo sabía. Los dedos empezaron a juguetear, haciendo su particular magia. Se giró y miró a Garred.
El mastodonte se fijó en como las cartas literalmente bailaban en manos del Tahur. Pero esa baraja parecía tener una sola carta, la dama de corazones no dejaba de aparecer una y otra vez, como si las cincuenta y dos cartas fueran la misma.
- Quiero saber por qué fuiste a ver a Medio Huevo. Es más quiero saber todo lo que os dijo Henry.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Abr 06, 2015 10:17 am

- Facil, fuimos para que nos diera la ubicacion de unos contrabandistas de drogas y venenos en el puerto, en el almacen numero doce, y como me iba a ir sin darle el oro porque no queria darme la informacion, pues aparte de decirmela me dio la vuestra tambien, pero ¿porque lo quieres saber, hay algo que tendria que saber yo sin que llegue a oidos de Daverloth?. Es por eso por lo que he quedado con vosotros antes de ir con el, no quiero meteros en mas problemas por mi parte, ese cabron se esta ganando mi odio a grandes pasos-.

El vino habia hecho al dunedain ligero de lengua, asi que en ese momento le importaba poco la opinion de su superior, estaba cansado de estar en su punto de mira para tocar la muerte.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Abr 06, 2015 11:42 am

Todo empezaba a encajar en mi cabeza. Todo cobraba sentido.
"Creo que Clarisse si se ha llevado la joya"
Ahora todos me miraban a mí. Parecían incrédulos.
"No creo que nos robase. Ni mucho menos. Pero creo que se la llevó para salvar el cuello"
"Explícate un poco mejor" dijo Lothar.
"Con lo que ha dicho Garred, Daverloth sabía lo de la piedra mucho antes de la misión. Esta misión era un suicidio. Y la información de la piedra la sabían el demonio, que por lo que has dicho lo matasteis; tú y nosotros. Así que si nos mandaba a todos a una muerte segura solo tenía que ir a la sastrería. Defendida únicamente por dos mujeres. Acabar con ellas y hacerse con el botín más grande jamás soñado."
Hice un pequeña pausa
"Pero no contaba con dos cosas. Una, cuando entraron y mataron a Rosa, Clarisse debió verlo o intuirlo. Cogió la joya y se marchó. Con lo otro que no contaba es que volviéramos"
"Pero no lo entiendo. Por qué Clarisse no dejó pista alguna sobre dónde podríamos encontrarla" insistió Lothar
"Por la misma razón que Daverloth vino hace solo dos días. Estaban total y absolutamente convencidos que estábamos muertos. Clarisse no nos ha robado. Solo ha hecho lo que siempre hace. Sobrevivir. No contaba con nosotros. Nos daba por muertos. Y ella también se veía muerta si Daverloth se hacía con la piedra"
"Eso no significa nada. También pudo estar conforme con Daverloth" apuntó Angost
"No creo. La habría matado una obtenido lo que buscaba. De hecho, si vino con ayuda, no creo que supieran lo que buscaban. Solo les pagó por un trabajo y punto"
"Si pero olvidas una cosa. Cuando hablé con Bill el vecino, me dijo que había visto a varios y que podrían llevar un bulto que fuera una persona. No estaba seguro y podría ser que no fuera nada. Pero cabe la posibilidad de que sí se llevasen a Clarisse" comentó Lohtar.
"Eso es por otra posibilidad. Puede que al final Clarisse no consiguiera escapar. Pero sí consiguiera esconder la joya en otro sitio. Y se la hayan llevado para hacerla hablar"
"Comprendo tu dolor. Sé que esto que voy a decir es difícil para tí, pero ¿qué te hace pensar que es inocente y descartas totalmente que esté metida en el ajo?" comentó Tyrok.
"Es inocente porque tuvieron que revolver la casa. Si Clarisse estuviera con ellos habrían ido directamente al sitio. Recuerda, nos daban por muertos, no tenían porqué fingir un robo. La ciudad está más preocupada en otros asuntos que en éso. Además, parece ser que se llevaron un bulto que podría ser Clarisse. Clarisse sigue viva, bien porque ha escapado bien porque se la llevaron. Pero si tuvieran la joya, Clarisse yacería muerta junto a Rosa. En cualquier caso ya sé cúal será nuestro próximo paso"
"¿Cual?" se atrevió a preguntar Garred
"Hay que hablar con mediohuevo. Pero casa cosa a su tiempo. Iremos a ver a Daverloth. No quiero tener a la guardia buscándome. Pero iremos armados, tenemos permiso para ello. Tal vez Daverloth pueda darnos algo de información. Por cierto" dije girándome hacia Tyrok "Si es tu deseo te ayudaré en tu empresa. Pero dame tiempo, esto me urge más. Además, puede que nos venga bien dejar algún cadáver que cargue con alguna culpa"
"¿entonces me acompañareis?" preguntó un poco angustiado Garred
"Si. Pero le daremos largas. No pienso meterme en otra misión suicida, que será lo que pretenda en éste momento"
"¿Por qué mediohuevo?" preguntó Lothar
"Tú lo has dicho. ¿Cómo sabía lo de la joya?. No lo sé, pero lo sabe todo. Estoy seguro que incluso sabrá dónde está Clarisse. Por eso ireis vosotros. Si voy yo, y empieza con sus acertijos tendremos que pelear contra sus perros y después sacarle la información a golpes"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Abr 06, 2015 1:57 pm

- Amigo Halaf, creo que te estas haciendo ideas precipitadas, cuando le comente lo de la joya a Daverloth sintio el mismo interes que ver pasar una mosca, pero aqui me estas contando que ha habido un asesinato, un robo y por lo visto las ratas de las que me comentaba Angost sean esas de las que estas hablando, en mi sincera opinion la piedra puede estar en las manos de Daverloth como en las de cualquiera, el capitan no organizaria un asalto en mitad de la noche, simplemente haria uso de su poder echando a las mujeres de la sastreria, incluso torturarlas para que soltasen prenda rapido, pero dejar muertos, alboroto nocturno y la casa revuelta, mas bien parece obra de otra banda como vosotros. Si esa informacion me la dio extra por pagarle por los contrabandistas, ¿quien os dice que no se lo haya podido decir a otros aparte de mi?-.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 392
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Lun Abr 06, 2015 8:36 pm

- No creo que Daverloth esté metido en el ajo... tiene absolutamente todo lo que necesita en esta vida y esa piedra no sería para él más que un simple capricho... salvo que esta gema esconda algo más que ser una simple piedra bonita y tenga algún poder. - la Serpiente había vuelto a romper su silencio, hizo una pausa para tomar aire y continuó - Hay algo que se nos escapa y eso lo tenemos todos claro... te guste o no amigo Halaf, creo que Clarisse no es del todo inocente, realmente sospecho tanto de una como de otra... ¿quien nos dice que Rosa no buscó un cómplice para robar la joya y no se le fue el asunto de las manos y ésto le costó la vida. Ese cerdo de Medio Huevo es quien nos podrá echar una mano... cueste lo que cueste...
En cuanto al asunto que os comenté... ya os aclararé el motivo... este no es el momento ni el lugar -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Mar Abr 07, 2015 12:29 am

- Antes de hablar con Daverloth, hay que arreglar cierto dilema sobre vuestra casa, ya  que estoy metiendo mis narices en vuestros asuntos, deciros que yo no voy a comentarle nada sobre vuestro incidente sino queréis, hare como si no lo supiera, pero si se lo tengo que decir querré que me contéis lo que diremos todos, pues no se le escapa una al risitas -.

Se iba acercando la hora de ver al oficial, la merienda tocaba a su fin, ahora solo tocaba esperar la decisión que iban a tomar de ese asunto, por otra parte, Garred no se le veía muy ilusionado con regresar a la guardia, pero era su deber. De momento ...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Mar Abr 07, 2015 6:25 am

El episodio del puente daba a su fin. El Dunadan prácticamente se había bebido el vino él solo. Los demás habían probado algún trago, pero la fiesta no estaba como para regar el gaznate con ese tinto oscuro.
- Volvamos a casa, quiero coger algo antes de ir al cuartel.
En realidad el tahúr quería dejar su daga, una bonita pieza de alto acero templado. Así como la bolsa. Se fiaba menos de la guardia que de una banda de rateros. Tenía la sensación de que nada bueno le esperaba en el cuartel de la puerta norte. Y pudiera ser que no recuperase sus cosas al salir. Si es que salía. Antes de ver su bonita daga en manos de un guardia prefería tirarla al rio.
De camino a casa e hizo un gesto al rubio para que se quedase con él en la retaguardia. El Dunadan abría la marcha, era el típico hombre que necesitaba destacar, el héroe que conducía sus tropas al frente de la batalla. Mejor así, dejarlo que nade en su arrogancia…
Angost hablaba con Garred, el astuto príncipe estaba haciendo que el suboficial le relatara de nuevo la escena de Henry, quería cerciorarse de que el dunadan no se dejase algún detalle en el tintero. El tahúr aprovechó la distracción del guardia para hablar con el Rubio.
- Halaf – Su voz era apenas un susurro- no podemos hablar delante de este tan a la ligera. Por muy transparente que parezca u hombre de honor que sea, no olvides que ante todo es un guardia. No podemos fiarnos y ahora mismo estamos en una situación más que delicada. A pesar de que esta vez somos inocentes, en cualquier momento nos pueden incriminar del asesinato de Rosita o de cualquier otro crimen. Nuestro amigo Daverloth nos tiene tantas ganas como nosotros a él. Y a pesar de que el afable parece que no le tiene mucha estima no es nuestro amigo. Hemos de cuidar la lengua…
- Ya pero no podía aguantarme.
- No era el momento. Tienes que tranquilizarte, estamos todos juntos en esto. Y te juro que vamos a resolver este entuerto, nos cueste lo que nos cueste.
El tahúr evitó las frases, quien sea el culpable lo va a pagar caro o cosas por el estilo, no fuese a ser que al final Clarisse fuese la responsable. Lothar conocía a la pelirroja mucho antes que el Rubio y sabía de lo que era capaz. También era cierto que el Fuego Rojo había cambiado mucho desde que estaba con Halaf, había dejado la prostitución. Un negocio muy lucrativo para ella. Cuando el tahúr y Clarisse salieron un tiempo ella no renunció a compartirlo con el que trajese un buena bolsa. Pero con el Rubio había renunciado a la clase de vida que le gustaba a cambio solo de amor.
La sastrería apareció melancólica y solitaria. Lothar evocó recuerdos viejos y nuevos. Al final el Zurdo apareció en ellos. Lothar intentó borrarlo todo, pero no pudo. No sabía si su padre estaría orgulloso de él. Había hecho cosas con las que el Zurdo no estaría nada de acuerdo. Zacarías presumía de no haber derramado una sola gota de sangre en su vida. Ni si quiera de haberse peleado a mano desnuda con nadie. Era uno de los delincuentes más elegantes que el mundo había dado. Solo la leyenda del Manco y el robo de la Dama de corazones al Sha de Minas Tirih hacían sombra a su padre. Él se sentía que no le llegaba a la suela de los zapatos. Pero su época era muy diferente a la que vivió el Zurdo.
Se mordió el labio cuando otro personaje le saludó desde el pasado al abrir la puerta.
< Has tenido suerte Turgoll, espero que te pudras en el peor de los infiernos>
Esa frase resumía su pérdida de esperanza de poder echarle el guante al Hurón. El muy bastardo había escapado de él. La promesa de la Mano de encontrarlo se había desvanecido como la propia organización. Al pasar por la puerta el cansancio hizo presa en él como un gavilán en un triste conejo. Se sentó en la silla destinada los clientes. Pensó en que la vida le había arrebatado mucho. Estaba hundiéndose cuando una mano se apoyó en su hombro. Levantó la cabeza y se encontró con los ojos duros de la serpiente. La mano le apretó el hombro. No dijo nada. El gesto lo decía todo.
Estoy aquí, estamos aquí. No estás solo. Lothar lo vio claro entonces. Tyrok era un hombre que se había levantado sobre el fango y la miseria en la que había crecido. Sobrepuesto a toda clase de adversidades y había algo muy importante que aprender de él. No rendirse jamás, jamás, jamás. Ahora lo veía claro, la vida le había quitado mucho, pero al quitarse la venda vio con claridad que le había dado mucho más. Un padre al que admirar, una educación sin par y una banda con la que acometer cualquier clase de trabajo, es más, no era una simple banda, eran la “Banda del sastre”. Y Lothar sabía que no había ni abría otra como la suya.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   Mar Abr 07, 2015 6:52 am

Angost

Todo parecia haberse calmado entre Garred y los demas. Si ago no interesaba en ese momento era una peea en mitad de a calle, pues todos tenian mucho que perder y nada que ganar. Tras trasladarse al puente comenzaron las informaciones, todo parecia indicar que tenian un maximo sospechoso:Daverloth, pero si algo les habia enseñado la experiencia es que nunca debian de fiarse de que el sospechoso era necesariamente el culpable, pero QUIEN PODRIA QUERER SEÑALAR A DAVERLOTH COMO PRINCIPAL CULPABLE?. El Oficial Mayor era de cara al publico uno de los mas rectos soldados de la ciudad, pero bien sabian que escondia mas de un tejemaneje oscuro para llegar a lo mas alto...cosa que aun no habia conseguido.
-Por que querria el Corazon en una situacion en la que estamos envueltos ahora?- Pregunto Angost. - La riqueza de poco vale ahora, por muy atrayente que sea la piedra preciosa.Garred se encogio de hombros.
- No entiendo por que te mando con nosotros a la mision suicida- Le dijo a Garred- Por que te quiere quitar de encima a ti tambien...
-Puede que porque sea el unico ser con vida, que conoce cada uno de sus tretas para llegar hasta donde ha llegado...
-Igual que nosotros- Aclaro el Tahur.
-Lo mismo que vosotros y alguna mas, creeme.Tal vez quiera limpiar su mierda.
-Pero si hace eso se quedaria solo- Dijo Angost- Como podia el solo hacer lo que hizo en la casa de Lothar?
-Eso no es problema para el Oficial- Respondio Garred- Pringa a unos cuantos nuevos y cuando sepan mucho y ya no los necesiten hara como con otros muchos...pense que yo era su hombre de confianza, pues me habia enviado en su nombre muchas veces, pero parece ser que , coomo esos muchos anteriormente, empiezo a sobrar.
-No podemos perder de vista a Henry. En eso llevais razon- Dijo pensativo Angost.


dAVERLOTH
No les quedaba otra, tenian que ir a ver al Oficial Mayor y como decia Angost, mejor cuando aun estaba en caliente, pues cuando Daverloth pensaba friamente era muchisimo peor, tal vez asi lo pillaran en un momento dubitativo y no saber que hacer con ellos. Con Garred los dejaron entrar sin problemas hasta que llegraon a la oficina de Dave. Tras ser anunciados pasaron a esta; alli los esperaba sentado tras su mesa con su falsa e hipocrita sonrisa el Oficial Mayor, el cual los aplaudio incredulamente, como pudo,con su brazo en cabestrillo, roto por el demonio de Ebano, otrora su guardaespaldas.
-Impresionante señores! mentiria si dijese que esperaba que volvieseis con vida despues de una semana fuera... despues de vuestra cagada.
Todos pusieron cara de querer asesinarlo ahi mismo, si no la tenian ya.
-Me conto el SUBOFICIAL, que la cagasteis y por eso estuvisteis presos, si hubieseis hecho las cosas como se esperaban, habriais llegado a casa mucho antes...pero es de admirar y de ahi mi aplauso, a salir con vida siendo presos de los orcos. Segun me dijo el SUOFICIAL, teniais amigos en el ejercito enemigo.
La conversacion tomo un tono preocupante para ellos.Ejercito enemigo, traicion, mandivulas de hierro...todo empezaba a darles vueltas y la oficina comenzo a parecerle muy grande para ellos.Que habia tramado este cabron ahora para con ellos.Si se negaban era capaz de acusarlos de traicion o que otra cosa?
- Y me preguntaba, que teniendo tan importantes amigos en el ejercito enemigo, si...- La puerta sono en ese momento.
-He dicho que no se me moleste!- Grito enfadado Davelorth.
- Mi Lord- Se escucho al guardia de la puerta al otro lado:- Es el Coronel Tarnhart.
-Maldita sea!- Exclamo Dave- Ya salgo!
- Insistio en entrar mi Lord. Quiere conocer a la gente que han entrado a verlo.
Davelorth golpeo la mesa con su mano sana enfurruñado. -Adelante , que pase- No podia negarse ante un superior, de momento al menos.

El Coronel hizo presencia en cuanto se le dio permiso para entrar. Daverloth saludo al coronel Tarnhart, intentando disimular su frustracion, pero le fue dificil.
-Asi que estos son?!- Dijo el Coronel mirando sonriendo a la Banda, los cuales no entendian muy bien que pasaba. Los repaso a uno por uno de arriba a abajo.
-Asi es Mi Señor- Dijo de mala gana Daverloth
- Sois heroes muchachos! - Dijo el coronel riendo y abrazandolos uno a uno- El semblante de Daverloth aun cambio mas a enfado e incredulidad-
-Como?!- Pregunto sorprendido Daverloth-
-Esta gente es justo lo que necesitamos! gente normal! no soldados ni grandes oficiales! gente normal que por su patria han hecho la mision mas grande de todo nuestro tiempo! internandose en el campamento enemigo e inutilizando la maquinaria de guerra enemiga! una mision suicida a la que se presentaron voluntarios y cuando todos los creiamos muertos, aqui los tenemos de vuelta! cuando lo oi no podia creerlo! Teneis que contarme todo!No!! no teneis que contarmelo todo a mi! se lo contareis al pueblo! un pueblo que no tiene esperanza que se hunden en la miseria y en polvos de amaranta intentando huir de la realidad! ustedes, Mis Señores! representan la esperanza de Tharbad! demostrasteis que por amor a la patria, todose puede! Os organizare actos en los que acudireis para hablar de vuestra hazaña, para levantar la moral de la tropa, y de nuestra amada ciudad! - El coronel volvio a reir alegremente. Y tras esto se despidio de todos, dandole la enhorabuena ,tambien a Dave, porque su idea de enviar a gente del pueblo a una mision asi, habia sido un exito.
El rostro de todos era un poema...se habian librado del plan de dave, el cual no presagiaba nada bueno...pero realmente la cara que era un poema era la de Dave, mezcla de odio, incredulidad e impotencia.
-Por donde iba Mi Lord?- Pregunto divertido Angost, tratando de ocultarla-
-Largaos de aqui! ya...FUERA!!!- La voz de Dave resono por toda la oficina.

OFF: Podeis hacer flasbak e interactuar con el coronel. El Coronel fue uno de los altos oficiales que trazaron la idea de enviar a alguien para desarmar a BESITOS, Dave, aprovecho y dijo que tenia unos voluntarios...ustedes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El corazon de la Dama. Capitulo V   

Volver arriba Ir abajo
 
El corazon de la Dama. Capitulo V
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 6.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» Ilustraciones capitulo 17
» Corazon de Melón - Ilustraciones Capítulo 28
» El dia loco de Tahu, La pelicula(Capitulo 2)
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1
» [Capitulo 4]La isla de los Condenados

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: