Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» TIRADAS DE JUAN(HALAF)
Ayer a las 10:18 pm por Ankalagorn

» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Dom Dic 10, 2017 11:41 am por Tyrok

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Jue Dic 07, 2017 7:29 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang


Comparte | 
 

 Corazon Oscuro. Capitulo 7

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Mar Sep 22, 2015 10:23 am

Garred se habia pasado el dia durmiendo, mas que durmiendo, en la cama, pues al levantarse el dia anterior noto como le dolia el pecho y la cabeza, decidiendo asi quedarse en la cama para reponerse. Pero el dia siguiente estaba igual, nada habia cambiado, el malestar seguia consumiendolo poco a poco. En una vez de esas que estaba a medio camino entre los vivos y los durmientes, escucho a Angost decir la enfermedad que tenian, Corazon Negro y segun el curandero la enfermedad era mortal a no ser que se tratase con su caro remedio. Estaban jodidos, entre todos no llegaban ni a la mitad de lo que queria el matasanos.
La mole se levanto de la cama, no parecia que en ella se le curase aquella enfermedad, Corazon Negro pensó, no estaba mal el nombre de lo que les podia traer la muerte a sus pies, pues ya poco a poco se habia tornado este de aquel color. El dunedain habia pensado en todo lo que habia pasado hasta llegar al dia de ayer. De soldado ejemplar a un simple rufian, ayudando a rufianes y estos ayudando para ser asesinos, cada vez veia mas lejos su afan por ser un heroe de leyendas, de las que salen en los libros y en las canciones. Cada dia se alejaba mas de sus sueños para que estos se volvieran mas oscuros y su corazon ya negro, mas gelido y putrefacto sin ayuda de enfermedades mortales.

- Hijo de puta! – espetó Lothar - ¿Dónde has estado esta noche? Angost anda buscándote…-

Garred miró la escena despues de lavarse la cara con la tina de agua, y sonrio para sus adentros, dentro de tanta mierda por lo menos habia alguien que habia podido disfrutar de los placeres de la vida.

- Necesitamos recabar información, urgentemente, he estado pensando que la mejor manera de hacerlo podría ser disfrazarse de mendigo en varios lugares de la ciudad, así ademas sacaremos algunos cobres sin levantar mucha sospecha, total el hedor ya lo llevamos encima. Tambien podriais hacer lo que mejor se os da, entrar en casa ajena y tomar prestado algo de dinero, si puede ser en un solo golpe seria extraordinario, no me molesta hacer de mendigo, total, la muerte nos apremia. ¿Que me decis?.
El tono del grandullon era mas bien del cordero que va al matadero, un valido desganado y moribundo, por el cual clamar por su vida en vano. La ruleta de la vida había girado y ahora estaba sumergida en lo profundo del río.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Sáb Sep 26, 2015 1:37 pm

Día tercero desde el ataque al templo.

EL ESTRAPERLISTA
- Es un buen plan. – Sentenciaron todos.
- Manos a la obra.
Angost y Lothar se encargaron de la primera parte del trabajo. El rubio y Garred se quedaron descansando en la posada al cuidado de la serpiente.
Los dos pillos tardaron más de lo que esperaban en dar con los barrios bajos. La primera tarea había sido comprar algo de ropa. Para eso el Tahúr iba que ni pintado. Sacó unos buenos atuendos por poco dinero. Luego tras indagar dieron con lo que buscaban.
Subieron a la colina sur, un lugar poco entrañable. Los pobres se mezclaban con la escoria de la sociedad de Elendil. Si, incluso en la capital del imperio había pobres y ratas como ellos. Sabían que eran nuevos por la zona y más de un ojo les estaría echando la vista encima. Lothar de vez en cuando tosía de mala manera, pero al poco se le pasaban esos accesos de tos. A ojos incautos parecían presa fácil….
Por fin dieron con lo que buscaban, un estraperlista de cuidado.
La casa era vieja, pero muros fuertes y espesa puerta. Cuando pasaron un par de matones enormes les recibieron con cara de pocos amigos. Sortearlos fue fácil, el oro abría muchas puertas. Les condujeron a un habitación y de allí escaleras abajo. Otra sala y tras un armario una puerta que daba a otra escalera, esta de caracol. Los matones iban detrás suyo, un empujón y rodarían vete tú a saber cuánto. Al fin y muy abajo dieron con lo que buscaban. El estraperlista.
Al bajar las escaleras encontraron un pasillo largo con algunas puertas. Les condujeron a la segunda a la izquierda. Dentro un hombre entrado en años sentado tras una mesa de nogal un tanto gastada.
La conversación no se prodigó mucho.
- Dos trajes de oficial de la guarida roja, nada más y nada menos.
- Eso es.
- Eso no es una baratija. ¿para cuándo?
Ni si quiera pestañeó o preguntó para qué.
- Cuanto antes.- fue la respuesta.
- Esa prisa cuesta dinero. Unas ochenta monedas de oro.
- Eso es un robo, cincuenta contantes y sonantes.
- Setenta y cinco.
El regateo no bajó de las 65 monedas de oro que incluyó las botas. Con un chasquido uno de los matones salió de la habitación y regresó al rato con los dos trajes. Lothar examinó los trajes. La tela era de primera calidad, antelina y seda repujada con botones de bronce dorado. Las charreteras y galones bordadas en hilo de oro. Oficiales de alto rango sin duda.
- ¿A qué clase de oficial corresponde?
- A capitán mayor. En Elendil hay bastantes. Los suficientes como para que no se conozcan todos entre sí. Ahora la tela, ya habéis visto en material,¿ tenéis el dinero?
Desembolsaron la guita y el estraperlista contó y mordió cada una de las monedas. Luego las pesó.
- Muy bien. Es un placer hacer negocios con ustedes. – El oro le había vuelto más que amable, casi servicial.
- Otra cosa. Tenemos unos objetos a los que nos gustaría darle puerta…
- Traédmelos si merecen la pena. Compro y vendo siempre que sea de valor.
- Muy bien. Veo que haremos negocios juntos.
Se largaron de aquel submundo con su inversión. La tarde casi noche les recibió con una aire a pobreza y suciedad, nada que ver con la gran urbe que se extendía ante ellos. Elendil estaba preciosa desde esta panorámica.

EL OJO DEL HALCÓN.
Se abrió una puerta y seis hombres salieron a la calle. No le costó ver cómo iban embozados con un paño húmedo. Uno de ellos se agachó pero no pudo ver que hacía. Otro tipo mucho más grande se interpuso impidiéndole la visión. Alzó el vuelo para poder ver mejor que pasaba, pero llegó tarde. El hombre que se agachó ya se había levantado. Hizo unos gestos con la mano y todos se pusieron en movimiento. La gente se apartaba a su paso, no por miedo, sino más bien por el hedor que desprendía. Halaf olía a lo mismo por lo que no pudo acercarse a él. Sabía que estaba mal, pero no podía hacer nada por él. Repasó a cada uno de los seis hombres. Eran sin duda hombres de armas, más parecidos a mercenarios que a soldados. Cada uno portaba una armadura diferente. Uno incluso llevaba la del tramposo de las cartas. Estaban tomando la misma ruta que la banda del sastre había seguido un par de noches atrás. Relámpago no sabía como lo hacían, pero no tardarían en llegar hasta la posada donde Halaf se encontraba. Revoloteaba a cierta distancia encima de ellos. Cuando ese hombre miró hacia arriba y sonrió. No le pudo ver más que los ojos pero se quedó fija en ellos. De pronto un zumbido que pasó a escasos centímetros la sacó de su trance. Un pivote había estado a punto de partirla en dos. Picó y salió de allí….
Halaf se despertó de golpe. Relámpago había contactado con él a pesar del sueño y el rubio había visto todo lo que el halcón.
- Tenemos que irnos, nos han encontrado. No tenemos más de veinte minutos.
Era medio día, no sabían nada de Lothar o Angost. Pero halaf sabía que si no se largaban iban a estar en serios problemas, los mejores con la espada eran esos dos pillos y encima estaban en inferioridad….
< maldita sea la suerte> pensó el Rubio
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Dom Sep 27, 2015 11:57 am

Mi tos no me impedía actuar con premura.
"Vamos. Lo he visto a través de relámpago. Son séis hombres y van armados. Más que nosotros. Parecen mercenarios y nos están buscando a nosotros"
Mientras hablaba iba haciendo el escaso equipaje que teníamos. Eso era lo bueno de tener poco y ser del oficio. Siempre estábamos preparados para huir con premura.
"¿pero quiénes son?¿y cómo sabes que nos buscan a nosotros?" preguntó Tyrok.
"Han salido de nuestra misma alcantarilla. Están siguiendo nuestros pasos. Uno lleva la armadura de Lothar. Y......."
No sabía bien cómo explicar lo que intuía
"Hay algo. Algo que no sé explicarte." paré y miré directamente a Tyrok a los ojos.
"Creo que sabían de la existencia de Relámpago. Sabían que me estaba avisando. Intentaron matarla. Deben usar magia o algo extraño, pero van a darnos caza y hemos de estar preparados."
Seguí haciendo el atillo junto con Tyrok y Garred. En apenas cinco minutos estábamos listos. Pero Angost y Lothar vendría a la posada.
Cuando estábamos ante el posadero le dimos una moneda más.
"Volveremos y será mejor recompensado. Ahora nos marchamos. Pero nosotros nunca nos hemos hospedado aquí"
El posadero sonrió. Angost ya nos había hablado de él.

Salimos por la puerta trasera y recorrimos unas cuantas calles hasta dar con un callejón apartado. Me concentré lo que pude y esperé a que diera resultado. Mientras llegaba escribí una nota precisa y concisa.
"Nos buscan. Seis mercenarios. No ir a la posada. Nos vemos cerca de la puerta este. Suerte"
Escueta pero no había mucho tiempo. Entonces llegó ella. Mis ojos respiraron de alivio al verla viva. Ella lo notó. Y le gustó. Ese tipo de cosas lo sabíamos sin hablar.
Le até la nota a Relámpago.
"Ve donde están Angost y Lothar y dales esto. Ten cuidado preciosa" hablarle al oido con cariño y besarle el plumaje era algo habitual entre nosotros. Relámpago partió con la nota. Y yo desee que todo saliera bien. Ver ése pivote y pensar que podría perderla a ella también me puso los pelos de punta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Lun Sep 28, 2015 4:41 pm

Salieron por la puerta dejando atrás a un intrigado posadero. La moneda de oro no hizo más que suscitar preguntas que el posadero no hizo, pero que ellos supieron que se hacía.
En el callejón el pájaro voló, Halaf no supo si encontraría a Lothar y Angost. Solo esperaba que así fuera. Por otra parte perdía una importante ventaja sobre sus perseguidores. Con Relámpago podría saber donde estaban, ahora andaban a ciegas por así decirlo.
No era la hora d comer aun, por lo que encontraron a bastante gente. Preguntar por la puerta norte y dar con su ubicación no fue difícil. Lo complicado era llegar hasta ella. Estaba bastante lejos.
La pregunta era sencilla. Ir sin rodeos para intentar despistar a sus perseguidores o ir directamente. Halaf sabía que los mercenarios contaban con un as bajo la manga. De alguna manera podían rastrearlos, la pregunta era como.
Ante ellos se extendía la larga avenida de las rosas. Era la avenida central de la ciudad que partía la urbe en dos. Justo en el medio podrían tomar la calle de la luz, llevaba directamente a la puerta este. Por otro lado podían cruzar el barrio de los orfebres con innumerables callejuelas. Podría ser un buen barrio para despistar a su perseguidores…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Mar Sep 29, 2015 9:07 am

- Tal vez deberíamos separarnos para intentar despistarlos – dijo La Serpiente – No se que pensáis, pero dudo que todos sean tan buenos “rastreadores” como para encontrarnos a todos. ¿Viste si llevaban algún perro? De lo contrario lo más seguro es que estén haciendo uso de la magia…
Hay demasiada gente, dudo que les sea fácil localizarnos, aunque si lo han hecho… volverán a hacerlo. ¿Qué opináis compañeros? -

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Miér Sep 30, 2015 7:40 pm

-Esta bien, mi idea es ir a cada esquina de la ciudad y cambiar cada medio dia, ire a la mas alejada de aqui, en direccion norte e ir cambiando en direccion que sale el sol, si usan magia como dices, estara bien que nos dividamos asi les sera mas dificil encontrarnos.
Si estaba en lo cierto que los que nos perseguian usaban magia, no habria lugar donde se podrian esconder y siempre tendrian que estar en movimiento. Cada vez mas ruin le parecia todo aquello que se acontecia en su dia a dia. Cada vez mas oscura se hacia la vision del mundo que vivia. Cada vez se sumergia en la mas honda brecha que el corazon pudiese albergar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Vie Oct 02, 2015 2:31 pm

"No sé. Separarnos. Puede que tengamos más posibilidades. Pero Garred y no estamos del todo bien. Y a veces, esta tos nos delata."
Tenía que pensar y hacerlo rápido.
"Bien. Tyrok, vete tu a ver a Lothar y Angost. Garred y yo iremos a la puerta Sur. Intenta no ir de forma directa. Estamos buscando las puertas pues no conocemos nada de ésta ciudad. Pero si se dan cuenta de ello, puede que nos esperen la próxima vez. Intentaré comunicarnos a través de Relámpago. Pero no lo tengas como primera opción. En cuanto entregue el mensaje al tahur y al príncipe haré que busque a nuestros perseguidores y tenerlos controlados"
"Así que nos toca seguir huyendo. Como criminales"
Se notaba en el tono de Garred que no estaba acostumbrado a esto y que le desagradaba. Pero era normal. Nosotros siempre habíamos sido criminales. El siempre ha sido la ley.
"De momento, hemos de reagruparnos y fortalecernos. Pero mi plan es coger a nuestros perseguidores. Y si es necesario, acabar con ellos. Si estuviéramos todos juntos y sanos, los esperaríamos y los emboscaríamos. Pero por ahora eso no es factible"
Tyrok iba a marcharse.
"Un par de cosas más. Recuerda que nos persiguen. Da un rodeo por si acaso. No sabemos si irán por ti o por nosotros. Y en nuestros mensajes, hasta que nos encontremos en persona, los cifraremos"
Tyrok frunció el ceño. Acostumbrado como estaba a hombre de pocas palabras como él, sabía perfectamente que preguntaba sin palabras cómo cifrarlos.
"Si ponemos suerte o que tengais suerte, es que algo va mal o estamos escribiendo bajo coacción. Pero si hablais de algún dios o deidad, como Iluvatar os guie, Tulkas os ilumine, etc. Es que todo va bien. Sé que en la última carta puse precisamente suerte, pero en un mensaje bajo coacción, es más fácil terminar con un suerte, que con un Ilúvatar te ilumine"
"¿qué haremos nosotros?" preguntó Garred.
"Nosotros daremos un gran rodeo. Tenemos tiempo entre que Tyrok llega al encuentro y después vienen por nosotros. No hay prisa pero no iremos despacio. Y abre bien ojos y oidos. Pues somos la liebre que despista a los perros"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Vie Oct 02, 2015 6:37 pm

-Esta bien, ahora lo que nos queda es que nuestros perseguidores no encuentren la lavandería y nos quiten las armaduras, ¡POR TULKAS!, cada vez vamos de mal en peor y siento que esto hace tiempo que se nos fue de las manos, pero bueno, mejor amoldarnos a la situacion que tenemos encima, parece que Melkor se divirtiese con nosotros para mandarnos a las salas de Mandos.

Era la unica opcion que tenian para poder sobrevivir, huir, huir como ratas que las persiguen los gatos. Pero el dunedain se sobrepuso un poco a tanta desazón que le acaecía, se dio dos buenas palmadas en las mejillas diciendose que este no era el mismo, si solo estaban en una montaña de estiercol tendria que abrirse paso aunque fuera a mordiscos, se termino diciendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Sáb Oct 03, 2015 11:22 am

- Un segundo señor posadero – La Serpiente tenía prisa, sus amigos iban a pasar de largo y no podía permitirlo – Guárdeme la mesa un instante que acaban de llegar mis dos amigos y no puedo dejarlos pasar de largo. –
Tyrok se levantó de la mesa y fue al encuentro de sus compañeros Lothar y Angost, iba a un paso rápido, pero no corriendo no, pues podría llamar la atención de los guardias que allí se encontraban. No había tiempo que perder, aquellos guardias estaban invitados a la fiesta para oficiales que daba Lady… puto posadero, de buen agrado le rebanaría ese grasiento pescuezo que tenía por haberle interrumpido.

La Serpiente salió por la puerta intentando no perder de vista ni a los guardias ni a sus amigos, no era un camaleón, así que aquello no era una tarea fácil, su principal objetivo no era otro que sus compañeros, si llamaba la atención de los guardias, mala suerte.

Mientras caminaba hacia sus compañeros iba maquinando la forma de poder colarse en la fiesta de aquella dama. Debían prestar atención a la conversación de aquellos guardias bocazas, si el tema que les interesaba no volvía a aparecer en la mesa, tendríamos que intentar idear un plan para poder sonsacarle la información aquellas almas en pena. Si plan era “fácil” si no soltaban prendas mientras boqueaban en la posada, habría que asaltarlos en la noche haciendo el menor ruido posible, el oficial debería quedar con vida para ser interrogado y ocupar su lugar en la fiesta.

- Pssss!!! Pssssss! – chistó La Serpiente – Príncipe!!! Tahúr!!! Soy yo La Serpiente, venid aquí cojones, tengo demasiado que contaros antes de entrar en esta puta posada, rápidos! -
- Maldito cabrón silencioso! – dijo Angost
- Rápidos cojones! -

Tyrok les contó lo básico en los escasos segundos que tardaban en llegar desde el lugar donde se encontraban, hasta la posada del Taburete del Viajero.

- Hay un grupo de guardias en la posada, un oficial y una pareja de guardias, el oficial está invitado a una fiesta en la casa de Lady… si el puto posadero seboso me ha interrumpido justo cuando iban a decir su nombre, con gusto le rajaría su mugriento cuello hasta verlo desangrarse… Bueno vayamos rápidos a mi mesa e intentemos seguir escuchando e idear un plan –
- Por Eru!!! Que exceso de información en tan solo unos segundos – dijo Lothar
- Vamos!!! –

Tyrok se había percatado de que no hubiese nadie por los alrededores que pudiese escuchar lo que no debía, no obstante se aseguró de hablar lo suficiente mente en voz baja como para que nadie los escuchase.

Offrol: mi tirada de percepción no ha sido muy buena he sacado dos 8 que serían 2 aciertos tanto de ver como de oir.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Dom Oct 04, 2015 11:54 am

"Maldita sea"
"¿qué ocurre?" preguntó Garred
"Relámpago ha alcanzado a Lothar y Angost cuando ya salían de nuestra posada. Parece que no los han capturado pero puede que ya los estén siguiendo muy de cerca"
"Vaya. Y lo peor no es eso" dejo caer el Dúnadan.
"¿a qué te refieres?" estaba intrigado por sus palabras.
"A que si nos están siguiendo hasta ahí es fácil que den con la lavandera. Lo que significa que pueden coger el resto de nuestras ropas y armaduras. Ahí estaríamos aún peor"
Joder. No había pensado en éso. Pero Garred tenía razón la cosa estaba jodida si llegaban a la lavandera. Y llegarían. Sería cuestión de tiempo. Aunque si no me equivocaba, había un encuentro amoroso entre ella y la serpiente que podía ponernos a la mujer de nuestro lado sin necesidad de avisarla.
Pero yo quería recuperar la ventaja.
"Tenemos varias opciones a ver qué te parecen"
Le dije al Dúnadan.
"Es imperativo que partamos ahora. Aunque sea de noche y estemos cansados. Nos tenemos que reunir con el resto del grupo. Pero, bien podemos ir directamente a su encuentro a la puerta este. O bien podemos ir a la lavandería"
"Eso queda lejos"
"Y la puerta este también. De todas formas, id a la lavandería no sería para dar un aviso ni nada parecido. Sería para entrar forzando puertas y coger nuestras cosas. No deberíamos permitir que nos las quiten"
Garred me miraba con la boca cerrada y seguía esperando. No era muy hablador
"De todas formas voy a colocar a Relámpago cerca de la puerta de la lavandería"
"Buena idea. Así si llegan antes que nosotros lo sabremos."
"No confies mucho en éso. Está muy cansada. La dejaré allí descansando. Pero si llegan tocando puertas como gente de bien lo sabremos. Si llegan ocultos entre las sombras como nosotros, puede que no nos enteremos"
Garred seguía mirándome y no parecía entender lo que le estaba proponiendo
"Bien. Tu decides. ¿Vamos directamente a la puerta este, o vamos a la lavandería a robar nuestras ropas? Si decides ir a la lavandería también podríamos hablar con la lavandera y bien avisarla o bien decirle que queremos nuestras cosas tal y como estén. Tal vez esto último sea lo mejor en caso de ir para allá. Pero tú dirá qué hacer"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Jue Oct 08, 2015 9:29 pm

- Vamos a la lavandería. – Sentenció el Rubio.
Garred le miró con todo el cansancio del mundo. No dijo ni una sola palabra. Muy al contrario que Halaf. El camino se hacía andando, y eso hicieron. Cada paso era un mundo, cansados, enfermos… Elendil se hacía cada vez más grande y la distancia no parecía menguar. Además volver a un sitio donde solo habían estado una vez les costó más de lo que creían. Ya no había fuerzas para admirar los edificios, estatuas o acueductos.
- Nos cercioraremos de que no nos están esperando. Actuaremos con cautela. En caso de que esté sola le diremos que venimos a por nuestras cosas. Si está el marido, somos nobles que queremos recuperar lo nuestro.
Garred escuchaba pero no decía ni un pero. Como lo raro que sonaba que un noble con prisa quiera recuperar sus cosas de noche, casi de madrugada. Así como que tampoco tenían dinero para pagar el trabajo…
Halaf hablaba sumido en un estado febril. Su mente lo vía claro… De pronto se concentró en Relámpago. Estaba acurrucada en la lomera de un tejado a dos aguas. Ambos se regocijaron al mezclarse el uno con el otro. Ambos sintieron su cansancio, su necesidad de estar juntos y descansar. El pájaro tenía una estupenda vista de la lavandería, si no fuera por la poca luz. Se veía la fachada principal, tenuemente. La puerta estaba cerrada desde que llegó, pero claro ya era de noche cuando se poso. Las ventanas cerradas no ofrecían ningún detalle. Se acurrucó y descansó.
El tiempo pasaba rápida e inefectivamente para halaf que veía como el día se le echaba encima, no quedarían más de tres horas hasta que saliera el sol y no daban con la calle.
Nadie en la calle, y cualquier paso daba miedo, si era la guardia malo, dos tiparracos de noche… si eran unos rateros… malos, si era los cazare compensas peor. No solía haber gente buena a esas horas. Por fin dieron con algo conocido, su destino estaba cerca, unas centenas de pasos. Se concentró en el pájaro. No se veía nada. La casa estaba igual que la última vez que la vio. Continuaron en mitad de la noche, Garred iniciaba la marcha ya que Halaf se quedaba un poco atontado al conectar con el halcón.
La ventana de la casa se abrió suavemente. Relámpago salió de su atolondramiento, estaba a punto de quedarse dormida. La cortina onduló suavemente, le pareció ver como se movía una sombra. Se concentró… Garred estaba al otro lado… No podía ser. Fijó aun más la vista, la noche era mala amiga del halcón. No, no era Garred, era alguien con su coraza. La cabeza de lobo de hierro negro destacó sobre el fondo plateado. Un mal presentimiento embargó al rohir y al pájaro. Halaf gritó mentalmente, pero el halcón estaba muy cansado y medio dormido.
El pivote salió disparado, Halaf pudo ver como se acercaba demasiado derpisa… mas cerca hasta que se paró en seco. Se quedó suspendido en el aire delante de Relámpago. El tiempo se detuvo y la saeta empezó a moverse despacio. Halaf evaluó todas las opciones y efectuó las órdenes.
< Salta, toma impulso, aletea fuerte y pica a la izquierda. Tu puedeggggg>
En ese justo momento le asaltó un violento ataque de tos. La conexión se quedó bloqueada todo se hizo negro. Luchó por seguir con Relámpago, sintió como si se le partiera la cabeza por el esfuerzo. Solo consiguió ver como el pájaro expandía las alas, y sacaba pecho para recibir de lleno la flecha. Luego, como una saco de patatas, se perdió tejado abajo.
Halaf salió de su trance tras sentir un golpe en el pecho. Intentó recuperar la conexión con ella. Solo encontró oscuridad… una fría oscuridad
La mente le jugó una mala pasada, una estocada cruel. Se recordó a si mismo en el hospicio. Estaba leyendo el saber de orome. Un libro de guardabosques viejo y gastado
La cita del dios cazador decía así:
Espera a tu presa allí donde sepas que va a pasar…

Out Roll
Si Juan he matado a Relámpago. Por si queda alguna duda.
Posdata
Estáis a unos trescientos metros de la lavandería. Os toca.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Sáb Oct 10, 2015 11:33 am

Ya solo quedaba esperar a juntarnos con el resto, no había demasiado tiempo para el descanso hasta que todos estuviésemos juntos. Debíamos pasar la noche en aquella posada haciendo turnos de guardias por si aparecían nuestros perseguidores. Hubo suerte y la noche fue tranquila, pero con el primer rayo de sol debíamos dejar la habitación para partir rumbo a la puerta este. Pensamos en hacer turnos, ir de uno en uno, pero no, lo mejor era ir los tres juntos y no volver a separarnos, cuando estos tipos venían pisándonos los talones. Iríamos los tres pero estando separados entre nosotros sin perdernos de vista en ningún momento y sin perder de vista la puerta este.
Era ya casi media mañana cuando los vimos aparecer. El caminar de Halaf era cabizbajo, como cuando perdió a su amada. Algo había pasado, podía notarse desde la distancia, pero ¿qué? Los tres fuimos aproximándonos a nuestros compañeros pero sin dejar de observar en ningún momento, estábamos planeando tender una emboscada y no podía suceder que ahora nos la tendiesen a nosotros. Apenas unos instantes y los cinco volvían a estar juntos sin tiempo que perder para volver a desaparecer, los cazarrecompensas estarían cerca a buen seguro.

- Desaparezcamos cuanto antes – dijo Angost

Y así hicieron. Buscaron un lugar separado en el que poder hablar aunque solo fuese un instante para decidir que hacer. Estaba claro que lo más urgente en este momento no era aquella maldita enfermedad, sino los cazadores que venían en busca de una presa débil pero que jamás se rendiría. La maza de Morgoth pendía sobre nuestras cabezas, pero no podíamos dejar que cayese sin esquivarla.
Al fin encontramos un lugar en el que poder hablar sin oídos cerca aparentemente, una calle con tres posibles salidas y pocas ventanas que diesen a ella. Era el lugar perfecto.

- ¿Qué ha sucedido? – La Serpiente fue directa al grano, no había tiempo que perder.
- Relámpago ha caído – fueron las palabras de Garred, los ojos de Halaf iban disfrazados de un rojo cristalino fruto de las lágrimas – Al parecer llevan un excelente ballestero que fue capaz de asestarle una flecha en la oscuridad. No quiero dar muchos más detalles, pues me costó poder detener a este demente que quería buscar venganza y entrar el solo en la lavandería a ajusticiarlos. –
- ¿Has dicho lavandería? – el corazón de Tyrok se sobrecogió por un momento, aquella mujer iba a sufrir mucho sin merecérselo y era por su culpa. No era justo, pero no podía dejar a sus compañeros que tenían un aspecto terrible y mucho menos meterlos de lleno en la maldita trampa que les estaban preparando en aquel lugar – Pobre Rosaura – fueron las únicas palabras que llegó a articular La Serpiente, realmente aquello le afectaba, la mujer era la dulzura encarnada en persona, pero no podía mostrar debilidad en aquel momento, Halaf estaba pasándolo muy mal y sus compañeros estaban enfermos. Había que seguir adelante. – La pérdida es grande, pero debemos seguir adelante. Nuestras vidas aún corren peligro. –

Se expuso el plan de Angost. Aquellos desgraciados nos seguían la pista y si nos habíamos adelantado a ellos fue gracias a el halcón, tal vez su muerte aunque dura para nosotros nos podía ayudar a que cayesen en nuestra emboscada puesto que ahora no podíamos adelantarnos a sus movimientos. El plan era conseguir cuantas ballestas nos fuesen posibles en un estraperlista, dejarles alguna prenda, usarlas en el momento para posteriormente devolverlas, como prenda usaríamos la valiosa daga de Lothar. Tyrok había pensado conseguir una red para poder hacer una trampa sobre la puerta, recordaba cuando iba de pequeño con su hermano a cazar pájaros cantores para sacar algo de dinero y aquello podría ser realmente útil para darles unos segundos de ventaja sobre aquellos miserables.

- Busquemos cuanto antes un lugar para descansar y luego vayamos al estraperlista para conseguir lo que necesitamos, luego todo será cuestión de esperar la llegada de nuestros cazadores. Serán cazados compañeros, no lo dudéis. – No dio ni el más mínimo instante para que Halaf ni ninguno de sus compañeros mostrasen la más mínima debilidad. Tyrok siempre había sido de ir a remolque, pero en este caso debía coger las riendas con urgencia o todo se iría a la mierda.

El Nido feliz, esa fue la posada más indicada que encontraron, no era excesivamente cara (lo cual hablaba de su escasa calidad) y la habitación se prestaba perfectamente para la emboscada que querían realizar, cuatro camastros que podían utilizar como parapetos y una amplia puerta por la que entraban dos personas, sin ventanas. Podría haberlo soñado pero nunca mejor que aquello.

- Vale vayamos a buscar un estraperlista, será mejor que preguntemos por la calle, el posadero podría vendernos por una moneda de madera. – dijo Lothar – Luego ya tendremos tiempo de descansar. – Tyrok asintió al mismo tiempo que un gran alivio recorrió su cuerpo viendo que no era el único que iba a tirar del carro – Luego ya tendremos tiempo de descanar. –
- ¡Vamos! – dijeron todos prácticamente al unísono, todos salvo Halaf.

Caminaron e indagaron durante un tiempo, Garred y Halaf parecían exhaustos y por momentos casi había que arrastrarlos, pero no podíamos volver a separarnos ni dejarlos solos en la posada en manos de aquellas alimañas. Al fin dieron con la Casa de Empeños de Marl- Boros, era un hombre de piel dorada, a buen seguro un mestizo o un hombre del este, si Henry Mediohuevo tenía dos enormes canes, este tenía uno que más bien parecía un caballo, nada más entrar aquella criatura nos regaló un presente, nos mostró su sonrisa con dos filas de dientes terriblemente afilados, aquello parecía una mezcla de lobo con cualquier criatura salvaje, debía pesar como 150 kg pero no se levantó, tan solo enseñó sus dientes y gruñó, negro como el azabache y con unos ojos amarillos como el mismísimo sol.

- ¡Descansa Sauron! – dijo aquel hombre al salir de la trastienda – Disculpad los modales de mi fiel amigo, es su manera de avisarme de que hay clientes en la tienda que desean algo… ¿verdad? Porque ustedes desean algo. – por el acento de aquel hombre debía de ser extranjero, del Este a buen seguro. –
- Verá usted señor… Marl…? -  dijo Lothar
- Marl- Boros es mi nombre pero podéis llamarme Mar, Corazón Negro – al decir eso, Tyrok pudo observar como tras el chaleco de piel, aquel hombre llevaba tatuado en el pecho un enorme corazón negro atravesado por innumerables flechas. – O simplemente Corazón Negro – Esbozó una sonrisa
- Pues mire usted necesitábamos unas ballestas – dijo Lothar sin titubear un instante – Ah y también una red de pesca o para cazar pájaros a ser posible y una cuerda –
- Con que ballestas y una red… eso puedo conseguirlo… de hecho tengo algunas en el almacén en estos momentos, pero como bien sabréis, nada es barato hoy día. Además, y esta información es un regalo por mi parte, entre otras cosas porque a mi también me conviene guardarme el culo. La guardia está muy nerviosa últimamente, debéis llevar cuidado con lo que hacéis con estas armas… no vayan a ponerse aún más nerviosos, Sauron nunca olvida una cara bonita… y creo que tu le has gustado grandullón. – dijo mirando a Garred que tragó saliva con dificultad.

Aquel hombre ofreció una pausa, una pausa que fue una clara muestra de que esperaba alguna explicación de para que necesitaban aquellas armas.

- Nos disponemos a realizar una cacería, ¿alguna vez ha hecho usted el puesto? Necesitamos que esas ballestas pueda atravesar pieles duras, de lo contrario tal vez no tengamos oportunidad de recargar. – dijo Tyrok
- Interesante… - estaba claro que La Serpiente mentía y de que aquel hombre no se había creído nada – una cosa más veo que alguno de vosotros está enfermo, esa puta enfermedad puede asolar ciudades pequeñas. Por suerte para vosotros, aquí tengo algo que no es un remedio, pero si que anula sus efectos durante medio día, es la leche de la flor de Abigor, su efecto de alivio es inmediato, tan solo por 2 monedas de oro la dosis, por supuesto tiene algún efecto secundario y así como adictivo –
- Necesitaremos tres de esas – Halaf despertó por un momento de su letargo
- ¿Podremos devolvérselas si no las llegamos a utilizar? – dijo Angost
- Si os las recompraría por 1 moneda de oro cada una. Y… bueno ¿pensáis comprar las armas y todo o me dejaréis algo como prenda? –
- Pensábamos dejar algo como prenda, esta daga – dijo Lothar
- Está bien déjeme observarla – la sostuvo, olió y miró hasta el más mínimo detalle – Sin duda se trata de un arma valiosa. Mi oferta es única y no sujeta a negociaciones. Creo que tenéis prisa por llegar a la “cacería”. Os llevaréis las 3 ballestas que tengo, una red y 3 dosis de leche, a cambio yo me quedaré esta daga empeñada y 26 monedas de oro. La daga os la devolveré, pero el dinero será para mi. En una semana las 3 ballestas y la red deberán estar aquí, no es que la red me importe demasiado, pero no quiero que quede rastro que pueda conducir a mi por allá donde vayáis a cazar. ¿Qué os parece? –

No había mucho que poder hacer, aquel hombre se había cerrado a negociaciones y el tiempo y el cansancio corrían en nuestra contra, así que tan solo podíamos decir que si.

- Está bien, ¿puede dejarnos algunos sacos donde poder guardarlo todo? – dijo Tyrok que no deseaba ir dejando un reguero de pistas. No había tiempo que perder. Recibieron aquello por lo que habían venido y partieron rápidos hacia la posada.
- Una cosa más, si conseguís algo de valor que no necesitéis en vuestra cacería, estaría encantado de volver a hacer negocios con vosotros. – otra mueca de sonrisa se dibujó en sus rostro.
- Gracias – dijo Angost

Cargados con todo volvieron a la habitación donde pronto comenzaron a realizar los preparativos, puesto que no sabían lo que tardarían en encontrarlos, Garred y Halaf necesitaban descansar con urgencia. Así que, Tyork, Lothar y Angost se pusieron manos a la obra. Había que atrancar la puerta, pero de una forma que tan solo dificultase un poco su apertura para que pudiesen entrar. Tenían que colocar la red sobre la puerta para realizar la trampa y colocar los camastros a modo de parapeto para poder esconderse tras ellos, pues al menos uno era un excelente ballestero.

Offrol: Pues ya solo queda poner la red sobre la puerta. Algo como lo que se ve en el video este es lo que yo quiero hacer. Se ata la red que va preparada para ellos y se coloca sobre la puerta. Alguien coge la cuerda desde un extremo y cuando la presa esté en el lugar deseado pumba, se deja caer fuerte hacia atrás con lo cual la red cae sobre el objetivo, yo lo he visto hacer y aunque parezca una tontería es efectivo y puede inmovilizar a los malos un ratejo mientras los acribillamos y pinchamos con nuestras espadas. https://www.youtube.com/watch?v=kv3Hh00cHFE





Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Jue Oct 15, 2015 12:51 pm

Ya no tenía ganas de nada. Si bien estaba cansadísimo y deseaba acostarme para no levantarme nunca más, llegamos a la puerta Este, donde nos esperaban nuestros compañeros. Pero yo no sabía cómo había llegado. Ni cuanto había tardado. No sentía el cansancio de recorrer media ciudad. Mi cansancio era por otro motivo.
Intenté poner mi cabeza en orden. Parece que había más de un plan y se estaban ejecutando a la vez. No era problema, las ballestas eran necesarias para ambos planes.

Una vez en el estraperlistas, Tyrok compraba ballestas y una red.
"Serán necesarias tres de esas" recordaba cómo cazar jilgeros. Pero esto sería otra cosa.

De vuelta a la posada me recompuse como pude. No había podido encontrar al asesino de Clarisse. Pero el de Relámpago lo tenía al alcance de la mano. Escuché mejor los planes de Angost y Tyrok. Me convencía más el del príncipe. Una trampa de ése tamaño para esa clase de gente, debería ser grandísima. No es que no fuera posible, pero algo tan grande se vería, y esta gente nos seguía la pista muy de cerca. No caerían tan fácil en la trampa.
Les informé cómo eran nuestros perseguidores.
"No olvideis que a uno lo conocemos seguro. No pude verlo pero me era muy familiar"
No era lo único que concretar.
"Teneis que tener en cuenta varias cosas. Una, sabían que Relámpago nos daba información, lo cual indica que ese cabrón nos conoce bien. Además, nos estaban esperando en la lavandería y la han matado. Así que saben que sabemos que nos buscan. Ya no habrá sorpresa."
Me costaba hablar y más recordar que habían matado a Relámpago.
"Mi plan inicial era emboscarlos en la lavandería. Pero se han adelantado. El plan de Angost me convence. No me importa ser yo el señuelo. Pero cuidado con el que lleva un yelmo con cabeza de perro. Es muy bueno disparando. Alcanzó a ....." ahí no pude pronunciar su nombre "en plena noche, desde una ventana a medio abrir y con el yelmo puesto."
Como odiaba a ese malnacido.
"No sé cómo sucederan las cosas. Pero si es posible, dejad con vida al del yelmo de perro. Ese lo quiero para mí y con tiempo"
No podía pensar pero tenía que serenarme y dar mi opinión.
"Hay que contad también que nos conocen y por éso tratan de emboscarnos. Será difícil que nos sigan para caer en la trampa, eso hay que mejorarlo. Pero podríamos hacer que nos siguieran a una taberna, y allí nos vieran emborracharnos e irnos a dormir. Puede que eso les haga bajar la guardia."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Vie Oct 16, 2015 10:29 am

"Esta es perfecta. Simplemente perfecta" decía Angost a mi lado.
Sentía que me había traído allí por bondad. Por lástima. Un pobre llorica al que había que estar continuamente consolándolo. Yo no era así. Pero eran demasiadas cosas en tan poco tiempo.
"¿qué tiene de especial?" pregunté sincero.
Ambos estábamos en la calle mirando el exterior de la fachada.
"Fíjate. Está hecha de ladrillo. Está apartada y discreta. Tiene dos plantas con chimenea en ambas plantas. Y mira lo que hay entre la primera y la segunda planta. Es un voladizo de al menos medio metro. Es magnífico para pasar de una habitación a otra. Y mejor aún, es una defensa estupenda para quien quiera trepar. Lo hace casi imposible. No podrán acceder a ésa parte a menos que sepan volar"
El príncipe tenía razón. Era extremadamente difícil poder trepar a la segunda planta. Y aunque era posible, era necesario buen equipo y bastante tiempo. Eso haría que nos diéramos cuenta que subían por ahí. Y matar a alguien así era como matar a un bebe.
Al mismo tiempo, esa magnífica defensa nos proporcionaba una ayuda para pasar de una habitación a otra, como si estuviéramos en un pasillo interior.
"La cosa no acaba aquí" continuó el príncipe.
"Entremos"
Nada más entrar nos tuvimos que detener. El local estaba tan mal iluminado que había que esperar a que los ojos se acostumbrasen. Por increíble que pareciese, parecía más pequeño por dentro que por fuera. ¿a donde había ido a parar todo el espacio que se veía por fuera?. Angost pareció leerme el pensamiento.
"Esta muy mal distribuida por dentro. La barra mal colocada para ser una taberna, pero para nosotros es magnífica. Mira a tu izquierda"
Lo hice, y entre la entrada, que se metía hacia dentro, y la barra, había un pequeño y miserable hueco. Sería una zona muerta, pero el posadero había puesto una mesa en la que solo cabía una persona. Parapetada y escondida, uno no se daría cuenta de ella hasta que el posadero no le indicase de su existencia, pues había tan poca luz, que uno no sabría de su existencia o si estaba ocupada, si no se acercase a menos de dos metros, tal y como estábamos nosotros
"Ahí quiero que estés tú. Con tu hechizo nadie te verá. Y desde ahí podrás hacernos una señal para que se inicie todo. Además cuenta con puerta trasera. Y este tugurio es tan miserable que los precios son ridículos. No supondrá un gran gasto. Eso sí, ni la bebida ni la comida son buenas. Es más ni siquiera diría que son malas, son peores. El lugar idóneo donde esconderse. Es simplemente perfecto." Angost estaba animadísimo. Viendo el lugar no sabía si había hecho el plan y el dios azar había puesto esa posada respondiendo a sus rezos; o bien había visto la posada y sobre ella había construido el plan.
"¿Puedo dar otra opinión?" pregunté.
Angost torció un poco el gesto y dijo "si, por supuesto"
Me encaminé fuera y sin mirar hacia arriba le dije mi idea.
"Esas dos habitaciones de ahí arriba dan justo a esta pequeña callejuela. No habrá más que un par de metros. Y justo enfrente hay otra construcción sólida de ladrillo"
Angost afirmó con la cabeza
"Con una escalera y unos tablones podemos construir una pasarela que tendríamos en la habitación contigua. Sería nuestro plan B de fuga. Solo tendríamos que sacarla y acceder al tejado de la casa de al lado y descender con ayuda de alguna cuerda. Sería el plan de huida del que habló Lothar"
Angost sonrió ante la nueva perspectiva que su posada fuera aún mejor de lo pensado. Solo faltaba pulir el plan y comentarle todo esto al grupo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Lun Oct 19, 2015 8:52 pm

La noche empezaba a hacerse larga en la mugrienta barra de la taberna. Halaf era apenas una sombra en la pared sin necesidad de hechizo alguno.
La cerveza era mala, el vino aguado. Los dedos de Lothar no paraban de juguetear con la baraja que le regaló Yasuo.
- Voy a cerrar la barra. Si quieren pueden terminarse los posos y subir luego.
Era tarde y el posadero no estaba por la labor de acostarse al salir el sol.
- Parece que estos no van a venir esta noche. – La serpiente se restregó las manos por la cara para despistar al sueño.
- Y si vienen mañana por la mañana. Estaremos hechos una piltrafa. – De pronto el tahúr se arrancó en unos de sus ya habituales ataques de tos. Al fin pudo continuar. – Estos cabrones pueden aparecer en cualquier momento, no podemos estar continuamente en guardia. Vamos a la cama yo haré el primer turno.
Despuntó el sol, Lothar llamó a Tyrok.
- Tu turno.
Se acostó, no sin antes toser y arrojar algo asqueroso. Luego se quedó durmiendo como un lirón. La serpiente dejó dormir a sus compañeros. O descansaban o no estarían a la altura. Algo le decía que a esas horas no les asaltarían.
El desayuno fue tan malo como la cena. Los asientos se estaban clavando demasiado. Pero mantenían sus posiciones.
- La barra no necesita puntales nuevos…
Esa frase se repitió un par de veces más a lo largo del día y alguna más por la noche.
La posada no mejoraba su iluminación por la noche. Lothar estaba que se deshacía por unirse a una partida en una mesa de atrás. Estaban cortos de pasta y unas manos alegrarían la bolsa. Miraba la partida, sonriendo de vez en cuando.
La jarra cayó con violencia, estaba casi llena. El Rubio la acababa de pedir…
Los cuatro se levantaron, una mirada de soslayo.
Un gigantón tamaño Garred emergió por el pasillo. La capa ocultaba la coraza, así como la capucha velaba levemente el yelmo. Detrás un tipo grande y fornido que parecía pequeño detrás del gigante. Avanzaban con paso firme. Casi directos a ellos. Pies para que os quiero.
Subieron las escaleras intentando no parecer apresurados. No sabían si lo habían conseguido.
Todo estaba preparado. Lothar miraba la ballesta con esa típica cara de idiota que tanto detestaba Garred. La verdad es que era una mueca irónica, lo suyo era la espada, no un arco con un palo atado. En fin cosas de la vida…
- Aguanto hasta que intenten entrar y luego me borro.
- Y de prisa, esa puerta no resistirá a ese mastodonte por mucho tiempo.
- Suerte.
- Suerte.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Vie Oct 23, 2015 1:22 am

Garred se espero a que su destino le abriese una puerta, la que diera con sus perseguidores, para que todo aquel plan surgiera efecto, estaba harto de ser perseguido como una rata. El ansia y la incertidumbre no hacian que pesar mas que una roca en el fondo que por agua llevara sangre, cual vena que se dirige al corazon, que bombea desesperacion. Tragar saliva le costaba tanto que el nudo en la garganta se acrecentaba con no dejarlo respirar. Entonces fue cuando ocurrio, un estruendoso resquebrajarse de pulmones, probocado por aquella repentina tos, pudiera ser que la enfermedad queria jugar su papel aquella noche, eso creyo el dunedain, el cual sentia como ademas de esputar sangre, haciendo una premonición de lo que estaba por desatarse en cuestion de momentos; el pecho le ardia, quemaba por dentro. La enfermedad lo estaba consumiendo por dentro.

Maldeciria ese momento por el resto de su vida, de la comisura de la boca le manaba sangre que caia gota a gota, una estampa paupérrima de el mismo si se viera desde fuera. No habia tiempo para limpiarse u otra cosa que no fuera estar concentrado en la situacion, ¿habria empeorado su situacion?. Pudiera ser que sus perseguidores ya sabrian que tramaban algo, pero el infortunio se apodero de Garred en el peor momento. Sabia lo que tenia que hacer, seria el todo por el todo, en cuanto el grandullon entrase por la puerta le dispararia un pivote a la cabeza, acto seguido cogeria su mandoble e intentaria sesgar piernas a todo aquel que fuera contra el, querian interrogarlos, no seria mala opcion que no puedan correr, penso el dunedain ...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Mar Oct 27, 2015 9:26 pm

Lothar y Tyrok
La serpiente se descolgó por la cuerda y empezó a bajar. No llevaba ni un metro cuando un porrazo descuajaringó la puerta.
- ¡Baja de una vez, estos están aquí!- Lothar asomado por la ventana tenía cara de circunstancia.
- No voy a subir.
- Que bajes.
La serpiente se deslizó los cinco metros por la cuerda. Al tocar el suelo la cuerda le cayó encima. Cuando miró hacia arriba vio como el Tahúr saltaba por la ventana.
Lothar sacó su espada y de un tajo cortó la cuerda cuando Tyrok llegó al suelo, en ese momento la puerta prácticamente salía despedida de la jamba. Lothar agarró la ballesta con la otra mano y saltó por la ventana sin mirar que traspasaba la puerta. El suelo le recibió con violencia. Sintió como literalmente le ardieron las plantas de los pies. Rodó por el suelo para amortiguar el golpe. Tyrok le tendió la mano.
- ¿Estás bien?.
- He estado mejor- Lothar se puso en pie y maldijo en silencio a los dioses. Los pies le estaban matando. Pero se obligó a ponerse en movimiento. Miró hacia arriba. Un par de figuras se asomaban por la ventana. Los yelmos no le dejaron ver la expresión de disgusto. Aunque ese gato negro con cara, esmaltado en la coraza, de pocos amigos expresaba muy bien la situación. El gato hizo un gesto al mastodonte que tenía por compañero y desaparecieron.
Angost y Garred .

Angost dobló la esquina para disparar su ballesta. Cara de perro no tuvo oportunidad.
La saeta se clavó hasta la mitad, poco importó la cota. El tipo cayó de culo por el impacto. Balbució algo ininteligible intentó ponerse en pie para recibir un palmo de acero. Angost agarró la espada por el puño y por el filo para empalarlo. Murió en el acto. Poco después llegaba el Afable, tosiendo como un perro viejo.
- Vamos, no hay tiempo que perder. – Angost desenterró su espada y se encaminó a la puerta. No reparó en la poca prisa que tenía Garred por entrar. Era como si le diera igual que algún sastre se fuera al otro barrio.
El príncipe abrió la puerta de golpe. En una esquina Halaf se batía con un tipo con la coraza real de Tharbad. Halaf bloqueaba un hachazo del tipo. Todo sucedió demasiado rápido para hacer nada, salvo observar.
< Ladea el escudo, va a enganchártelo con su hacha.> La sonrisa de orgullo del maestro apareció en la cara de Angost. En el último momento, el rubio giró la cadera y acompañó el movimiento con el brazo y muñeca. L escudo adquirió velocidad y golpeó el hacha evitando que lo atrapara y abriese su guardia. < Ahora golpea de flanco, buscando la axila.> El rubio no le defraudó, pero su enemigo dio un pequeño paso hacia adelante e interpuso su daga lo suficiente para que la espada rebotara en el pectoral. De pronto un grito le sacó de sus pensamientos.
- ¡Bouder, Gigante bajad cagando leches! –
Esa voz, no podía ser. Angost se giró hacia el fondo, hacía la barra. Allí había una figura envuelta entre las sombras. En la otra esquina se adivinaban unos cuantos clientes cagados de miedo. ¿Qué hacer? Ayudar a Halaf o ir a por él. El de la coraza de Tharbad actuó por él. Reculó hasta su amigo recelando del Rubio.

- Nunca me imaginaría que fueras tu quien nos estaba siguiendo.
- La vida te da sorpresas, je je.
- Me vas a decir por qué nos sigues.
- Solo si os cojo vivos.
- De momento ya habéis perdido dos hombrese- Dijo dándole una patada al mercenario barbudo que había en el suelo. Seguramente Halaf lo había liquidado. – Y no veo a ningún otro por aquí.
Angost se arrepintió de este pequeño parón. La escalera empezó a retumbar. Un mumakil bajaba por ellas. Daba igual Lothar y Tyrok se sumaron enseguida a ellos. Angost sonrió, con el Tahúr a su lado se sentía mejor, era casi tan peligroso como él, incluso así de enfermo, era un tipo peligroso. Pero cuando apareció el mumakil, Angost borró su sonrisa.
Esa mole llevaba una coraza muy gruesa, de hecho angost no recordaba otra como esa. Tras pasarla no iba a ser fácil. A su lado otro tipo, tenía mala pinta. Acorazado con una coraza con un gato negro esmaltado.
- Quiero a ese vivo, y a ese también- Dijo señalando a Lothar y a Halaf. Y si puede ser el grandullón también.
- Eres demasiado arrogante, No vas a salir de esta Medio Huevo. Esta vez no.

Out Roll
P, puede que me achaquéis que no es justo que esos dos de arriba aparezcan tan rápido, pero todo se ha desarrollado muy deprisa. Como si supieran donde iban. Pero creo que se ajusta bien a la realidad.
Posdata: Vosotros diréis. Frente a vosotros tres tios, medio huevo pasa a segunda fila parapetándose tras los mercenarios.
Descripción.
Gigante
Mole tamaño garred. Lleva una coraza de tres dedos del calvo de gorda. El pectoral de la coraza de Garred lo ha remachado al de la suya propia, traspasándola con unos clavos. Lleva un martillo de guerra a dos manos
Boulder
Tamaño rubio un pco más alto. Acorazado de pies a cabeza. Armadura de calidad. Buena pose de combate. Espada y escudo.
Lenvas
Armadura real de Tharbad tamaño Angost, algo más fornido. Hacha y daga ropera.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Miér Oct 28, 2015 2:12 pm

- Maldita rata apestosa, no se porque pero suponia que eras tu el que nos perseguia, nos conoces a todos muy bien, pero estos perros no son como los que tenias en tu cuchitril, aquellos me dieron lastima verlos calcinados, estos no, despues sera tu cabeza la que ruede por el piso.
Garred se encamino hacia el que tenia el mismo tamaño que el, sabia que en sus condiciones tenia las posibilidades justas para salir airoso de aquel envite, pero si sabia algo de los grandullones era que lo mas débil eran sus piernas, y mas aun sus pies, esa era la parte menos protegida de cualquier guerrero. La visión de su combate la tenia clara en su cabeza, se acercaría a él en posición neutra, esperando el mazazo del marro, el dunedain estaba poniendo toda su fe y su suerte en bloquear el ataque con su escudo, para acto seguido intentar cercenar el pie de su rival.
La visión estaba clara, ahora solo faltaba que Tulkas se apiadase de su alma y le brindase las mieles de la victoria en el combate.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Vie Oct 30, 2015 9:29 am

Las espadas se entrechocaban saltado chispas. Lothar estaba ante uno de los rivales más peligrosos con los que se había enfrentado. El gato negro desdeñaba los ataques de Tyrok confiando en la defensa de su escudo y en la dureza de su armadura. Tyrok no dejaba de asaetarle golpes que su armadura repelía sin problema. Así que el gato se concentró en el Tahúr. La estocada sucedía al tajo y Lothar interponía su ropera y acompañaba con siniestra. Si hubiese llevado armadura habría intentado algún contraataque, pero sin más protección que sus armas Lothar decidió cansarlo y esperar a que la serpiente hincara sus colmillos. Pero el Gato era duro y hábil, Lothar no sabía por cuanto tiempo podría aguantar el envite. Mas de una vez estuvo a punto de herirlo a pesar de que Lothar era un maestro con la espada.
El gato lanzó una estocada y Lothar la apartó con la ropera y atrapó su acero con siniestra obligando al gato a doblar el cuerpo si no quería perder su espada. Fue entonces cuando la serpiente lanzó un tajo vertical. La espada se estrelló con violencia en el cuello, traspasó la cota y cortó la cabeza limpiamente. El cuerpo cayó al suelo entre convulsiones y chorros de sangre a borbotones.
Lothar bajo la cabeza y los hombros tratando de respirar. Había bailado con la muerte demasiado cerca. Ahora sintió todo el peso del mundo en forma de cansancio para acabar tosiendo como una bestia…
- Ve, los otros..
No pudo acabar la frase. Con la mano le hizo un gesto imperativo a Tyrok mientras seguía tosiendo hasta escupir una flema verde sanguinolenta. A esas alturas, Halaf se había unido a la fiesta de Gigante, su oponente gemía en el suelo d mala manera. Pero la mole parecía no cansarse, era como enfrentarse a un mumakil. Al final acabaron todos rodeándole pero sin acercarse. Esa coraza era demasiado pesada para ir corriendo tras los ratoncillos.
De pronto Lothar les hizo un gesto al resto.
- A por él…
Se lanzaron encima de la mole con intención de apresarle, no podría quitárselos a todos de encima. Gigante lanzó un barrido con su marro, pero solo acertó al aire. Garred se le echó encima. Luego Angost y Halaf sujetaron cada uno un brazo. Y la mole cayó de espaladas. Estaba cansada de correr tras ellos y lanzar martillazos al aire. Lothar apartó la cabeza de Garred y mientras con una mano sujetaba el yelmo con la otra introducía su ropera por el visor con saña. Una dos y hasta tres veces hincó la daga en la cara, la nariz y al fin el ojo y tras este el cerebro.
- Sois unos hijos de perra duros de verdad. Habéis acabado con toda la banda de los gatos negros. Eso no entraba en mis planes.
- Vas a morir- Dijo Garred intentando levantarse.
- Primero va a responder unas cuantas preguntas.
- Je je je. La verdad es que la escena merece la pena verla.
Medio huevo se había sentado en una silla pegada la pared, delante de él una mesa. Estaba a unos tres metros de ellos. Sobre la mesa descansaba una ballesta ligera que sujetaba por la empuñadura apuntándoles a ellos.
- Mi amiga- dijo refiriéndose a la saeta- Tiene un veneno capaz de matar a un Mumakil en menos de una hora. Al contacto con la carne la descompone haciéndola una masa sanguinolenta y viscosa. Una persona tarda unos cinco minutos en descomponerse. Así que nada de tonterías.
- Quiero respuestas, no podrás acabar con todos con una sola ballesta, Medio huevo.
- No, Je je, pero uno se vendrá conmigo. Y puede que seas tu Rubio. Que lastima estar tan cerca de lo que quieres y morir de pronto. Os ofrezco un trato, mi vida por una respuesta.
- Vas a decirme todo lo que quiero saber.
- Chaval te diré lo que me salga de los cojones. Ni ese mastodonte con todo lo que sabe de tortura sería capaz de sacarme nada que yo no os quiera contar.

El trato es este. Mi vida por un secreto. Pero para que me ría un rato os diré que tengo dos secretos que os interesan, uno mucho más que el otro.
El primero, claro está, es el autor del asesinato de clarisse.
El otro, je je, el otro es que la información que tengo os librara de la muerte segura, una de la que no vais a poder escapar. Otra gente os sigue. Alguien mucho más peligroso que la banda del gato, y está cerca.
Elegid bien, el conocimiento, o la vida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Lun Nov 02, 2015 9:48 pm

- Muy bien señores. Os contaré una historia. Hace no mucho pude escapar de Tharbad después de que unos desalmados me quemasen la casa. Por desgracia caí en manos de los orcos, de los cuales escapé, no diré como. El caso es que mis pasos me llevaron a aquí mismo, a la capital. No mucho después llegaron las noticias de la derrota orca a manos del sumo maestro de los indagadores. Fue entonces cuando decidí prestar toda mi atención en estos asuntos. Primero me centré en la corte del Santo Padre. Allí me enteré del disgusto que este se había llevado. Cosa que me desconcertó. Aquí había algo podrido. Y esas cosas siempre me gustan.
El caso es que poco después, llegaron los indagadores. Y allí me centré. El caso es que descubrí una conversación entre el sumo Maestro y su segundo al mando.
Su voz se hizo un leve susurro.
- Como sabréis estaban planeando lo del Santo Padre. Fue entonces cuando me dije a mí mismo, he aquí mi oportunidad para prosperar en esta ciudad. Fue muy difícil llegar hasta quien yo quería para que mis palabras calaran lo suficiente para medrar. El caso es que el Santo Padre no dudó ni un segundo en actuar tal y como yo mismo le indiqué. A pesar de que no le dio crédito algunas a mis palabras. Pero ya sabía que el escarnio de Tharbad a su orgullo me brindaría la oportunidad de prosperar. Así que, no dudó tal y como yo le dije en utilizar a los Legionarios de Tulkas para asaltar la orden de los indagadores. Pero claro, Los Legionarios no tenían el potencial para tomar el templo oscuro, así que la guardia roja tomó cartas en el asunto y disfrazados de Legionarios tomaron junto con estos mismos el templo. Por desgracia, el señor de los legionarios menospreció al tal Thereser, que como vosotros consiguió escapar del asalto junto con unos cuantos fieles. Tras la toma, se me encomendó la tarea de identificar a los presuntos asesinos infiltrados entre las filas de los indagadores. Por desgracia escapasteis. Hasta ese momento no supe que erais vosotros. No lo supe hasta que me metí en las cloacas, allí me enteré de que erais vosotros. Aquello tenía gracia. Podría resolver algunos asuntos pendientes. – Su cara miró a Lothar y luego a Garred. – con el resto no tengo nada, siento lo del pájaro rubio, pero en la guerra ya se sabe.
- Al grano, cual es este peligro de muerte. – Halaf tenía ganas de partirle el cuello.
- Ahora viene, Rubio. – Henry sonrió con esa sonrisa tan suya.-  Por desgracia para vosotros, El sumo maestro os cree traidores para con él. Y ha enviado a su mejor hombre a mataros. Le llaman manos de troll. El problema es que le acompaña un demonio rastreador, no descansará hasta que os encuentre. Mi ventaja sobre él, es que mi servicio de espionaje es más rápido, pero no mejor que ese demonio. Y está cerca. Muy cerca.
- ¿Y como vamos a sobrevivir a este nuevo peligro?- Garread prácticamente se cagó en los pantalones al escuchar quien le buscaba. Le había visto con Aplastacreaneos, ni Lothar, ni el príncipe estaban a la altura de esa bestia parda. Le acompañaría alguno de sus hombres y un demonio…
- ¿Y por qué nos quiere muertos?
- Porque en santo padre no puede acusarlo de traición hasta que no tenga pruebas reales, si caéis en manos del santo padre la cabeza del Sumo Maestro rodará con las vuestras.
- ¿y como se supone que vamos a esquivarle?
- Muy sencillo, yo soy la única persona que puede incriminaros ante el Santo Padre. Y os preguntareis, a donde quieres ir a parar. Uno de vosotros o dos si queréis podéis quedaros aquí conmigo hasta que venga Manos de Troll, yo me entregaré a él y le expondré un par de cosas que también le interesan a él. Y creedme, yo soy la única persona que pude libraros de que el calvo os machaque.  
- ¿Y qué puedes ofrecerle tu para que nos salve?
- Primero la vedad, y segundo tengo un par de perlas que el Sumo maestro estaría interesadísimo en tener. El trato es e este mi vida por la vuestra…

- Un momento, esto no me cuadra. ¿Tresser donde está, que ha hecho desde el asalto- Angost estaba dándole vueltas al coco.

- Al día siguiente con un par de cojones, el Sumo Maestro se persono en el palacio del Santo Padre y pidió audiencia. Allí reclamó justicia. Claro esta El señor de los Legionarios no tenía ni a los asesinos ni la cabeza de Trheser, Así que el Santo Padre tuvo que apresar al señor de los Legionarios y acusarlo de traidor y vándalo. Pero si el Santo Padre os encuentra, tened por seguro que cantareis como pajaritos. Pero tranquilos, nadie os conoce ni sabe de vosotros... El Santo Padre ha fallado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Mar Nov 03, 2015 10:06 am

- ¿ Y que sacas tu con esto?, ¿quien nos dice que no tuvieras planeado todo esto y solo estes esperando tu momento para llenarte de gloria a nuestra costa?. Que tu obtengas solo tu vida como beneficio no es propio de ti, Henry. Nos estas ocultando cosas, y es mas, ¿ como solucionamos nuestro problema con la enfermedad, matasteis a la lavandera, donde esta el resto de mi armadura?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Miér Nov 04, 2015 3:01 pm

Tener que callar. Tener que tragar orgullo.
"Como comprenderás no me fio de tí. Es algo lógico. Y tengo mis dudas por todo"
Henry sonreia mientras le decía eso. Parecía deleitarse.
"Sientes lo del pájaro, como tu lo llamas. Podías haber actuado de mil formas distintas. Pero bueno. Centrémonos en lo que tenemos entre manos"
"Si. Mejor" contestó él.
"¿matáste tu a Clarisse?"
Una nueva sonrisa
"No he sido yo. Una lastima perder a alguien que quieres, ¿no Lothar..?"
¿Intentaba sembrar discordia?Puede ser. Ese cabrón se dedicaba a obtener información. Toda la vida lo había hecho en Tharbad, y ahor lo hacía en la capital del Imperio.
"¿Esperabas otra respuesta?"
"No. Lo cierto es que no. Pero no te creo." quería dejar las cartas boca arriba.
"Verás. Si no tuvieras absolutamente nada que ver, me lo dirías. Como muestra de buena voluntad. De buena fe. Pero al no decirme nada y temer por tu vida, me hace pensar que si has tenido algo que ver y temes mi reacción hacia tí"
"¿tu crees?" contestó él.
"Si. Sabes que no soy un ser sin escrúpulos. Intentaron incriminar a Daverloth, y no lo he matado porque creo en su inocencia. Aunque el no sepa nada de todo esto. Si no tuvieras nada que ver y me dijeras quien ha sido, yo no te haría daño. Todo mi odio y renco hacia tí es porque sé que si tuviste que ver en su muerte"
"no es un mal razonamiento"
"Así que ¿cómo confiar en tí?. ¿cómo saber que no trabajas de verdad para Ankalagorn y que le estás ayudando a cazarnos?¿cómo sabemos que lo que has contado es cierto y que quien cruzará esa puerta es Kang y no la guardia del Santo Padre? Porque sí, conocemos a Kang manos de troll."
"Llevas razón" seguía con el juego. Parecía divertirle
"¿qué propones para ganarme vuestra confianza?"
El ya sabía la respuesta pero quería escucharla de mi boca. Cabrón. Avancé un paso hacia él mientras hablaba. Luego otro. Mi voz se volvía más dura y fuerte. Quería dejar claro mi intención
"Quiero que digas quién mató a Clarisse. Aunque seas tu, si lo que dices es cierto, te necesitamos para convencer a Thresser. Quiero que pongas las cartas boca arriba como estoy haciendo yo. Quiero que nos digas qué cuentas tienes pendientes con estos dos. Sus problemas son los nuestros, y a las pruebas me remito. Y quiero que nos digas donde coño está Turgoll. Gánate nuestra confianza. Danos lo que a tí te sobra y a nosotros parece que nos falta....información. Y yo seré uno de los que se quede contigo esperando a lo que sea que venga por ahí"
Esperó un instante y dijo
"Te guardas algo" era una afirmación, no una pregunta
"Todos nos guardamos ases bajo la manga. Todos somos jugadores. Las cartas que te he pedido que enseñes son las de la mano, no las de la manga....de momento"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Mar Nov 10, 2015 7:06 pm

Lothar no se lo pensó dos veces.
- Vosotros – dijo al posadero y clientes. – cada uno que agarre un cadáver por un extremo y para arriba.
La punta de siniestra señaló a cada uno dando a entender lo que podía pasar. Garred fue el que tuvo que sujetarlo por los hombros mientras dos de los testigos cogían cada uno una pierna, a pesar de ello hubo que parar varias veces. Una vez arriba los encerraron a todos en la habitación comunal y echaron la llave. Garred parecía un enano rebuscando y atesorando cada pieza que le gustaba. Visto de fuera lo que pudiera quedar de un noble y altivo dunedain se había evaporado a favor de una rata criminal rebuscando entre los despojos. Mientras Lothar controlaba la entrada por la ventana. El Tahúr hizo oídos sordos ante los lloriqueos de Garred y su dichosa armadura y se concentró en la calle.
Abajo la cosa era bien distinta. El silencio se había acomodado entre los tres y Henry.
Al cavo de un par de horas la puerta del garito se abrió. Tyrók contuvo el aliento. Manos de Troll traspasaba el umbral con su coraza de guerra y Yugelnaüt en la mano.
- Bien venido, Maese Kang. Le estábamos esperando. – El príncipe se levantó de su asiento y le hizo una gentil reverencia. El calvo no despegó el pico. Y Angost pudo ver como Kang miraba de un lado a otro buscando al resto.
- Buenas noches señores. Me intriga eso de que me estabais esperando.
Detrás de manos de troll un hombre vestido con el atuendo de guardia rojo con un distintivo diferente. Detrás de este otro hombre igualmente vestido entraron a la posada para se colocaron a sus flancos en clara formación de combate.
- ¿Y el resto?
- Aquí, no. Queremos hablar antes.
- Muy bien hablad… - Dio tres pasos colocándose muy cerca, damasiado.
- Sabemos que nos estás buscando. Así como también sabemos que nos crees los culpables de lo ocurrido en el templo. Así como que te acompaña un demonio rastreador. O sea, que para ti somos los supuestos traidores. Pero te tenemos preparada una sorpresa. Este personaje feo y retorcido es el causante de todo lo que ha ocurrido. Tenemos información que precisáis, a parte de este magnífico regalo. Henry es un hombre que obtiene información. No me preguntes como la obtiene. Pero es capaz de enterarse de casi cualquier cosa. De hecho, el nos perseguía con otros cinco y gracias a que lo capturamos, sabemos que nos sigues con otros cuatro hombres que te has dejado fuera. Tenemos pruebas de nuestra inocencia. Uno de esos caza recompensas hasta llevaba un diario en el que podrás leer como ha ocurrido una parte de la historia. La otra te la va a contar Henry. Pero cuidado con él. Antes de lo que imaginas se habrá fugado de donde le encierres. Es…
- ¡Deja de hablar! me estás llenando la cabeza de tonterías. Si lo que dices es cierto no tendrás ningún reparo en rendirte y venid conmigo. Ya veremos que es cierto y qué no. Por cierto donde están el resto. No tengo ganas de seguir pateando esta maldita ciudad en vuestra búsqueda…


Out roll.
Rendirse significa eso. tirar las armas y permitir que os pongan un saco en la cabeza y os lleve donde os salga de las pelotas. Pero antes tendréis preguntas, cosas que deciros y demás, si queréis claro.
por cierto ¿Qué hacéis con los testigos?

Aki os dejo, ya se que no es el mejor post del mundo, pero llevo un día mu largooooo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Miér Nov 11, 2015 1:25 am

Lothar miro a Garred con ojos de desprecio, un simple humano no podia entender el agravio, y mas de esa calaña, una especie inferior a la cual se le escabapa lo que era el tiempo, una rama de un arbol genealogico seguramente lleno de rameras y hombres de la peor calaña.
El dolor del dunedain era inmenso, habian mancillado la armadura de sus ancestros y lo unico bueno era que la rata que lo habia hecho estaba muerto en sus manos; aun recordaba hacia poco, como su padre le entregaba uno de los tesoros de sus ancestros que por tanto tiempo habia ayudado a la familia en tiempos aciagos. Poco a poco fueron llevando los cuerpos a una habitacion, entonces Garred se dispuso a despojar los cuerpos. Le llevo un buen rato y queria dejarlo todo perfectamente, pieza a pieza de cada armadura fue llevada a la habitacion donde estaban sus pertenencias, todas colocadas en orden de grandes a pequeñas, sus armas y las que llevaran escudos tambien puestas a diestra y siniestra respectivamente, aquella habitacion parecia convertirse en una pequeña sala del tesoro de los cuentos antiguos, de donde habian grandes heroes realizando hazañas extraordinarias, pero eso era una mera ilusion, lo unico que habia quedado fue una lucha por la superviviencia, nada de grandes gestas, lo unico importante para el dunedain era en esos momentos que estaba con vida, pero no a salvo, la tos le saco de sus pensamientos banales.

Garred inspeccionaba todo el arsenal y se lo imaginaba puesto, poco a poco iba creandose una imagen en su mente que no le iba gustando, pues la cara de una mula aparecia en ella, demasiado peso pensaba el dunedain, - Habra que dejar peso; y empezo a poner "sus" cosas al lado de la armadura de Gigante, su mandoble estaba bien y era lo que mas queria conservar, el escudo de lobo estaba casi partido, asi que lo puso junto a su mochila, le tenia reservado otro final al igual que el resto de su armadura; la ballesta no la queria, total no era un buen arquero, lo suyo era el cuerpo a cuerpo, el martillo de guerra estaba bien, pero no era su estilo de combate y tendria que empezar a entrenar para manejarlo bien, era otro peso que se no podia cargar, lo unico que quiso para el fue el escudo torreon de acero, todo lo demas no le hacia falta y lo unico que seria sino mas peso para sus hombros y ahora se añadia otra nueva carga para ellos, algun dia veria la manera de volver la armadura a su estado natural, pero ese no era el momento, sino el de bajar, parecia que manos de troll habia llegado a la posada.

- Deja de hablar! me estás llenando la cabeza de tonterías. Si lo que dices es cierto no tendrás ningún reparo en rendirte y venid conmigo. Ya veremos que es cierto y qué no. Por cierto donde están el resto. No tengo ganas de seguir pateando esta maldita ciudad en vuestra búsqueda…
-Comandante Kang, por mi parte no ha de buscar mas, solo seguiamos las ordenes de Threseer, no tengo ningun reparo en acompañarlo y demostrar nuestra inocencia, pues aqui somos las victimas... dijo Garred al salir de las escaleras, ninguna arma portaba, solo la verdad de sus palabras.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Lun Nov 16, 2015 10:59 pm

Salieron de la posada maniatados a la espalda. La comitiva la encabezaba el Calvo dos hombres atrás empezaba la fila de presos. A sus flancos dos indagadores. La marcha empezaba a perjudicar al Afable nada más doblar la esquina. No estaba acostumbrado a tanto peso. Pronto empezó a desear que no fueran muy lejos. Aquella condenada armadura era un ancla.
El principe notaba su espada rebotar en su cadera, era ironico que no llegara hasta ella, pero le habían atado las manos de tal forma que no podía moverlas.
Aburrido, Angost, se fijó en el indagador de su derecha. No tenía buena cara, algo feo y de piel cetrina. Y como si supiera que le estaba mirando, se giró hacia el príncipe. Le echó un mirada maligna, no hizo falta que lo dijera con palabras. El mensaje estaba claro ¿Y Tú qué miras?
Garred iba delante de él. Empezaba a ver como el gigantón mostraba signos de fatiga. Le costaba mantener el ritmo y le oía resoplar. Dio un traspiés Angost lo vio en el suelo, pero el dunedain le sorprendió y recuperó el equilibrio.

Garred
La rejilla era una mera franja, una rendija insignificante. Apenas veía nada y la noche no ayudaba. Andar con las manos atrás, no es que fuera lo más cómodo del mundo. Estos cabrones iban a paso marcial. Tenía la sensación de que los pies enraizaran cada vez que los plantaba en el suelo, para arrancarlos un ínstate después. No veía, empezó a hiperventilar, el calor empezó a cocerlo en esa armadura. Empezó a sudar a chorros…y de pronto un ataque de tos encerrado en esa lata, pensó que iba a reventar. Pasó unos instantes agónicos para calmarse y poder respirar.
< Tengo que sobreponerme, soy un soldado, soy el muro sobre los que todos se estrellan…Soy el …>
Dio un traspié y salió del estado febril acosado por los reflejos. Haciendo de tripas corazón repuso su postura saliendo airoso del trance. Doblaron una esquina, y Garred fijó su atención en el fondo de la calle.
< Ufff veremos a ver como salimos de esta>

Lothar
Estaba intentando desatarse en vano. Algo tenía que hacer. Iba junto a Tyrok al final de la cola. El tahúr tenía un mal presentimiento con esta jugada. Por algún motivo se relajó y entonces todo el peso del mundo cayó sobre él. La tensión de lo días, esa maldita tos y ahora este calor.
< Maldita armadura , me estoy cociendo vivo. > Miró a su izquierda fijándose en la cara del guardia< Si es que tienes cara de guardia. Todos tenéis ese careto de ojete amargado.
¡Qué cabrones, encima os cachondeáis de nosotros. Llevo colgando a Siniestra y no puedo cogerla. Que sobraos vais. Puedo liquidar a cualquiera de vosotros, hijos de perra. >
Entonces se topó con la espada del calvo.
< Menos con eso. Ese hijo de perra es capaz de eliminarnos él solo. Así también voy de tranquilo. Que hijos de puta que sois>
Doblaron una esquina y para su sorpresa se toparon con un destacamento de la guardia roja al fondo de la calle. Avanzaban hacia ellos y ambos se habían visto. Lothar sonrió.
- Tyrok algo me dice que no se ha acabado la fiesta por hoy. Te apuesto una plata a que salgo de esta.
Para empezar a toser…

- ¿Mi señor que hacemos? La guardia roja nos requisará a los prisioneros, como que hay Santo Padre. Alegaran lo de siempre. Están lejos, tenemos al menos tres minutos.

Kang miró a su hombre para girarse a los sastres.
- ¿Alguna sugerencia?

Out roll
Sois trece contando a Henry, si Henry, muy importante ¿Digo algo más?. Destacamento de guardias rojos unos 20 hombres.
Se aceptan post flasback
He omitido la parte de la posada tras el episodio con Kang porque voy corto de tiempo. Podeis recrearla a placer, si queréis.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   

Volver arriba Ir abajo
 
Corazon Oscuro. Capitulo 7
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» Ilustraciones capitulo 17
» Corazon de Melón - Ilustraciones Capítulo 28
» El dia loco de Tahu, La pelicula(Capitulo 2)
» TRONO OSCURO - TS
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: