Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Sáb Oct 14, 2017 8:54 am por Ankalagorn

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Miér Feb 08, 2017 7:07 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang

» Preludio. Capitulo XI
Dom Nov 13, 2016 6:35 am por kang


Comparte | 
 

 La Horca. Capitulo I

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Dom Ago 17, 2014 10:33 am

Aquello era un sin sentido. El barro se había mezclado con la sangre. Lothar se recupero y levantó del suelo. A no muchos metros yacía el otro guardia gimiendo en el barro. No le quedaba mucho de vida, el mal nacido de su compañero se había asegurado de ello, le había metido un metro de acero en las tripas.

- Eres un hombre despreciable, tendrías que ser tú quien se muriese en el barro.

Agarró su espada y luego le dio un tirón al desgraciado.

- Levanta, no tenemos tiempo que perder.

Le dio un pomazo en el vientre, quien sabe si por rabia o por el bien de la empresa.

- Vamos a la puerta, y si estimas tu vida algo más que la de tu compañero vas a colaborar. Si no, despídete...

Lo agarraron y se lo llevaron a la puerta de la cochera.

Ahora les dirás a los de dentro que abran la puerta, que era una falsa alarma y que los monjes han llegado ya.¿!ENTENDIDO!?

La hoja del cuello amenazó con sesgar algo más que la piel. El tahúr le quitó el yelmo, quería ver bien la cara de ese desgraciado. había crímenes que no tenían castigo y la traición era uno de ellos.

- Recuerda esto bien, si haces todo lo que te decimos saldrás vivo de esta...

Estaba furioso. Y recordar a su tío no mejoró la situación. Él era un hombre pacifico que no había matado a nadie en toda su vida, o al menos siempre presumía de ello.
Lothar no sabía si podría seguir siguiendo los pasos de su tío en ese sentido. Como el zurdo decía la sangre era mala cosa y desprestigiaba al oficio.
Lothar no sabía si conseguiría no mancharse las manos de rojo en esta ocasión.

Pasaron al lado del malherido antes de llegar a la puerta de la cochera.
la boca del Tahúr se colocó al lado del oído del guardia. Su voz era apenas un susurro, pero uno surgido del infierno.

- Míralo cabrón, has asesinado a un inocente, míralo...



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Dom Ago 17, 2014 2:26 pm

Halaf observo como la puerta del patio se abria y 6 guardias salian hacia el exterior, con antorchas.
-Venian de alli! -Dijo uno señalando.
-Buscadlos y traedlos vivos, si pillais a alguno- Dijo otro de ellos.
5 Guardias salieron a la carrera hacia la direccion en la que estaban Halaf y los demas, pero no esperaron a que llegaran para salir corriendo.
-Vosotros 2 y 2 mas del muro; bajad y dad una vuelta al perimetro del cuartel.
-Si Sargento! -Respondieron los de arriba.
-Sargento!-Dijo uno de los de arriba, he escuchado gritos desde el interior del patio! Me parece ver menos luz que antes aqui dentro!- Dijo otro de los del muro.

Angost,Lothar y Tyrok.
- Míralo cabrón, has asesinado a un inocente, míralo...
-Inocente? JA! Ese hijo de puta es el verdadero traidor por rendirse al enemigo, sin nisiquiera luchar! Habria sido ajusticiado por desertor...yo mismo me habria encargado de que se enterase el comandante...
-Hijo de puta! -Tyrok golpeo el estomago del guardia- Dile que nos habran la puerta o no volveras a ver la luz del sol!
-Por vuestros comentarios se que me vais a matar haga lo que haga. Veo el brillo del odio en ese-Dijo refiriendose a Lothar- Se que me cortara el cuello en cuanto os haga el trabajo! no voy a dejar que se escape un prisionero, por muy capitan de la guardia que haya sido...para mi es un traidor mas!
Lo habian arrastrado nuevamente hasta el callejon, ocultos a los ojos de cualquier guardia que paseara el muro. Por el momento el follon continuaba fuera, por Halaf.
-Te voy a dar mi palabra, de que saldras vivo de aqui, si nos abres- Dijo Lothar, aparentemente sincero- No queremos mas muertes. Nosotros hacemos trabajos limpios, el asesinato no es lo nuestro. Es cierto que te odio y que deseo matarte, pero no lo hare...no lo hare porque nunca he matado a nadie- Lothar mostro su mano temblorosa al Guardia- Ves? estoy mas cagado que tu! y mi amigos tambien! Te damos nuestra palabra que si nos ayudas, saldras con vida.
-No voy a traicionar a mi patria, por vuestras amenazas!
Tyrok se adelanto y con su espada atravesa como el que esta cortando una rebanada de pan, el brazo del guardia: Siiiiiiiuuuun... El arma fue deslizandose poco a poco hasta aparecer la punta por el otro lado: aaaAA...-LA mano de Tyrok se poso en la boca del guardia para acallarlo, mientras Lothar y Angost lo sujetaban con mas fuerza. Un lagrimon cayo por la mejilla del soldado. Tyrok se llevo el dedo a la boca a modo de silencio, para el guardia y a su vez quito la mano de su boca.
-Si siii os ayudare aaaah! pero no hacedme mas daño, por favor!
-A veces hay que emplear cosas menos sutiles que la palabra - DIjo la serpiente.
-Para eso te tenemos a ti- DIjo Angost con una sonrisa. Lothar algo molesto arqueo una de sus cejas: -Desde luego... hoy no me sale nada a mi manera- Penso.
Instantes despues llegaron a la puerta de la cochera:
-Un momento- Dijo Angost- Las antorchas nos delataran, nos veran desde el muro; apaguemoslas.
-Sargento!-Dijo uno de los de arriba, he escuchado gritos desde el interior del patio! Me parece ver menos luz que antes aqui dentro!- Dijo otro de los del muro. La voz del guardia llego clara desde su posicion. Era el guardia del muro que estaba justo en frente del callejon. Los habia oido y posiblemente habria visto cosas extrañas a la penumbra de las lejanas antorchas de la puerta de la cochera.
-Ahora si que estais jodidos- El guardia que tenian de rehen,le sonrio a los 3.- A quien se le ocurre... estais locos... meterse aqui es un puro suicidio...pobres idiotas.

Halaf.
Halaf corrio hasta Clarise. Al llegar la abrzao y la beso apasionadamente.
-Que pasa? Todo bien?- Le dijo la pelirroja.
-Espero que si.
-Y ahora que hacemos? Esperar? -Dijo Clarise.
Una imagen de Relampago llego a los ojos de HAlaf: el patio visto desde lo alto; no estaba seguro, pero en la oscuridad le parecio ver a 4 figuras en la puerta de la cochera, parecian Lothar y los demas, parecia que el plan estaba saliendo bien. Tambien observo la puerta del patio abierta y como 4 guardias se reunian con el sargento que daba ordenes. En los muros los soldados se movian rapidamente, parecian estar buscando las escalas para bajar del muro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Dom Ago 17, 2014 7:00 pm

Los guardias salían del cuartel. Era la mejor de las previsiones. Ya habían hablado de ello, solo había que hacerles correr un poco y después reunirse en el viejo puente de piedra. Allí esperarían nuevas instrucciones mías.
Brioder, el menesteroso que hizo las veces de lider apareció a mi lado. Me sobresaltó, pues él era uno de los que se había peleado. Tenía un ojo azul y los labios partidos.
"¿Ha sido todo creible, eh?"
"Si. Y la pelea le ha dado más realismo. Ahora hacer lo planeado. Debeis tener a los guardias por el exterior un tiempo, después nos veremos en el puente. Os habeis ganado una gratificación extra por el resultado"
Brioder desapareció tan rápido como había llegado.
"Vamos" le dije a Clarisse. Nos deslizamos silenciosamente en la oscuridad por un callejón. Nos quedaríamos escondidos en algún rincón y.....nos amaríamos un poco. Si alguien nos descubriese, solo éramos un bribon con su puta, como los muchos que andan por ahí. No buscaban mujeres, solo media docena de borrachos.
Ahora había menos hombres en el cuartel. Si la cosa se ponía fea, no había tanta gente para dar la alarma ni combatir desde el muro como antes. Si conseguíamos que siguieran fuera un poco más, el grupo podría entrar, y cuando todo se pasara, podrían salir con el Capitán por la puerta acordada, sin que nadie sospechara nada.
Ahora tocaba esperar y que el resto del grupo hiciera bien su trabajo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 392
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Lun Ago 18, 2014 9:37 am

Ese fue el instante en que la Serpiente vio pasar todo su pasado, presente y futuro, en un viaje de un segundo por su cabeza. Recordó las sonrisas de su madre y su hermano, el chapotear en los charcos tras un día de lluvia, el odio llevado a la mayor expresión que sentía por su padre y la despreciable de Betty la gorda. Fue ese instante en el que aquel guardia que ahora tenía a su merced, estuvo a punto de cobrarse su vida, de no haber sido por Angost y Lothar, su cuerpo yacería ahora mismo en el suelo rodeado por un gran charco de sangre.
- Espero que no nos traiciones, supongo que tendrás mujer, hijos, padres y hermanos a los que querrás volver a sentirlos cerca algún día, yo no tengo nada que perder así que más te vale no hacer ninguna tontería si no quieres que te raje el gaznate y clave tu cabeza en una pica en la plaza mayor. - Tyrok descargó todo su odio contenido contra aquel pobre infeliz. Esperaba que su persuasión le sirviese para que el guardia no les pusiese las cosas aun más difíciles. El joven guardia había visto como la Serpiente le atravesaba el brazo y sabía que no dudaría en hacer aquello con lo que le amenazaba – Pórtate bien, y mañana podrás estar con los tuyos como te prometió mi compañero. Con vida...


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Lun Ago 18, 2014 11:35 pm

-Deje de reir, milord, o le atravieso el corazon-Dijo Angost.
-Esta bien, esta bien-Dijo el guardia-Que quereis que diga?
-Lo que sea, pero que sea creible.
-Di que el ataque ha sido repelido y que estan aqui los monjes-Dijo Lothar.
-Esta bien, como querais.

-Vosotros 4 acercaros a donde has oido los ruidos-Dijo el Sargento. -Vosotros 2 permaneced en vuestra posicion-Les dijo a los unicos 2 soldados que aun permanecian en el muro.
-A la orden Milord Sargento.
-No os arriesgueis. No estamos para perder hombres. No querais ser heroes. Id ,observad e infromad, para en caso necesario, llamar refuerzos.

Desde la posicion de la puerta del garaje, observaron como 4 hombres toamaban rumbo hacia ellos:- Habla. Rapido!-Apremio Lothar al guardia.
Pom,Pom! Los nudillos del guardia golpearon la puerta del garaje.
-Si?
-Cabo, la amenaza ha sido repelida, traigo a los monjes conmigo, Abrid la puerta.
Se hizo el silencio:-Cuantos son?- Se escucho unos instantes mas tardes al cabo.
-3 ,Cabo, estan desarmados y bien registrados.
-No veo la luz de fuera por debajo de la puerta...Por que, soldado?-Pregunto el cabo.
El soldado miro a sus nuevos compañeros, como diciendo: Que digo?!
Tyrok pincho el costado al guardia con fuerza, sin llegar a herirle. COn la mirada le decia:inventate algo convincente.
-He...hemos tenido que apagarla, para no ser blanco de los asaltantes.
-Escucha.-Fue Angost el que hablo. No quedaba otra forma, si no lo hacian asi, los guardias de la puerta llegarian casi ya, ademas estaba claro que el cabo sospechaba demasiado, para dejarlos pasar sin hacer algunas preguntas- SI no abres esta puerta tu hombre va a morir. Diselo!
-Por Dios Cabo! dicen la verdad! abrid, por dios, por mi familia, por mis hijos, por mis padres.
-No levantes la voz, o te corto el gaznate-Dijo la serpiente.Tyrok tapo con fuerza la boca del guardia y su espada pego un tajo.
El cabo no sabia que hacer. Ese hombre era uno de los mejores soldados y si no abria lo matarian. Debia abrir y dejar que se saliesen con la suya esos malechores o aguantar hasta el final? Algo rodo por debajo de la puerta...un dedo!!! era un dedo cortado!! esos malditos iban en serio! Eso era demasiado...esta bien- Dijo-Abrire, pero no hacedle mas daño! -De todas formas, no saldrian del cuartel con vida, penso.

LA puerta se abrio.
-Apartaos de la puerta! -sugirio Lothar-y no hagais movimientos extraños!- entraron a la cocher con Tyrok , con el guardia bien sujeto y como rehen- Si obedeceis no le pasara nada a vuestro amigo.
Al cerrar la puerta, observaron como los 4 guardias que habian partido desde la puerta del patio que daba a la calle, estaban relativamente cerca, aunque , sin luz, era complicado que los vieran.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 392
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Mar Ago 19, 2014 1:18 pm

El capitán se encontraba sentado en el camastro de su celda, su aspecto no era nada malo para tratarse de un reo condenado a muerte. Podía verse que lo habían tratado con el respeto que su rango merecía.

- Coged al capitán - dijo Tyrok -  Estos dos se quedan aquí, dadnos las llaves y poneros de rodillas y mirando contra la pared y no morirá nadie, nuestro deseo es hacer un trabajo limpio y que no haya muertes, pero si nos obligáis habrá un reguero de sangre. Vuestro compañero es la prueba de que no queremos matar a nadie. Tú, quitate el cinturón y ata las manos de tu cabo a su espalda. Rápido!

- Hacedles caso - dijo el soldado que se encontraba a merced de la violencia de Tyrok

 

Ambos miraron a su compañero que les hizo un gesto de asentimiento y sumisión. El soldado hizo lo que se le había ordenado todo lo rápido que sus nervios le permitían. Los dos soldados se pusieron de rodillas en el suelo. Tyrok se aproximó al cabo para quitarle su cinturón y atar así al otro soldado. Habían sido bastante rápidos, pero para la Serpiente se estaba haciendo eterno. Los guardias que habían bajado estaban ya demasiado cerca, no había tiempo, así que Tyrok no lo pensó un instante más, y cortó los tendones del tobillo de ambos para que no pudiesen moverse y la sangre manase llamando la atención del resto de sus compañeros.

 

- Estos dos no correrán mucho más. Vámonos rápidos, si esta gente son leales entre si, se pararán a ayudar a los suyos y no será necesario un enfrentamiento. Debemos salir por donde mismo hemos entrado para no encontrarnos con más guardias.

 

Lothar, Angost y Tyrok salieron con el capitán y el soldado, se encontraron de frente con los guardias que habían bajado del muro.

- En el garaje tenéis a vuestros compañeros heridos. Si no los ayudáis van a morir y no creo que sea vuestro deseo tener ese cargo en vuestras conciencias. Entrad en la celda o nuestros rehenes morirán aquí mismo. - Las palabras de la Serpiente no ofrecían demasiado tiempo para la duda. Su intención era encerrarlos dentro si sus palabras lograban hacer mella en los soldados para poder huir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Mar Ago 19, 2014 2:40 pm

Clarisse siempre era cálida y húmeda a la vez. Sus manos se anticipaban a mis deseos. No podía creer lo que hacía con la lengua dentro de mi boca. Apenas si me había quitado nada de ropa y yo estaba a punto de irme.
Me di cuenta que en esta ocasión, como en otras muchas, yo era el fornicado. Apenas me movía, y me sentía tan bien que era indescriptible.
Tal vez por éso mi malestar fue tan creible. Esa voz ronca me había sacado del paraiso y ahora estaba furioso. Furioso por un instante.
"Eh" había escuchado de repente.
"Eh ¿QUE?¿QUIENES SOIS Y QUE QUEREIS?" Había casi gritado encarándome a la pareja que tenía delante.
Mi sorpresa tampoco fue fingida al ver que se trataba de dos guardias. Más que sorpresa era como si en ése momento recordara qué estaba haciendo allí, y que encontrarse con ésos guardías era algo normal.
Mi erección no pasó desapercibida a ambos.
"Somos la guardia"
"Disculpe señor" dije en un tono mucho más calmado
"¿Has visto a unos borrachos por aquí?" preguntó el que no llevaba antorcha
"¿que si he visto qué...?" contesté. Realmente estaba perdido, me habían hecho bajar del paraiso, a una apestosa ciudad llena de barro.
"Déjalo Bill. Este no se ha enterado de nada. Podríamos haberlo atravesado con la lanza y ni se habría enterado. Estaba.....ocupado en otros asuntos" dijo el de la antorcha, mientras iluminaba mi erección y después la cara de Clarisse.
"De acuerdo. Pero marcháos de aquí. Id a una posada. Ella bien lo merece"
"Sí señor. Gracias señor" contesté. Y mi corazón y deseo ansiaban hacer caso al guardía. Correr hacia una posada y terminar con lo empezado.
Pero mi razón se impuso. Debía dar las últimas instrucciones a los menesterosos. Y para éso debía saber cómo estaban mis compañeros. Si necesitaban de mi ayuda o si todo iba bien.
Intenté hacer lo que siempre hacía cuando podía hablar o incluso meterme, dentro de Relámpago. Pero había algo que me lo impedía. Era el propio halcón.
¿Pudiera ser verdad lo dicho por Lothar y que Relámpago tuviera celos?¿Me estaría castigando por lo que estaba haciendo con Clarisse?. Como si de otra amante a la que hubiera que complacer se tratase, intenté dar explicaciones en mi mente a ¿qué? ¿a quién le estaba dando explicaciones? solo estaba pensando. ¿Me escuchaba alquién a parte de mí?¿Me estaría volviendo loco?
Pero entonces, como si me estuviera escuchando de verdad. Ví una imagen. Una imagen que procedía de la cabeza de Relámpago. Apenas duró un instante. Era Tyrok, entrando en último lugar a la cochera, con un guardia como rehen. Solo éso. Sabía que era algo que venía de la cabeza de Relámpago, pero no sabía si era una imagen que se producía en ése momento, o había sido algo pasado.
Y la cuestión vino a atormentarme. Pudiera ser que lo visto fuera obra de la vengativa imaginación de Relámpago. NO. Eso era imposible. No porque no tuviera imaginación. Si no porque ella no me haría algo así. Por muy despechada que estuviera.
Al llegar a casa no debía ser roñoso en cuanto mimos y caricias hacia Relámpago.
Aunque antes debía ir al viejo puente de piedra a dar instrucciones de retirada a los menesterosos.
Después habría tiempo de ser cariñoso con una y amar a la otra.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Mar Ago 19, 2014 6:16 pm


Tyrok entró primero, agitado, convulso, violento.

Coged al capitán - dijo Tyrok - Estos dos se quedan aquí, dadnos las llaves y poneros de rodillas y mirando contra la pared y no morirá nadie, nuestro deseo es hacer un trabajo limpio y que no haya muertes, pero si nos obligáis habrá un reguero de sangre. Vuestro compañero es la prueba de que no queremos matar a nadie. Tú, quitate el cinturón y ata las manos de tu cabo a su espalda. Rápido!

- Hacedles caso...

Lothar entraba el último. La cochera era grande y habían instado una celda para Arleg.
Los guardias miraban a su sargento que no sabía que decisión tomar, si tirar del hilo, o darle cuerda para que picase más tarde el pez. Seguramente en su cabeza los tres falsos monjes no saldrían del patio.

Arleg salió de su celda y su mano busco un acero, encontró el de Lothar diciéndole que no, él iría desarmado. Es más, el Tahúr se colocó tras él a modo de escudo.

El dedo corría de un lado a otro de la habitación. Se había escapado de las manos que lo retenían y con el ir y venir de la situación no dejaba de ser pateado en uno u otro sentido.
El pobre soldado lo miraba, ajeno a él, separado y con una espada al cuello.

Tyrok manejaba la situación hasta que llegó el momento del grito.
La serpiente les había cortado justo encima del talón. Gritaron como posesos de puro dolor. El tahúr pensaba que los iba a meter en la celda. Pero no.

<lo que faltaba. > Se acordó bruscamente del Rubio. < ¿Cómo había dicho Halaf? Ah si, quirúrgico. Era ironico, desde luego había mucho de quirúrgico en la situación, pero no como lo imaginaba el rohir.
El Tahúr no dijo y pareció contrario, lo hecho, hecho estaba. Pero si no conseguían salir de allí, iban a desear la muerte a gritos.

Salieron por la puerta. Lothar había enfilado a Arleg con su espada y lo obligaba a caminar delante de él.

Tardó un poco más que los demás en ver a los cuatro guardias.

- Meteos allí dentro y nadie resultará herido. hemos conseguido llegar hasta aquí por encima de todo el cuartel y no sereís vosotros los que nos detengan, !largaos perros!

Si esos mentecatos obedecían solo quedaba llegar hasta la puerta. Luego a la tienda donde estaban los monjes. Lothar tenía una idea.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Ago 20, 2014 12:00 am

Tres guardias esperaban a la salida a Tyrok, Lothar y Angost.
- En el garaje tenéis a vuestros compañeros heridos. Si no los ayudáis van a morir y no creo que sea vuestro deseo tener ese cargo en vuestras conciencias. Entrad en la celda o nuestros rehenes morirán aquí mismo.
Los guardias se miraron entre si sobresaltados, uno de ellos, en el callejon,comprobando a los heridos. Entonces se dieron cuenta.A su vez, Uno de los 4 guardias se habia quedado rezagado, por eso ahora eran 3, y comprendieron que lo habia hecho para esperar una señal, de aviso, de que algo iba mal, pero eso no era lo unico, cuando salieron Tyrok y los demas, se dieron cuenta que la señal ya habia sido hecha por los 3, seguramente al encontrarse en el callejon con la dantesca situacion, por lo que en la puerta del patio, varios guardias tomaban posiciones.
-Hijos de puta!-Fue la contestacion que encontraron de uno de los guardias.- No saldreis de aqui con vida!
-Nos estais amenazando con un rehen condenado a muerte y que habeis venido a rescatar?-Dijo uno de los soldados refiriendose a Arleg- Pensais que somos idiotas?
-Y ahora que?-Dijo Angost. Vio la situacion, en el callejon solo habia un guardia, podian salir por donde habian venido, pero era posible, que la alrma se hubiese dado ya dentro del cuartel y atravesar esa puerta, podria significar encontrarse con el "nido" de la guardia...demasiado arriesgado. Otra solucion podria intentar salir por la puerta, donde esperaban unos 4 soldados, ademas de su Sargento, y ademas con los otros 3 de camino, usando al rehen de escudo humano. Y otra solucion era volverse hacia la cochera y aguantar con los rehenes.
-Entrad dentro o los vuestros se desangraran!-Volvio a advertir Tyrok.-No veis que no solo tenemos a un rehen-Dijo sacudiendo al maltrecho guardia que llevaba consigo.
-Dentro ?! Os vamos a desollar, asesinos de mierda!-Los soldados no atendian a razones. La rabia se habia apoderado de ellos al ver la que habian organizado y poco les importaba su vida o la de los demas. Ahora solo parecian querer sus cabezas.Tyrok miro al callejon y observo al soldado muerto y comprendio.
-A ese soldado no lo hemos matado nosotros!- Ha sido vuestro amigo!-Señalo al rehen.-Diselo o te atravieso cabron!
El guardia se paro a pensar un momento.
-Diselo!
Y penso que si querian salir de ahi, lo necesitaban vivo, como escudo humano:
-Son unos asesinos de mierda! ...-Y susurro-Que te jodan... -Fue su respuesta, con una sonrisa ironica.-Matame y a ver como sales de aqui...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Ago 20, 2014 2:24 pm

A LA BOCA DEL LOBO.

La puerta estaba allí mismo. Imposible llegar, mucho menos abrirse paso, salir con vida, un milagro.
El sargento daba ordenes los soldados formaban. pasos y mas pasos. Y aquellos cuatro pasmarotes allí.

- !Vosotros hijos de mala madre! tirad las armas o le corto el cuello a este y luego sigo por el vuestro, ya que si voy a morir os vais a venir conmigo. Siseó la serpiente.

Los guardias no hicieron nada.

- Vamos a hacer una cosa. Nosotros nos vamos por donde hemos venido. y vosotros os estáis quietecitos ahí. Seguro que a vuestro capitán le hace una gracia enorme que la muerte de Arleg sea por vuestra culpa. Ah si y la de este. Lothar señaló al desdedado o guardia nueve dedos.

Los cuatro soldados seguían quietos, era una posición cómoda para ellos, a estas alturas ninguno quería hacerse el valiente, si no tenían miedo, desde luego si respeto. Esos monjes los tenían bien puestos.

A una señal de Lothar fueron retrocediendo hacia el pasillo. El resto fue una huida hacia adelante, loca, desenfrenada y vertiginosa.

Angost emprendió la marcha y le abrió la puerta a Tyrok. Entró en la sala llevaba por el cuello como si de un perro se tratase al desgraciado del guardia, con una correa de cuero. con la otra llevaba la espada. La sala estaba vacía pero la puerta hizo ruido.
Lothar entraba poco después con Arleg, También maniatado. Angost se apresuró a cerrar tras de sí. Acertó a colocar una mesa contra el picaporte para que hiciera de palanca y aguantara unos cuantos envites.

Tyrok estaba a punto de abrir la puerta, cuando esta comenzó a alejarse de él. La serpiente no se lo pensó. Le dio una patada y esta golpeó al guardia de lleno. Sonó como a madera o hueso roto. Luego un golpe seco contra el suelo.
La serpiente entró en escena en la sala de atención al pueblo. Angost podía oír los golpes en la puerta trasera.

Pasaron a toda velocidad delante del mobiliario. Una puerta más se interponía en su camino hacia la recepción.
De pronto Angost King abrió la puerta y allí....

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Ago 20, 2014 2:47 pm

"Aquí teneis." Les dije mientras les entregaba un saquito con el dinero acordado a los menesterosos "Va un poco más como premio por la pelea. ¿Ninguno ha sido detenido?" pregunté.
"¿Acaso no ves que estamos aquí los seis?" contestó el menesteroso. Cierto que estaban los seis. Pero si se habían cambiado por otros yo no habría notado el cambio.
Me disponía a marcharme. En ése momento Lothar y los demás debían estar huyendo del cuartel y dirigiéndose a la tienda donde estaban los monjes.
Cogí de la mano a Clarisse y me disponía a regresar a casa. Tendríamos unos instantes de intimidad muy preciados para mí.
Nadá más dar dos pasos, Relámpago me mandó otra visión. Volaba sobre el patio, y en él se veía a Angost. A su izquierda estaba Lothar, quien tenía atado a Arleg. A su derecha Tyrok, sujetando también a un guardia. En frente, tres guardias en posición y otro que parecía dar órdenes. Por detrás otros guardias se acercaban.
La situación estaba jodida.
Me paré en seco.
"¿qué sucede?" preguntó Clarisse.
"Debemos regresar a la tienda. Puede que necesitemos a los monjes" la miré a los ojos "Están a punto de capturar a Lothar, Angost y Tyrok"
Debíamos volver a la tienda. Pero lo haríamos sigilosamente. El grupo iba a depender de mi y de Clarisse en breve.


Última edición por Haral el Jue Ago 21, 2014 4:27 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Ago 20, 2014 10:05 pm

De pronto Angost King abrió la puerta y allí... cliclic! El rostro de Angost padilecio:- Esta cerrada.-Dijo.
-Como?!
-La puerta esta cerrada con llave o atrancada por el otro lado-Sentencio Angost.
-Esto es normal?-Pregunto Tyrok al guardia, el cual estaba sangrando mucho.
-Esta noche si.
-Esta noche?
-Claro,idiotas-respondio- Estamos en alerta. Por que creeis que han doblado la guardia? Se ordeno a los guardianes de llaves que echaran las llaves de cada puerta, cuando entrase alguien de fuera.
-A que se debe esta alerta?-Pregunto Lothar tratando de encontrar un culpable.
-A vuestros amigos... el Comandante habia sospechado de una pareja que vino esta mañana haciendose pasar por familiares de Arleg...se ha demostrado que sus sospechas no eran infundadas. Eran vuestros amigos?
-No se de que me hablas- Escupio Tyrok.
-Entonces tampoco conoceis al tipo grande con acento de oriental que estaba en la Lanza Rota preguntando de cosas que no debia...
-Ni idea-Mintio Tyrok.
-Entonces no os importara que os diga que Ese cerdo esta hecho una mierda. Lo han torturado a base de bien.Dudo que pueda volver a andar...jajaja! cogcog! -El guardia tosio, Estaba bastante palido.
-No perdamos mas tiempo-Dijo Angost.- que hacemos?
Habian 3 puertas a sus espaldas. Una por la que habian venido y otras 2, por una salia luz por debajo, por la otra no. Otra mas a su izquierda, por la que tampoco venia luz.
-Por la de luz?
-No- respondio Angost - Si hay luz hay mas probablidad de que transite gente.
- Pues la otra esta cerrada- Dijo Tyrok que trtaba de abrirla.
-Pues quedan 2 opciones:o volvemos por donde hemos venido o probamos la de la izquierda.
-O forzamos la cerradura- Dijo Lothar.
-Crees que nos daria tiempo'?'- Dijo Angost.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 392
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Jue Ago 21, 2014 2:27 pm

- ¿Qué hacemos compañeros? – preguntó Tyrok - Creo que la mejor opción sería intentar seguir por donde mismo hemos entrado, tal vez podamos intentar abrir la cerradura, romperla o tirar la puerta abajo, pero creo que volver es un suicidio, son demasiados para nosotros y tal vez sea el momento de deshacernos ya de esta escoria que nos acompaña y rajarle el cuello como si de un melón se tratase. – el guardia miró a Tyrok con una mezcla de recelo y resignación, pues sabía que estuvo muy cerca de haber terminado con la vida de aquella víbora, pero ahora se encontraba a su merced.


La Serpiente estaba demasiado nerviosa, sabía que su picadura no había sido todo lo certera que deseaba, y ahora esto podía llevarlo a un enfrentamiento directo con los soldados y su nivel con la espada, no era mucho mejor que el de un niño que juega a ser caballero con una estaca de madera según su entender.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Jue Ago 21, 2014 4:02 pm

-Comparto tu odio hacia este tipo, que no merece ser ni soldado-Dijo ANgost- Pero tiene razon, desgraciadamente, lo necesitamos. Es nuestra salvaguarda en el caso de ponerse las cosas feas. EL farol de Arleg no ha colado y no creo que cuele... si nos hemos metido hasta aqui, ha sido para liberarlo,no para matarlo, pero aun asi, si nos sentimos acorralados, podemos llevarnoslo por delante con nosotros, pero seria nuestra ultima opcion.-Arleg miro preocupado a sus "amigos".
-Tambien podriais darme una espada y dejarme ayudar...-Respondio el excapitan.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Vie Ago 22, 2014 6:34 pm

-Has escuchado eso capitán de la guardia- Lothar pinchó un poco a Arleg con la punta de la espada. Desde luego no se iba a ir de este mundo sin Arleg.

-Sujeta a este voy a probarme con la cerradura. Le cedió el prisionero al príncipe. Se acuclilló y empezó a trastear la cerradura. Estaba echando de menos al Rubio. Para estos casos los dedos del rohir eran únicos.

Había mucho alboroto en el cuartel. Y nadie sabía de donde procedía la alarma. ¿Estaban asaltando el cuartel? ¿Escapando el prisionero? Los borrachos de la calle no eran borrachos. Aporreando la puerta de entrada del patio... Un sin fin de posibilidades que los guardias de dentro no conocían.

Era fácil de suponer para un guardia que si alguien aporrea la puerta del bastión que defiende no sea precisamente amigo. Mas difícil era suponer que el enemigo estaba dentro en vez de fuera. Ese factor beneficiaba con algo de tiempo a los secuaces de la Mano. Un movimiento inesperado audaz a la par de temerario. Una sala más y alcanzarían las puertas de la libertad. Luego piernas para que os quiero.
Serían unos instantes duros como pocos, violentos.

La cerradura iba amoldándose a los dedos del Tahúr. Ya se lo decía su tío, dedos agiles...

- Con una espada en la mano tenemos más posibilidades de salir con vida.

Arleg estaba en lo cierto. Seguramente sería el mejor guerrero de todo el cuartel. ¿Pero quien soltaba a la bestia?

La cerradura estaba a punto. Pero si fallaba ahora tendría que volver a empezar o peor aun inutilizar la cerradura, se lo decía el perno. Estaba bien engrasada y no era una cerradura vulgar precisamente.

Vía luz al otro lado de la otra puerta. Donde había luz había gente. Un poco más y la puerta se abriría para él. Empezó a sudar por la frente y una gota calló por la punta de su afilada nariz. Sin mover un músculo la vio caer como a cámara lenta. Notó como resbalaba el perno sobre el metal... la gota caía y al final se estampó en el suelo.

El mecanismo crujió.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Vie Ago 22, 2014 10:40 pm

-Maldita sea! no puedo!!!- Maldijo el Tahur.
-Te dije que no podriamos con una hebilla de cinturon-Le dijo Angost. Lothar se habia encabezonado en que podria abrir esa puerta, pero...con que ganzuas? Los uniformes de monje no dejaban hueco para haberlas llevado encima y menos con el cacheo de los guardias- No te engañes- Dijo Angost- Ni el rubio habria podido abrir esto sin herramientas. Tal vez la idea de Tyrok era mejor... a patadas!-BOOOOOM!!! Angost golpeo con violencia la puerta que retumbo en el edificio como si la hubiese dejado caer desde una altura considerable; pero la puerta ni se inmuto...era bien gruesa y reforzada, no era una simple puerta como podia ser la de su casa.
-Mierda!-Resoplo Angost semicojeando.

Al momento se escucho una voz:- Quien hay ahi?-Pregunto.
-Debe ser el guardia que estaba sentado cuando entramos-Dijo Lothar.-Dile que nos deje entrar- Le dijo al rehen- Inventate algo convincente.
-Yeroh... Soy Zahir, abre- Fue simple y directo
-De acuredo-Respondio.-Un momento- Unos pasos se escucharon, asi como el tintineo de unas llaves.
-Espera! Donde vas?!- Una voz se escucho mas lejana-
-A abrir la puerta- Esta voz sono mas cercana- Es Zahir.
-No toque esa puerta!- Dijo la voz lejana- Sargento! estan en las oficinas al publico!
-Una voz aun mas lejana se escucho.-Avisad a los barracones! Despertad a los demas!
-QUe hacemos?-Dijo la Serpiente. Unos instantes despues, la puerta que estaba a oscuras a su izquierda, asomo una luz por debajo que se hizo mas intensa. Una llave se introducia por su cerradura.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Dom Ago 24, 2014 10:59 am

La cerradura era demasiado complicada para una simple hebilla. Los dedos resbalaron sobre el metal y la cerradura dijo que no.

Angost puso una silla en ángulo para bloquear la puerta de la que venía el tintineo de las llaves. Aunque la abriesen la silla obstaculizaría durante un buen rato a los soldados. Que fuese una puerta reforzada la convertía en un arma de doble filo. Ellos no podían salir y los soldados no podían entrar. Lo malo era que se estaban quedando sin puertas y opciones.

- Maldita sea, no puedo- Fue la respuesta del Tahúr ante su intento de forzar la puerta.

- Hay que salir de aquí, volvamos...

Las palabras volaban por el aire montadas en susurros. El infierno caía sobre ellos como la lluvia sobre el suelo, a punto de anegarlos. O encontraban una salida ya o el Tahúr se llevaría por delante al es capitán. De eso los dos estaban seguros.

¿A donde conducen esas puertas Arleg? tenemos que salir de aquí y rápido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Dom Ago 24, 2014 10:48 pm

-No conozco el cuartel del todo- Respondio el Capitan-Se donde esta el garaje, y la casa del comandante, pero no sabria llevaros desde aqui, si no es otro sitio que bo sea esa puerta que ibamos a abrir, pero aun asi...yo haria caso de vuestro amigo... El Principe , le llamais? Evitad zonas luminosas es evitar zonas transitadas.
-Volvamos por donde hemos venido...retrasemos nuesro embotellamiento. Ganemos tiempo.
-Tiempo para que?-Pregunto Lothar.
-Tiempo para un milagro. -Respondio Angost.
Volvieron por la puerta que habian venido y volvieron a la sala donde habian bloqueado la puerta del patio. PArecia que los soldados habian dejado de insistir con esa puerta, estaba bien atascada. En esa sala habia varias puertas y las demas llamaron bastante la atencion, Tras una de ellas se escuchaba mucho jaleo ademas La puerta se encontraba entreabierta y se veia movimiento:
-Vamos! vestios rapido.Nos atacan!!
-Que pasa?! . Se escuchaba. De momento parecia reinar el caos, pero pronto no lo seria y habian muchos soldados preparados para atacar. Otra puerta que les llamo la atencion es una que tambien permanecia entreabierta y un soldado que estaba en la misma puerta vigilante, que al verlos ,sorprendido grito:-Estan aqui!!! -Añ tiempo que cerrba la puerta y la atascaba o cerraba por el otro lado. Otra puerta que estaba oscura y no decia nada especial, pero otra que si que les llamo la atencion, apesar de todo lo demas, fue otra oscura, pero por diferente, Lothar concluyo con que era una puerta que daba a la calle, desgraciadamente estaba cerrada con llave y no sabian si tendrian tiempo de abrirla, antes que llegase una marabunta de soldados.

Halaf volvio a ver a traves de Relampago, si todo habia ido bien , sus amigos debian haber salido ya...pero no era asi...Algo andaba mal, asi lo dedujo. Los guardias en la puerta tomaban posiciones, eso en cierto modo era bueno, pues queria decir que no habian sido aun cogidos, pero que aun seguian en el entrañas del cuartel era un hecho.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Lun Ago 25, 2014 10:12 am

Habíamos llegado a la puerta. Y otra visión de relámpago me vino. El cuartel estaba en alerta. Los soldados tomaban posiciones. Pero Angost y los demás no habían salido aún. Mal asunto.
Iba a comentarselo a Clarisse, pero una sombra detrás de ella me alertó. Con cuidado empuñe la espada corta y la hice a un lado bruscamente mientras me lanzaba contra la sombra.
"Tranquilo. Tranquilo. Soy yo" Una voz fuerte pero sin llamar la atención y el hombre salio a la luz. Era uno de los menesterosos. Su lider.
"He venido a traerte noticias. Por tu generosidad. Tus amigos siguen en el cuartel. Los soldados están muy alterados. Algunos han intentado cogernos. Y sus formas no son muy educadas" aún no entendía lo que quería decirme con éso, y pareció comprender mi ignorancia "no lo ha dicho ningún soldado. Pero cuando están así de cabreados, es porque ha habido sangre. Sangre de los suyos. Te lo digo para que puedas poner pies en polvorosa. Adios"
Y la oscuridad lo engulló.
Abrí la tiena para coger las ropas y el equipo de cada uno. Yo siempre iba con mis ganzúas encima, pero ahora tenía que coger, el yesquero, una antorcha, aceite, una cuerta, su garfio y mi daga. Junto con mi espada corta tendría que bastar. Le di el resto de cosas a Clarisse.
"Esperanos en la casa de Lothar"
"¿A dónde vas?" preguntó alterada.
"Ya lo sabes. Si no nos matan esta noche, tú serás nuestra última salvación. Pero si fuera tú, me marcharía de aquí. Toma" le entregué mi bolsa de dinero "es todo lo que tengo. Mi corazón ya es tuyo" y con un beso nos despedimos.

Llegué hasta la plaza. Estaba oscuro, lo que me vendría bien. Pero en el cuartel, al fondo se veían multitud de antorchas. Mi intención era deslizarme hasta el cadalso e incendiarlo. Pero tres guardias lo custodiaban. Encendí la antorcha. Estuve tentado de lanzarla y prender la paja del suelo. Pero sería muy dificil llegar hasta allí. Así que hice señales y dejé la antorcha apoyada en la pared de la esquina. Después me fui. Si los guardias tuvieran una reacción normal en un estado de alarma, centrarían su atención en la señal que acababan de ver, inlcuso puede que mandarán a alguno a ver. Pero yo ya no estaría allí. Encuanto hice las señales moviendo la antorcha de un lado a otro, y la apoye, me fui deprisa de allí. No había construcciones cercanas ni nada en lo que se pudiera propagar.
Me alejé de allí lo más rápido que pude. Di un rodeo y me acerqué por otro angulo al cuartel. Mi intención, entrar por la primera puerta o muro que viese sin vigilancia. Para ello esperaba que la señal hecha anteriormente sirviera de algo. Tal vez fueran a comprobar qué era aquello, y el resto de compañeros se quedara vigilando al grupo explorador, temiendo una emboscada. Tal vez no. Pero tenía que hacer algo para sacar a mis amigos de allí, pues a buen seguro, estarían atrapados dentro.
Me asomé en la esquina para comprobar la puerta principal y otra cercana. Espera que no hubiera vigilancia.
Relámpago sobrevolaba dándo circulos. Pero no podía contar del todo con su ayuda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Mar Ago 26, 2014 11:56 pm

-Intentemos otra cosa- Dijo Angost.- Que podemos encontrarnos en el almacen?-Pregunto al soldado.
-Cosas de almacen- Contesto de mala gana. Tyrok lo miro fijamente con cara de asesino.- Esta bien... herramientas, materiales, mantas... todo ese tipo de cosas.
-Pues eso esta bien... -Dijo Angost- Debemos darnos prisa.
Tyrokn, ocupate de desatrancar la puerta del patio, ya no se escuchan a los soldados intentando tirarla a bajo. Haremos que crean que hemos salido por esa puerta- Los gritos de los barracones no dejaban de escucharse. El tiempo apremiaba.
-Que hago con el guardia?
-QUe lo coja Arleg...
-Pero...
-Dejaselo a el, no pasa nada. El sabe bien que sin el soldado, el unico rehen que nos queda y al que degollariamos seria a el...no dejara que se escape- repondio Angost.
-Mientras nosotros romperemos la cerradura de la puerta del almacen y recemos por que piquen los que salgan de los barracones y no vean el destrozo que haremos en la puerta.

Halaf se asomo a la puerta principal. En ella seguian varios soldados, ademas del suboficial dando algunas ordenes, parecia tambien que aun no se habian unido los que habian corrido tras los falsos asaltantes, esa parecia ser la mejir noticia.
Pero los que habian,0 habian prendido mas antorchas y se mantenian muy activos. Salir por esas puertas seria un suicidio.
Decidio darse la vuelta. Recordaba que habia visto una puerta trasera sin vigilancia, pero si estaba sin vigilancia seria porque era una puerta dificil de forzar. Fue al girar la esquina cuando vio a los 2 guardias que el sargento habian mandado que dieran una ronda rodeando al cuartel.

-Clam!! - Un golpe resono contra la puerta del almacen.Le siguieron varios mas. Con una espada apuntando al pestillo de la cerradura y golpeando con el pomo de la otra, el pestillo se revento rapida y limpiamente, dentro de lo que cabia. El daño de la puerta fue mas interior que exterior, por lo que podia dar el pego; ademas fue rapido, aunque algo ruidoso, no excesivo. Los guardias continuaban en sus barracones preparandose. En menos de un minuto desde que Angost habia terminado de trazar el plan, se metieron en el almacen y permanecieron ocultos en las sombras espectantes.

Alto a la Guardia de Tharbad!- eL GRITO amenazante llego a los oidos de Halaf, cuando ni se habia dado aun cujenta de los 2 soldados estaban frente a el, a unos 10 metros. -Que estas haciendo ahi?!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 392
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Ago 27, 2014 4:03 pm

¿Qué habríamos hecho mal para dar tantos pasos en falso? Too cuanto hacíamos parecía volverse en nuestra contra. Un intento de “rescate” sin daños llevaba camino de convertirse en una verdadera carnicería, y cada intento de solucionarlo terminaba empeorando las cosas con alguien muerto o malherido, como aquel pobre guardia.
En cierto modo, a la Serpiente le gustaba aquel regustillo a metal que le dejaba la sangre, aquella sensación que le propiciaba el ver como la vida de aquel pobre desgraciado dependía exclusivamente de su decisión, en cierto modo, en cierto modo parecía estar dando rienda suelta a su sadismo. Lo que había vivido en su casa de pequeño, no hacía más que fomentar esta situación, Tyrok era un sociópata en potencia, y esto solo podía ir a peor. No es que le gustase matar, lo suyo era mucho peor, mostraba total indiferencia por la vida humana. La vida de un hombre no tenía mucho más valor que la de la mosca a la que aplastaba durante las calurosas tardes de verano. Tan solo lograba sentir algo de aprecio por sus compañeros. Él no sabía definirlo, pero lo llamaba así, era algo similar a lo que sentía por su hermano, aunque no tan fuerte, especialmente por Lothar.

No sabía si llegaría a salir de allí de una sola pieza, lo que si tenía claro es que aun les quedaba mucho por aprender, tal vez demasiado.

Por primera vez en mucho tiempo deseaba volver a ver la luz del sol, siempre odiada porque no les servía de cobijo como la oscuridad.

Tyrok despertó de este lapso de unos segundos que se permitió a sí mismo. Tocaba huir.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Ago 27, 2014 5:10 pm

Agazapados en la oscuridad el Tahúr se permitió relajarse. Había estado a punto de perder los estribos. La verdad era que la situación era desesperada y Lothar había intentado tomar al toro por los cuernos pero este había estado punto de revolcarlo. No sabía si la decisión de entrar al cuartel había sido un grave error o al final se iba a convertir en el duro camino a la salvación.

Los pasos de los soldados se escucharon al otro lado de la puerta, de momento parecía que el truco del príncipe estaba surtiendo efecto. Al final la vida iba a consistir en eso, en un truco, solo que esta vez la dama de corazones no iba a resultarle de gran ayuda. Echó de menos su baraja, le relajaba juguetear con las cartas. Los dedos comenzaron a moverse como si manipularan la baraja, para sacar una dama invisible en la oscuridad.

El rato de pasos termino por irse dejándolos solos en el almacén. Era el momento de buscar unos martillos o un marro para echar por fin esa maldita puerta abajo, esa maldita puerta que les impedía la ansiada libertad. Estaba ahí fuera a unos metros tan cerca y tan lejos.

-Vamos a buscar, no tenemos tiempo que perder.

Con suerte los guardias se volverían locos ante la desaparición por arte de magia de los monjes. solo esperaban que ninguno fuese una lumbrera y regresaran sobre sus pasos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Ago 27, 2014 5:53 pm

Mantener la calma podría ser vital. Tener la cabeza fría. No hacer ninguna tontería. Opciones. Darme la vuelta y escapar. Eso implicaría pasar por la puerta principal y de ahí a la plaza donde mínimo hay tres guardias más. No. Intentar matar a estos dos o al menos herirlos (con hacerselo a uno bastaría) y después huir. Como plan B o C, no está mal.
Ahora tocaba mentir. La gente de bien, cuando se cruza con la guardia actua de modo diferente que los rateros. Eso lo sabía bien. Mis puntos a favor eran que no iba mal vestido. Mis puntos en contra. Si me registran verán la espada y la cuerda que llevo escondida en la bajo espalda.
Ahora había que, hablar con humildad y temor, nada gusta más al hombre que sentirse superior a sus semejantes. No mirarles a los ojos. Responder a todas sus preguntas. Y no dar más información que la que te piden.
"Iba de vuelta a mi posada, señores" levanté tímidamente las manos. Un gesto de sumisión hacia la guardía
"¿tu posada?¿y qué posada es esa?" espetó uno de los guardias.
"La del ancla rota, señores" sabía que ésa posada estaba unas cuantas calles más allá que la de la plaza.
"¿y qué hacías ahí asomado? no te hemos visto caminar"
"Sí. ¿acaso te da miedo que te vea?" inquirió el otro soldado.
"Pues si he de serles sinceros. Si. Iba de vuelta a mi posada como les decía. Y para no encontrarme con malas gentes que pudieran robarme, pensaba pasar por enfrente del cuartel y atravesar la plaza. Con lo de la ejecución están vigiladas" Les miraba a los ojos sin mirar. Pasaba de uno a otro. Sin duda, yo parecía un pobre infeliz.
"El caso es que al llegar aquí he escuchado el ruido. La curiosidad ha podido conmigo y me he asomado. He visto antorchas. Soldados como ustedes de allá para acá. Todos muy activos. Y me he dicho Bill, aquí pasa algo. Algo malo. Y la verdad me ha dado miedo que me vieran. Es mejor mantenerse alejado de los problemas. Y pensaba dar un rodeo. Cuando han aparecido ustedes. Solo éso"
Ambos guardias se miraros. Y ahora estaba todo hecho. Si me dejaban marchar, me largaría y rodearía hasta llegar a la puerta trasera, pero ésta vez con más cuidado. Si había cualquier otro impedimento......bueno....ya había visto que no llevaban protección en el cuello. Una estocada ahí no se la esperarían. Estocada a uno, empujar al otro. Y el tiempo justo de correr como en mi vida he corrido. Sus armaduras jugaban en su contra en ése sentido. No me gustaba la sangre. Pero esta estaba siendo nuestra más peligrosa misión. Debíamos mejorar mucho nuestros planes. ¿Qué dirían los soldados?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Miér Ago 27, 2014 11:29 pm

- Muy bien- Respondio el guardia- Largate y que no te vea mas por aqui o te meto en el calabozo.
-d<e acuerdo, señor- Respondio Halaf.Siguio el rubio su camino,al cruzarse uno de los guardias echo un vistazo de reojo, en ese instante la vida de Halaf se detuvo y,para posteriormente, pasar toda de golpe hasta ese mismo momento, pero ninguno de los 2 guardias dijo nada, se habia salido con la suya, pero cuando la distancia podia ser de unos 10 metros y con la oscuridad total, cuando era imposible que nadie viera nada, uno de los guardias se giro y pregunto:-Un momento.. Que llevas ahi detras? Halaf sintio como un calor sofocante subia desde la parte baja de su cuerpo, para salir del cuello de su ropa y tomar todo su rostro hassta subir por su cabeza.

Todo estaba oscuro. Asi era casi imposible encontrar algo en aquel enorme almacen lleno de bultos. Tropezaron con mil cosas tratando de encontrar algo que les sirviera de utilidad. Arleg andaba suelto, no les quedaba otra, ademas en aquel almacen era mejor estar separado de alguien como Arleg, cualquier movimiento suyo podria dar como resultado un compañero desarmado y un excapitan de la guardia condenado a muerte con una espada corta en su mano.A Arleg no le queda otra que cooperar para salir de alli.Pero Fue Tyrok el que lo hizo, a pesar de llevar al soldado retenido, encontro un gran martillo ,una buena maceta para reventar la cerradura.
- Aqui lo tengo!- Dijo Tyrok -Cogedlo y salgamos de aqui.
Salieron rapidos por la puerta. Lothar llevaba la maceta y se dispuso a golpear con fuerza la cerraduta de la puerta.
ZONG!!! El golpe a la cerradutra resono por todo el lugar... otro mas llego ZONG!
La cerradura estaba bastante dañada, Lothar diria que la mitad del trabajo estaba hecha, cuando 4 guardias llegaron por el pasillo del patio. Angost encargado de vigilar esa puerta los vio, claramente, igual que ellos a el. Vamos! dijeron los guardias . Estan aqui! Los cuatro valientes se adelantaron con sus espadas cortas desenvainadas y se adentraron en la habitacion, donde estaban ellos.La sorpresa no fue posible ,asi como la emboscada ya que habian sido vistos -Rendios cerdos!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   Jue Ago 28, 2014 11:16 am

Ya era demasiado tarde para ellos. La oscuridad me envolvía. Me lancé a la carrera. Corria sobre las puntas de los pies para no hacer demasiado ruido. Hice varios quiebres en varios callejones. Gracias a los dioses, esa noche no había mucha luz. No podía escuchar nada. Parecía que no me seguían. Pero sería imposible. Claro que me habrían seguido.
Seguía corriendo y corriendo. Aún no estaba cansado pero sí me había alejado lo suficente. Hacía zig zag para despistar a cualquie posible perseguidor. Entonces, encontré un callejón oscuro y pequeño. No podía ser visto, y de hecho casí paso de largo de él.
Ahí me escondí. Desenvainé mi espada corta. Luchando no era muy diestro. Pero quería ver si seguían tras de mí o ya lo habían deshechado. Si me seguían solo tenía que herir a uno y seguir con la huida. Lo sentía mucho. Lo sentía mucho por Lothar, Angost y Tyrok. Pero estaban a punto de trincarme a mí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Horca. Capitulo I   

Volver arriba Ir abajo
 
La Horca. Capitulo I
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» El dia loco de Tahu, La pelicula(Capitulo 2)
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1
» [Capitulo 4]La isla de los Condenados
» Ilustraciones capitulo 17
» Capitulo 3: La isla tenebrosa

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: