Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» TIRADAS DE JUAN(HALAF)
Ayer a las 10:18 pm por Ankalagorn

» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Dom Dic 10, 2017 11:41 am por Tyrok

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Jue Dic 07, 2017 7:29 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang


Comparte | 
 

 Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Vie Jul 10, 2015 10:25 pm

Steiner comandaba tal y como lo habían enseñado. Ahora los orcos estaban entre dos ejércitos. El problema que veía era que los orcos seguían superando en número a ambos ejércitos juntos.
La ventaja, que al estar dentro de una ciudad, el número ya no era importante. Los orcos no podrían maniobrar bien, y se podría diezmar con facilidad sin recibir muchas bajas.
Había escuchado hablar de la habilidad de los enanos en el campo de batalla. Y si bien no daba crédito del todo, al menos era un alivio tenerlos de aliados en lugar de enemigos.
Comenzaron atacando y atacando. Querían llegar hasta el mismísimo mandíbulas de hierro. Si mataban al comandante tal vez tendría una oportunidad. Pero no podía olvidar que Frank estaba también allí. El asesino de su padre. Aquello no solo era por la supervivencia del hombre. Aquello era algo personal también. Muerto Frank, el resto del ejército solo serían ratas armadas. Ratas cobardes que huirían, o mejor aún, que no sabrían prestar batalla y serían fácil de aniquilar.
Había que seguir. Los sastres estaban dando la talla y no se diría nunca que un hijo de Tiego no la dio.
Su último pensamiento antes de emprender el combate fue ¿dónde estaría Einer, volvería de donde fuera que se había ido?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Vie Jul 10, 2015 10:35 pm

La risa de su comandante era conocida por todos sus hombres.
Sus hazañas, se contaban como leyendas vivas entre la tropa.
Todo estaban entusiasmados de poder servir bajo el mando del general Groomch. Todos esperaban algo épico. Y no los había defraudado. Había aumentado la marcha. Había corrido todo lo posible. Cualquiera pensaría que corría hacía su amada, hacia el hogar, hacia un tesoro. Pero corría hacia algo más valioso que todo ello. Una batalla.
Al llegar sonreía como un condenado. Miró a su flanco para ver como Ragnarok y Ulfas venían con la falange tenebrosa.
Después echó otro vistazo a aquella marea negra y pestilente que inundaba toda la ciudad de Tharbad.
"Maldita sea" masculló
"¿Que ocurre mi general?" le pregunto su primer oficial.
"Ya llevan días combatiendo, y ahora solo quedan esos pocos orcos. Tocamos solo a 5 por cabeza"
El oficial lo miró sorprendido, y el general Groomch le devolvió la mirada con una sonrisa malévola
"Menos mal que hemos llegado a tiempo. Un par de días más y ese cabrón de Anka nos habría dejado sin orcos para divertirnos....jejejeje"
Y sin más preámbulos, tocó a formación de combate, se puso al frente de su preciada VII legión, y comenzó a avanzar con paso firme y seguro. Era un paso lento. No corrían. No ladraban sin orden ni concierto. El retumbar de miles de pasos enanos avanzando a la vez se escuchaba por todas partes. Y cada dos pasos todas las gargantas enanas emitían un sonido sordo entre grito y respiración fuerte
"HEH HEH HEH"
Y como si de un solo ser acorazado se tratase seguían avanzando. Como si no hubiera piedra, muro, árbol, hombre u orco que pudiera detenerlos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Vie Jul 10, 2015 10:38 pm

Yo no era un gran guerrero como mis amigos, pero me enfrentaba a Huruk, y no daría muestras de debilidad.
Su vanidad sería mi ventaja. Dejaría que atacase él primero, y yo me defendería con todas mis posibilidades. Lo dejaría hacer un par de veces para ver su destreza. Después utilizaría parte de mis habilidades para devolverle el ataque y así pillarlo por sorpresa.
En el peor de los casos, seguro que Lothar o Angost vendrían en mi ayuda. Pues a bien seguro, ellos acabarían antes con su enemigo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Sáb Jul 11, 2015 11:03 pm

- Seccion A de LA SEPTIMA LEGION! AVANZADDDD!!!!! SECCION B DE LA SEPTIMA LEGION CUBRIR A LA SECCION A!!!! -SEPTIMAAAAAAAA!!!!

La voz llego clara por encima de cualquier estruendo, percusion o grito, a pesar de los Kilometros que les separaban. Nos atacan por la retaguardia Mi señor, le habia dicho uno sus soldados. Aun no sabia lo que se le venia encima, pero Mandibulas debia mantener la tranquilidad. en la retaguardia estaban sus mejores soldados , en reserva, exceptuando a su guardia personal y ademas estaban comandados por Mulger Estrangulalobos, uno de sus mejores vasallos, y por si fuera poco contaba con 100000 orcos, el grueso del ejercito se encontraba en retaguardia. Observo como la puerta levadiza se abria, seguramente esperanzados por los refuerzos , no querian desaprovechar el creciente desconcierto que reinaba en las filas orcas, no era el caso de Mandibulas que intento contagiar su calma a sus filas:- Tranquilidad soldados! reine la tranquilidad y hagamos frente al ejercito que viene a estamparse contra el muro de de piedra que forma nuestra armada!
- Enanos y jinetes! en la retaguardia!- Gritaban algunos nerviosos-
- Silencio! pero que no dejen de resonar los tambores!- Mandibulas trepo hasta lo alto del cadaver que estaba colgado en el muro, cuando los humanos salian en oleadas del castillo y empezaban a atacar a las primeras filas de los orcos. Mandibulas arranco con fuerza el corazon de la dama del pecho del hombre de Steiner:- Nosotros tenemos esto! su corazon! el corazon de tharbad es nuetro!
- SIIIII!- gritaron todos encolerizados y casi poseidos por un demonio.
- Avanzad hasta los humanos! destruidlos!no dejeis nada vivo!!!!

Atacaban con formaciones nunca vistas antes, en forma de heptagono; Mulger Strangulalobos estaba algo confuso con los enanos. Aun asi eran mas en numero...muchos mas; la situacion no deberia ser un problema, lo seria para ellos.
- Formacion de combate! Jinetes Huargo a ambos lados de la formacion! - Mulger se dio cuenta que en numero, las caballerias estaban bastante igualadas...y eso no le gusto...sabia que si sus jinetes fallaban, por ahi se le podia ir parte de la guerra.
Sus jinetes eran mas peligrosos contra esa caballeria ligera humana, pues los suyos tenian jinetes y sus monturas eran bocas que podian hincar el diente a cualquier caballo...otro cantar habria sido si hubiera sido pesada...30000 jinetes de Dimmu habrian sido terribles, pero siendo ligeros... se sonrio para si...se equivoco! la caballeria humana era mucho mas peligrosa de lo que cabia esperar.

Los orcos retrocedieron como alma que lleva el diablo. Mandibulas de hierro detuvo a uno de sus soldados...
- Pero donde cojones vais?! Somos mas y mas fuertes!! Quien ha dado retirada?!
Pero el orco solo decia una cosa...: - El Brujo! EL Brujo! El Brujo!AAAAH!- Su cara de panico era mas que evidente. Alla entre la multitud y el caos destacaba una figura por encima de cualquier otra. Mandibulas solto a su soldado, casi sin darse cuenta mientras observaba a aquella figura con curiosidad y algo de nerviosismo:- El Brujo... - Dijo en voz baja.
Ankalagorn golpeo entre la multitud orca que se acumulaba a su paso, no pudo contar los cuerpos que cayeron tras ese tajazo, pero ankalagorn ya no era Ankalagorn, sino un Dios...un Dios-Demonio de mas alla de todo palio. Su tamaño parecia mayor, su envergadura era superior a la ya de por si intimidatoria y un aura negra recorria su cuerpo, de sus ojos negros sin blanco, refulgia una llama oscura de otro mundo, un mundo muy alejado de este, mucho mas terrible , el mundo de los demonios del vacio.
Las flechas volaron hacia el, pero fueron desviadas solo con su mirada.
De repente Mandibulas observo una cara conocida, un rostro humano que jamas olvidaria: aquel que llamaban Principe aparecio derribando a soldados de su ejercito; iban con el sus demas amigos, y por un momento Mandibulas se olvido del Brujo y su imparable y aplastante movimiento hacia el:- Dije que si te veia en esta ciudad cuando llegase, te mataria...y sigues aqui.- Angost no lo escucho, habia demasiado ruido y griterio, ademas de estar demasiado lejos aun. -Svlock , Zarklo, Murlotg! Traed las cabezas de esos 3!- Sus hombres avanzaron a su orden, pero de repente 3 de sus soldados cayeron a pocos metros de el. Se volvio a acordar del Brujo. Envio a 3 de sus restantes guardianes a por el.No se paro a esperar, algo le decia que esos 3 no serian rival para el Brujo que despedazaba a su tropa a cada paso que daba, pero estaria entretenido un rato mientras el se reunia con el grueso del ejercito. No le daba el mismo credito al Principe y a sus amigos...le habria gustado quedarse y ver como les traian sus cabezas, pero habia llegado el momento de ser practico, y sabia que si se quedaba alli...ese maldito Brujo llegaria hasta el.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Sáb Jul 11, 2015 11:54 pm

Lothar se dirigio hacia la mole de metal herrumbroso. El Uruk versado el cientos de batallas se aproximo a el con una guardia ofensiva alta, al llegar hasta el, dejo caer su pesado mandoble hacia su craneo. Su enemigo era pequeño, pero estaba provisto de una coraza, y posiblemente necesitaria mas de un golpe para abrirla. La hoja cayo pesadamente, pero Lothar con un buen movimiento desvio la espada hacia el suelo donde impacto con la fuerza de un ser inhumano. Lothar aprovecho el movimiento y rapidamente golpeo a la cabea de sus enemigo, de hecho pego con todas sus fuerzas, la armadura se abrio, pero el arma paro en seco, sin llegar a penetrar la carne de la cabeza del Uruk.La bestia se repuso ante la situacion y continuo con la idea de hacer lo que tenia pensado antes de atacar. Levanto con destreza el mandoble, desde el suelo por encima de su cabeza, con la espada de Lothar aun clavada en su yelmo y dejandola caer impacto en la clavicula del Tahur... su arma habria llegado hasta la mitad del esternon, pero algo la detuvo... tal vez un poder divino...

OOFF:-Primer round fuera continue...paso lo que me imaginaba.
Ataque de Lothar fue5... daño total 11...contra 11 de armadura y dureza... cero total...el orco prosigue con su ataque ya que no recibe daños... mandoble... contra armadura y dureza 8...herida 4... tactica Garred que tanto habia criticado Lothar, si eres un animal..es efectiva
Yo aprendi de la lucha de Angost contra 2 guardias con armadura... ahora te toca a ti... lo malo que angost y halaf tienen otro...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Dom Jul 12, 2015 10:32 am

HEH-HEH-HEH
El sonido seguía incesante y acercándose a la mole orca. Los jinetes huargos intentaban rebasarlos y poder atacar por flancos y tal vez espalda. Pero los jinetes ligeros de Ragnarok no estaban allí de mero espectadores.
Los enanos sonreían a cada paso. Los orcos podían ver la cara de ansia parecida al hombre que cruza el desierto y le ofrecen agua. Del hambriento al que le ofrecen un banquete. La preocupación crecía. Pues los enanos eran los sedientos, los enanos eran los hambrientos...y ellos....ellos eran el agua. Ellos eran el banquete.
"Contra el yunque y el martillo" Groomch afirmaba sin quitar la vista de enfrente.
"Si. Pero parece que tanto el yunque como el martillo son demasiado pequeños para esta pieza" contestó el enano de su lado. No había miedo. No había preocupación. Solo constataba un hecho objetivo.
"Eso solo puede significar una cosa"
El enano quitó la vista del frente para mirar a su general. Era su forma de preguntar qué.
Groomch también lo miró, y con ese humor negro que le salía en momentos como aquel contestó
"Que es imposible fallar el golpe.JAJAJAJA"
Toda la primera fila enana estalló en una sonora carcajada, mientras el fondo seguía con su grito de guerra. Si no hubiera sido por la dama de corazones, muchos orcos habrían emprendido la huida antes incluso de empezar el combate. La VII Legión enana se comportaba como quien sabía seguro que iba a ganar la batalla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Dom Jul 12, 2015 10:40 am

Braguel. Se llamaba Braguel. Cada vez que Steiner lo veía ahí. Con su cuerpo abierto en canal. Con el rubí asomando por su pecho. Al general se le encogía el alma.
Era un buen hombre y mejor soldado. Sabía luchar y lo hacía francamente bien.
Steiner sabía que eso podría diezmar la moral de sus hombres. Cuando ves que uno de los mejores yace allí enfrente, con el cuerpo ultrajado, y nadie, ni él mismo, puede hacer nada para evitarlo. Para haber evitado la muerte de Braguel. Para evitar su ultraje. Para recuperar su cuerpo y darle el entierro y descanso que se merece como guerrero. Como soldado.
Steiner no se podía permitir que la rabia lo invadiera. Pensó fríamente como hacérselas pagar a Mandíbulas y rezó para que le dieran la oportunidad. Y el rezo fue escuchado.
Ankalagorn se había convertido en un demonio enorme. Se abría paso a mandoblazos y no parecía que nada ni nadie pudiera detenerlo.
Steiner no se lo pensó dos veces. Se puso justo a su zaga, y siguiendo sus paso iba acabando con la vida de los pocos orcos que el numenoreano dejaba en pie. Alguno quería tomarle la espalda para atacarle, pero ahí estaba Steiner para acabar con esos gusanos. Seguramente no necesitaba guardaespaldas, pero el hijo de Tiego se estaba aprovechando de la situación para llegar hasta el comandante orco.
Había que ajustar cuentas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Dom Jul 12, 2015 10:48 am

El maldito Huruk se lo estaba pensando. Tal vez intentaba desesperarme.
Vi de refilon el ataque de Lothar. Y vi que lo iba a pasar mal. Él iba a necesitar ayuda y no sé si yo podría dársela. Pero había que intentarlo.
Venga. Ataca puta bestia. Tengo que ver de lo que eres capaz.
Sería esquivar o parar el primer ataque. Y en el segundo, hacer lo mismo pero dejar algo para hincar mi espada en su cara. Una zona sin protección alguna.
De ahí a salvar a Lothar.
Si no funcionaba. El que necesitaría salvamento sería yo.
Había que provocar a esa bestia, y sabía cómo hacerlo. Su vanidad.
"Venga. De acuerdo. Si te rindes y te apartas. Te dejaré vivir"
Y esperé su acometida brutal.

Off Roll. Quiero ver cuántos dados tiene para poder esquivar o parar. Mi intención es que si me ataca por ejemplo con 10, pues pararle con 10 o 9. Pero siempre dejando dados. Mi ventaja es que menos tn parar que atacar. Claro, si es posible. Porque si me ataca con mas cp del que yo tengo, será pararlo con todo hasta que venga la ayuda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Lun Jul 13, 2015 10:15 am

El mandoble se estrelló contra el suelo. Desde atrás y con toda su fuerza Lothar le asestó un sablazo a la cabeza con toda su fuerza. Lothar vio como el yelmo se hundía entre los hombros. Incluso se abrió y permitió que Siniestra tocara al Uruk. Pero la consistencia del metal paró la espada justo antes de matar al orco.
Para sorpresa del tahúr, el orco se levantó como si nada y continuó con su ataque. Lothar, sin guardia y con la espada aún atrapada en la cabeza vio como el orco le ganaba la posición. El uruk levantó los brazos y Lothar consiguió recuperar la espada, pero ya era tarde. Desequilibrado ante la acometida orca se quedó a merced suya. El tiempo se ralentizó. Lothar veía como el mandoble bajaba sin piedad. No podía levantar el escudo a tiempo, ni esquivar, solo podía encajar el golpe. Sabía que se alojaría desde el hombro hasta el esternón como poco. Pero el dios del azar se interpuso. Le había tirado una buena carta al final de esta mano. Lothar supo, como cualquier buen jugador, que su estrella se había acabado.
Un cuerpo empujado se interpuso entre el mandoble y el tramposo. El acero ligeramente desviado pasó delante de Lothar silbando.

La suerte le había dado otra oportunidad para estar de nuevo en la brecha.

< es demasiado duro. > el tahúr se recompuso no iba estar quieto. mientras pensaba <el va dejar que le pegue, sabe que no puedo hacerle daño. El problema es el mandoble, así que tendré que deshacerme de él.>

Empezó a bailar mientras pensaba. Entonces lo vio claro. en el próximo golpe acompañaría con el escudo y la espada el enorme mandoble. Lo guiaría para que se incrustara en el orco muerto que tenía cerca de los pies. si había suerte el arma se quedaría atrapada el tiempo justo para que él le diera otro buen golpe en la cabeza. si la apuesta le salía bien Siniestra terminaría lo que empezó en el golpe anterior.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Lun Jul 13, 2015 10:21 pm

Lothar
Vs
Uruk

Lothar intento hacer su maniobra, pero fallo y aunque la espada del orco paso de largo, evitando el daño, aun asi El Uruk continuo con su combinacion de ataques y el segundo volvio a impactar desde lo alto golpeando la clavicula y abriendo toda armadura que habia en aquel lugar. Lothar hinco la rodilla y rezo a Moloch lo que sabia.

Halaf
Vs
Uruk

halaf intento bloquear el ataque del orco que intento un tajo horizontal a la altura del cuello, pero su brazo fue pesado y lento llegado el momento. La espada habria decapitado al Rubio, pero un ultimo esfuerzo hizo que bloquera el ataque... (fuera continue) . Viendo la superioridad de su contricante rezo porque viniera ayuda. Observo como Lothar tampoco lo tenia mejor e intentaba una maniobra desesperada.

Garred
Vs
Uruk

Garred se lanzo en carga con su mandoble contra el Uruk que venia de igual manera. Garred fue mas rapido intentando una estocada a la cara del enemigo. Sintio como la punta de su arma atravesaba la armadura, pero su sonrisa se borro de su cara cuando no llego mas alla de la carne de cuero del orco. El Mandoble del Uruk no ceso en su avance e impacto contra la clavicula de Garred que provoco una herida similar a la de Lothar dejandolo fuera de combate.

Angost
Vs
Uruk

El Uruk ataco a Angost con la misma dureza que a sus amigos. Angost espero bloquear con su escudo, metiendose a la distancia corta de este, de esta manera no podria responder con su enorme arma... o al menos lo haria despues que el, pero si salia como el queria, derrivaria a su enemigo con un golpe de escudo. Angost bloqueo y ataco con fuerza con el escudo, derrivando al Uruk. Aprovecho que estaba en el suelo para hacer 2 ataques rapidos, para probar la dureza de su enemigo. Un golpe impacto en la cabeza abriendo el yelmo del Uruk , pero no fue suficiente. El segundo ataque quedo en nada.El uruk se volvio a poner en pie increiblemente, Angost se sintio muy pequeño. El Uruk lanzo un ataque potente golpeando el escudo. Sintio un fuerte hormigueo en el codo, que paso a todo el brazo, pero Angost aguanto la arremetida y se dio cuenta que el uruk habia quedado bloqueado con el escudo. lanzo un tajo horizontal y el yelmo del Uruk desvio el ataque del Principe. El Uruk volvio a golpear con fuerza el escudo, pero esa vez el ataque se perdio en el escudo rivale. Angost golpeo e hizo otro de sus miticos golpes, la parte de arriba de la cabeza del orco volo por el aire, como el que abre un melon con un tajo que queda alto.


Anka
Vs
3Uruk

Anka mata los 3 uruks en 4 Rounds

Dejo que uno se estrellara contra su escudo. Golpeo el de delante hiriendolo gravemente. El del flanco le dejo golpear. Su armadura y dureza absorvio todo el daño.
Despues se encargo del que habia golpeado libremente; el Uruk cayo con la cabeza abierta, mientras el del flanco se volvio a encontrar con el porton de acero.
Seguidamente ataco al enmigo que estaba en frente que se habia puesto de nuevo en posicion de ataque, enviandolo al infierno decapitandolo. Una vez mas el enemigo de su izquierda fue bloqueado, para caer irremediablemente , con el torso partido por la mitad.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Lun Jul 13, 2015 11:20 pm

El acero se incrustó con dureza. Traspasó la hombrera, después la cota y al final al Tahúr. No sabía que había pasado. Había pisado algo, resbalado, o el orco había sido más hábil... daba igual.

Detrás del yelmo se podía ver una cara de incredulidad. Un escalofrío recorrió su cuerpo cuando regresó a la realidad. Y de pronto...el dolor. Era una sensación nueva.

< Joder. Como duele.>

Nunca en su vida le habían herido. Miró a su izquierda. El mandoble asomaba desde su hombro. Lo siguió con la mirada. Crecía y crecía hasta la mano del orco. Le miraba desde arriba. El mazazo le había hincado de rodillas. El orco tiró de su arma, pero el tahúr asió la hoja con la mano. No quería que se lo sacase. El bicho tiró hacia arriba. Lothar chilló cuando soltó la mano del hierro y el mandoble salió de golpe del hombro.
Calló de pie. El hombro caía de forma rara. Miró hacia arriba, él mismo había estado en lugar del orco muchas veces, ahora le tocaba a él. Había encontrado la horma de su zapato.

- Que te follen. ven a por mí.

Levantó la espada. Siniestra se elevó hasta amenazar con la punta al Uruk.




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Mar Jul 14, 2015 5:20 pm

El uruk se lanzo a por el insolente humano lanzo su espada hacia atras y golpeo con fiereza a la altura del cuello de Lothar. La espada impacto de lleno...! y la cabeza rodo por el suelo!la del Uruk... Alli donde estaba el engendro aparecio la figura de Kang, envuelto por un halo rojizo. El rostro de Lothar era todo un poema, viendo que aun le quedaba mucho por aprender...el combate no solo era entrenamiento, tambien era luchar de verdad...comenzo a marearse , empezaba a perder mucha sangre.


Angost estaba agotado tras el intenso combate con el uruk. Lejos vio a Garred, no llegaria a ayudarlo . Le grito al orco, pero ni siquiera lo escucho, por los gritos de la batalla, sin embargo el que si aparecio al que llamaban el Brujo y dio buena cuenta de otro Uruk. Mientras Angost se habia desecho de 1, Thresser habia mandado a 4 al palio.
Halaf seria el siguiente en ser ayudado por Steiner.

Mandibulas de Hierro pudo llegar a la retaguardia de su ejercito, donde el combate era mas cruento. Mientras en vanguardia sus hombres habian controlado la arremetida de los humanos, a pesar del peso del Brujo, Kang y el resto de generales, eran muy superiores en numero; el ejercito de los 4 hermanos habia sido practicamente extinguido.Los enanos se habian encarnizado en un enfrentamiento directo cuerpo a cuerpo y los orcos caian por centenares, mientras pasada tras pasada la Falange hacia estragos en las lineas enemigas. Los jinetes Huargos habian, sin embargo hecho un gran trabajo y habian dejado muy tocados a los jinetes humanos. La victoria seria para los Orcos, estaba claro, pero a que precio? las bajas serian demasiadas , asi que Mandibulas lo vio claro: Replegaos! Replegaos!- El movimiento del ejercito Orco fue magnifico. Estas alimañas habian aprendido un nuevo concepto con la llegada de Fraank: la disciplina. El ejercito Orco se reunio en repliegue formando como un bloque solido de piedra:- Retirada!! - Los soldados miraron con extrañeza a su general. tenian la victoria al alcance de la mano, pero no eran tan estrategas como Mandibulas de hierro, para saber lo que supondria esa victoria... un 85%-90% de las tropas serian destruidas 170000-180000 Orcos eliminados. Preferia huir con 70000 orcos y esperar tiempos mejores, pero como se lo tomaria su Capitan General? como buen estratega como el, tal vez no lo viera con malos ojos.

El 60% de las tropas orcas habian sido eliminadas, mientras el ejercito humano habia sido reducido a un 15 %, De la Falange Tenebrosa un 60% aun se mantenia en pie, debida a la carniceria sufrida por los huargos, mientras un 85% de enanos aun estaba perfectamente listos para el combate.

Numeros:
70000 Orcos

3000 Soldados de Tharbad y hombres de los 4 hermanos
17000 falange
6800 enanos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Miér Jul 15, 2015 1:18 am

Era el momento del todo o nada, los generales habian dado el visto bueno a la operacion y era el momento de cargar con todo, era el momento de llenarse de gloria, era el momento de ser un heroe.

El ejercito humano solio con el alma poseida, al frente sus generales, nada se podia temer, los orcos aterrorizados al ver de nuevo a ese enemigo se acobardaron un poco, pero mandibulas de hierro los habia adiestrado bien y aguantaron como bestias. Pero el empuje cobraba fuerza como una ola de la mar brava ataca a los barcos. Los orcos caian como hojas secas del cerezo en primavera, el propio Garred parecia un molinillo de picar carne, hasta que encontro la horma de su zapato. La guardia personal del general orco taponaba el acceso hacia la presa mayor, pronto encaro a aquella bestia con la guardia alta, la aprovecharia para asestarle una estocada a la mandibula, que era una de las pocas partes desprotegidas que llevaba. El golpe no surtio el efecto deseado, la fuerza no fue la suficiente para traspasar aquel yelmo, habia intentado una filigrana y la falta de experiencia le paso factura. El Uruk que no ceso en su ataque cargo contra el hombro del dunedain, destrozando la armadura y parte de huesos y muscusols. No habia confiado en su fuerza y le habia pasado factura, la que ahora tenia en el hombro.

Pero Garred saco fuerzas de donde se las habia robado el Uruk, empezo a levantarse, el Uruk que se sorprendio por el repentino bienestar de su victima, inco mas aun el mandoble, el grito del Sargento Mayor no se hizo esperar. Asio su espadon con una mano y de un golpe titanico saco de golpe el mandoble de su enemigo, abriendo ademas la guardia de su enemigo, pero de poco le sirvio, pues el daño era masivo y volvio a caer sobre sus rodillas, tiempo de sobra para reacerse al Uruk y arremeter contra la cabeza de Garred la cual parecia un melon maduro a punto de reventar por el mandoble de su enemigo.

La sangre habia llegado a los ojos de Garred al salir de su hombro, cuando todo estaba mas oscuro cuando lo habia cegado ya la muerte, Tulkas aparecio en su ayuda, sesgando la mitad del cuerpo del Uruk, pero al quitarse la sangre de los ojos comprobó que su salvador habia sido el Brujo, al este ser seguramente no le importaria mucho la vida que acababa de salvar, pero el dunedain le dio las gracias mentalmente, pues su hombro le impedia decir cualquier palabra que no fuera un quejido de dolor.

La ola seguia su curso de destruccion, los orcos poco podia hacer, pero Mandibulas era un hueso duro de roer, y para sorpresa de todos replego su ejercito como el mejor general orco visto en todos las eras y tiempos, orcos organizados un ejercito a temer.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Miér Jul 15, 2015 9:35 am

-Tranquilo muchacho. Tranquiiillllooooo- La voz grave de Kang se hizo cavernosa a medida que se alejaba.
< Claro tú no te mueres. >Sus ojos dejaron al calvo y buscaron al uruk muerto.< al final he vivido más que tú, bicho. > Se permitió una sonrisa amarga, estaba tan cerca y a la vez tan lejos. La Dama se le escapaba de nuevo.
Dejo de ver. Su mente se apagaba. Tenía frio. Se sumía en la muerte pero no sintía miedo. Sin querer recordó a su tío. < Se acabó viejo. Seguramente no nos veamos. Tú eres una buena persona. Estarás en algún buen sitio, timando a los incautos… qué suerte…

- Tranquilo chico. Tranquilo. –
< Está que se va. Joder, si le ayudo se me escapa.> Kang veía como Mandíbulas no estaba lejos. Entre él y el comandante orco no habría más de ocho o nueve uruks. Pero la puerta estaba demasiado cerca. No llegaría a tiempo. Había mucho hierro de por medio. Luego miró al pobre desgraciado hincado de rodillas chorreando sangre. Le había visto luchar. Era realmente bueno, tanto como joven. Impetuoso y valiente de más. Pero no era un soldado, tampoco merecía morir. Al final dejó por perdido a Mandíbulas y regresó con el pillo.
- Hoy es tu día de suerte.
Le quitó la hombrera. Lo que esperaba. Taponó la herida y llamó a un soldado.
- Creo que vas a salir de esta. Aguanta muchacho.

Tenía mucho calor. Delante de él una mano de cartas. Miró a su oponente.
- Vas a perder.
- Siempre dices lo mismo y nunca ganas.
- Esta vez es diferente.
Su oponente se levantó la capucha. Pero no le sonrió como hacía siempre.
- Esta vez te has portado mal. No podrás jugar otra mano conmigo.
Señaló con su mano a la espalda. Pero no se dio la vuelta, no quería mirar.
- Juega.
- Se acabaron las manos.

Se miró las suyas. Las tapaban las cartas. Se fijo en que empezaban a mojarse, a mancharse de un líquido espeso Las tiró a la mesa para ver como sus manos estaban llenas de sangre.
- Es la de los inocentes. Date la vuelta están a tu espalda.
- No quiero.
- Eso da igual. Mira.
El tahúr echó mano a su espada instintivamente.
- Yo no te enseñé a actuar así.
- Tú ya no estás aquí. Las cosas han cambiado.
- No hijo, siempre se puede actuar siendo fiel a uno mismo.
- Tú no estabas.
- Ellas sí.
Sintió algo en su hombro, frío, húmedo y luego el dolor. Se giró con miedo, casi terror. Allí solo encontró a unas mujeres tan muertas como vivas.
- Eres un asesino.
- Estabais desahuciadas. Yo solo os liberé del sufrimiento.
- ¡Mentira! Miraste por ti ¡ASESINO!
- ¡DEJADME EN PAZ!
Se abalanzaron sobre él. Siniestra las cortaba en pedazos pero no las detenía. Se le metían por las orejas, por la nariz, entre los parpados y al final le abrieron la boca, tanto que pensó que se la iban a desencajar y partir. Miraron dentro de él. Cuando se cansaron se metieron por su boca.
- ¡NUNCA TE LIBRARAS DE NOSOTRAS!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Miér Jul 15, 2015 8:39 pm

El patio era un amasijo de hierro y carne. Sujetaba el hombro para contener la hemorragia.
Los orcos se retiraban. La verdad, la ayuda a los heridos no tardó en llegar. Y Kang pudo deshacerse del pequeño delincuente. No fue hasta que lo subieron a la camilla cuando vio la espada del Tahúr.
< ¿Donde he visto esa espada antes?>
Anka le hizo una seña. Traspasó la matanza no dudando en pisar la cabeza de cualquier orco que se le cruzase. Le gustaba ese sonido a madera rota cuando crujían.
- Tenemos que sopesar las opciones. La séptima se mantiene casi intacta, pero la Falange ha sufrido un cuarenta por ciento de las bajas. Y de los hombres de tharbad apenas queda nada. El ejército orco se retira con unos setenta mil efectivos. El correo acababa de llegar de la retaguardia orca.
-
- Tenemos pocas opciones. Salir a por ellos a campo abierto es una. La falange podía acosarlos mientras la VII y el resto del ejército de la ciudad los alcanza y les obliga a luchar. Es una opción, pero seguramente no sobreviva nadie. Es más, diría que los orcos tienen ventaja.
Creo que lo mejor es dejarlos partir. A enemigo que huye, puente de plata.

- Si son dos opciones, demasiado directas. De todas formas me gustaría oír lo que dicen los hermanos y por supuesto a Ragna y a Gronch.
A Anka le gustaba escuchar lo Die pensaba Kang. Era un soldado y pensaba como tal. Era directo, evaluaba, calculaba y después escupía la respuesta. Era un buen general, con visión de campo. Pero no siempre la línea recta era la más idónea para llegar a un punto.
- Vamos, creo que esto aun no ha terminado. Salgamos fuera del muro…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Miér Jul 15, 2015 10:01 pm

Angost no se sentia ni mejor ni peor q antes de matar al uruk. Habia hecho lo que le habia enseñado su padre y esta vez habia salido bien,; nunca le habia gustado Pero esta vez tuvo q darle la razon al viejo... bendito escudo! .
El principe observaba con preocupacion a Lothar, Pero era un alivio lo que dijo el Comandante Kang... se pondria bien.

Ankalagorn miro con cara sadica a Kang- yo iria a por ellos y los masacraria a todos, Pero no soy yo el que habla sino la parte deAbigor que corre por mi sangre en estos momentos. Cuando me abandone necesitare descansar al menos una semana...
-si... yo tambien llevo lo mio... - dijo kang.
-la ciudad no se recuperara en años. Los orcos seguramente volveran con Frank y el resto del ejercito... necesitaremos la ayuda del Santo ejercito... o volvemos a Nueva Gondor con los supervivientes o le pedimos que venga el. No creo que la poblacion quiera abandonar sus casas aunque sean un amasijo de ceniza y escombros... las personas son asi
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Jue Jul 16, 2015 1:56 pm

Râgnarok

Era orgullo lo que corría por sus venas al ver a sus 200 hombres, los llamaban los 200 de Râgnarok. Se trataba de la elite, dentro del ejercito de elite que ya de por si era la Falange Tenebrosa. Todos iban armados con la misma arma, un arma arcaica y de apariencia tosca, muchos decían que se trataba de un arma inútil para combatir a caballo, pero nadie tenía idea de su versatilidad hasta que era un experto en su manejo. Pocas armas como el usriev, arma clásica del este de la Tierra Media, eran capaces de abrir defensas cerradas como un usriev bien manejado lo hacía, su especialidad era el ataque en paralelo bien al frente bien a los laterales de las defensas cerradas, para destruir las picas que apuntalaban las defensas no había otra arma igual montando a caballo. Todos estos soldados estaban perfectamente pertrechados con coraza y los caballos vestidos con ligeras cotas de malla negras, en sus flancos el emblema del Dragón Negro les dotaba de un señorío que ya de por sí imponía.

30.000 jinetes listos para la batalla, prestos para hacer los estragos propios de la mejor caballería de la Tierra Media y arrasar con cuantos orcos mugrientos se cruzasen a su paso. Su general siempre al frente de sus 200 hombres dispuestos para abrir hasta la defensa más cerrada.

Tyrok

Se encontraba en la retaguardia La Serpiente, en cierto modo no soportaba la idea de sentirse un cobarde por sus deficiencias en el combate. No tenía miedo a casi nada, pero su especialidad no era el combate cuerpo a cuerpo, y tampoco la fuerza era su virtud. Sabía que sus compañeros se encontraban en serio peligro, un ejercito formado por los seres más despiadados y apestosos de la tierra media esperaban que llegase su turno para terminar con cuantos humanos se le pusiesen delante.

La muerte era un dulce placer para Tyrok, pero ver la muerte en los ojos ajenos, en cierto modo el tenía miedo al hecho de poder enfrentarse a la muerte algún día frente a frente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Vie Jul 17, 2015 12:25 pm

Ahí estaba mi rival. Solo tenía que parar su golpe y después asestar el mío. Seguro que no se lo esperaría. Sería cosa fácil
Pero no lo vi. No vi venir el golpe. Para cuando me dí cuenta, la hoja ya estaba a medio metro de mi cuello. Venía directa. Mi cabeza acabaría rodando por el suelo.
Hay que ver la cantidad de cosas que es capaz de pensar un hombre, en el tiempo que dura un latido de corazón. El su último latido de corazón.
Ya había empezado a levantar mi escudo. Pero sabía que no llegaría a tiempo. Lo tenía clarísimo. Tal claro lo tenía, que el último esfuerzo para levantarlo lo hice con los ojos cerrados.
Y así. Con la oscuridad en mi mente. El esfuerzo en mi cuerpo. Y una eterna espera. Escuche la voz de mi amor. Mi pelirroja. Solo mía
"No pierdas la cabeza por mi, mi vida" me dijo.
Habían pasado uno, dos, tres latidos. Demasiados. ¿Por qué no estaba muerto?. Abrí lo ojos y el golpe del Uruk había fallado. No sabía que había pasado. Pero no importaba.
Me alejé. El Uruk acometía y yo retrocedía. Huía. El Uruk se reía. Veía el miedo en mí. La impotencia. La rabia.
Y es que por un lado vi a Lothar. Tenía la espada de su enemigo clavada en el hombro. Muy muy adentro. Mi rostro reflejó el temor. Más que éso, el pavor.
Un grito me hizo mirar al otro lado. Garred se había arrancado el arma de su enemigo también de su hombro. Pero caía de rodillas mientras la sangre le salpicaba la cara.
Maldita sea y Angosto no alcanzaba a verlo. No podía ver a Angost. Mis amigos morían a mi alrededor y yo no podía hacer nada. MIERDA DE VIDA.
Nosotros no somos soldados. Somo ladrones. LADRONES. ¿qué hacíamos allí?.
Las lágrimas me acudían a los ojos. No era cobardía. Era la impotencia de no poder hacer nada por ellos. De no poder hacer nada por mí. De verme muerto y no importar si luchaba o no, pues nada cambiaría.
Retrocedía paso a paso de forma lenta. El uruk avanzaba a la misma velocidad con una sonrisa en la boca. Estaba regodeándose del momento. Era la victoria personificada. Su ejército ganaría la batalla. Él ganaría su combate. Mis amigos morirían. Yo moriría.
Volví a pensar en Clarisse. Pensé en Relámpago.
Que el golpe fuera rápido. Hice el escudo. Esgrimí con fuerza la espada. Y preparado para cargar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Vie Jul 17, 2015 12:38 pm

Steiner avanzaba a la zaga de Ankalagorn. Vio a los sastres por el camino. Pobres diablos. Dos habían sido atravesados por dos espadas. Otro retrocedía de lo que era una muerte segura. Solo uno había conseguido acabar con su enemigo.
Entonces vio a Kang, acabar con uno de los uruks que luchaba contra un sastre. Porqué no iba Steiner a hacer lo mismo.
Vio al más alto de los sastres prepararse para cargar. Menudo imbécil. Un suicidio. Tal vez buscase una muerte digna. Una estupidez. Quien vive puede mejorar. Quien vive puede vengarse. Los muertos no mejoran. Los muertos no se vengan. Ya lo aprendería.
Steiner fue rápido. Golpeo con el escudo al Uruk, quien se había centrado tanto en su pobre víctima que no veía nada de lo que tenía alrededor. El uruk se tambaleo, y Steiner pudo asestarle un tajo cruzado en todo el pecho. La alimaña cayó de rodillas y Steiner lo decapitó.
El rohir lo miró con agradecimiento. Pero antes de que su boca pudiera decir nada, sonaron los cuernos orcos. Tocaban de forma insistente. Y todos ellos se sorprendieron al principio, pero después, como el más disciplinado de los ejércitos obedecieron y emprendieron la retirada. Para colmo de sorpresas no fue una retirada desordenada y desesperada; si no ordenada, cubriéndose los unos a los otros. Una retirada magnífica.
Steiner vio como el rohir corría hacia el cuerpo de su amigo que yacía en el suelo. Kang estaba sobre él.
"Sobrevivirá. Es más duro de lo que parece. No creo que exista un sastre tan duro como el sobre la faz de la tierra. Salvo el resto de vosotros" le dijo el calvo al rubio.
"¿Puedes curarlo?" preguntó el rubio con insistencia
"Yo sí" contestó Steiner.
"Ocúpate mejor de aquel" dijo el calvo señalando otro cuerpo. Tenía puesto el uniforme de oficial del ejército de Tharbad.
"¡Garred!" exclamo el Halaf.
"Este puede aguantar hasta que lo llevemos a otro sitio donde podrás verlo con tranquilidad. Pero ahora urge la primera asistencia.
Steiner fue a ver al oficial, atendiéndolo lo mejor que pudo. Cuando vio al rubio otra vez a su lado le dijo sin que éste le preguntase.
"Este también vivirá"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Vie Jul 17, 2015 12:51 pm

En la retaguardia los enanos hacían lo que mejor sabían. Matar orcos.
Groomch había perdido toda perspectiva. Estaba disfrutando mucho. Disfrutando como un enano, tal y como se decía por ahí.
¿qué era Tharbad?¿qué hacían allí?¿a quién rescataban? Todo éso había pasado a un segundo plano. Y como el goloso que tras comer un bombon quier otro, y después otro, y otro. Groomch quería matar a un orco. Después a otro, y otro y otro.
Y en ésas estaba. En ése momento había golpeado a uno en la cara con su maza. Lo había hecho como quien lanza una estocada. Pero el golpe en lugar de ser limpio y penetrar como habría hecho una espada, rompio la nariz, dientes y mandíbula del enemigo quién había echado la cabeza hacia atrás. Entonces en un segundo golpe vertical, Groomch había golpeado hacia abajo con su maza terminando de destrozar la cabeza de su enemigo.
El segundo le propino un lanzazo. Pero el enano lo paró con el escudo, golpeo la lanza y ésta se partió. Por la propia inercia del golpe, el orco avanzó un poco cuando la lanza que lo frenaba se partió, y entonces se colocó a la distancia de Groomch, quién levantó la maza con tal violencia que el yelmo, dientes y parte del cráneo del orco salieron volando hacia atrás.
El siguiente fue rápido. Con la maza en lo alto tras su último golpe, la dejó caer con violencia incrustando la cabeza del orco entre sus hombros. Un golpe seco y firme sirvió para sacar la maza del yelmo que se había incrustado.
Llevaban tiempo así y por increíble que pareciera no se cansaban. Parecía que cada muerte les deba fuerzas para la siguiente. Entonces sonaron los cuernos. Los orcos en perfecta formación, huían. Nadie dejó de hacer su trabajo. Siguieron matando y acosando orcos mientras formaban para retirarse. Todos esperaban la orden de su general.
Pero Groomch esperaba la orden de su amigo y superior Ankalagorn. Mientras el ejército formaba y se retiraba, la VII Legión acosaba, mataba y pivotaba para colocarse entre los orcos que huían y la ciudad que dejaban atrás. Anka no daba señal alguna. Groomch podía verlo a lo lejos. Y con satisfacción y algo de pesar, el general Groomch dió la orden.
"QUIETOS" La VII Legión paró en seco. Las muertes cesaron como cesa la cerveza del barril cuando se cierra el grifo. Así de rápido, así de seco. Los enanos seguían en formación cubriendo y protegiendo la ciudad de Tharbad. Pues todo había vuelto a la cabeza del general. Una cosa era matar. Había que aplicar todo el ser en matar enemigos si se quería la victoria. Pero siempre había un motivo. Motivo que no se olvidaba nunca, solo se apartaba un momento para hacer mejor el trabajo.
Y qué mejor simil para la eficacia y rapidez enana. Pues cuando los orcos estaban ya fuera de alcance, las mentes enanas pensaban ya en la celebración y la cerveza.
¿Habría cerveza tras el asedio? Fue la siguiente preocupación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Vie Jul 17, 2015 11:18 pm

-Maldita sea mi vista!!!! Ankalagorrrr!!!
-Groomch!! jeje! viejo amigo!
- Ankalagor! no me fastidies... deberias estar muerto!
- Llamar los poderes de un Dios-Demonio te dejan mal...pero no creo que sea para tanto- El estado de Thresser tras el combate era como si el mismo hubiese recibido heridas graves, cuando en realidad, apenas tenia algun rasguño.
- No digo eso- Reparo Groomch- Te vi caer al rio de lava con Maskull hace años!
-No intentes comprenderlo Groomch, de donde yo vengo, los que estais muertos sois todos vosotros... Yo no soy el Ankalagorn que conocias...
-No me jod... no lo entiendo... no entiendo nada! pero no importa! como dices...no hay que comprender nada! lo que tu dices va al cielo y vuelve! a mis brazos , amigo! JAAAJAJAJA!- Pero en realidad el que se lanzo fue el enano. Ankalagorn , como siempre fue algo frio en su saludo, aunque si bien, se alegraba mucho de volver a verlo, como a los demas en su dia.
- Groomch, tu vienes de las tierras del sur. Se que desaparecio, asi me lo confirmaron Kang y Ragnarok... La Torre Oscura... no esta alli?
- No, amigo! la Torre se desvanecio de la noche a la mañana y con ella todos los Aruks que estaban presos en ella, asi como la gente que vivia dentro...gracias a que todos nosotros estabamos fuera. Ese lugar quedo en el olvido para siempre...ya nadie recuerda que en el sur, muy lejos, estuvo la mejor escuela de combate de todos los tiempos y el edificio mas poderoso y terrible de la historia. Ya no queda ... NADA.
LA cara de Ankalagorn fue de aceptacion.
-Que pasa?
-Tengo que encontrar esa torre otra vez.
-Otra vez? Esa Torre solo trajo desgracia al mundo.
- No solo trajo desgracia... de ella salimos nosotros un dia. Aunque nos duela , tenemos que estar agradecidos aaquel lugar... gracias a el somos lo que somos...pero antes tengo que hacer unas paradas.
-Antes de llegar a encontrarla?
-Asi es...
-Volviendo al presente- Dijo Groomch- Como fue todo esto? Esperaba que tuvieseis a los orcos a ralla tu y el Calvo y cuando llegamos un poco mas y me cago en la armadura! menos mal que llegamos a tiempo...un par de dias despues que Ragna y con ellos ya nos envalentonamos... el resto ya lo conoces.
-Todo empezo hace un mes mas o menos. Estaba con Ragnarock, Kang y Ulfast como bien sabes... de ti solo teniamos noticias que ahora comandabas a la VII. El Santo Padre prohibio la ayuda a Tharbad, para no gastar efectivos, llegado el dia, que tuviesen que resistir la acometida orca, sin embargo ya sabes que no me gusta que nadie me de ordenes a estas alturas ...
- Asi que fuiste a tocarle las pelotas... venga Anka...todos sabemos que en el fondo eres buena persona y viniste a ayudar a esta buena gente...
El numenoreano sonrio.
- Ragnarock sabia donde encontrarte...en el sur...y tanto Kang como el saben donde ronda la Falange...y necesitabamos refuerzos para poder hacer frente a estos engendros... pero no contaba que se nos colasen en la ciudadela...las bajas fueron demasiadas.
- La Falange...la antiigua fuerza de combate del Calvo...valientes jinetes- Dijo Groomch.
-Envie a nuestro mejor jinete, pero ulfast quiso acompañarlo, no lo vi mal...de hecho ya veo que no lo retraso...
- Primero me encontro a mi- Dijo Groomch- Cuando fue en busca de los jinetes ya estabamos de camino nosotros jejeje!
- Cuando llegasteis pense que no atacariais...estabamos todos muertos y lo habriamos estado si ese orco no fuera listo ...
- Listo? Podria habernos matado- Dijo Groomch- Listo?!
- Decidio perder la batalla, pero para ganar la guerra y salvar a un buen numero de soldados.
- Pero ese imbecil desconoce el poder del Dragon Negro , EL Calvo, o El Guerrero del fin del mundo o del Comandante General de la VII! JAJAJA La proxima vez que vengan...se arrepentiran!!!
- Tenemos que esperar y ver que va a pasar- Dijo Thresser- El Santo Padre tiene que estar muy enfadado...
- Y eso?
-Kang y yo creemos que queria la muerte de Dimmu.
- El Elegido de Eru?? Por que??
- Solo son conjeturas... deben esperar las explicaciones amigo- Dijo Anka, cogiendolo del hombro y comenzando a andar- Vamos a celebrar esta victoria y brindar por los caidos, quiero saludar a Ragna y a Ulfast.

La gente hacia cola... pasaban los dias y Einer no daba a basto. Sus conocimientos magicos eran reales...ya algunos lo llamaban el hombre santo, pero habia gente descontenta, pues por no poder atenderlos pronto, sus familiares y amigos morian... no comprendian lo agotador que podia ser la magia y mortal en muchos casos. Einer no daba a basto y solo Steiner podia ayudarlo con sus conocimientos.
Alguno le pedia ayuda al Brujo que solo podia hacer algun bendaje..tampoco comprendian que su magia negra no valia para hacer el bien.

Habia pasado ya una semana y la ciudad se habia puesto en marcha. Tharbad trataba de ponerse en pie y como Dimmu habia prometido, eran los orcos presos los que empezaron a poner piedra a piedra. Los Indagadores y los cuatro hermanos se preparaban para viajar hacia Nueva Gondor, el Santo Padre los habia llamado, pero dejarian los ejercitos, guardando Tharbad por el momento. Todos los ciudadanos estaban contrariados ...los grandes generales se marchaban... Einer el Santo tambien... que iba a ser de ellos...que podian hacer? con el hogar quemado, Tharbad destruida...quedarse y reconstruirla o marchar? en esa misma situacion se encontraba la Banda del Sastre...que hacer? cuanto tardarian en volver los orcos a Retomar el sitio? El General de la VII , que se iba con el Brujo y los demas ya lo dijo:
- Prepararemos nuevas defensas, para que esta vez los orcos se queden fuera de la ciudad para siempre!- Seria eso posible?- Pero el trabajo no va a ser gratis- Bien sabian los enanos que en aquel lugar se escondia el tesoro de todas las naciones de la tierra. Que eran mercenarios ...si...pero si la VII decia que ahi no entraria ningun orco...por sus cojo... ejem... por sus narices que no entrarian! - Y asi lo decia Angost.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Dom Jul 19, 2015 8:23 am

Lothar abrió los ojos, no sin dificultad. Lo primero que le recibió fue un rayo de sol de la pétrea ventana. A su lado estaba la Serpiente.
- ¿Tyrok, eres tu?
- Claro que sí.
- Creí que no volvería a verte.
- Has tenido suerte, has estado a punto de irte al otro barrio.
Lothar volvió a cerrar los ojos, para abrirlos momentos después. Se fijó en que la sala estaba llena de heridos, mejores y peores que él. No fue hasta que miró detrás de Tyrok cuando se percató de la presencia del afable.
- ¿Vaya, a quien tenemos aquí?- La voz le salió algo pegajosa.
- Hola Lothar. Llevas dos días delirando. Ya estaba bien de que dejes de lado esa voz lastimera y esos quejidos, me estabas poniendo enfermo.
Halaf y Angost aparecieron por la puerta. Se abrieron paso entre los heridos hasta reunir a la banda. La mañana pasaba y los temas se iban sucediendo.
- Somos ladrones, no soldados, no podemos inmiscuirnos en batallas así por las buenas.
Halaf esgrimía ese argumento desde que la guerra llegó a la ciudad. Pero esta vez Lothar le contestó con su voz pastosa.
- Si Halaf, nosotros somos de otro gremio. Pero no fuimos nosotros los que fueron a la guerra, sino la guerra la que llamo a nuestra puerta. Ese hombre de allí era alfarero, y ese otro herrero. Ninguno era un soldado, pero los dos se enfrentaron al enemigo. Si no somos guerreros, pero si somos hombres de Tharbad. Hicimos lo que teníamos que hacer.
- Cambiemos de tema. ¿Qué vamos a hacer ahora?
- La ciudad está totalmente en ruinas… - Hasta Tyrok se puso triste.
En ese momento el brujo y su segundo aparecieron por la puerta. Como Angost y Halaf se abrieron camino hasta llegar a la banda.
- ¿Cómo te encuentras chico?
- Mejor, creo. Desde que caí inconsciente no se que a pasado?
- El ejército orco se ha retirado habiendo perdido más de la mitad de sus efectivos. Nosotros regresamos junto con Dimmu y sus hermanos a Elendil. El Santo Padre nos reclama.
El calvo no pudo evitar un cierto tono de retintín cuando mencionó al cabeza de la Iglesia.
- Así que el Santo Padre os llama para tiraros de las orejas por haberle chafado los planes.
- ¿A qué te refieres, sastre? – Ankalagor le preguntó tan rápido como seco.
- No es la primera vez que os escucho decir que os saltasteis las órdenes expresas del Santo Padre viniendo aquí. Está claro que El santo Padre quería a Dimmu muerto, o al menos caído en desgracia. Su plan, seguramente sería atacar Tharbad cuando los orcos acabasen de tomarla. Así con Dimmu muerto, y la ciudad rendida, solo tendría que venir, masacrar a los pocos orcos que quedasen. Así con la ciudad en ruinas podría apropiarse del oro sin que nadie pudiera decirle nada, ya que el alegaría que os orcos se lo habían llevado. Así el Santo Padre se apunta dos tantos con una sola mano. Queda como gran salvador de los hombres y se hace con una inmensa fortuna. Pero se iba a llevar un buen chasco.
- ¿y eso porqué?
- Sencillamente porqué las cámaras del tesoro están vacías.
- ¿Qué?
- El tesoro está en el fondo de la ciénaga. Muy lejos de cualquiera.
- Pareces un chico listo. – Dijo Ankalagor- Porqué me cuentas todo eso.
- No te cuento nada que tú no sospeches. Te digo todo esto porque tengo un trato que proponerte. Tú necesitas de unos buenos ojos y oídos en la corte del Santo Padre, nosotros un nuevo territorio en el que operar. Viajaremos a Elendil, la capital, como un par de nobles con lo que queda de su sequito. Allí nos instalaremos como los ricachones que somos y trabajaremos como espías para vosotros.
- ¿Y nuestra parte del trato? Anka no veía la trampa
- Vosotros nos costeareis esa vida de lujo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Dom Jul 19, 2015 9:57 am

- Que no te engañen nuestros uniformes chaval- Dijo el Brujo- Estos atuendos nos los facilita el Sacro Estado. Nuestra vida es algo austera. Podria regalaros algun juguete de los que disponemos Kang o yo para que lo vendierais en el marcado negro, pero aun asi seria imposible mantener el nivel de vida que estais pidiendo; ademas seria practicamente improbable encontrar una casa de ese nivel en Gondor, hoy en dia, que no esste ocupada por algun noble. Que nos vendriais bien a ese nivel? claro que si, pero como no encontreis alguna forma para mantener esa vida que pedis, sera complicado. Os puedo dar una base para que negocieis con ella, pero la construccion del castillo sera cosa vuestra... Tendre que buscar en el baul de los recuerdos , en casa , a ver que puedo encontrar... una cosa... eso del oro...ni una palabra a nadie.
Aceptarian o no?

Daverloth salio de su madriguera. Durante todo el rato se habia mantenido con el Banquero Mayor en su despacho, "ayudandolo" a deshacerse de documentos que podrian ser buenos para los orcos. De alguna manera habia convencido al Coronel Tarnharth para no estar donde correspondia a alguien de su graduacion...o tal vez ese era el lugar que correspondia a alguien de su graduacion, segun algunos.

- Por que llevas a estos 4 contigo? - Dijo Ragna a Groomch, que habia escogido a 4 de sus soldados para llevarlos con el a Nueva Gondor.
- Quitando a 4 la VII sigue teniendo un numero multiplo de 7. Con los caidos se habia roto esa uniformidad perfecta de la VII Legion.
Ragna miro con cara extrañada-
-Da mal fario... Ragna, tu no lo entiendes porque eres humano...o casi. La VII Legion es asi. Siempre ha sido asi y siempre lo sera. La unica batalla que perdio fue en la Antigua batalla de Monk Lunk, en la que yo y mis gladiadores de Berberon rompimos la uniformidad...
- Estais locos- Dijo Ragnarock moviendo la cabeza negativamente.
- Bah! no lo entiendes!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Dom Jul 19, 2015 11:56 am

Lothar sonrió. El brujo había puesto las cartas sobre la mesa. Ahora le tocaba jugar a él.
- Me gusta que señaléis lo obvio, no te lo tomes a mal. Cualquier palacio de Elendil, como antes Tharbad, ya estaba ocupado y sin ganas de venderse. Construir un palacio es privativo. Creo que habéis mal interpretado mis palabras. Como nobles que se mudan tras tan grave suceso, se alojaran en una de las mejores posadas de la ciudad. Será plausible y mucho más económico que lo del palacio. También me diréis que no tenéis recursos para costear semejante gasto. Creo que habéis destinado aquí en la ciudad de Tharbad a más de la mitad de vuestros hombres. hombres por los que recibiréis una paga para su manutención, estipendios y demás. – El tahúr remarcó bien lo de los hombres destinados a la ciudad para que tanto Kang como el Brujo entendieran bien lo que sugería.- Con esos fondos sufragareis a los espías de la corte. SI no me equivoco vos habéis dicho que estáis bajo el mando del Santo Padre ¿no? Así que será el dinero del Santo Padre el que sufrague esta aventura.
- ¿Y porque iba a hacer eso?
- A estas alturas no vais a incorporar nuevos reclutas en las filas indagadoras. Lo más fácil es que se os colara más de un espía del Santo Padre. Y sería un desperdicio comunicarle al Santo Padre que más de la mitad de los fondos a los indagadores se los va a ahorrar este año. Si no me equivoco el verano llega y con él los impuestos así como las pagas…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   Dom Jul 19, 2015 1:26 pm

-Hablas de los caidos en la batalla? Supongo que sereis vos el que comuniqueis a sus familias que no van a recibir compensacion alguna por la muerte de sus familiares... No te confundas chaval, no juegues a ser politico y a saber lo que se mueve por esas apestosas esferas. Te dire para tu informacion que el dinero que recibimos para pagar a mis soldados es del Sacro Estado, que no del Santo Padre; es de los ciudadanos, aunque si bien seria usado para otro fin que pudiera beneficiar al Santo Padre.
Tampoco esperes que las familias que han venido aqui a AYUDAROS,reciban compensacion alguna de parte del sacro Estado, pues ahi si intervendra el Santo Padre para hacer saber que estamos aqui en contra de su voluntad, por lo que no recibiremos nada. En cuanto a lo de incorporar nuevos hombres, no creo que lo hagamos, pues estamos en un momento que puede que hagan mas falta en otros lugares y no como "cazabrujas", pero en el caso de reclutar a nuevos soldados los haria de los que han sobrevivido y luchado con mas valentia en esta batalla para evitar espias.
No es que este intentando evitar tener que pagaros esa vida que dices, para mi el oro no es importante, pues ni a mi ni a mis hombres nos falta de nada basico y en el caso de necesitarlo...lo cogeria. El hecho es que estoy de acuerdo con tu trato, pero debera ser como te digo... debereis cnstruir el castillo con vuestras manos, yo os dare con lo que empezar...estoy seguro que tendreis habitacion en una buena posada durantes varios dias , con lo que saqueis...incluso estoy dispuestos a ayudaros personalmente si necesitais ayuda para sacar un precio justo por lo que os regale.Asi mismo contareis con mi proteccion y la de los mios mientras esteis en Elendil y en el caso de necesitarlo, siempre tendreis habitaciones disponibles en nuestro templo.
Tenemos trato?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6   

Volver arriba Ir abajo
 
Los tambores del apocalipsis. Capitulo 6
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» El dia loco de Tahu, La pelicula(Capitulo 2)
» Isla Juan Fernández y la Isla del apocalipsis 2012?
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1
» [Capitulo 4]La isla de los Condenados
» Tambores en mi Cabeza

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: