Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» TIRADAS DE JUAN(HALAF)
Ayer a las 10:18 pm por Ankalagorn

» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Dom Dic 10, 2017 11:41 am por Tyrok

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Jue Dic 07, 2017 7:29 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang


Comparte | 
 

 Corazon Oscuro. Capitulo 7

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4
AutorMensaje
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Dom Abr 10, 2016 7:44 am

- Soy culpable y punto.
Toda aquella escena era surrealista. ¿por qué este hombre había solicitado una investigación paralela, si ahora se declaraba culpable?.
Lothar pasó a la acción.

- Muy bien, señor culpable. Cuénteme lo ocurrido.
- Escuché un ruido así que decidí entrar para ver que ocurría. Crucé la puerta estaba oscuro y una silueta se abalanzó contra mí. Me asusté y de un acto reflejo la maté. Fue un accidente. Pero soy culpable.
- Usted tiene fama de ser un buen espadachín. Alguien que ha derramado sangre cara a cara. Me va a decir usted que se asustó. – El tono de Lothar era duro. – Eso no cuadra, mi lord.
- Pero así ocurrió. – le soltó el noble.
- Por lo que veo porta usted su daga.- El arma pendía de su cintura en una vaina nueva. A pesar de ser una daga exquisita se notaba que el tiempo había cambiado la patina. Se apreciaba el contraste entre arma y vaina.- Y sin embargo usted no lleva otra funda para el arma del delito.
- De donde sacara la daga es problema mío.
- Va a decirnos qué diablos pasa aquí?- Lothar seguía a la ofensiva. ¿Si quieren que le corten la cabeza por qué diablos ha pedido los servicios de unos investigadores?
- No fui yo. Fue Lady Melissa. Los hizo llamar en mi nombre a pesar de mi negativa.
- De qué conoce a Lady Melissa?
- Somos amigos de la infancia.
- ¿No va a salir de sus trece? ¿Sigue declarándose culpable?
- Si, así es.

- Muy bien puede irse. Puede que volvamos a requerir su presencia.


El Marqués de Satillón salió por la puerta y los dejó a solas.
- Creo que encubre al lacayo. Ambos tienen algo entre ellos. – Halaf insinuó que los dos eran amantes.
- No creo. Eso no puede ser el motivo. – Lothar lo veía demasiado difícil.- Si no recuerdo mal, fueron unas faldas las que trajeron al lacayo hasta aquí. Así que no reo que sea de los que se acuestan con hombres. No es eso lo que huele a podrido. Ese no es el camino. Tiene que ser otra cosa…

Siguieron pensando hasta que decidieron dar el siguiente paso.


Out Roll

Aquí dejo espacio para post, y demás elucubraciones vuestras.

In roll

Se dividieron las tareas. Había que investigar tan rápido como fuera posible.
Lothar, que parecía más que encantado con hablar con la altiva Lady Melisa fue el encargado de preguntarle por el marqués. El resto de los personajes de la fiesta aguardaba para el asedio de preguntas. Tales personas eran. El Archiduque del Alto Rognar. Un par de jóvenes gemelas nobles, algo alicaídas. Reposan en sus aposentos. El juglar de la fiesta. El Cardenal Vastrah, reclamado por el Santo Padre, en paradero desconocido. Y un desconocido oficial de la guardia roja también en paradero desconocido. Tanto el cardenal como el oficial podrían ser convocados por petición de Lady Melisa. Lo que no sabía es cuanto podían tardar en que se personasen.

Lady Melissa a solas en su salón, ratificó la amistad con el Marqués desde la infancia.
- Si, somos amigos desde niños.
- Mi Lady, ¿el marqués está casado?
- Si - Aquello pilló desprevenida a Lady. - ¿Por?
- Nos gusta hacernos una idea de cómo son los sospechosos antes de juzgarlos.- El Tahúr quería descartar que fuera de la otra villa.- ¿Puede hablarme de su vida familiar?
- La historia de amor entre el marqués y su mujer es una de esas de cuento de hadas. Por desgracia, ella contrajo una rara y degenerativa enfermedad. Lleva postrada en una cama cuatro o cinco años. ¿Algo más?
- De momento, basta de hablar del marqués. Ahora quisiera que me diera su opinión acerca de algunas cuestiones.
- Mas preguntas.
- Si.
- Empiece.
- ¿Por qué ha contratado dos grupos diferentes?
- Porque sé que el marqués es inocente. Su versión de los hechos es ridícula. Conozco a ese hombre. Su fama con el acero es legendaria, no creo que se asustase en una situación así.
- ¿Qué cree usted que pasó? – Aquella parecía ser la última pregunta de Lothar.
- No lo sé. Solo que esto no es lo que parece.



Quisieron hablar con el marido del cadáver. Pero los criados de Lady Melissa les comunicaron que el Archiduque no estaba disponible. Podrían hablar con el por la tarde cuando terminase cazar con sus halcones. Así que decidieron hablar con el juglar de la fiesta. A ver que sacaban.
El juglar cruzó el salón con elegancia. Era un tipo algo más bajo que Halaf, pero más alto que el resto. De complexión atlética. Y muy bien parecido. En las fiestas causaría estragos con esa mirada intensa que tenía. Ahora era el momento de ver qué había detrás de esa cara bonita.
- ¿Cuéntenos lo sucedido maese…?
- Targil, de Páramo Frío. Poeta, músico y artista.
- Veo que tiene se tiene en buena estima. Y ahora, ¿Puede contarnos lo sucedido?
- Tengo información útil a vuestra causa, pero por desgracia tengo la bolsa muy ligera. Digamos que necesito trabajo. Qué tal si me uno a la investigación y dividimos la paga en cinco partes.
- Lo mismo no…- Halaf con sus formas directas estuvo a punto de soltarle que no había paga fija, sino la voluntad de Lady Melissa, y por propia experiencia, los nobles solían ser tan tacaños como ricos. Era posible que no sacaran ni un bronce. Así que Lothar, le dio un codazo y por lo bajo y tomó el relevo.
- Lo mismo no resolvemos esto y no hay paga.
- Ese es un riesgo a correr. ¿Hay trato?
- Sea. – El Tahúr le estrechó la mano.
- Bien. – El juglar comenzó su historia. – Durante la fiesta tanto el Marqués como la Archiduquesa estuvieron evitándose. A pesar de que tanto el Marqués como el Archiduque mantuvieron más de una acollarada conversación acerca de sus días de gloria en el ejército. Ella, la Archiduquesa, estuvo toda la fiesta en el grupo de mujeres. Me hicieron tocarles unas cuantas melodías, he de decir que esas gemelas no dejaron de atosigarme toda la noche. Su cara cobró un cierto tono de pillo al decir esto. – Pero aquí viene el meollo del asunto. La archiduquesa me entregó una nota para el marqués cuando nadie se dio cuenta. Me dijo que era una carta de una de las gemelas para el Marqués, pero era obvio que mentía.
Adelantándose a la pregunta obvia y levantando la mano contesto.
- Si, se lo que dice la nota:
Nos vemos en el despacho a la hora del te. Te quiero.
El juglar continuó con su relato.
- Tarde un buen rato en poder entregar la nota. Esas dos gemelas no pararon. En que me vi de entregar la nota al Marqués.
- ¿y por qué se prestó a hacer de mensajero?
- Yo lo llamo sembrar. Hoy haces un favor a un noble y mañana actúas en su casa. Este estamento de la sociedad, se recrea en juegos sensuales cuando la música azuza sus sentidos.
El juglar se expresaba con un lenguaje recargado y empalagoso. Con las mujeres puede que funcionase…
- Entonces, ¿esos dos son amantes?
- Eso parece.
- ¿Y por qué se declara culpable?
- Eso no lo sé. Así como tampoco se quien cometió el asesinato. Lo que si se es que el marqués no es el asesino. Ese hombre sujetaba a la archiduquesa con todo el amor del mundo. Costó sacarlo de allí. Solo se fue cuando entró el marido. El Archiduque montó en cólera e incluso desenvainó su acero, a pesar de su cojera. A sabiendas de que no era rival para el marqués. Costó bastante calamar al archiduque. Sin embargo, el Marqués se entregó sin más.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Lun Abr 25, 2016 10:57 am

La entrevista con el marques de Satillon no fue como esperaban en cambio la del juglar reveló mucha información. Quizás este pillo fuera de ayuda. Ya veríamos.

Quedaba la entrevista con el Archiduque del Alto Rognar. Hubo que esperar hasta después de la hora de la comida. El Archiduque estaba mas preocupado de sus halcones que del esclareciminto del asesinato de su mujer.
La entrevista fue dura. EL Archiduque, un cojo de alta soberbia, no salió de sus trece, perdió a su mujer de vista cuando entablaba conversación con las dos gemelas. Luego todo pasó muy rápido. Solo recordaba la ira que sintió tras encontrar a su mujer muerta a manos de su amigo.

- No sé a qué viene tanta pregunta. El marqués de Satillon se ha declarado culpable. Lástima que no quiera un juicio por combate. Mi mentor y gran amigo, el mayordomo del Santo Padre se ha ofrecido para ser el paladín de mi honor.
Estaba claro que este hombre tenía influencia. Y la sola mención del campeón del Santo Padre hizo estremecerse a más de uno. Se decía que no había perdido nunca un combate y que solamente Dimmu, el favorito de Eru, sería capaz de vencerle. Claro que ellos habían visto en acción al Brujo y su lugarteniente, El Mayordomo tendría fama, pero aquellos dos era las personas más peligrosas que habían visto luchar. El caso es qu ele marqués tendría q ser alguien peligroso para que el Archiduque quisiera enviarle ni mas ni menos q al campeón del Santo Padre

La entrevista fue un fracaso. Pero mas de uno sospechaba que aquel individuo era el culpable. Halaf recordó cómo se sintió tras la Muerte de Clarisse , ese hombre solo reflejaba la ira. El dolor, o estaba carente o muy escondido, por no decir ausente total. No, al rubio no le cuadraba nada del comportamiento de este hombre.

Por lo visto la tarde se avecinaba calentita. Nada más terminar la entrevista con el supuesto culpable les asaltó un lacayo de la casa.

Mis señores, Lady Melissa requiere su presencia.

El mayordomo les condujo hasta la dueña de la casa. El amplio salón decorado hasta el último rincón les recibió con desdén.
Una vez a solas delante de aquella insólita dama, Lady Melissa empezó a aplaudir y esbozar su mejor sonrisa.

- Hay que tener redaños para entrar en mi casa. Robar mis posesiones y luego acudir a mí como investigadores profesionales.
Personajes como vosotros son los que animan mi vida.
- Señora nosotros…

- Basta de mentiras, se quienes sois y a que habéis venido. No insultéis mi inteligencia, con un solo gesto vuestras cabezas acabarían asomando por encima de una pica antes de que muera el sol.
Yo puedo devolveros el libro a por el que habéis venido. Pero a cambio tendréis que elegir. No es así Halaf.

Fue entonces cuando el rubio de golpe y porrazo recuperó toda la memoria.
Salieron a todo correr por la ventana del escritorio. Tiraron la curda al alfeice y luego recorrieron toda la distancia del patio hasta encontrarse con Garred. Saltaron el muro dejando atrás al pobre lacayo del Marques totalmente drogado. Halaf llevaba el libro consigo. Empezaron a oir los gritos de alarma. y como por arte de magia la gente empezó a salir de las mansiones. Así que entraron en el colegio que habían visto y marcado como posible guarida ante imprevistos. Una vez en el aula tranquilos echaron un vistazo al libro. Demasiado había ocurrido por un simple libro. Estaba claro que no lo iban a entregar sin echarle un vistazo. Y Así lo hizo el Rubio. Encendió una vela y se puso a leer:
Deja esta lectura si tu alma es débil, o falquea, o si simplemente quieres apartar a las tinieblas de tu corazón, porque lo que aquí está escrito cambiará tu vida para siempre.
Halaf cerró el libro y leyó el titulo. PLEGARIAS.
Luego lo volvió a abrir. Pasó la primera pagina y recordó leer, pero no recordaba lo que leyó. Lo que si que recordó con total nitidez fue lo que ocurrió después.
Todo se hizo negro y el tiempo se detuvo, suspendido en la nada. Ante el rubio apareció una figura oronda y envuelta en la sombra.
Tu me has invocado. Te concederé cualquier cosa que pidas, pero a cambio te pediré algo tan importante como lo que tú desees. Pide mortal. El dios demonio de la podredumbre te escucha.
Halaf no se lo pensó dos veces.
Quiero saber quién asesinó a Clarisse y donde está relámpago.
Solo una cosa mortal.
No puedo decidirme.
Te lo pondré más fácil, dormirás y olvidaras todo hasta que tomes una decisión ante Lady Melissa. Si le entregas el libro a ella te entregare al asesino, pero perderás el halcón. Si se lo das a Patrocinder te entregaré el halcón pero perderás para siempre al asesino de tu pelirroja. Tu decides…. Hagas lo que hagas cuando llegue el momento te pediré algo…ntiendo como el sopor se apoderaba de él. Como pudo metió el libro en una estantería con mas volúmenes, aquí estaría camuflado en caso de que los pillaran allí dentro. Ya que el resto de la banda estaba desmoronándose por los suelos. …
El demonio se fu entre risas malévolas y un olor dulce un tanto podrido…
Halaf salió de su aturdimiento para recaer de nuevo en los ojos de Lady Misseria. Ella esperaba y supo leer que el Rubio había vuelto de su trance
Y bien, me entregareis el libro a mí, o se lo daréis a ese desgraciado de Patrocinader? Hagais lo que hagáis el libro volverá a mí. Si salís por esa puerta y regresáis con el libro tendréis una poderosa aliada, en cambio si salís y no regresáis, no volved a poned un pie n la ciudad, os ruego que os marchéis tras darle el libro a Patrocinder, no quisiera estar en vuestro pellejo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Mar Abr 26, 2016 5:09 pm

Mi cabeza trabajaba rápidamente. Una multitud de preguntas se agolpaban dentro de mí. Mientras iba atando cabos y aclarándome varias cosas, otras dudas nuevas me asaltaban.
Pero había que parecer impasible. Esta zorra sabía algo de la muerte de Clarisse. ¿cómo si no sabía todo lo que había pasado? No nos había visto robar el libro, pero sabía que lo habíamos robado. No me vio invocar involuntariamente a ése demonio. Pero sabía que lo había invocado. Es más, sabía cuál era el trato.
"No es tan fácil. Puede que Patrocinder tenga algo nuestro muy querido, como garantía que cumpliremos el trato"
Esa zorra sonrió. Y lo hizo de una forma que llegó hasta excitarme un poco. Llegué a pensar, que bueno sería disfrutar de ésa sonrisa en la cama; uniendo su cuerpo desnudo con el mío. Sin duda eso ocurría porque ella tenía mucho que ver con poderes oscuros. Solo el poder oscuro atrae, corrompe y destruye de ésa manera. Ya lo experimentamos una vez con La Mano, y casi nos cuesta el alma. Yo no quería volver a tener tratos con éstos poderes.
Tras su sonrisa, la respuesta.
"Bueno, si decidís traerme el libro, puede que yo decida contrataros para matar a Patrocinder. Así podrías recuperar a quien os falta"
¿quién os falta? yo no había mencionado un quien, si no un qué. Esta mujer daba escalofríos. Sabía demasiado o podía leer mi mente. En cualquier caso no me gustaba nada. Pero yo era alguien que debía hacer lo correcto.
"Puede que no me crea. Pero pese a todo, ahora siento cierto aprecio por el Marqués, y me gustaría saber qué suerte puede correr"
Su rostro cambió. Se puso seria. O bien de verdad le tenía afecto a un amigo de la infancia. O ella tenía mucho que ver en esta muerte y su inculpación y no quería que nadie lo echara a perder.
"Tenga en cuenta que nos marcharemos y solo sabrá si aceptamos su trato, si regresamos con el libro."
Y así era. Podía haberla matado ahí mismo. Incluso haberla torturado un poco antes de que alguien se diera cuenta de lo que sucedía. Pero no. Había mucho en juego. No solo vengar a Clarisse. Estaba en juego Garred. Yo estaba muy implicado emocionalmente y tenía que escuchar lo que mis compañeros tuviera que decirme. Ansiaba en deseos de salir de ahí cuanto antes y comunicarles a ellos todo lo que ya sabía. Pero no quería dejar al Marqués de camino al cadalso por un crimen que no había cometido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Miér Abr 27, 2016 5:37 pm

Tyrok intentó ponerse en la piel de su amigo Halaf, pero… ¿había amado el a alguien jamás tanto como para verse en dicha tesitura? La respuesta es no… bueno tal vez a su madre y su hermano, pero nadie lejos de su familia. Una tan solo era una mujer, una fulana a la cual se tiraba con asiduidad y se dedicaba fielmente a las labores del hogar, la otra un simple pájaro, aunque un animal muy útil. Los pensamientos de La Serpiente demostraban lo que realmente era, un sociópata incapaz de empatizar con nadie y que solamente sentía algo que el mismo consideraba afecto por sus compañeros, Lothar, Halaf y Angost… del otro animal apenas si recordaba su nombre cuando tenía que llamar su atención, además era una pieza ausente por la que el equipo que formábamos cojeaba.

- Amigo mío, la decisión es tuya, por mi parte puedes dejar que el grandullón se pudra, no me importa lo más mínimo la suerte que siga – sisieó – No se que pensaréis el resto. -

Sus palabras eran hirientes, llegaron a causar una cierta tristeza entre sus compañeros, incluido El Tahúr, aquel que más encontronazos había tenido con Garred.

La sonrisa de aquella mujer le resultaba maléfica, por momentos veía el fiel reflejo de aquella cerda de Bety la Gorda, pero escondidos en una mujer que podría tener en su lecho al más bello de los príncipes elfos que contaban las leyendas. Algo oscuro escondía, sin duda había hecho un pacto con La Oscuridad para tener hacer causar esa mágica atracción.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Jue Abr 28, 2016 8:35 am

La mansión de Lady quedaba detrás. Lothar se permitió echar la vista atrás.  La mansión les miraba orgullosa No pudo reprimir un mal fario en forma de escalofrío.  Algo le decía al tahúr que no iban por buen camino, esa mujer no era de las que perdonaba y olvidaba. Por suerte para ellos el colegio estaba cerrado por vacaciones. Hacerse con el libro no fue difícil. Una vez en el aula y a salvo de oídos indiscretos decidieron que hacer.
Mientras hablaban, Halaf recuperó el libro. Sin querer leyó el título: Plegarias.
< Si, pero plegarias a un Dios Demonio de verdad, este sí que contesta>  El pensamiento era bastante funesto.

Mientras Angost terminó de recuperar la memoria y empezó a reírse.
- Claro que me reconoció, la muy bruja sabía quién era desde el principio. Yo soy el desconocido oficial. Esa noche Lady y yo tuvimos una conversación. Ella se extrañó muchísimo de que me hubiesen invitado ya que ella misma redactaba las invitaciones.
- ¿y de donde sacaste la invitación? - Lothar por lo visto estaba aún algo amnésico.  
- Nos la proporcionó Patrocinder. Así que el muy ladrón sabía cuando y donde íbamos a dar el golpe.
- Quizás tenga algo que ver en el asesinato. – La serpiente iba al grano, como casi siempre.
- Puede, ¿se lo vamos a preguntar? Quizás no nos conviene seguir dándole vueltas al ovillo. – El Tahúr estaba viendo que la situación estaba poniendo caliente en ambos extremos. Por un lado, iban a enemistarse con Lady Melissa, una de las personas más poderosas del imperio. Y les conocía muy bien. Por otro lado tocarle las narices a Patrocinder sería perder los barrios bajos como refugio. Aunque claro, si le damos el libro a él, Lady Melissa nos advirtió que nos largásemos de la ciudad. Esto complicaba aun más el encargo del Sumo maestro de los Indagadores.

- Le daremos el Libro a Patrocinder.- Fue la tajante respuesta de Halaf al dilema del Tahúr.

- Muy bien, las cartas están sobre la mesa.

LOS BARRIOS BAJOS.

Pasaron el habitual control a las puertas del submundo y tras sortear todos los impedimentos para ver al capo, el grupo pudo presentar el botín.

- Aquí tienes el libro.
El manuscrito voló hasta aterrizar encima de la mesa. Patrocinder miró con avaricia el volumen de cuero negro repujado en un metal dorado. Pasó la mano por la cubierta y saboreó con los dedos su tacto.

- No veo a nuestro amigo.
- No verdad. Se largó. Llegué a un trato con él y le dejé ir.
- ¿cómo? – Halaf no daba crédito.
- Lo que oyes. Se largo, a donde dijo que iba- El capo empezó a hacerse el olvidadizo.- Ah sí, a Tahrbad.
- Entonces todo esto…
- Aquí tenéis, quinientas monedas de oro por los servicios. Creo que esto cubre con creces vuestros esfuerzos. Ahora si me disculpáis tengo asuntos pendientes.-

Con un gesto les despidió señalando la salida de su despacho.
Halaf no se lo podía creer. Por un lado el Afable se había marchado, para que iba a matarlo Patrocinder antes de entregarle el libro, no tenía sentido. Y por otro, aun más importante para el Rubio, ¿dónde estaba el halcón?
El Rubio escrutó el despachó, Una mesa con el libro, una estantería con más libros, por su aspecto de cuentas y una puerta tras el sillón del capo, ni rastro del pájaro.

- Ale ¿es que no me habéis oído? Largaos de aquí.
Lothar recogió las dos bolsas y se encaminó a la puerta, el resto le siguió. Halaf tenía la sensación de que el demonio se la había jugado.  Salieron a la cantina subterránea, donde habían conocido a Patrocinder. Escuchraon un cerrojo tras ellos, El capo había cerrado su puerta con llave. Había poca gente en la cantina. Muy poca. Entre las sombras cinco figuras se alzaron amenazantes. Ataviados con las corazas reales de Tharbad parecían burlarse de ellos por enfrentarse a sus propias armaduras. Les cerraron el paso con clara intención de matarlos.  Todos portaban espadas anchas y escudos menos uno, mucho más grande que el resto que portaba una maza enorme a dos manos, su armadura era diferente. Uno de ellos se adelantó. Su espada era bastante diferente al del resto, parecía el líder de los gladiadores.
- No vais a salir vivos de esta. Pero os vamos a dar la oportunidad de desenvainar. Al menos morid con honor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Vie Abr 29, 2016 7:55 am

Tyrok analizó el local todo lo rápido que pudo. Cuatro pilares sostenían un techo de no más de dos metros. Esto limitaba mucho el uso de armas largas, habría que tener cuidado con los sablazos tanto amigos como enemigos. Poco espacio para luchar salpicado de mesas y sillas. La serpiente se colocó entre un banco bajo y su enemigo. La intención era darle una patada lanzándoselo a las piernas para desequilibrarlo. Esperaba que sus amigos hiciesen lo propio.
Lothar se había quedado al frente. Tras él la banda delante dos mesas. El centro había sido despejado, por lo visto para tener algo de espacio. Detrás de la barra, pegada en su esquina derecha, se escondían las dos camareras. Quien sabe que más sorpresas habría tras esa la barra en forma de ele. Había una puerta en medio de la pared izquierda. Y la salida bloqueada por esos cinco tipos.
Lothar como el resto, de manera instintiva tal y como les había enseñado Angost, diagnosticó la estancia para sacar mejor provecho del terreno. Los sablazos verticales estaban descartados, habría una lucha de estocadas, más propensas para el lugar. Un sablazo acabaría estrellándose contra el techo o contra algún pilar o peor, cortándole algo a algún camarada. Esto iba a estar reñido.
- Al menos morid con honor.
Lothar dio un pequeño paso al frente.
- Muy amable, os vamos a dar las gracias con nuestros aceros.- Las manos del Tahur desabrocharon su capa dejando por un momento el cuerpo oculto de Lothar. Mientras no dejaba de hablar.- Creo amigo, que has cometido un terrible error…

Off Roll
Tirada de Suerte.
Tyrik ha sido el que me ha contestado primero y el ha dispuesto el terreno de juego. Así que él tiene banco para tirárselo a su enemigo.
El resto tiene que hacer una tirada que baldra para dos cosas una ver si tiene banco o no y dos el que menos saque tiene premio y le tocan dos tíos, que suerte primo.

Tambien quiero que me digáis que estrategia vais a seguir en el combate. Le cedeis la inciativa, atacais, cuantos dados en ese caso. Etc. Etc.
Atuendo del Tahur. Armadura real de tharbad sin casco. Halaf lo rompió. Espada y ropera. Podeis asignarle a cualquiera
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Lun Mayo 02, 2016 4:28 pm

Lothar se desabrochaba la capa sin prisa mientras hablaba con los gladiadores.
- Habéis cometido un error.-

Mientras su mano oculta en la capa trabajaba a toda velocidad. La capa empezó a caer al suelo y en un abrir y cerrar de ojos el tahúr lanzó la bolsa de moneda en un amplio abanico. Algunas de ellas impactaron en los gladiadores e incluso alguno de los presentes espectadores. Uno o dos de ellos se precipitaron al suelo en busca del botín. Y entonces se armó el lio. Lothar ni corto ni perezoso con la ropera en la mano y la otra desnuda se abalanzó sobre el primer gladiador que se le puso delante. El tipo algo distraído por las monedas y el súbito ataque del tahúr se defendió lanzándole una estocada a la cara. Lothar dio un paso lateral aconpañó con la ropera la hoja de la espada y con la mano libre agarró el codo de su enemigo. Lo siguiente fue aún más rápido. Con la hoja de la ropera atrapó la hoja de la espada y con su mano libre dio un fuerte tirón al codo. Lothar escuchó un crujido como a madera y tiró aun con más fuerza hasta que le codo se rompió asomando un trozo de hueso a través de la carne. El gladiador se retorcía en el suelo con el codo roto y el hombro luxado tras tirarlo Lothar sin compasión sobre su brazo malo.

Angost por su parte huía de dos intentando poner tierra de por medio, pero se dirigió a una ratonera sin salida. Ambos tipos rodearon al príncipe. Pero de la nada un banco salió de las sombras para estrellarse en la espalda de uno de ellos tirándolo al suelo. Acto seguido y sin dar tiempo ni a pensar, el tipo que le empotró el banco en la espalda salía de las sombras espada en mano para reventar la cabeza del gladiador en el suelo.
Angost respiró aliviado, los dioses de nuevo estaban con él. El gladiador viéndose en clara desventaja decidió cortar por lo sano mandando al escurridizo príncipe al otro barrio. Le lanzó una estocada bien dirigida a la cara. Pero el príncipe era un maestro con la espada. Paró y contraatacó con la velocidad del rayo. El gladiador intentó subir el escudo, sabía lo que venía a continuación, pero no pudo con la velocidad de su adversario. La espada de Angost se incrustaba con la maldad de un demonio sobre el yelmo del gladiador. El impacto redujo a una masa o pulpa de acero, sesos y huesos. Hasta el propio príncipe se sorprendió de la violencia del resultado.

Por su parte la serpiente puso en marcha su plan, las monedas de Lothar dieron el pibotazo de salida. El jefe pareció perder la concentración con la estratagema del Tahúr. Así que la serpiente tuvo un segundo para poner en marcha su plan. De una patada le lanzó un banco bajo al jefe de los gladiadores. Este saltó sin dificultades el banco y corrió tras Tyrok que huía como una culebra de un halcón. Saltó por encima de una mesa y agarró una daga que había encima. Al caer al suelo se la arrojó casi sin mirar. El jefe de los gladiadores saltó de nuevo esquivando el cuchillo y cerrando el paso a la serpiente. Mientras Tyrok casi cae al suelo que se recuperó para esquivar casi de milagro la espada de su adversario. La serpiente rodó por el suelo y se alejó de su enemigo.

Halaf se enfrentó al grandullón con su espada corta. Tras un choque inicial y una repetida envestida el grandullón se apartó de halaf con un estrepitoso estrector. De su boca salína chorros de sangre acompañados de palabras inconexas. Su cuello era un sifón sanguinolento abierto por la espada que seguía firmemente alojada en su columna vertebral. A su vez el jefe de la banda se vio solo en menos que cantaba un gallo. Dio la espalda al grupo y salió corriendo por la salida.
Delante de ellos un personaje que se descubrió el rostro. Una sonrisa luminosa afloró tras la sombra.
- Valla bardo, te agradezco la ayuda.
- Ha sido un placer. – Angost le debía algo más que una al trovador del palacio de Lady Melissa.


Fin del capitulo

Echaron la puerta abajo. Patrocider estaba sentado en su sillón con cara de autentico terror.
- No por favor no me matéis. Queréis oro, tengo más.
- Basta. Vas a decirnos ahora mismo donde está Garred.
- Os lo dije. Llegamos a un trato y le deje marchar.
- ¿Qué trato era ese? - Halaf aun portaba la maza y se contenía verdaderamente para no incrustársela en los sesos.
- Me dijo que cada uno de vosotros valía 300 monedas de oro, solo tenía que entregar vuestras cabezas a un tal Dajerlot, un oficial mayor de Tharbad.
A Halaf no se le escapó la mala pronunciación del capo del nombre de su amigo el bigotes.
- ¿Y tú le creíste?
- Fue muy convincente. Me contó que erais delincuentes profesionales. Y os mudasteis tras la guerra a esta ciudad. Él era un agente infiltrado que recababa pistas para vuestra detención. Ahora sabía lo que tramabais y tenía que comunicárselo a sus superiores. Aunque le insistí en que me dijera de que se trataba, me dijo que eso no podría revelarlo. El trato era de que me asegurase de capturaros, muertos a ser posible. Me insistió en que fuera precavido y os tendiera una buena trampa, que no escatimara en hombres ni medios. Vuestro amigo me aseguró que traeríais traerían el libro. Por eso se ofreció voluntario para que me lo quedara en prenda. Luego me enseñó la documentación que tenía guardada en un bolsillo oculto de la bota. Le acreditaba como oficial de la guardia de Tharbad. Todo estaba en orden. Mi falsificador me aseguró de que los papeles eran autenticos. Así que accedí.
Ahora, Os propongo un trato. Mi vida por la información que os pueda llevar a Garred.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Lun Mayo 02, 2016 6:45 pm

Tyork estaba más que cansado de escuchar una mentira tras otra. En su mano izquierda portaba una ropera y en su derecha una de las dagas de alta calidad a las que tanto aprecio les tenía. Se aproximó al “bueno” de Patrocinder que parecía iba a ponerse a sollozar de un momento a otro. La respiración de La Serpiente ya no era un siseo, estaba acelerada, acababa de correr bastante para librarse de las estocadas de aquel gladiador y estaba algo cansado. Observo a aquel hombre que ya no era tan digno, parecía estar a punto de cagarse en los pantalones, Tyrok iba de frente hacia él, pero ya habían sido demasiados los engaños, se percató de que aquel cerdo no tuviese un As en la manga con el que aún pudiese llevarse a alguno por delante. La Serpiente dio dos vueltas alrededor de su víctima, como si tratase de asfixiarla e hipnotizarla con sus movimientos, pero no, simplemente buscaba una trampa en la que no quería caer.
- ¿Qué piensas hacer? – dijo Halaf – No lo hagas Tyrok, a sangre fría no –
En ese preciso instante la mirada de aquella pobre bestia desvió su atención hacia el rubio, ese preciso instante lo aprovechó La Serpiente para soltar su aguijonazo, primero le clavó con todas sus fuerzas y de forma precisa la daga a través de la clavícula y hacia abajo buscando llegar a perforar su pútrido corazón, luego con la ropera atravesó su gaznate para que sus balbuceos se limitasen a ser simples esputos de sangre.
- Ya nadie más va a reírse de nosotros quedando impune – dijo Tyrok
Tras sacudir la cabeza se dio cuenta de que todo aquello que había hecho una fugaz visita por sus pensamientos, no le llevaba a ningún sitio, salvo a perder la pista de más de uno de los objetivos que perseguían, como por ejemplo… donde estaba el halcón de Halaf, donde estaba el desgraciado traidor que nos había vendido por unas miserables monedas y que ahora pensaba terminar de vendernos a su novia Daverloth.
- Muy bien, ahora nos vas a ser sincero al menos por una vez en tu puta vida. – los ojos de Tyrok parecían estar a punto de prenderse fuego – Queremos saber todo cuanto puedas decirnos de donde está nuestro “amigo” Garred, sé que hay alguno entre mis amigos que desearía hacerse un collar con sus deditos. Queremos saber también donde se encuentra el halcón de Halaf. Si veo que algo de lo que dices no me cuadra o tengo la más mínima sospecha de que nos mientes, yo mismo me encargaré de hacerte sufrir como no has sufrido en tu puñetera vida. Así que ya sabes, danos toda la información que te pedimos por tu bien, no me gustaría ver esa bonita cara maltrecha por los golpes y los cortes. Además queremos poder estar tranquilos con que no vamos a tener represalias tuyas y contar con tu favor si nos es necesario, ya has visto que somos bastante escurridizos y que tarde o temprano te encontraremos si lo necesitamos. –

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Lun Mayo 02, 2016 10:35 pm

Notaba ese escalofrío helado que sube desde la espalda hasta la nuca. Después se introducía en mi cabeza como la hoja de una daga. Cuando éso pasaba, perdía el sentido y acababa haciendo tonterías. Como la de matar a ese cabronazo solo con los golpes de mi puño. Pero no. No podía perder los nervios.
Tyrok daba vueltas alrededor de él.
Lo necesitábamos vivo.
Puede que mintiera e intentara ocultarnos el verdadero paradero de Garred. O puede que no, en cuyo caso mis amigos-familia estaban ahí mismo y eran esas tres personas. Pero había mas gente importante en mi vida y necesitaba recuperarla.
"Va a ser todo tuyo Tyrok. No te preocupes"
El malnacido me miraba esperando compasión pero yo no se la iba a dar.
"Bien. Esto es muy sencillo. Te doy estas explicaciones porque no tengo tiempo que perder. Primero. Tienes un halcón que me pertenece. ¿dónde está?. Segundo. Díme a dónde ha ido Garred y si lleva caballos."
Abrió la boca para contestar pero le corté antes incluso que hablara.
"No te precipites" le dije mientras me acercaba a la mesa para recuperar el libro que le habíamos dado "Necesito la verdad y respuestas cortas. Porque si descubro una mentira te vendrás con nosotros a que Tyrok te muestre lo cariñoso que puede ser con la gente. Y te llevaremos a otro sitio para tener todo, todo, pero que todo el tiempo del mundo. Es más. Me vas a decir dónde está el halcón, a dónde y cómo se ha ido Garred y el porqué de éste encargo que nos hiciste. Por qué este libro. Por qué involucrar al noble duelista. Y rápido. Tienes hasta que mi amigo Lothar cuente hasta cien."
Con el libro en la mano, y con Tyrok sujetándolo bien, me acerque a su oido para decirle suavemente
"Todo eso claro está, si aprecias tu vida. Si quieres morir lenta y dolorosamente, cuéntame mentiras, o no abras la boca. Entonces sabrás de lo que somos capaces y el por qué valemos tanto"
"Si le sobra tiempo que nos diga dónde guarda ése oro que iba a darnos" comentó Angost en tono jocoso "también somos ladrones al fin y al cabo".
Y por extraño que pareciese, ésa broma, esa forma de usar el humor cuando la vida de un desgraciado pende de un hilo, fue lo que más miedo le hizo reflejar en su cara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Mar Mayo 03, 2016 6:25 am

Lothar puso una cara rara
-¿Contar hasta cien?- < creo que en la vida he contado tanto.
Las palabras del Rubio y los paseos de la serpiente ayudaron mas que de sobra a que el capo soltara la lengua.
Vuestro amigo se marchó ayer tomó el primer barco que se dirige a Tharbad. Creo que el nombre era el Espuma del Aguas Grises. Un hombre de mi confianza viaja siguiéndolo sin que él lo sepa. Se llama Gante Tiene que informarme de todo lo que haga. Porta un halcón con el que se comunica. El me dirá todo lo que haga ese merluzo. Es lo único que se de un halcón.
Out roll
Puntos a repartir
Halaf 25 puntos
Tyrok 18
Angost 10
En cuanto al libro. El libro muestra cómo obtener cualquier hechizo, vengador oscuro, dios sacrílego, berseiker etc etc. Los hechizos saldrán sin tirada de activación pero a cambio el demonio que otorga el poder pedirá algo a cambio igualmente poderoso o importante que el hechizo o deseo que se pida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Vie Mayo 06, 2016 9:49 am

- Esta obra no puede acabar así, los protagonistas no deberian salir por la puerta de atras, a que me refiero os preguntareis, pues sea que vosotros teneis algo que Lady Melisa deseaba desde un principio, obtasteis por darle el libro a este patan por la informacion sobre ese tipo, el cual ni me importa, pero lo que si me preocupa son los largos dedos de Lady, si os parece bien y adecuado, podriamos arreglar esto de otra manera donde todos salgamos beneficiados, vosotros me entregais el libro para devolverselo a su propietaria y asi matareis dos pajaros de un tiro, porque se de buena tinta que esta mujer es rencorosa y no le gusta ser comida de segundo plato. Yo puedo hacer de mensajero, pero no me separere de vosotros hasta que no sea la entrega, la estratagema seria la siguiente, le hacemos llegar una nota de arrepentimiento y algun otro favor musical, le gusta mi arte asi que no estaria mal que en esa carta le brindase la oportunidad de regalarle un par de conciertos, creo que eso apaciguara un poco su ira, pero si optáis por iros de aqui sin devolverle el libro, llevareis una gran carga a vuestras espaldas el resto de vuestra vida, como ya dije sus dedos son muy largos y si ella quisiera podria abarcar tan lejos como llegan los rayos del sol, no me gustaria estar en vuestro pellejo ahora mismo, pero deciros tambien que puede que aunque todo esto se lo pintemos como el mejor cuadro de Brahul, nuestro destino sea tan oscuro como la boca de un demonio. Y bien, ¿ que hareis? ...

Y con toda la calma que viene despues de la tormenta, Tarsil se acerco al pequeño escenario que habia en esa taberna subterranea de mala muerte, donde el olor a sangre se mezclaba con los sollozos de los heridos, cojio un laud que habia apartado en el fondo de la pared, se sento y comenzo a tocar y cantar una vieja cancion ...


     No es oro todo lo que reluce,
ni toda la gente errante anda perdida;
a las raíces profundas no llega la escarcha;
el viejo vigoroso no se marchita.
De las cenizas subirá un fuego,
y una luz asomará en las sombras;
el descoronado será de nuevo rey,
forjarán otra vez la espada rota.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Sáb Mayo 07, 2016 8:33 am

Un hombre se había llevado a Relámpago, y ella había decidido irse con él de buena voluntad. Me sentía traicionado. Me sentía mal. Cada vez tenía más ganas de decirle a Tyrok que matara a ese malnacido. Pero había que tener la sangre y la cabeza fría. Había muchas cosas aún por resolver.
El trovador había propuesto devolver el libro a Lady Melissa. He de confesar que también se me había pasado por la cabeza. Pero con la intención de obtener la información de quién mató a Clarisse. Pero sabía que eso sería inútil. De alguna manera ella sabría que había sido la segunda persona en ser elegida.
“¿en qué piensas?” pregunto Lothar.
“En que tenemos unas cuantas cosas por saber antes de irnos. Para empezar cuándo zarpó y cuanto tiempo le llevará llegar a Tharbad”
El desgraciado se apresuró a contestar, sabía que su vida pendía de ello.
“Zarpó ayer, en el espuma de aguas grises. Si los vientos y la corriente le son favorables tardará una semana en llegar. Igual que si partierais hoy a caballo y marcharais a galope tendido. La buena noticia es que el espuma hará dos paradas en el camino en dos pequeñas ciudades. Es un barco mercante, ¿recordáis?”
Parecía querer darnos una solución para nuestro problema.
“Así que insinúas que en lugar de tener que llegar a Tharbad, bastaría con interceptarlo en alguna de sus paradas ¿no es así?”
El prisionero asintió con la cabeza.
“Tu oro” exigí, e hizo un gesto con la cabeza señalando un armario en la parte trasera. Angost lo abrió y silbó a modo de sorpresa.
“Nos vas a describir a tu hombre, al que lleva el halcón. Y nos vas a decir cómo pensaba comunicarse contigo”
“Si, por supuesto, sin problema”
“¿y ahora qué?” me preguntó el Tahur en voz baja.
“Tenemos que comprar caballos. Si el dinero de ahí nos llega claro. Si no, pediremos ayuda a Ankalagorn. Creo que nos la prestará. Le explicaremos lo sucedido y que tenemos que acabar con Garred antes de dar paso a la misión”
“La idea del trovador tampoco es mala” comento en susurro Angost a mi espalda. Un poco más allá, el prisionero y Tyrok no parecían escuchar nada de lo que nosotros tres hablabamos. A la serpiente no le preocupaba. El prefería ser brazo ejecutor que cabeza pensante. Pero Patrocinder tenía los ojos fuera de sus órbitas. Creía que hablábamos de él.
“Bien. Puede que en primer lugar podríamos devolver el libro a Lady Melissa con nuestras disculpas. Si es necesario yo acompañaré al Trovador.”
“¿por qué arriesgarse así” preguntó el Príncipe.
“Uno, porque después de lo de Garred solo confió en vosotros. Esta claro que quería recuperar su armadura para no perder ése papel oficial que llevaba escondido. Y dos, porque le suplicare, me humillaré y le pediré perdón no solo para que nos deje en paz, si no para que sea ella quien nos ayude a cazar a Garred”
“No parece algo sencillo” comentó el Tahur
“Es que a parte del libro, le voy a llevar un regalo” y dije mientras miraba con sonrisa malévola a Patrocinder.
“No vendrá por las buenas” comentó el Príncipe.
“Tyrok puede preparar un veneno paralizante. Si no, yo llevo uno en mi espada”
Y en ése momento Patrocinder se meo encima. Comprendí que sin darnos cuenta los tres estábamos mirándolo con sonrisas aterradoras en el rostro y de la boca de Tyrok sonaba una risita siniestra.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   Sáb Mayo 07, 2016 10:28 am

Me parece que no entendeis vuestra situacion, mis queridos conocidos, habeis errado viniendo a ver a este insecto y eso Lady no os lo va a perdonar nunca, lo unico que yo quiero para vosotros, es que su rencor  no llegue a mas y lo de pedirle un favor ahora es como quitarle un hueso a un perro ambriento, os mordera la mano y no solo eso, os arrancara el brazo en el mismo bocado. Lo unico factible en este momento es que sigais con vuestro plan de dar caza a ese hombre del que hablais, pero creo que he escuchado algo de que es un oficial de Tharbad, en el peor de los casos huiria de esa ciudad, pero creo que ese premio os estara esperando y este problema que teneis aqui lo debeis solucionar antes de iros de esta ciudad.
Esta es mi idea, le escribo una nota de arrepentimiento, se la entregariamos al mayordomo personal de Lady, por suerte para vosotros siempre tiene el mismo itinerario matutino, sale de su palacete con dos sirvientas mas para realizar las compras en el mercado, se dice de el que tiene unos ojos especiales para los alimentos y sabe escoger la mayor exquisitez hasta de una cesta de manzanas podridas; este hombre me debe un pequeño favor y darle la nota seria el pago perfecto, despues solo me quedaria esperar ante su puerta para que me conceda su audiencia para devolverle el libro, y aun asi no estoy muy seguro de que su ira se apacigüe,  pero es la mejor opcion que teneis ahora, os preguntareis porque quiero ayudaros, eso es obvio, pues esta locura que os comento es porque esa mujer me tiene hipnotizado el corazon, nunca habia visto dama igual de bella y peligrosa, es como la polilla que se acerca a la hoguera, no se si me comprendereis, pero el libro lo tendreis vosotros hasta que ella decida recibirme, estareis esperando en una posada llamada El Trueno Azul, desde su ventana podreis verme esperar en la puerta, si salieran para darme audiencia lo unico que tendreis que hacer es mandar un chico que encontreis por la calle y que me entregue el libro para que no os descubran vuestra posicion y despues de todo eso rezarle al dios que mas os guste.

Mientras iba diciendoles todo su plan sus dedos seguian acariciando el laud, tratandolo como si de una dama se tratase, cualquier mujer habria notado la delicadeza de sus movimientos haciendola saber que no estaba tocando el laud para que salieran notas de su ser, sino la mera mencion del nombre de Lady le habia escitado y tambien un sentimiento de miedo le habia inundado el corazon al mismo tiempo. Se sacudio la cabeza y mirando a Patrocinde le dedico un ultimo soneto, pues sentia que no lo volveria a ver mas en su vida ....

El camino sigue y sigue
desde la puerta.
El camino ha ido muy lejos,
y si es posible he de seguirlo
recorriéndolo con pie decidido
hasta llegar a un camino más ancho
donde se encuentran senderos y cursos.
¿Y de ahí adónde iré? No podría decirlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Corazon Oscuro. Capitulo 7   

Volver arriba Ir abajo
 
Corazon Oscuro. Capitulo 7
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4
 Temas similares
-
» Ilustraciones capitulo 17
» Corazon de Melón - Ilustraciones Capítulo 28
» El dia loco de Tahu, La pelicula(Capitulo 2)
» TRONO OSCURO - TS
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: