Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Sáb Oct 14, 2017 8:54 am por Ankalagorn

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Miér Feb 08, 2017 7:07 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang

» Preludio. Capitulo XI
Dom Nov 13, 2016 6:35 am por kang


Comparte | 
 

 La Horca. Capitulo I

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Jul 30, 2014 7:12 am

-Que cual es ese lugar?-Le dijo Sarlek al hombre que tenia en frente Angost-King- No me tires de la lengua . Esas cosas no os conciernen!
Angost estuvo agil de mente, no queria que se volviera a cambiar de tema.
-Venga!!!Ahora no nos dejes con la intriga jajaja! A ti que mas te da? sueltalo ya para que podamos jugar la partida en paz!
-Bueno, bueno- DIjo Sarlek- yo apostaria todo lo que he ganado que lo tienen encerrado en...


-No,no- DIjo el joven guardia- No esta tan mal... el Capitan esta siendo bien tratado en sus ultimos dias, pero eso si...nadie se puede enterar jejeje! los otros 2 que pillaron lo estan pasando mucho peor por envenenar al noble...-EL joven iba tambaleandose por la calle- No puedo quedarme contigo mas...
-Pero maldito hijo de perra! suelta de una vez donde esta?!-Penso rabiosamente Lothar.
-Tengo que mear- EL guardia se paro a un lado de la calle, junto a una pared y empezo a hacer sus necesidades a plena luz del dia. Observaba estupidamente como el chorro de su orin iba dibujando una negra sombra en la gris pared. Lothar seguia esperando pacientemente y miraba a todos lados por si venia alguien, pero ademas de hacer frio, la gente estaba en sus casa comiendo.
-Pues como te decia-COntinuo el guardia- El Capitan esta bien, tranquilo. Lo tenemos en...


-Guardese ese saco de dinero. No hara falta- Dijo el COmandante- Les dejare verlo, pero deberan someterse a un registro e iran acompañados de dos guardias.
-Lo que haga falta , Mi Señor- Respondio Halaf. Clarise miro con su cara humeda al comandante.
-Gracias, Gracias Mi Señor- Dijo la chica.
Pero la cara del COmandanete era petrea, no mostraba emocion alguna, era como si no se creyera nada o por el contrario, se lo creyese todo.
-Lo que ya solicito hace algun tiempo el prisionero, es la visita de algun responsorio o algo parecido y hoy mismo,Cuando la luna alcance su cenit lo recibira, ademas de una ultima cena, mañana, como el ha querido que se la sirvamos, ademas si se fijan estamos engalanando el cuartel para la ocasion, para nosotros, aun es el Capitan de Tharbad y merece nuestros respetos.
Saben?Creo que yo tambien los acompañare, si no es ningun problema para ustedes.
-Oh, no! -Respondio Halaf. Habia sido ese ultimo gesto, un gesto de desconfianza?Halaf no lo sabia.
El comandante echo la silla para atras y se levanto-Siganme, por esta puerta- La puerta la tenia a su espalda y daba al patio.-Por aqui- Halaf se temia lo peor, que cuando estuviera en el patio se le echaran encima un monton de guardias, pero eso nunca ocurrio. - cuidado con los charcos, se llenaran de barro.-Eso era inevitable.Observaron como unos guardias estaban colocando unos tablones de madera en la puerta del patio que daba a la calle, que estaba abierta- Por aqui. Lo tenemos aqui, en...


Tyrok continuaba mirando los muros. Parecia que tratase de atravesarlos con la mirada. Su vista volvio hacia la horca...podrian quemarla,parecia la opcion mas asequible o robar algunas piezas por la noche, pero seguramente , esta tendria vigilancia las 24 horas del dia, para evitar ataques de vandalos y-o borrachos.
-Podriamos conseguir algun veneno, nos podria ser util para un asalto al cuartel, Yasuo no estaba del todo desencaminado con su uso- Pensaba la serpiente- Tal vez Hoeward tenga algo util... "La alimaña" siempre tiene cosas utiles. -De repente se volvio a abrir la puerta del patio y observo como los guardias colocaban grandes tablones. Las carretas habian tenido problemas al entrar, debido al barro acumulado de la noche anterior y esperaban no volver a tener problemas. Tyrok vio las 2 carretas a lo lejos, ya estaban vacias y el tiempo amenazaba lluvia, por que no habian guardado las carretas?Fue entonces cuando a Tyrok le vino un pensamiento que atraveso su cerebro como un rayo... Podria eso significar que el Arleg estaba en ...


-...Las cocheras-Dijo Sarlek.
-...Las cocheras- DIjo el joven soldado.
-...Las cocheras-DIjo El Comandante.
-...LAs cocheras?-Se pregunto acertadamente Tyrok.


Yasuo observo como los soldados se acercaban a Tread , el tabernero de la Lanza rota y comenzaron a hablar con el. Una mirada furtiva de uno de ellos y del tabernero, se clavaron por una decima de segundo en Yasuo. Cuando Yasuo paso por delante, se dio cuenta que sus miradas lo siguieron de reojo...


Última edición por Ankalagorn el Miér Jul 30, 2014 8:50 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 392
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Jul 30, 2014 3:46 pm

Un titilar no dejaba de sonar en la cabeza del joven, conseguir algún tipo de veneno, uno fuerte que mate de forma rápida para un posible asalto al cuartel o alguno suave que simplemente provoque un sueño profundo que les permitiera sabotear la horca o incluso entrar al cuartel sin armar demasiado alboroto. La serpiente recordaba haber oído hablar de un veneno en polvo que tan solo con inhalarse ocasionaba la perdida de voluntad por parte quien lo respirase, belladona quería recordar que se llamaba. Aunque dudaba que tan útil droga se pudiese encontrar en Tarbard.
Tyrok pareció despertar de repente de este lapso, comenzaba a sentir como los músculos de sus piernas le punzaban, seguramente de permanecer tanto tiempo allí de píe y prácticamente inmóvil, simplemente observando. Otra punzada, esta vez de advertencia pasó por su cabeza. Tal vez había permanecido demasiado tiempo embelesado y observando, sin percatarse de que si alguien lo había visto podría levantar algún tipo de sospecha, de cualquier manera, él había hecho todo lo posible por pasar desapercibido, pero era el momento de tomar alguna decisión.
La serpiente fue en busca de los dos compañeros que no habían aparecido aun en escena, Yasuo y Angost. Ambos debían estar en la taberna, pero visto lo visto a saber, tan solo quería preguntar para ver si ellos tenían alguna idea de lo que estaba sucediendo.
Las puertas se abrieron y los guardias colocaron en el suelo unos tablones con el fin de que las carretas que iban a salir no se volviesen a atascar en el fango como ya había sucedido al entrar. A simple vista podía notarse que iban vacías, pues a las bestias apenas si les costaba esfuerzo tirar. De repente un pensamiento atravesó su cabeza como un rayo, ¿podría ser que Arleg estuviera en las cocheras?
El muchacho partió hacia la taberna con el fin de poder encontrarse con sus compañeros, intentando en su camino coincidir con las carretas para poder echarles un ojo y un oído si era menester, necesitaba conocer lo que estaba sucediendo porque en estos momentos estaba algo desconcertado. No quería correr para no despertar sospechas, pero algo en su interior le decía que tal vez el plan debería ser no solo para sacar al tal Arleg, sino también a sus compañeros del calabozo. No tardó demasiado en llegar a la taberna a pesar de no correr durante el trayecto, entró en la posada y oteó el lugar en busca de sus compañeros...


Offrol: lo dejo ahi porque no se si estos zagales estaran en la posada o no...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Jul 30, 2014 5:20 pm

Tras el largor chorro, los dos emprendieron la marcha.
- Yo me voy por aquí...

Se despidieron y cada uno por su lado.
Su mente divagaba.
-Tenemos que trazar un plan, como dijo Halaf... Ah, sí, quirúrgicos. Me gusta esa palabra.

Sus pasos le llevaron de vuelta a su casa, no tardó mucho.
El cartel de cerrado en la sastrería le hizo un nudo en el estomago. Dio la vuelta y subió por detrás. Había traído algo de comida con el resto de dinero que le sobraba, sus nuevos inquilinos comían como limas.
Se puso a preparar algo de comer, no era el mejor cocinero pero unas chuletas con pollo las asaba cualquiera. Era al Zurdo quien cocinaba a pesar de artrosis galopante de su mano derecha.

- Eres de manos agiles y brazos torpes.
- No te entiendo Tío.
-Deja de hacer aspavientos como si fueses un pavo real. No puedes presumir de que me estas haciendo trampas en mi cara.
- Pero ¿ cómo te has dado cuenta de que estaba cambiando la carta?
- Ya te lo he dicho tus brazos te delatan. Se más sutil.

- Tío cuéntame otra vez la historia de la Dama de corazones.

Una lagrima recorrió la mejilla del hombre de veinticinco años, luego otra y otra...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Jul 30, 2014 10:38 pm

Ahora le tocaba a Clarisse actuar. Ya habían previsto que pudiera haber algún guardia acompañando al Capitán. Durante el trayecto había guardado la moneda de oro que llevaba encima con el resto de las de plata. Por lo demás, no había nada que fuera sospechoso.
"Como os dije, toca cachearos" dijo el oficial.
En la entrada habían dos guardias custodiándola. Uno se acercó a mí, otro a Clarisse.
Me apoyé contra la pared de las cocheras, y Clarisse hizo un gesto parecido, pero inseguro. Propio de una dama no acostumbrada a ésas cosas.
Cuando dio un respingo con un gesto de susto, cuando el guardia tocaba cerca de sus posaderas, una risa sonaba en mi cabeza. Ella había sido puta, y era algo que yo aceptaba. Por eso encontraba tan cómico lo bien que se le daba hacer de mujer refinada y recatada.
"Limpio" dijo el primero "limpio" algo más ruborizado, dijo el segundo. El gesto de sorpresa e indignación de Clarisse había sido de los más convincente.

El oficial abrió la puerta y entramos. La estancia era muy espaciosa. Habían despejado las cocheras solo para el Capitán. Había un catre. No sería el más cómodo del mundo, pero comparado con el de cualquier mazmorra, cárcel o celda, éste era el de un príncipe. Un tina donde asearse. Incluso una mesa con sus sillas.
Dentro había dos guardias. Uno apoyado en la pared, disternido, en mitad de una amena conversación. Otro sentado en una de las sillas. Bebiendo algo, y jugando a las cartas. De espaldas, sentado a la mesa. Bebiendo y jugando. El Capitán Arleg.
Los dos guardias se incorporaron rápidamente. Arleg tardó un poco más al estar de espaldas a la puerta. Desde luego, aquello podía ser cualquier cosa, pero no un prisionero.

Halaf.
Conforme Arleg se levantó. Clarisse se abalanzó sobre él, abrazándolo y dándole algún beso en la mejilla.
"Hermano. Hermano. Que delgado estás" seguía abrazado a él. Gimoteaba un poco. Conseguiría convencerle. Sabía que tenía que estar diciéndole algo al oído. Pero no sabía qué. Ninguno de los guardias los miraba directamente.
Entonces Arleg, poco a poco, comenzó a subir los brazos. Un nudo se me hizo en el estómago. Iba a cogerla y apartarla bruscamente. Podía ver mi cuerpo colgando del cadalso junto con el de Arleg. Entonces vislumbré el cuerpo de Clarisse colgado también. Creí que en ése preciso instante, vomitaría sin parar y todo se descubriría. Pero, qué más daba ya.
Y cuando ya me veía preso, en un lugar mucho menos acogedor que ése. Arleg unió sus brazos en un abrazo a Clarisse.

Clarisse.
Ella sabía qué tenía que hacer y decir. Había que advertirle de sus intenciones. Sabía que Arleg era un tipo inteligente, y que habría cosas que no harían falta explicar.
Tuvo que ser rápida. Abrazó al Capitán, y mientras lo llamaba hermano en voz alta, comprobaba con la mirada, que el guardia no les prestaba atención, en un intento de darles la mayor intimidad posible en ésas circunstancias.
En su oído susurraba "Aunque no lo creas, venimos a salvar tu vida" en voz alta "Qué delgado estás hermano" "sabes que es cierto. Tus hombres te admiran pero no te salvarán" "Hermano. Cuánto te he echado de menos" "somos tu única esperanza de salvar el cuello, así que síguenos el juego. No tienes nada que perder" "Por favor, por favor. Dime que no te pasará nada. Que todo se va a arreglar" "Nadie había previsto que quisieran ejecutarte. Ésta es tu única salida". Y entonces Clarisse sintió los brazos del Capitán abrazándola con fuerza. No era la primera vez que hacía eso y mucho más. Pero esta vez su alegría ante el abrazo fue sincera.
Ella se separó dulcemente manteniendo una mano agarrada a la suya, y con la otra llamaba a Halaf "Esposo. Ven y saluda a mi hermano Arleg".

Arleg.
Cuando vio a aquella víbora seguida de ésa rata llamándolo hermano, no reacciono enseguida. Se quedó parado. Aquello debía ser una broma. Una broma para burlarse de él. O lo que era peor. Habían venido a matarle.
No. Eso no tenía sentido. Por qué arriesgarse tanto, cuando pasado mañana su cuello roto colgaría de una soga. No. Era otra cosa. Mejor esperar a ver qué querían.
Y lo que querían no tardó en salir a la luz. La víbora le susurraba al oído. En otro tiempo le había susurrado otras cosas. Y el tacto de sus labios en su oreja, hacía que se le erizara la piel de la nuca. Ahora, ésa sensación se ahogaba por el odio que sentía. Iba a morir por culpa de la trampa que todos esos miserables le habían tendido. La víbora hablaba de rescatarlo. Que no pretendieron nunca un final tan funesto. Que eran su única esperanza.
La Mano no quería muerto a Arleg, pero Arleg sabía que la Mano no le había perdonado la vida. Puede que le esperase algo peor. Lo que sí había seguro eran dos cosas. Una, no lo querían para nada bueno. Y dos, ellos eran la única forma de escapar a su fatal destino. Les siguió el juego. Ya vería más tarde la forma de deshacerse de ellos y de sus compañeros.

El oficial claudicó ante aquella escena.
"Les dejaremos un poco de intimidad. Estaremos afuera. Con la puerta abierta" le hablaba al Capitán, y sus palabras aún parecían arrastrar un deje de solicitud, o aprobación, acerca de lo expuesto. Como si necesitase que su Capitán asintiera ante aquella decisión y la diese por buena. Pese a que el Capitán no era más que un preso.
El Capitán asintió con la cabeza y los dos solados y el oficial salieron. En la puerta abierta, bajo el dintel; se quedó uno de los soldados. Apoyado en el marco. Mirando hacia afuera. Era más un formalismo que una medida de seguridad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Jue Jul 31, 2014 7:04 am

-Aqui estare esperando a que me saqueis como teneis pensado, si sois tan buenos en este tipo de cosas- Esto ultimo Arleg, lo dijo con odio y rabia, pues sabia que era asi, por eso el estaba donde estaba.
FInalmente se despidieron del preso, al igual que del COmandante, dandole las gracias por su bondad, pero Halaf no se fue muy convencido, la mirada del COmandante seguia siendo petrea y le habia dado la sensacion, no sabia por que, que el Comandante le habia seguido el juego, sin embargo Clarise tenia una sensacion totalmente contraria y era que se lo habian tragado del todo. Cual de los dos tenia razon? Tal vez ,ninguno.

Tyrok entro por la puerta, cuando casi se dio de bruces con Yasuo ,cuando salia.
-Dentlo esta Angost, jugando una paltida, yo me lalgo a casa de Lothal, nos vemos alli.
-Espera- Dijo Tyrok. Penso en caompañarlo y lo hubiera hecho, si se tratase de otra persona que no fuera Yasuo, el oriental,.
-Si?
-No nada... enseguida ire yo.
Tyrok entro a la taberna y rapidamente diviso a Angost. Sin pensarselo se acerco hasta su mesa.
-COmo vas? -LE pregunto
-Bien...Perdiendo- respondio- Hay cierta persona, que conocemos, que deberia enseñarme a jugar a esto jeje!
Ese BIEN, le dio a entender a Tyrok que habia podido sacar informacion, pero en ese momento, mientras hablaban entre ellos, no se dieron cuenta como un grupo de 4 soldados, los mismos que habian estado en la barra, salian por la puerta, un poco despues que Yasuo y lo seguian hasta una callejuela estrecha:
-Eh! Tu!- Le gritaron- Espera! Tenemos que hablar contigo...


Al llegar Lothar a casa, se dio cuenta que alguien ya habia comprado comida para el dia de hoy. Podrian haber avisado para estas cosas, pues el coste de su plan, habia hecho que su dinero bajase considerablemente hoy. Eso reflejaba lo que se estaba viendo ultimamente en el grupo de sus amigos... una importante desorganizacion. Estaba claro que si no hacian las cosas como antes, no deparaba un buen futuro. No podia hacer cada uno la guerra por su cuenta.


Habia pasado el tiempo y por fin, todos, estaban en casa de Lothar, disfrutando de una merecida comida... bueno, todos no... Yasuo aun no habia aparecido, pasaba el tiempo y empezaron a preocuparse.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Jue Jul 31, 2014 7:18 am

La cuenta:
Clarise: 30 Monedas de bronce. Por la comida para 6 personas de 1 dia(incluye 3 comidas).2 M oro por una daga.
Le resta: 8MO 50MB
Halaf:  6 Monedas de Bronce por los disfraces.
4 monedas de oro para equiparse como antes de entrar a la cárcel. Equipo y daga.
Le resta:6 MO 74MB
Lothar: 2 Monedas de oro por el equipo , 20 monedas de bronce en la partida de cartas,60 Monedas de Bronce por invitar y emborrachar a 4 guardias. 3 monedas de oro por sobornar al tabernero.10 Monedas de bronce por la comida del dia (solo 1)
LE resta: 4 MO 9MPlata
Yasuo: 4 monedas de Bronce por dos cervezas, para el y para Angost. 2 monedas de oro por equiparse.2 Monedas de Oro por una daga.
Le resta: 6MO 76MB
Tyrok: cero monedas por pasearse alrededor del cuartel…roñica…
LE resta:10MO 80MB
Angost: 4 Monedas de ORO para equiparse . 15 Monedas de Bronce perdidas en la partida de cartas.
LE resta: 6MO 65MB
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 392
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Vie Ago 01, 2014 1:34 pm

Para la Serpiente, Tarbard era el mundo en el que vivía, por lo tanto llegar a ser el mejor en lo suyo en su ciudad, para el sería ser el mejor del mundo, y lo suyo era el asesinato rápido y furtivo, como la serpiente que acecha a su presa para asestarle un golpe rápido letal que ponga fin a su vida. Todo lo que había sufrido durante su juventud, lo había convertido en un ser capaz de matar a quien tuviese que matar sin tener el más mínimo remordimiento, un psicópata.
Si la habilidad del tahúr era la palabrería, la trampa y el engaño en la mesa de juego, su habilidad como asesino era matar con sigilo rápida o lentamente, dependiendo de la potencia del veneno utilizado. Tyrok soñaba cada día con llegar a ser el mejor asesino de Tarbard y poder utilizar su habilidad para poder dar muerte a la perra despreciable de Betty la gorda. Deseaba para ella una muerte lenta y dolorosa con alguno de los venenos que mayor sufrimiento le pudiesen causar a la muy indeseable.

Para poder llegar a ser el mejor debía progresar y crecer en todos los sentidos, y para esto, era necesario completar todas y cada una de las tareas que le encomendasen al grupo. Un grupo en el cual se necesitaban unos a otros porque cada cual era bueno en su campo, pero con el tiempo, llegarían a ser excelentes.

Outrol: como se puede ver en este post de reflexión mi intención es orientar el pj a que sea un asesino con amplios conocimientos en venenos y el manejo de los mismos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Dom Ago 03, 2014 10:04 am

"Hablas de una distracción. Se me ocurre la mejor, pero no como llevarla a cabo"
"En qué consistiría tu distracción" dijo Lothar.
"La ciudad entera está indignada con la ejecución de Arleg. Hay quien no cree que sea culpable. Y quien lo cree, opina que el castigo es excesivo. Fomentemos todo eso. Vayamos a un par de tabernas, y cuando el vino y la cerveza estén en pleno apojeo, removamos conciencias. Digamos que vamos todos a la puerta del cuartel a reclamar justicia para Arleg. Movilizar una pequeña masa en la puerta del cuartel nos ayudaría a entrar por el muro. Aunque hayan reforzado la vigilancia, cualquier oficial acudirá a su necesidad más apremiante. Y medio centenar de personas o mas en las puertas de tu cuartel (y más si crees que llevan razón) sería tu necesidad más apremiante"
"¿y cómo convencerías a tanta gente?" dudaba Angost
"Echémosle la culpa a Turgoll. Digamos que corre el rumor que fué ése Turgoll quien le tendió una trampa a Arleg. El rumor lo estaremos difundiendo nosotros en ése momento, pero puede funcionar."
"No sé. El comandante no será tonto. No dejará a Arleg desprotegido" comentó Lothar
"No. Pero puede que si movemos suficiente gente, solo deje a uno dos soldados dentro del garaje con él. Entonces entraremos y seremos mayoría. Ahí podemos hacer dos cosas. Fiarnos de nuestra capacidad contra ellos dos. O bien tratar de razonar con ellos. Vosotros dos lo habeis dicho" dije señalando a Lothar y Angost "Los guardias creen en la inocencia de Arleg, y si no lo dejan escapar es porque mantienen su profesionalidad. Pero podemos persuadirles. Dejaos atar. Decid que os superaban en número ampliamente y os redujeron. Y todos saldremos ganando. Podemos usar éso para convencerles."
Todos miraban extrañados
"Sé que no es el mejor de los planes. Pero si sale así e bien, puede que hasta nos digan dónde está Yauso y podamos rescatarlo también. Pues Tyrok dice que salio para acá mucho antes que él, y no ha llegado. Angost y Lothar lo vieron meter la pata con el posadero. Así que lo más seguro es que lo estén interrogando. Confiemos que no se vaya de la lengua, o entonces no existirá plan que funcione"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Dom Ago 03, 2014 2:23 pm

-No lo veo- Dijo Angost.
-Ni yo...prefiero el de ir de monjes- Dijo Lothar.
-Si, date cuenta que la poblacion esta dividida, no ven todos culpable a Arleg, pero hay quien tampoco lo ve inocente.-Trato de explicarse Angost- Solo tienes que picar, en una taberna, con el hombre equivocado , y salir con los pies por delante de esta...
-Como?
-Si... digamos que das con un borracho que esta de acuerdo en que a los ladrones los cuelguen en la plaza, y con el algunos amigos...entonces tu llegas y dices: "Viva Arleg!" ...Ya tienes la bronca montada...en lugar de provocar una rebelion, podrias provocar una guerra civil...
A mi tambien me gusta mas el plan de los Monjes que sugeriste en un pricnipio, de hecho yo lo habria modificado, como has propuesto, y alguna modificacion mas, como la inclusion de venenos, Tyrok, creo que conoce a Hoeward, La alimaña...
-Si...creo que podria conseguirnos lo que buscamos-Apuntillo la Serpiente.
-Tambien disponemos de un halcon, perfectamente adiestrado...crees que podria servirnos de algo...? desde las alturas podria ver el patio...-Pregunto Angost.-Pero vayamos al grano:Mi plan seria el siguiente. Esperamos a los monjes que aparezcan en escena... los esperamos en un par de puntos que consideremos claves, antes de entrar a la Gran Plaza(donde esta la Horca y el cuartel) . Los asaltamos, los secuestramos y los dejamos fuera, con Clarise.
Entramos al Cuartel, disfrazados y aplicamos el veneno escondido en nuestras ropas con pequeños alfileres, a los guardias que nos acompañen, excepto a uno. Una vez dormidos nos hacemos con sus armas y nos acercamos a la puerta del garaje. Alli amenazamos con la muerte de su compañero, si no nos abren la puerta o dan algun grito. Entramos, cogemos al capitan y dejamos dormidos a los soldados, dentro del garaje. Luego salimos por la puerta, como hemos entrado.
Mientras Halaf, fuera, puede armar un folloncito, para distraer a los guardias del muro...Como? pagando a unos cuantos borrachos. Que les tiren piedras...o escremento de caballo, a los guardias, que se yo...
En cuanto a Yasuo... no tenemos ni idea de si lo han cogido, y si lo han cogido a donde lo han llevado...con suerte, tambien estara dentro y nos lo encontramos, pero no podemos ir dando palos de ciego por el.


Yasuo miro a los 4 guardias que le daban el alto. No lo penso 2 veces y salio corriendo. Los cuatro siguieron en su persecucion. El oriental era un hombre corpulento y fornido, por lo que no era muy rapido, pero si les llevaba una cierta ventaja de una veintena de metros.
El chapoteo de los pies calzados , de los cinco hombres, por el barro y charcos acumulados, inundaban las calles , justo cuando pasaba la hora de comer. Callejuelas y callejones quedaban atras; un perseguido intentando burlar a sus perseguidores y cuatro perseguidores tratando de dar caza al pobre infeliz. En una curva uno de los hombres resbalo por el barrizal y se estampo contra una pared cercana, para entonces estaban proximos a Yasuo, el cual pudo apreciar de reojo como se estampaba contra la pared. Lo iban a alcanzar, por lo que tenia que realizar una maniobra de distraccion. Salto una pared baja , para quedar fuera del alcance de las miradas de los guardias, busco un cruce de calles y una vez alli, eligio el camino que nunca habria elegido, y se metio en un portal. La maniobra habia sido muy buena , ahora solo tocaba esperar.
-Se ha ido por esta calle!- Dijo uno de los guardias- Lo he visto claramente!
-Mielda- Lo habian pillado, Ya no podia ni con su alma, estaba exhausto. Yasuo salio del portal lleno de barro, hasta los ojos, como los guardias.
-Con que huyendo de la ley eh? -Eran 3, los cuales desenvainaron sus espadas cortas.- No hagas tonterias , pequeño- Le advirtieron- Tira todo lo que lleves encima y ponte boca abajo en el suelo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Lun Ago 04, 2014 6:01 pm

solucionado una vez lo de hacernos con los monjes entramos directos en el cuartel.

- Hay una cosa que me da mala espina.

- ¿El qué tahúr?

- ¿Vamos a dejar por la calle a unos cuantos monjes, al cuidado de Clarisse?

- Si.

- Creo que tendríamos que colarnos en algún negocio cercano. Una vez superada la puerta del negocio, vamos a por los monjes los neutralizamos y los llevamos allí. En ese lugar a salvo de miradas y encuentros inesperados con la guardia; los atamos, amordazamos y les quitamos la ropa. Podemos abandonarlos allí ya que al día siguiente el tendero se los encontrará y liberará.

Este punto estaba por debatir pero el resto de la operación estaba clara.

-Entonces tenemos las cosas claras. Angost, Tyrok y yo nos hacemos pasar por guardias. En el momento adecuado Halaf con su horda de borrachines atacará los muros.

- ¿Y como sabré yo cuando es el momento adecuado?

- Creo que ella te lo puede decir.

- ¿Ella?
Halaf siguió el dedo del Tahúr hasta la ventana. Allí acababa de posarse un magnifico halcón níveo. cuando sus ojos se encontraron el animal gritó con fuerza.

- Relámpago eres tú.

El pájaro desplegó sus alas y se posó en el brazo del Rubio. A punto estuvo de destrozárselo, si no fuera por que el animal dejó de presionar con sus garras en el último momento. A pesar de todo, le dejó un bonito arañazo. Halaf sabía que Relámpago había acudido en su ayuda, no sabía como, pero el animal había respondido a su llamada. Ahora sentía su presencia, y también algo mas. ¿Eran celos?
no era posible, Relámpago era solo un halcón... o no.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 392
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Ago 06, 2014 1:15 pm

- Está bien, creo que el plan ya está decidido, me acercaré a ver a la alimaña para ver si puede proporcionarme un buen veneno o una buena droga para poder llevar nuestra misión a buen puerto. Es probable que necesite algo de dinero para pagarlos. Haré cuanto pueda para tardar el menor tiempo posible en volver. Espero que todo esté ya preparado a mi vuelta para que solo tengamos que esperar al momento oportuno de asestar el golpe.

A pesar de su serenidad aparente, Tyrok estaba ansioso a la par que entusiasmado por adquirir aquellos venenos y poder utilizarlos, era una de las pocas cosas que quedaban en este momento que le causasen algún tipo de emoción, aprender de venenos y el modo de utilizarlos para el fin último de éstos: matar.

- ¿Dónde nos vemos cuando los consiga? – preguntó mirando directamente al tahúr que parecía el más participativo.




Outrol: entiendo que los venenos/drogas nos cuestan pasta y que el tipo que nos los proporciona es de fiar. Por cierto ese Turgoll del que tanto habláis no se quien es jejeje. Pregunto lo de donde quedamos y tal porque no conozco mucho el pueblo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Jue Ago 07, 2014 2:10 pm

Estaba todo decidido, si algo fallaba, habia que improvisar sobre la marcha.
Tyrok habia conseguido 3 dosis de un veneno, que segun la alimaña, podia aguantar un par de dias a la interperie. Ademas se deslizaba bajo la piel del ser humano, de manera sutil y podian aguantar el contacto ligero con las telas. Para lo que Angost tenia pensado, venian bien: Tres agujas embadurnadas, pinchadas y escondidas, en un sitio clave del habito de monje. Angost, la llevaria en su manga izquierda, para poder sacarla rapidamente con la derecha y clavarla en el cuello de algun guardia... segun la Alimañana, el veneno actuaba de manera casi inmediata, primero con un mareo que se acrecentaba, hasta derrumbar a cualquier hombre, a un profundo sueño. Era bonito, efectivo, no mortal y barato...para lo que era... por 6 Monedas de oro, pudo sacar las 3 dosis.

Aun no era de noche y el primer problema aparecio, un problema que debian solventar: el cielo, estaba nublado, como varios dias seguidos, por lo que la luna, seria imposible de apreciar, a la noche... como sabrian cuando llegarian los monjes? Tuvieron que esperar, de bien temprano y rezando por que ocurriera lo suficientemente tarde, para que no hubiera transeuntes en la zona. Si aparecian demasiado pronto, no tendrian oportunidad de asaltarlos, ni mucho menos , abrir un local, para tenerlos controlados, como asi habia planeado Lothar.
-Esto es absurdo- Dijo el principe- Esperando aqui, a que aparezcan los monjes, y si lo hacen, no podemos asaltarlos... deberiamos haber previsto esto mejor.
-Tranquilo, Angost- Dijo Halaf- Si hay alguien que sabe cuando va a estar la luna en su cenit esta noche, en tierra firme, sin duda son las personas religiosas...ellos tienen a su alcance muchos conocimientos y para casos asi, no dudan en llevarlos a la practica y segun tu informacion en el puerto ya te han dicho que sera bien tarde...tranquilo.
-Lo de tu amiga es seguro?-Dijo refiriendose al halcon-Aun me cuesta creer que te entiendas con ella.
-Lo se, pero de alguna manera es asi. Han doblado la guardia del muro y ya no hay puntos ciegos en este; ademas hay 2 guardias en la puerta del garaje, por fuera y seguro que habran 2 mas dentro. Una vez llegado el momento tendremos que improvisar.

Cada uno mantenia su posicion. Se habian dividido en varios grupos de a 2, inclusive a 5 raterillos que habia llamado Angost para que los ayudasen. Fue pasando el tiempo y el transito de personas se detuvo al caer la ultima luz del dia y algunos como los raterillos, desesperados se dedicaban a distraerse de alguna forma ...afortunadamente las cinco figuras encapuchadas aparecieron por la zona de Lothar y Tyrok, los cuales dieron la señal.
Tyrok y Lothar se acercaron por su frente, mucho antes que alcanzaran los muros del cuartel, no podian verlos los guardias de estos.
-Buenas noches señores- Dijo Lothar- Estabamos buscando un lugar donde pasar la noche...
-No tienen ustedes equipaje como para ser viajeros - Dijo uno de los monjes.
-Bueno...nos referiamos a pasar la noche de manera divertida... unas partidas, algo de beber...
-Disculpe,señor-Interrumpio el monje que iba en cabeza- Esos lugares, ni nos interesan ni sabemos donde estan...
-...Señores, acompañennos- Una voz se escucho a la espalda de los monjes. Halaf y Angost King, estaban a su espalda con las espadas cortas desenvainadas. Al girarse los monjes aprovecharon Tyrok y Lothar para desenvainar las suyas.
-Oh! por Illuvatar el unico!- Dijo un  monje.
-Silencio y no pasara nada, prometido hermanos- Dijo Angost, con su sinceridad habitual, que tanto convencia. Los monjes no tenian otra que obedecer y mas cuando al grupo se les unieron , Clarise y los 5 rateros.

Halaf con una facilidad pasmosa abrio una de las tiendas, cerca de la Gran Plaza, no era recomendable andar muy lejos con 5 monjes secuestrados y continuaron con el plan que de momento estaba saliendo bien.
Angost,Lothar y Tyrok se pusieron 3 de los 5 trajes de los monjes. Lothar cogio el del superior de todos ellos. Todos escondieron su aguja impregnada de veneno en sus ropas y dejaron sus armas a Clarise y a HAlaf que esperarian fuera. Los 3"monjes" se dirigieron a la puerta del cuartel
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Dom Ago 10, 2014 7:59 am

Los monjes estaban casi en cueros. Sus caras de ultraje no reflejaban miedo. Como si ellos tuviesen la última palabra, o algo así como que la venganza sería suya.
El tahúr se fijó en las manos del monje superior. Dos gruesos anillos de oro y plata eran los emblemas de su superioridad respeto al resto del grupo.

Con una sonrisa estúpida Lothar fue tirando del primer anillo.

- !No! que hacéis, este anillo de mi orden representa...

- Cállate. si no quieres que te corte los dedos.

Esa simple frase fue suficiente para amansar su animo. Lothar se puso los anillos y se quedó mirándolos un rato. Demasiado recargados para su gusto. El emblema de la orden, una llama envolvía una runa. La runa asociada a Eru Iluvatar.
Lothar le sacó brillo con el habito y volvió a mirarlos con gesto de desprecio. Para él solo había un dios demonio, Moloch el patrón de los ladrones. Aunque la verdad es que le ofrecía poco culto.

- Trae también esa cadena.

La cadena de bronce rematada en una llama con idéntica runa colgaba ahora del cuello del Tahúr. Era pesada e incomoda, otro detalle que acrecentaba el rango del sacerdote sobre los otros acólitos. Los labios de este empezaron a moverse, como si rezara una plegaria o lanzara una maldición muda.

- Lleva cuidado con esas palabras, mi dios es tan fuerte en estas tierras que el tuyo, puede que más. Ten cuidado no sea que Moloch te maldiga y ardas en los pozo negros infernales.

- Esto es un sacrilegio, lo pagareis caro con vuestras almas.- Dijo uno de los otros monjes.

- Calla esa boca, no sea que no vuelvas a ver la luz del sol y te reúnas con tu estúpida deidad.

Los ataron y amordazaron. Era el momento de lo más difícil. La noche velada entre girones de niebla se interponía entre ellos y el cuartel. Se encaminaron como almas dolientes y el corazón acelerado. La boca del lobo los esperaba y ellos estaban ansiosos por entrar en ella.

Una pregunta asedió a Lothar. ¿ que hacer con el oriental? Si estaba preso sría conveniente rescatarlo. Si lo dejaban dentro los guardias acabarían por soltarlo. Ya realmente no había hecho nada malo. Pero si lo rescataban sería un proscrito fichado por la guardia. Una cosa era interactuar con algún guardia un momento concreto y fugaz, una cara más en la enorme ciudad. Pero otra muy distinta era estar apresado y encerrado por la guardia. Sería una cara reconocible para futuros golpes.
El oriental había demostrado ser un incompetente demasiadas veces...
De camino al cuartel expresó sus dudas al grupo

- Creo que tendríamos que dejar a Yauso encerrado en el cuartel, si nos lo encontramos allí claro.

- ¿Cómo dices?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Dom Ago 10, 2014 3:04 pm

-Me parece una buena idea,Lothar- Respondio Angost.-Hermano...queria decir- Angost sonrio a Lothar.
Llegaron hasta la puerta del cuartel. 2 Guardias en ella.Antes de emprender el recorrido, los 5 raterillos, con Clarise habian observado el muro y ya sabian cuantos guardias habian mas.
-Buenas noches, Señores-Dijo Lothar- Estamos aqui por el reo Arleg, antiguo capitan de la guardia de Tharbad, condenado a muerte por intento de magnicidio.
-Buenas noches. Os esperabamos- Dijo uno de los guardias- Lo siento, monjes, pero debemos de seguir el protcolo, pues estamos en alerta . Ponganse de cara a la pared, seran ustedes cacheados.
-Pero...-Iba a protestar lothar, metiendose en su papel.
-Son ordenes del comandante. Si tienen algun problema dirijanse a el, pero ha sido bastante claro: se le registra hasta a los monjes, si no no pasaran.
-Asi es. -Reafirmo el otro guardia.
Los falsos monjes accedieron de mala gana.
-Limpios. -Se dijeron uno a otro. Uno de los guardias llamo a la puerta , una cabeza asomo por una portichuela a la altura de los rostros y se asomo un guardia desde dentro.
-Son los monjes. ESTAn limpios. -Dijo el guardia exterior. La puerta se abrio y entraron.
-Siganme.Hagan una cola de a uno- Dijo el guardia de dentro. Un guardia mas se unio a la cola de los monjes, quedando una en vanguardia y otro cerrando la cola en retaguardia. El primer cambio del itinerario no se hizo esperar, en lugar de seguir por el camino trazado en el plano por Halaf, los condujeron rectos. Todo permanecia en silencio, pues debia ser ya bastante tarde y tan solo un guardia sentado tras un escritorio los observo cuando pasaron a la sala de recepcion. Luego llegaron a lo que parecia ser una sala de oficinas para atencion al publico,tebuemente alumbrada por antorchas y continuaron rectos hasta otra sala rodeada de varias puertas, tomaron por la de la derecha y salieron a un estrecho callejon, donde podia verse el cielo, parecian estar en el patio, pero en otro lugar de este, algunos recordaron que Halaf y Tyrok lo habian trazado en el plano y podia ser ese el lugar en el que estaban. Los soldados seguian uno delante y otro detras. Delante, apenas se podian observar en la penumbra, 2 guardias mas- Esos 2 no estaban antes- Pensaron

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 392
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Lun Ago 11, 2014 10:54 am

Se encontraban ya próximos a la puerta según sus cálculos, pero tanto recelo llamaba la atención de Tyrok. Si su orientación no fallaba se encontraban próximos al lugar donde se juntarían con otros guardias y quedarían en inferioridad, con lo cual era el momento de actuar, sin dudarlo un instante, la Serpiente soltó el primer aguijonazo.
- Malditos mosquitos, parecen mochuelos! –  por todos era sabido que los mosquitos aparecían con la humedad y allí debía haber alguno. Tyrok se agacho para darse un golpe a si mismo en el gemelo derecho sin perder de vista ni un instante la reacción del guardia que lo seguía, el cual se frenó casi en seco para observar lo que hacía el monje sin darle mayor importancia pues no le pareció nada extraño. El joven guardia ya se encontraba demasiado cerca, era una presa fácil para la picadura de la serpiente, que no dudo un instante y en el agitar de su mano contra su propia pierna, aprovechó para asestar un picotazo casi imperceptible contra la pierna del guardia. No tardó demasiado el muchacho en encontrarse indispuesto, apenas unos segundos, el veneno que nos proporcionó la alimaña era realmente maravilloso. Tan solo quedaba ver como había ido el trabajo de sus compañeros…


Offrol: he utilizado el mochuelo como palabra clave porque no podía resistirme y encaja a la perfección. He tirado por mi acecho para el guardia y su percepción en el foro: 4 aciertos míos de acecho por 2 suyos de percepción
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Lun Ago 11, 2014 3:56 pm

Lothar iba jugueteando con la gruesa cadena que ya no pendía de su cuello. como si fuera rezando los misterios de la Fe de la Luz ayudado por los raros eslabones.
- Y vuestras mercedes van a entrar dentro. Los ritos de nuestra fe son algo intimo y personal.

- Claro que entraremos...

Al fondo otra conversación acercaba a los individuos a un final que algún os de ellos no esperaban.

- Estos malditos mosquitos, parecen mochuelos....

Lothar sintió como le daba un vuelco el corazón. Era el momento. Sin saber como la cadena estaba alrededor del cuello del soldado y Lothar tiraba con fuerza asegurando a su presa, que se debatía en un intento por boquear aire a los pulmones. Solo esperaba no matarlo y dejarlo solo inconsciente.

- Lo siento hermano.- le dijo muy bajito y al oído al soldado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Lun Ago 11, 2014 5:02 pm

- Estos malditos mosquitos, parecen mochuelos....

Lothar penso que habia reaccionado en un instante...de hecho deberia haber sido asi, en su cabeza estaba asi... pero al girarse vio como Tyrok se habia enzarzado en una pelea con el guardia, agarrandose el uno al otro. Lothar no se lo penso y agarro del cuello con la cadena al guardia.
Lo que ocurrio a continuacion no era nada lo que estaba previsto...

Tyrok se agacho y observo el objetivo claro...el muslo, claro que era un lugar con demasiada grasa como para que el veneno hiciese efecto de manera rapida. Sin embargo, el guardia se percato del extraño movimiento de la serpiente. La aguja volo rapida y se incrusto en el muslo, al tiempo que el guardia intntaba hacer uso de su lanza, sin embargo, el dolor se hizo patente en ese momento y se llevo la mano al muslo.
-AAAH!! maldit...- El grito se quedo ahi, pues la serpiente se abalanzo rapidamente contra el para no dejarlo reaccionar. Fue en ese momento cuando Lothar y Angost se dieron cuenta que algo pasaba. Lothar agarro con fuerza la cadena y rodeo el cuello del guardia de vanguardia, el cual no habia empezado aun a reaccionar:
-Agggg!!! -La lengua salio por su boca... no podia respirar ,claramente se estaba ahogando y el tahur lo tenia a su merced, pero algo inesperado ocurrio: los eslabones de la cadena se abrieron y saltaron por los aires, al tiempo que el guardia se liberaba. Intento echar mano a su espada corta, pero el tahur reacciona rapido y con una llave de lucha callejera volvio a inmovilizarlo, fue en ese momento cuando Angost hinco la aguja en su cuello.
Mientras Tyrok intentaba inmovilizar al guardia , esperando que el veneno surtiera efecto, a la vez que intentaba taparle la boca, al menos de momento habia impedido que desenvainara el arma. Los sonidos de batalla, parecian retumbar en la noche, al menos eso les parecia a ellos...afortunadamente Halaf y su grupo de rateros se habian sincronizado perfectamente con el grupo de dentro y llevaban desde la frase del mochuelo de Tyrok ,armando escandalo fuera, sin embargo los guardias de la puerta del garaje estaban demasiado cerca de ellos y era mas que probable que hubiesen oido el follon de la lucha.
Poco a poco el guardia de Tyrok fue perdiendo sus fuerzas, hasta caer en el abrazo de la serpiente, mucho antes ya lo habia hecho el de Angost y Lothar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Lun Ago 11, 2014 5:15 pm

-Coge esas tenazas -Dijo el Suboficial a uno de sus hombres- Arrancale los dientes frontales de arriba y abajo...los 4 a ver si asi habla este desgraciado.
-MMMMM! mmmMFFFff!- La boca de Yasuo no se abria, por lo que entre dos guardias la abrieron. Las tenazas se cerraron sobre el diente, tan fuerte que amenazaron con partirse antes de arrancarselo. -Vas a hablar? -AaaaAAhoooOA!!-Fue la unica respuestade Yasuo.La el guardia pego un tiro de la tenaza y el diente quedo bien agarrado en la tenaza:-AAAAAAHH!-Los gritos de Yasuo eran desgarradores. Podria soportar esa tortura sin delatar a sus compañeros?
-Que va a pasar si lo matamos, mi Sargento?
-Ya han dicho que nadie se ha preocupado por su desaparicion, nadie lo esta buscando, posiblemente sea un tirado de la calle, pero posiblemente sea un conspirador...haced lo que ha dicho el Comandante y punto. Arrancale otro diente...despues proseguiremos con los huesos de sus piernas. Noo?- Dijo mirando a YAsuo. Vaya...parece que va a hablar...pero arrancale el diente, por si nos esta haciendo perder el tiempo...
-AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHH!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Lun Ago 11, 2014 10:25 pm

No me gustaba cómo había hablado Lothar. Yo respetaba a los monjes. De hecho respetaba a cualquier hombre religioso. Respetaba los credos de todos los hombres. Lo que no concebía mi mente era alguien que no tuviera convicciones religiosas. Mi infancia había transcurrido en un hospicio, precisamente dedicádo a la Luz de Ilúvatar.
Pero había que centrarse. La fortuna de la misión dependía de que todos estuvieran atentos y concentrados en sus quehaceres. Ya habíamos descubierto que ningún plan sobrevive al contacto del enemigo. Así que habría que imporvisar en mayor o menor medida.
Relámpago estaba en el tejado del cuartel vigilando el patio. Yo estaba fuera con Clarisse y la media docena de mendigos que sabían qué hacer.
De repente me vino una imagen. Una imagen proveniente de Relámpago, desde el interior del patio. En ella, Tyrok forcejeaba con un guardia y Lothar con otro, mientras Angost ayudaba a Lothar.
Pero también podía ver cómo uno de los guardias del muro y de la puerta, iban a ver inminentemente lo que estaba ocurriendo.
Reaccione en apenas un suspiro.
"LIBERTAD PARA ARLEG. JUSTICIA. JUSTICIA" comencé a gritar. El resto de menesterosos hizo lo propio. El jaleo fue impresionante. En un instante todos gritabas. Unos libertad. Otro insultos. Algunos lanzaban piedras y escrementos a los guardias. De repente, dos de ellos empezaron a pelearse en mitad de la calle. El resto, algunos les jaleaban, otros seguían con los lanzamientos e insultos.
Entonces me vino otra visión. Uno de los guardias del muro, alertado por nuestro ruido se acercaba a ver qué pasaba. Pero en su camino podía ver en su lateral lo que ocurría con Lothar, Tyrok y Angost. Lo que sonó como una orden para Relámpago, vi que se convertía en una realidad.
Relámpago se lanzó hacia el guardia, golpeando con las garras en su yelmo y agarrando su lanza, para soltarla unos metros más alla. El guarda corrió en pos del halcón con su lanza sin percatarse lo que ocurría en el interior del patio. Relámpago soltó su presa y giró en dirección contraria para posarse en otro tejado. Parecía que toda la parte que me correspondía salía bien.
Los guardas nos gritaban e insultaban.
"Borrachos. Id a dormir la mona." Otros incluso animaban la pelea "Rómpele la cabeza contra el suelo"
Lo cierto es que la pelea tomaba un cariz que no tenia muy claro si era improvisación o realmente había pasado algo que culminaba en riña.
Relámpago se volvió a posar sobre un tejado del cuartel. Desde ésa esquina podía ver a su izquierda a Lothar, Tyrok y Angost. En frente la puerta del garaje. Y a su derecha el muro con los soldados.
Había que ver qué ocurría ahora.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Jue Ago 14, 2014 6:34 pm

-Que mierda pasa aqui?!- Dijo uno de los 2 guardias de la puerta del garaje. Los gritos malsonantes desde fuera del cuartel , se vieron acompañados por los que ocurrian en el interior de este; Al menos no parecian ser muchos. Ambos observaron como la puerta del patio que daba a la calle se abria, y 6 guardias del reten salian por la puerta.
-Nos estan atacando?- Se miraron ambos.
Uno de los dos golpeo la puerta del garaje, donde guardaban al capitan con su puño:-Nos estan atacando! conservad la posicion, vamos a acercarnos a ver que ocurre!
-De acuerdo! -se escucho desde dentro.
Ambos empuñaron sus lanzas y un par de antorchas y comenzaron a acercarse donde habian oido los sonidos de lucha, dentro del patio.
-Alto a la Guardia de Tharbad!! quien anda ahi?!-La voz resono fuertemente,en el callejon del patio. Si habia gente dentro del cuartel, podian oirlo.
Angost, Tyrok y Lothar, observaron como los 2 guardias se acercaban para ver que pasaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Jue Ago 14, 2014 9:05 pm

La cosa no pintaba bien. Podía ver lo que ocurría tanto dentro como fuera. Media docena de guardias salían a la calle, así que pronto, los menesterosos saldrían corriendo.
Obviamente yo no iba a dejar a mis compañeros allí. Hice un gesto a Clarisse para que se ocultara en las sombras de algún lugar apartado. Yo iría en seguida.
Ya había funcionado una vez, por qué no iba a funcionar de nuevo. Le dije a Relámpago que asiera la lanza de uno de los guardias de la puerta del garaje. La podría llevar un poco más allá, con el fin que Tyrok o algún otro pegado a la pared pudiera someterlo para cuando fuera a recoger su lanza.
En el peor de los casos, si el guardia no caía en la trampa, al menos sería un guardia desarmado. Eso era mejor opción que enfrentarse a dos enemigos armados.
Relámpago voló y se acercó por la espalda a los guardias. Su presa era el de la derecha visto desde atrás, desde su posición; el que estaba más cerca de la pared. Asió la lanza con fuerza y se la llevó unos pocos metros más allá, justo enfrente del callejón. Si caía en la trampa podría ser fácil abordarlo. Para mejorar la situación, Relámpago se posó en el suelo del patio en dirección contraria al callejón donde estaban Lothar y los demás. Puede que ante ese pequeño hurto, los dos guardias se fijaran más en el halcón que en el callejón.
La suerte estaba echada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Jue Ago 14, 2014 9:31 pm

- vosotros a la pared en cuanto aparezcan a por ellos.
Era un susurro en medio de la noche.
Se encaminó rápidamente hacia la luz. Era irónico que el falso monje caminara hacia la Luz. Iba con las manos en alto, claramente desarmado. Se concentró tras sombra de su capucha. La luz se acercaba y en su mente se dibujó toda la situación.

- Rápido venid, al hermano Ghert le han tirado algo a la cara, está muy mal.

Se giraría dando media espalda al enemigo, aparentando que les necesitaba. Haciendo aspavientos con las manos en señal de necesidad. Los atraería a la trampa siendo un cebo vivo. ´

Out roll

Lo dejo aquí. Estas son las intenciones de Lothar. Se supone que Tyrok y Angost se pegan al muro armados a la espera de que vengan los guardias. Claro que tampoco se lo del pájaro.
en caso de que funcione:
mi intención en inmovilizar a uno así que cuando llegue el momento oportuno intentó apresarlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Jue Ago 14, 2014 9:49 pm

-aaah! -el guardia grito asusastado- puto.pajaro!!
-que pajaro?! -dijo el otro-
- me ha quitado la lanza! -el guardia saco su espada corta-como vueva veras!
Y vosotros los que estais ahi! Todos quietos!tu,date la vuelta y pon las manos arriba... y los guardias? -cuando el guardia ilumino la escena con sus antorchas aun estaban lejos para alcanzarlos en un ataque
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Vie Ago 15, 2014 2:46 pm

-al hermano Ghert le han tirado algo a la cara, está muy mal.
-Hermano, a ustedes debian acompañarles 2 guardias, por orden del COmandante...Donde estan esos guardias?-Pregunto el soldado que llevaba la espada corta. Los tres falsos monjes habian avanzado unos cuantos pasos adelante quedando atras los 2 cuerpos de los guardias, que habian pegado a la pared, ya sin sus espadas que ahora estaban en las manos de Tyrok y Angost-King, ambos pegados a la pared, como habia dicho Lothar.
Lothar no supo que contestar, que podia decir? que los guardias se habian volatilizado, como lo habria expresado el mismo Angost?
-No se nada de los guardias, señores, solo se que nos han atacado desde algun lugar...
-Denos la espalda y Tirese al suelo, hermano ... con las manos bien visibles.
-Pero...-Intento decir Lothar.
-He dicho que se tire al suelo- Repitio el guardia de la espada, no se lo volvere a repetir... aqui mi amigo es campeon de Tharbad de lanzamiento de lanza y no dudara en clavarsela en el pecho si no obedece...-El guardia de la lanza lo miro un tanto extrañado...
-Hay 2 mas en pegados en la pared!- DIjo el de la lanza.
-Poneos todos a la luz de la antorcha boca abajo!
-Iluvatar os castigara por esta afrenta! sereis castigados- Hizo un ultimo intento Lothar. Pero parecia que les imponia mas un castigo de su propio comandante que el del propio Iluvatar.
El guardia conocedor de su inferioridad numerica y de lo que habian podido hacer con los otros dos guardias, se dio cuenta que podian ser gente muy peligrosa, por lo que volvio a intentar imponerse como autoridad que era- No os lo volvere a repetir, todos al suelo! No intenteis nada, solo sois monjes y nosotros soldados entrenados para combatir! no queremos que corra la sangre!
Tyrok examino a los dos soldados: uno con lanza, el otro con espada corta. Las manos enguantadas, los antebrazos y piernas cubiertas por una placa ligera; los brazos y muslos con ropa; el pecho, cintura y cuello cubiertos por cota de malla y cofia; la cabeza cubierta por casco y narizal, el resto de la cara descubierto.
Angost salio de la pared, mostrando la espada corta en su mano derecha:
-Estamos todos de acuerdo- DIjo- No queremos que haya sangre. Estoy seguro que quieren volver con sus familias, besar a sus madres e hijos, asi que mejor que no se interpongan.
Tyrok observo, como ANgost, un chico no mucho mas alto que el, incluso menos corpulento, amenazaba a 2 guardias, perfectamente pertrechados.
-Sus dos amigos, lo han intentado y ahi estan, inconscientes, no estan muertos, porque hemos sido benevolentes,-Los guardias alumbraron con sus antorchas mas alla para parecerles ver 2 bultos tirados en el suelo- pero les advierto que si no se apartan, no dudaremos en hacerles daño.
(tirada Persuadir)
-No nos hagais daño!-Dijo el de la lanza inesperadamente, el cual tiro el arma al suelo.
El otro guardia lo miro asombrado, de hecho todos se asombraron del poder de la palabra que tuvo Angost:- Que cojones haces?! Coge tu arma! quieres que el comandante nos corte la polla?! Cagado de mierda! Son unos pobres monjes! MARICON!!- El guardia agarro con fuerza su arma y ataco con una estocada contra el vientre de su compañero, hundiendo la hoja hasta la cruz del arma, seguidamente lo arrojo hacia Lothar y Angost, que estaban bastante cerca, para que no pudieran perseguirlo, y salio corriendo, gritando:
-Nos atacan!!Nos atacan!!


OFF:impresionante desarrollo de los acontecimientos...como decia... el dios azar, ha querido que la voluntad a la persuasion de Angost sea de una pifia por parte de un guardia... Que cosas pasan...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Sáb Ago 16, 2014 7:39 pm

-Nos atacan...!- El guardia no llego muy lejos. Acababa de salir del callejon, cuando Tyrok se le echo encima. Ambos rodaron por el barrizal en que se habia convertido el patio, por las lluvias de la noche anterior, pero fue entonces cuando se dio cuenta la serpiente, que su rival era mas fuerte y corpulento que el, por lo que decidio soltar la presa y apartarse de el. Estaba claro que un enfrentamiento directo, por fuerza, las tenias todas consigo para perder; su habilidad con la espada tendria que ser suficiente, para aplacar el animo del guardia, aunque tampoco seria nada facil, aunque asi, al menos podria entretenerlo, hasta que vinieran los refuerzos, pues el guardia sabia que si le volvia dar la espalda, la serpiente podria acuchillarlo.No pudo gritar nuevamente el soldado, cuando Lothar y Angost, alcanzaron al par de contendientes: -Si vuelves a gritar, lo haras por ultima vez-Dijo Tyrok.Pero ya habia habido demasiado ruido y uno de los guardias, escudriñaba la oscuridad del interior del patio,afortunadamente el equipo del exterior, tambien montaba follon y esa confusion, podria ayudarlos:-Si! nos atacan!- Lograron escuchar al soldado del muro.

Angost y Lothar.
El hombre cayo sobre ellos. Sus ultimos instantes de vida se escapaban, su mirada vacia se clavo en los ojos de Lothar, que por un instantele hizo recordar a su tio. Lo dejaron, mas o menos de una manera fina en el suelo, pero rapidamente para emprender la carrera, tras Tyrok y el otro guardia; si no lo escuchasen, seria un autentico milagro.
Al fin llegaron hasta donde estaban los dos contendientes, ambos llenos de barro , hasta los ojos.
-Yo no soy tan cobarde!- DIjo el guardia, el cual se lanzo como un loco hacia Tyrok.En ese momento a la Serpiente, toda su vida se le paso por la cabeza, el tiempo se ralentizo y vio milimetro a milimetro, como la punta de la espada del guardia se aproximaba irremediablemente a su corazon, no lo habria podido esquivar, el soldado estaba acostumbrado a combatir, pero el no, el era una serpiente que esperaba agazapada a su victima y si podia moder a su victima para inmovilizarla, mucho mejor, pero fue en ese momento, cuando Lothar y Angost, interceptaron al soldado. Lothar lo agarro de la cintura con fuerza, mientras Angost, lo derrivaba y conseguia ponerle la espada en el cuello. Observaron como la serpiente, era el unico que permanecia de pie, inmovil y blanco como la luna llena...habia estado muy cerca.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   

Volver arriba Ir abajo
 
La Horca. Capitulo I
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» El dia loco de Tahu, La pelicula(Capitulo 2)
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1
» [Capitulo 4]La isla de los Condenados
» Ilustraciones capitulo 17
» Capitulo 3: La isla tenebrosa

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: