Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» TIRADAS DE JUAN(HALAF)
Ayer a las 10:18 pm por Ankalagorn

» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Dom Dic 10, 2017 11:41 am por Tyrok

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Jue Dic 07, 2017 7:29 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang


Comparte | 
 

 Capitulo III Los cinco Gremios

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Lun Nov 10, 2014 8:32 am

La corona de Tharbad

Un pacto de silencio se acababa de firmar. Ninguno de los dos revelaría lo que allí se habló.
Angost volvía a la sastrería. Tenía la sensación de haber acertado. Aunque por otro lado el demonio de la duda lo asaltaba. Y si el recaudador había puesto palabras en su boca. ¿Y si le había soltado lo de Bill a conciencia para ver de donde salían los tentáculos que intentaban atraparlo?

Por la conversación Angost estaba convencido de que no era el traidor pero.... Nunca se sabía.

El teatro la Máscara.

Estaba pensando en salir ya, su misión...

Ankalagor salió a escena.

- Monk Liunk ha caído y con ella la lealtad de la Torre Oscura .

La voz tras la máscara le atrapó

- Arioch me has traicionado yo Ankalagor, Hijo de Baruser te repudio como señor y me declaro tu enemigo. Juro que destruiré tu obra...
Había escuchado de vez en cuando retazos de la historia del señor de las huestes, pero no conocía d verdad la historia de Ankalagor y sus hombres. La obra lo transportó a otra era, casi otro mundo. Descubrió un placer inesperado. El teatro le había encantado, tanto que había olvidado su misión por completo, atrapado entre escenas dejo pasar el tiempo como si no existiera.

Recapitulando, no había sido mala elección terminar de ver la obra. Ahora podía comprobar como se salía, puertas que se abrían al terminar la función. y demás.
El gallinero salió primero. Una vez fuera la plebe, los aristócratas y ricos salían desde la puerta que daba acceso a los palcos. una vez fuera todo el mundo el teatro se cerraba a cal y canto. era el momento de volver o acechar al teatro hasta ver salir a los actores. No tardó mucho tiempo en suceder. Los actores salieron por la misma puerta del publico
Ahora sí, era el momento de regresar.

El puerto

Halaf tras su paseo y cerciorarse de que Yorik medio orco pasaba todo el día en este decidió regresar. Le hubiese gustado seguir a Medio Orco de noche pero hubiese sido demasiado arriesgado. Podrían reconocerle. Quizás si se cambiase con otro podrían seguirlo de noche, aunque con lo ajetreado del día seguramente Yorik solo quisiera abrazar el catre.

La Paloma.

Yasuo había estado en cama demasiado, para él estaba resultado imposible centrar su atención en otra cosa que no fueran las chicas que adecentaban el local.
Su ojo paseaba una y otra vez por las curvas que se contoneaban por allí. Hasta tal punto que dejó al tahúr solo con sus cartas y se fue con las damas de la noche. Cuando regresó Lothar tenia una partida a medio con unos cuantos incautos.
Yasuo intentó unirse a la partida pero el numero estaba completo. Por lo que aprecía Lothar se contentaba solo con jugar.

Cunado regresaron a casa Yasuo le preguntó si había sacado algo en claro en la partida. Por desgracia el Tahúr solo sacó tres monedas de oro y nada de información.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Lun Nov 10, 2014 3:54 pm

Llegué a casa para dar el relevo. Cada uno debía volver y encargarse de otro, pues no había que levantar sospechas, y un mismo individuo siguiendo a alguien podía levantarlas.
En casa, además de las chicas, estaba Angost.
"¿cómo ha ido?" pregunté una vez cerrada la puerta, pero desde el mismo sitio.
"No ha ido mal. Creo que no es él. Así que podemos descartarlo"
"Bien. En ése caso un sitio menos que preocuparnos. Alguien debería volver al puerto. O al menos ayudarme a disfrazarme, aunque yo no soy muy bueno en eso"
"¿no ha desembarcados nadie?" preguntó el príncipe.
"No. Y creo que el medio orco no está esperando a nadie. Pero de eso no puedo estar seguro"
En ése momento llegaba Lothar y Yauso. Les puse al día sobre lo que yo había hecho. Pero no quería perder el tiempo.
"Yo volveré a La Paloma. Al fin y al cabo también se me da bien jugar. Alguien debería ir al puerto. Es crucial seguir a esos tres individuos. Pues ellos tres nos llevaran al traidor directamente. También hay que tener cuidado, pues al igual que nosotros, puede que ellos se dividan para hacer varias cosas. Por eso deberíamos estar dos o tres vigilando el puerto. Podemos usar a Clarisse. Una labor de vigilancia, incluso seguimiento podría realizarla. Esta misión es muy sencilla. Solo nos desborda la cantidad de gente que necesitamos. Hasta podríamos utilizar a tus pilluelos, Angost"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Lun Nov 10, 2014 5:04 pm

-Por lo que veo continua la normalidad- Dijo Angost- Segun dijo Bill, la nave de La Espiga, atracaria dentro de 2 dias... supuestamente pasado mañana(Off: que me corrijan si me equivoco DJ).
Yo me encargare mañana de seguir a Yorik.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Mar Nov 11, 2014 9:57 am

el puerto

Angost paseaba por el puerto. Acababan de arribar tres galeras de guerra. su estado era lamentable, el príncipe no entendía como se mantenían a flote.
Sin poder evitarlo escuchó la conversación.

- Entonces es cierto. La flota del norte también ha caído.
- Si, no sabemos de donde, pero los orcos se han hecho con una poderosa flota. Algunos creen que se han hecho con el puerto de Umbar y de toda su flota.

- No puede ser.

- Como lo oyes. Nos sorprendieron en el estuario del rio Duma. Allí mandaron a la flota del norte a pique. Sin poder maniobrar arremetieron con fuerza por la retaguardia y uno a uno fueron hundiendo los barcos atrapados.

- Pues por tierra no fue mejor. Se dice que las tropas cruzadas sufrieron una terrible derrota . No se sabe nada de la suerte del ejercito. ….

Angost despegó el oído. Sus pasos le alejaban de allí. Yoric medio orco no estaba lejos. Bajaba de uno de los barcos mercantes con rumbo a Nueva Gondor. Tras él un enorme orco con infames orejas y el que sería el capitán de barco. Se dirigirán a la oficina portuaria. Como quien no quiere la cosa sus pasos se encontraron y Angost escuchó lo que decían.
- Treinta ánforas de vino. Cuarenta costales de trigo. Cincuenta barriles de cerveza.
¿Has tomado nota? - Yorik relataba todo a su ayudante
- Si mi señor. Fue la respuesta de del orco orejudo. Su voz sonó fría carente de emoción.

Después de eso se metireon en la oficina del puerto, seguramente a que el capitán desembolsase los aranceles. Angost estaba seguro de que Yoric, tras sacarle los cuartos al capitán iría a por su siguiente victima.

La paloma.

Halaf junto con Lothar fueron directos al burdel. El rubio había tenido que lidiar con los celos de Clarisse y tras una pelea de enamorados el Rubio dejó a la pelirroja en casa. Halaf sabía que a clarisse tardaría en pasársele .
Tras dejar los hierros en la entrada se les permitió la entrada. Ocuparon una mesa. Cerca había tres hombres bebiendo.

-La guerra es inminente. Los orcos han conseguido reducir las resistencia dunlendina de las montañas y avanzan hacia el norte sin resistencia. Yo voy a vender todo y largarme a nueva gondor. Tharbad no puede defenderse de lo que se le viene encima.

-Te olvidas de que Tharbad no es Duma. Los muros de aquí son de verdad. Además medio mundo guarda aquí su dinero, todas las potencias salvaguardarán la ciudad.

-El que se olvida eres tú. El ejercito cruzado, la élite de los ejércitos del norte ha desaparecido en Duma. Se sabe muy poco de lo ocurrido allí. No podrán auxiliar a la ciudad.

-Eres un cenizo. Aun queda mucha tierra de por medio.

-Esa tierra no tiene baluartes ni ejército que la defienda. Las llegada de la hueste orca es inminente…..

Los interrumpió una camarera. El rubio dejó de prestar atención para dejarse seducir por los encantos de la palomita. Cuando se fue a por el pedido los dos echaron un ojo al local. Una sala comunal, escenario. Una puerta al lado de este, una barra de bar y una escalera que serpenteaba hasta las habitaciones de arriba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Mar Nov 11, 2014 11:52 am

Angost espero en la puerta un movimiento que tardo un rato en darse. Habria mentido si hubiese dicho que no le preocupaba el avance orco desde el sur. Esas criaturas estaban doblegando los ejercitos de los hombres como ramitas secas contra un huracan, tal vez deberian pensar en marcharse a otro lugar, su tiempo en Tharbad se acababa y eso a Angost lo ponia triste.
De repente salio el Capitan del barco, acompañado por los 2 orcos. Yorik le comento algo al orejon que quedo algo rezagado y se dio vuelta, cumpliendo alguna orden del Medio orco.Angost disimuladamente se puso tras sus talones, y al poco estuvo bien pegado al orco orejon.
- Hola buenos dias- Dijo ANgost. El orejon se giro con el gesto torcido.
- Permitame que me presente, soy Hilmer.
- Tengo trabajo... -respondio el orco.
-Solo le pido unos segundos. unas respuestas a unas preguntas por 5 Monedas de oro (No recuerdo cuanto nos dio a cada uno Bill, si fueron 20 le ofrezco 10).Al orejon le cambio la cara.
- Esta bien, pero deprisa... enseñame el oro- Dijo el orco.
- Al grano- Dijo Angost, poniendole 2 monedas de oro en la mano y enseñandole las otras 3- Estas despues de las respuestas. El orco gruño, lo que no evito que a Angost le costase tragar saliva.- TU estas muy cerca de Yorik todos los dias, cierto?
- Eso no es un secreto- Respondio el orco.
- Has tenido que apuntar en los informes algo sobre un barco llamado La Espiga,no?- Angost suponia que el informe de la llegada de un barco importante, antes de llegar a un puerto tan transitado, debia de haberse anunciado antes de llegar, y si Yorik era el encargado de estibar los barcos llegados, debia de conocer la llegada del Barco. Si se consideraba una llegada "secreta" desconoceria dicha llegada, pero si era el traidor sin duda, la conoceria y habria hablado de ello con el orejudo, para que "sus invitados", tuviesen el recibimiento deseado... o de una recepcion adecuada o de una recepcion lo mas discreta posible...y en ello entraria el amigo orejudo, pues como su "apuntador", Yorik le habria informado de la llegada de La espiga, si se trataba del traidor, era muy probable que le hubiese hablado de dicha nave, de una manera diferente a como lo haria de otra nave.
- Si es asi... Que te ha dicho Yorik sobre ella?
- Y eso quien quiere saberlo?
- Primero el que te va a pagar 8 Monedas de oro, por la informacion- La recompensa habia subido 3 oros mas- Y segundo , alguien que tarabaja para unas personas muy importantes en Tharbad. Tranquilo, esto solo va con esa nave, no tiene nada que ver contigo o Yorik, esa nave te la trae floja... asi que vas a ganar 10 Piezas de oro por la cara... que mas quieres? que te ha dicho de esa nave Yorik?
No es una broma... 8 PIEZAS DE ORO por una informacion, que a ti te la trae floja.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Mar Nov 11, 2014 12:17 pm

El orco, ahora que estaba cerca, tenía una mirada nada acorde con su cara de bobalicón. Eran unos ojos pequeños, amarillos, vivos, que le hacían a uno sentirse un insecto. unos ojos crueles a fin de cunetas.

- El orco agarró el oro, por no decir arrancó, de las manos de Angost. Luego acercó su cara doblando la espalda. Su aliento fétido y podrido se pegó a la cara de Angost.

- No, no se nada de ninguna Espiga. Si quieres puedes preguntarle a Yoric tu mismo. Le encanta el oro. -Hizo una pausa sopesando la bolsa- Por lo que veo a tu jefe no le falta de esto. - La bolsa tintineó- Si tienes más y quieres saber más, ven a vernos.

El orco esperaba la respuesta del pequeño muchacho a unos centímetros de su cara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Mar Nov 11, 2014 12:48 pm

Angost no se iba a dejar intimidar, ni mucho menos. Habia tratado con gente mucho peor, incluso con Dratha el Aplastacraneos, o el Recaudador, que hacia que este orco seboso y orejon pareciese una niña de 10 años.
-De acuerdo. Espero que no estes mintiendo- Angost sonrio a los pocos centimetros que el orco le habia dejado, de el, intentando parecer confiado...de hecho, creia estarlo- Como no sea asi, solo recuerda una cosa...yo no soy el peligroso...yo solo soy al que mandan a preguntar. No ...no te pongas asi...no te estoy amenazando...solo informo y cumplo lo que me mandan, seguramente como tu. Un saludo y adios- Angost hizo una reverencia y se marcho.Cuando iba a dar el quinto paso se volvio y le dijo al orco:
- Si tienes alguna noticia al respecto de ese barco, estare en la posada de la LAnza rota...puede que tenga mas de eso que has pedido, si es asi.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Mar Nov 11, 2014 1:35 pm

La noche pasaba aburrida. No había nada nuevo. Esa vieja no salía de allí ni a golpes.
Lo importante estaba en el puerto. Angost haría un buen trabajo de vigilancia. Pero había que estar prevenido para el próximo día, la fecha prevista para la llegada de la espiga.
Al menos la partida fue bien. Siempre había incautos a los que ganar. Pero lo malo era que la gente parecía mucho más preocupada por la inminente guerra que por perder dinero jugando.
Eso jugaba a mi favor, pero empezaba a preocuparme también a mí.

Off Roll. He tidado por jugar, 3 aciertos de 5, ha salido 4,4,6,8,9. Tú dirás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Mar Nov 11, 2014 6:15 pm

Tyrok esperó a coincidir con alguno de sus compañeros, no había visto nada, ni que levantase ni que escondiese escondiese sospecha alguna, pero era normal que no fuesen a demostrar nada durante la función. La Serpiente quería adentrarse en el teatro una vez cerrado y buscar algo en el despacho de Duncan, si había algo, debía de estar allí.
- Creo que debería de intentar entrar en el teatro aprovechando la oscuridad de la noche - dijo a su compañero Haral - ¿Qué opinas al respecto compañero? No he visto nada que de indicios de nada, ni inocencia ni culpabilidad, por ello creo que si esconde algo y lo hace allí lo mejor será entrar aprovechando la noche o cuando ál salga por la ciudad para cualquier faena, pero para ello necesitaría la ayuda de alguien. ¿Podrías echarme una mano? -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Miér Nov 12, 2014 3:51 pm

El oriental ya habia saciado su hambre en La Paloma, tanto tiempo en cama no era bueno para nadie. Estaba en la cocina amasando pan cuando escucho la conversación que tenia la Serpiente con Haral y le vino una idea a la cabeza. Ya que el habia sido parte de un circo en su infancia le podria valer para entrar en la compañia sin levantar mucha sospecha y una vez ahi indagar lo mas rapido posible por todo el lugar. Dejo de amarsar el pan, se lavo las manos y se dirigio a sus compañeros.

- Yo tambien tengo la colazonada que ese homble esconde algo, de todos los dedos es el que podlia tenel algo que saque beneficio, como apodelalse de la olganizacion entela. Yo os plopongo otla idea, la de entlal al teatlo como actol y una vez dentlo investigal todo lo que pueda pala vel si es el tlaidol, ¿que os palece?-.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Miér Nov 12, 2014 5:55 pm

El resto del dia lo paso en la Lanza rota, era un buen lugar para quedar con alguien como ese seboso orejon, pues era una posada transitada, sobre todo por soldados. A pesar de tener unos primeros momentos de duda, por si alguien lo reconocia, despues tuvo la idea de que no debia parecer esquivo, por lo que comenzo a relacionarse con las gente del lugar. Se jugo un par de platas, que , por supuesto, perdio, bailo con un par de mozas, en un momento que entro al lugar un juglar llegado de Bree y se gasto un par de platas mas en cerveza y una buena comida. El sol termino bajando, hasta ocultarse, pero alli no aparecio su "amigo" orejon. Se despidio de una moza con un humedo beso en la boca, con la que aguanto hasta el final de la velada y a la que le dio un falso domicilio donde (no) encontrarlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Jue Nov 13, 2014 9:50 am

La Serpiente sabía que era un gran riesgo entrar en aquel lugar, era el cuartel general de uno de los hombres más importantes de La Mano y eso solo significaba una cosa, peligro.
Pero había el tiempo se les echaba encima y no había demasiadas formas de poder investigar a aquel hombre, tal vez la opción era esperar a ver que habían descubierto el resto de sus compañeros. De cualquier manera, aquel teatro no debía tener demasiada vigilancia, ¿quién querría entrar a robar a un teatro habiendo joyas,…? Esa al menos era la opinión de Tyrok.
Aunque tal vez se estaba precipitando y podía hacer algo más, seguirlo y observar sus movimientos, con quien hablaba, donde entraba, su manera de comportarse al fin y al cabo, alguien que pretendía hacer algo tan grande no podía moverse por ahí como si nada, sin que se le notase el más mínimo gesto. Tal vez podía ir junto a Lothar al lugar e investigar más, esperar a ver si aquel hombre salía o si algún mensajero suyo lo hacía y poder así interceptarlo. De no encontrar nada siendo pacientes, tendría que usar el plan que menos le convencía, entrar en el teatro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Jue Nov 13, 2014 8:13 pm

La noche terminó y no fue mal. Me fui a casa. Allí me estaba esperando Tyrok. Aunque tal vez lo propio sería decir que esperaba al primero que viniese.
Su plan era entrar al teatro y buscar alguna prueba que incriminase al más peligroso de todos los dedos.
Yasuo apareció para dar uno de sus planes. Quería entrar a formar parte de la compañía. Parecía que nadie se daba cuenta más que yo, que pese a lo fácil de la misión, era tan peligrosa o más como cualquiera de las hechas hasta ahora.
"No es que me parezca mala idea Tyrok. Es solo que con esta falta de tiempo no tenemos información suficiente" comencé a decir.
"Piensa lo siguiente. No sabemos a qué hora sale ni a donde va. Con ello podríamos saber cuándo no va a estar y cuanto tiempo va a estar fuera. Es decir, no sabemos nada de sus rutinas. Mañana por la noche llega el dichoso barco. Y me gustaría ser uno de los que vigilase el lugar, acompañado por uno de vosotros." con lo cansado que estaba, casí no podía hablar tanto tiempo seguido.
"Y aunque estoy acostumbrado a trasnochar, llevo ya casi un día sin dormir. Que no vaya a la cama por una fiesta es una cosa. Pero haber estado vigilando el puerto, y ahora la Paloma, es algo más monótono. Necesito descansar un par de horas" Clarisse asomó por las escaleras. Hizo un mal gesto con la mirada al verme, y se perdió por la puerta de la cocina sin dirigir palabra.
"Y por lo que veo, no me van a dar descanso." cambié de posición para intentar desperezarme.
"Mira por mí te ayudo. Pero dame un par de horas para descansar. Y por favor, ten en cuenta lo siguiente. Nos meteríamos en la casa del mayor asesino de la ciudad. Asesino él, y asesinos que trabajan para él. Puede que tenga un ejército de asesinos. Así que no será fácil entrar ahí, aunque lo parezca. Es más, puede que haya siempre gente dentro, aunque no lo parezca. Así que al menos espera también a que regresen Lothar y Angost para comentárselo. Si nos vamos a meter en un sitio en el que puede que no salgamos con vida, por lo menos me gustaría que el resto sepa donde estamos para poder ir a buscarnos. Aunque si la cosa sale mal, creo que estaremos en el fondo del río para cuando vayan a llamar a ésa puerta."
Me giré y estaba Yasuo esperando.
"Lo tuyo no es mala idea. Pero solo contando con un día como contamos, no hay tiempo para esos planes de infiltración. Piensa que las pruebas que vamos a encontrar será algún tipo de correspondencia que indique que está esperando a tres individuos o a un barco llamado La Espiga Dorada. No somos jueces, no necesitamos pruebas irrefutables. Con pruebas suficientes nos basta. Pero ten claro que no tendrá ningún diario o agenda que indique, <planes para mañana: matar a los jefes>. No te dará tiempo a poder acceder a su despacho."
Notaba que el cansancio iba a cerrarme los ojos de un momento a otro. Volví a girar para hablar con Tyrok.
"Lo dicho. Traza bien el plan si deseas entrar. Yo me encargo de todo el trabajo sucio como siempre, abrir cerraduras, trampas, etc. Pero traza un buen plan, porque dentro seguro que hay sorpresas, cuando no encontremos a alguien esperándonos. Voy a dormir. Dile nuestra intención a Angost y Lothar, por favor. Y en un par de horas me despiertas"
Entonces me vino una idea para poder descansar perfectamente. Le dije a Yasuo con cara de súplica
"Por favor. Entretén a Clarisse un tiempo para que me deje dormir. Si no seguro que me espetará que me haya marchado toda la noche. Gracias amigo" y tras decir esto en voz baja para que no lo oyera Clarisse (nunca se sabía) me fui a dormir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Vie Nov 14, 2014 6:13 pm

Angost llego ya bien entrada la noche, el orejon no se habia presentado a la cita, por lo que seguramente su "jefe" no era el traidor, pues no le habia comentado nada de unas personalidades, que debian tener bien cubiertas sus necesidades, tanto de alta recepcion, si lo querian, o de discrepcion, si querian eso otro; fuera lo que fuera, el orejon debia estar informado para una cosa u otra, para que no molestara ofreciendose para una ayuda poco discreta o para que no "molestara" a esos señores.
Al llegar Tyrok le comento el plan que tenia trazado con Halaf:
- Halaf dice que es muy peligroso, pero no lo seria menos el meterse a un cuartel y rescatar a un Capitan, sentenciado a muerte. Dedicaros a ello, yo descansare esta noche con Lothar y mañana temprano iremos al puerto, para seguir a los Indagadores. Al amanecer debereis estar aqui, si no es asi, Clarisse nos informara. - Para Angost no le parecia asaltar un teatro, mas peligroso de lo que ya habian hecho con anterioridad, ademas ya lo dijo Tyrok... "Quien quiere asaltar un teatro?" Ni que fuera un banco o una joyeria. - Supongo que lo unico que podreis encontrar es algun documento o carta escrita para el supuesto traidor... y supongo que sera su forma de identificarse, ante los indagadores, por lo que no la habra destruido... aunque yo no dejaria pruebas. La solucion mas probable que veo es preparar una pantomima... Ya se lo he dicho a Bill, antes de venir aqui. Que avise a los 3 encapuchados y pongan a los 3 señuelos en su lugar, el dia de luna nueva que se reunen. Los Indagadores haran su "trabajo" y se largaran de aqui...con suerte algun extraño gesto, en el momento de la ejecucion, de alguno de los 5 puede delatar al traidor, si es que no conseguimos nada esta noche.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Dom Nov 16, 2014 8:18 am

La Lanza Rota
El dinero corría a la par que las risas. El juego se aderezaba con las faldas de una bonita chica que tenía el ojo puesto, en la buena ropa, los elegantes zapatos y la buena bolsa. El habiente, aunque enrarecido por los olores de la guerra, era un teatro donde dejarse llevar. Una sensación de que todo se acababa se apoderaba de la gente. Nadie huía, todos aprovechaban el momento, con una mezcla de fatalidad e inconsciencia.

Las horas pasaban pero la esperada visita no llegaba. Conforme fueron pasando las horas, el alcohol fue haciendo efecto. Las horas empezaban a pesar y la Lanza estaba a punto de cerrar.
Sus pasos, más decididos que los de costumbre, azuzados por el alcohol, le llevaron hasta la sastrería. Pero cada vez que doblaba una esquina tenía la sensación de que alguien le seguía.

Se paró varias veces al amparo de la oscuridad para tender una trampa a su invisible perseguidor. Envalentonado y sintiéndose superior a lo que realmente era, esperaba borracho hasta que apareciera su perseguidor. Así entre emboscada y demás peripecias de una borrachera llegó a la sastrería. Abrió la puerta con la sensación de que no había podido eliminar a su misteriosa sombra.

La sastrería.

Halaf regresaba de la Paloma, había pasado toda la tarde y algo de la noche. Sentados a la mesa Yasuo, Tyrok y Lothar. Los tres debatían como entrar en el teatro. Halaf solo se unió para dar su opinión y su consentimiento.

- Me voy a dormir. Despertadme en unas horas y entramos.

Lothar no dejaba de jugar con sus naipes, la nueva baraja le encantaba. De vez en cuando la dama de corazones aparecía entre sus dedos girando entre ellos o volando de una mano a otra.
- Es un suicidio entrar allí en plena noche. Si lo que dice Bill es cierto, Duncan, puede ser el hombre más peligroso de la ciudad. Si no pillan allí dentro somos fiambres. Nuestros aceros no están a la altura para salir de allí en caso de necesitarlos. – Lothar no lo veía claro
- Pero de noche…
- Los ruidos se oyen el doble.
- Tenemos que entrar…
- La oportunidad era cuando celebraban la obra. En ese momento si que podíamos habernos colado. No creo que sea buena idea entrar ahora. Quizás mañana por la noche, con más tiempo sea mejor opción. Además mañana llegan los indagadores tendremos que estar frescos.

En ese momento Angost entraba a casa.
- ¿qué es esto una reunión sin mi?

- Estamos de batiendo como entrar al teatro. Si vamos todos mañana estaremos hechos unos zorros.

- Pues id la mitad mas uno. Yasuo, Halaf y Tyrok al teatro, Lothar y yo nos encargamos mañana del puerto. Así todo resuelto.

Lothar no estaba muy convencido, pero sus compañeros estaban decididos a hacerlo.

- No sé de que estáis tan asustados, ya nos metimos en un avispero peor que este, o acaso no os acordáis del cuartel. El rescate de Arleg no fue precisamente un paseo campestre. Venga que es un teatro por el amor del cielo, no es Minas Morgull.
El príncipe no se sentó. Un tanto mareado se llevó su alegría al catre para dejarse caer muerto.

El teatro. Tres horas después.

Halaf estaba concentrado. El cerrojo era bueno. Y estuvo a punto de decirle que no pero al final consiguió doblegarlo a su voluntad. Se abrió sin dejar huella de su paso y sin mucho ruido. Entraron, Yasuo se quedó fuera vigilando la oscura calle. Se metieron a un pasillo oscuro como boca de lobo. Si cerraban la puerta a su espalda no verían nada, encender una luz dentro era tan arriesgado como ir a ciegas…

Tres puertas, según tyrok; la de la izquierda daba a los palcos, la del centro al gallinero, la de la derecha parecía que daba a las entrañas del teatro. Halaf se acercó a la de la derecha, la cerradura era mejor que la de la entrada. Si esa ya le había costado esta sería una dura contendiente.

Tras un rato, un siglo para la serpiente, Halaf abrió limpiamente la puerta. Una nueva ramificación. Una escalera de caracol venía del sótano hasta morir en la planta superior. En frente un pasillo con otra puerta al fondo. Halaf se encaminó hacia abajo.

La escalera los llevó retorciéndose hasta el sótano. Un pasillo en curva los recibió, podían ir en dos direcciones, izquierda o derecha. Tomaron la de la izquierda. Salieron a una sala llena de cajas d madera. De alguna de ellas salían cuerdas. De otras asomaban los que parecían sacas. Dejaron esa habitación en forma de triangulo, para dar con un pasillo con forma de cruz. A su derecha había una sala circular con un montón de cuerdas tensas que se perdían en la oscuridad del techo. A su izquierda una sala grande que se tragaba la poca luz que tenían sin revelar nada. Solo podían ver lo oscura y grande que era. Recto, un pasillo curvo que se adentraba en la oscuridad como una serpiente.
Se introdujeron en el pasillo curvo, para dar con una puerta y tras esta un trastero con atrezos. Después registraron la sala circular de cuerdas, era la maquinaria que movía los escenarios del teatro. Estaban encima del tablao. Se encaminaron a la sala oscura. Allí se guardaban los escenarios.
Estaba claro el nuevo camino. Escalera de caracol para arriba. Nada más alcanzar ese punto, vieron una luz que bajaba por la escalera. Era el momento de salir por pies, La salida estaba a unos pocos metros a su espalda.
Cuando se dieron la vuelta se toparon con una espada en medio del pasillo. Asida al puño, una mano y tras ella una figura envuelta en una especie de habito, bata, con capucha. La identidad del dueño de la espada quedaba oculta en la sombra por la capucha.
Tyrok con sus dagas en las manos adoptó una postura de combate felina. Halaf no sabía qué hacer, espalda con espalda o atacar a la espada que les obstruía la salida. Ese instante perdido decidió por él.
- Buenas noches -
Tyrok no vio a quien bajaba, su atención estaba en la larga espada, más fina que una espada ancha, pero igual de larga. Estaba finamente labrada, y el acero despedía un frio azul con cada latigazo de la luz. Pero el saludo del nuevo invitado le desconcertó un momento. La voz de Ankalagor se había sumado a la escena.
- ¿Me pregunto que hacen estas dos ratitas aquí?
Luego sus ojos repararon en las armas, la cota y la cara del Rubio.
- Haces demasiado ruido con tanto metal encima. Guardad las armas. Quiero hablar con vosotros y no es necesario que muráis. Habéis despertado mi curiosidad.
Halaf echó un vistazo a Duncan. Iba vestido con una bata. En su mano una espada, larga, afilada y estrecha, pero la usaba como un bastón. Su cara reflejaba una sonrisa somnolienta y algo cansada. A pesar de eso y de que Duncan no tenía guardia alguna, Sabía que no tenía ninguna posibilidad. Estaban atrapados.
Los condujeron al escenario, no estaban lejos. Allí les ofrecieron unas sillas para que se sentaran.
- ¿Quiénes sois y a que habéis venido?
Halaf y Tyrok se preguntaban cómo les habían descubierto. No habían hecho ruido alguno. ¿Les esperaban? ¿o es que esta gente tenía un sexto sentido?
El caso es que estaban allí sentados, con sus armas en las vainas delante de Dunkan y la figura del encapuchado. Ante el mutismo de los dos, Duncan volvió a preguntar
- ¿Quiénes sois y a que habéis venido?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Mar Nov 18, 2014 10:53 am

Angost ya había estado en una situación parecida y había salido airoso. Me parecía que su plan para hacerlo había sido el adecuado, así que por qué no volver a usarlo.
Nos sentamos tranquilamente, manteniendo la calma. Como si fuéramos buenos amigos que no se ven hace tiempo y se sientan a hablar de cómo les ha ido la vida.
Me acomodé como si nada ocurriera y dije de la forma más segura que pude.
"Creo que sabes perfectamente quienes somos. O mejor dicho, sabes perfectamente quién nos manda y qué hemos venido a buscar"
El asesino enarcó las cejas y dijo sorprendido
"¿ah sí?"
"Si. Como también sabes que matarnos conllevaría que tuvieras que salir huyendo de la ciudad para siempre. Por eso nos has dejado con vida"
Aún un poco sorprendido y muy intrigado contestó en un tono casi rozando la amenaza.
"Pero ¿vosotros sabéis quién soy yo?"
"Duncan. Uno de los dedos de la Mano, y seguramente el mayor asesino de Tharbad. Sí sé quién eres"
Como yo hablaba pausadamente no le costó interrumpir en ése momento
"¿y aún así os habéis metido en mi casa, para qué...?"
Con el fin de proseguir con mi actuación, continué con normalidad
"Nosotros somos los soldados que hacemos el trabajo sucio. ¿O vas a decirme que no sabes nada de un barco llamado la Espiga Dorada y sus ocupantes?. Yo creo que sí lo sabes. Nuestros jefes saben que lo sabes, y hemos venido por pruebas. Y o bien las cogíamos nosotros, o bien nos matabas al descubrirnos. En éste último caso vendrá una fuerza que no podrás detener, ni siquiera con él"
dije señalando al monje misterioso.
"Así que la única salida que te queda; en caso de que seas inocente, es convencernos a nosotros de que nos equivocamos"
"¿y si no lo soy?" preguntó malévolo Duncan.
Sonreí para dar mi respuesta
"Entonces te queda muy poco tiempo" mentí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Mar Nov 18, 2014 5:02 pm

Eran dos para dos... pero estaban ante uno de los hombres más peligrosos de todo Tharbad... viendo las armas que empuñaban a buen seguro podría terminar con Halaf y Tyrok tan solo con el deseo de querer hacerlo.
La mente de La Serpiente se paró del mismo modo que el tiempo se paraba cada vez que el rubio se concentraba para abrir una cerradura o cualquier otra cosa que requería una cierta maña.

- Nos han enviado por las sospechas sobre usted, nos dedicamos a investigar los asuntos sucios que requieren de buenos indagadores y no de los rudos y toscos guardias – espetó Tyrok con la esperanza de que las dos serpientes pudiesen escaparse sin haber atrapado su presa – Se preguntará usted que buscábamos, deberíamos buscar una posible oficina en la cual se pudiesen ocultar pruebas, documentos...

Una sonrisa se dibujó en el rostro de Duncan, mientras que su siniestro compañero ni se inmutó.

- Se que se podría ordenar un registro de los almacenes por la fuerza enviando a muchos miembros, pero no todos están tan cualificados como nosotros para poder llevar a cabo una investigación de papeles en una oficina, la mayoría ni sabe leer ni escribir... jajaja – prosiguió La Serpiente

Tyrok hizo una pausa esperando que llegase una ayuda divina para poder salir de este entuerto en el cual se habían metido. Solo esperaba que su compañero no deleitase a sus dos “amigos” con un gesto que los delatase puesto que la historia parecía volverse cada vez más loca… o cobrar mayor sentido según lo entendiesen.

- Oh dios Moloch que tu mano nos dote de la suerte que necesitamos para salir de esta trampa en la que nos hemos metido y mis próximas víctimas serán como siempre almas en ofrenda – esa era la plegaría que se repetía dentro de la cabeza de La Serpiente, a pesar de no ser muy dado a dichas plegarias.

A pesar de saber que sus dotes como orador no eran las mejores, hizo todo lo que estaba dentro de sus posibilidades para que la mentira de Halaf llegase a buen puerto.

Offrol: 2 aciertos en actuar, agacho el cuello y pongo la daga pa que na mas tenga que apretar y atravesarme el pescuezo...



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Mar Nov 18, 2014 5:29 pm

La noche era fria y oscura. La puerta del teatro se plantaba delante del oriental como la entrada al mismo infierno. Todo estaba en calma, solamente los ruidos de los gatos y alimañas nocturnas quebraban el silencio. Yasuo intentaba esconderse en un recoveco de un portal enfrente de la sinuosa puerta.

Los segundos se hacian horas, las horas semanas y las semanas lustros, el tiempo corria demasiado despacio para los que esperan, y eso al oriental no le gustaba mucho, pero tendria que aprender a tener paciencia y esta era una buena prueba para ello, sus acciones pasadas tan temerarias le habian llevado a perder casi la vida, asi que seria un buen entrenamiento tambien, el saber esperar.

Solo esperaba que nada malo le ocurriese a sus compañeros ahi dentro, porque nada se oia desde ahi fuera y eso a Yasuo no le gustaba tanta calma, pero tenia que aguardar, alguien tenia que ocuparse de su sitio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Miér Nov 19, 2014 9:03 am

En el Nîn-in-Eilph, los pequeños cisnes, nadaban tranquilamente siguiendo a sus madres,en las aguas pantanosas buscando plantas para alimentarse, mas arriba, en la ciudad,donde las aguas del Gwathlo corrian lentas a la llegada del puerto, 2 figuras de hombres, recortaban la luz del alba, hablando entre ellos, mientras esperaban un barco. COmenzaba a haber ya movimientos y voces de los trabajadores y estibadores del lugar.
- Esperemos que aparezca pronto ese barco y nos pongamos en movimiento...este frio no hay quien lo aguante! - Dijo Angost.- Como crees que le habra ido a los otros?
- Esperemos que bien- Respondio Lothar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Miér Nov 19, 2014 9:10 am

Halaf y Tyrok se preguntaban cómo les habían descubierto. No habían hecho ruido alguno. ¿Les esperaban? ¿o es que esta gente tenía un sexto sentido? Al pensar esto reparó en la figura que parecía un espectro y se estremeció.
El caso es que estaban allí sentados, con sus armas en las vainas delante de Dunkan y la figura del encapuchado. Ante el mutismo de los dos, Duncan volvió a preguntar
- ¿Quiénes sois y a que habéis venido?

- Ya te lo hemos dicho, pertenecemos a un grupo especial de la guardia, uno que actúa en la sombra.


- Así que sois guardias, y habéis venido a por pruebas de lo que viene… - Hizo una pausa para recordar el nombre- ¿Cómo era? ah sí la espiga. Y si os mato tendré que huir porque unos cuantos más como vosotros vendrán a detenerme. Y si no os mato y dejo marchar que me pasará. ¿Tú qué crees, podemos soltarlos así por las buenas?

El espectro negó con la cabeza.

- No te diré que pareces convincente, muchacho. Pero creo que te has precipitado soltando información.

La cara de Halaf intentaba ser pétrea, tenía miedo de que su farol se viniese abajo.

- Pero solo los dedos conocen la existencia de ellos mismos, dicho de otra forma, solo los dedos saben que son dedos, bueno ellos y sus acompañantes, claro está. - Hizo una pequeña reverencia a su acompañanta encapuchado.-
Por desgracia te has delatado. Yo puedo sacarte la información que quiero pero prefiero que me la digas tú.

Halaf no sabía qué hacer. La verdad es que a pesar de ser un miembro de la Mano no había oído hablar de los dedos hasta que conoció a Bill, el jefe de ellos. Duncan no perdía la sonrisa. Y puesto que el Rubio y la Serpiente seguían callados se vio obligado a seguir hablando.

- A ver muchachos, decidme lo que quiero oír y saldréis vivos de aquí.
Ninguno de los dos dijo nada. Ante el mutismo Duncan soltó una exasperación y cogió la mano de Halaf. Ambos se quedaron mirando el anillo con la extraña runa en forma de sombra. - Este anillo dice mucho para quien sabe leer. Para empezar eres uno de los hombres de Turgoll. Apuesto a que eres Halaf, el Rubio. Así que a pesar de tu buena interpretación, créeme se de lo que hablo en temas teatrales, no puedes engañarme. Y si estáis aquí es porque Bill os ha enviado. Este Bill, tan sutil como un martillazo. No me sorprende.

Se calló en ese momento y miró a Halaf a los ojos soltando su mano.

Hagamos un trato, tú me cuentas lo que yo quiero saber y yo te cuento lo que vosotros queréis saber. ¿Hay trato?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Jue Nov 20, 2014 12:40 pm

¿la élite?¿formabamos parte de la élite?. Cuando en pla próxima reunión se contara todo esto, Bill sería el hazmereir de todos. El grupo del sastre estaba muerto o algo peor.
Tenía que ser un trabajo sutil y limpio. Seguir a gente. Ahora, a Angost lo habían pillado y había tenido que confesar. Y ahora a nosotros nos tocaba hacer lo mismo. El principe había tenido suerte y había tocado con alguien que parecía no ser el culpable. Pero nosotros no parecía que tuvieramos tanta suerte. Y aunque así fuese...una vez descubierto al traidor, esta chapuza de trabajo se sabría. ¿cómo había dicho? tan sutil como un martillo. Sin duda, así éramos. Mierda, mierda y mierda.
¿Y qué pretendía Duncan, que traicionase a los mios? De éso nada. Yasuo aguantó como un hombre. No traicionó a nadie. Es la primera norma en los bajos fondos. No hay nada peor que un traidor. Yo prefería estar muerto.
Clarisse. Clarisse. Cuantas cosas me hubiera gustado hacer. Esta sensación me venía mucho últimamente. Quien juega con fuego.....
"Has visto nuestro anillo. Dices que sabes leerlo. Y yo ya te he contado todo lo que te tenía que contar. ¿o crees de verdad que voy a traicionar a los mios?. Yo no soy ningún traidor. Él tampoco. Sabes de sobra que es lo peor que nos podías llamar. Si tan listo eres, creo que ya sabes todo lo que hay que saber. Por mi parte decides tú. O nos dejas marchar, o moriremos luchando. Pero yo no soy un traidor"

Off Roll. Creo que he explicado la coherencia de todo. Es normal una reacción así. Pedirle a un ladrón a un delicuente que traicione a los suyos y diga quién le envia y para qué. Duncan debe saber que nadie haría eso. Es más, puede que sea esto lo que busca porque un guardia si hablaría, un delincuente no, y menos que forme parte de la Mano. Además puede intuir la verdad de nuestra propia história. Sabrá que nos envía Bill, por si conoce la llegada del Espiga Dorada. Y sabe quienes somos. Si es inocente seguro que le agradará el gesto y nos dejará marchar. Pero como sea el malo........
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Jue Nov 20, 2014 1:33 pm

Insinuar que los traidores éramos nosotros, eso era el colmo. Puede que fueramos gente de los bajos fondos, pero teníamos nuestro honor. Estaba enfadado por la insinuación, pero aún quería controlarme algo.
"Es más" dije de sopetón
"Si hemos venido es porque la duda recae sobre tu cabeza ¿eres o no eres un traidor?"
Y con ésas palabras esperé nuestro destino, preparado para lo que fuese. Sin duda, morir luchando al lado de Tyrok era una muerte tan digna, honrosa y hasta bonita, que incluso sonreí de sincera alegría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Vie Nov 21, 2014 8:09 am

- Traidor, que rápido ha salido esa palabra de tu boca. No, yo no soy un traidor, todo lo contrario, yo soy un patriota que quieres salvar la ciudad de la aniquilación total.
Halaf y Tyrok no esperaban esa respuesta. Duncan continuó.
- Te preguntarás a que me refiero. Tengo la certeza de que la Mano ha apoyado y financiado al ejército orco para que llegue hasta aquí. Y no le queda mucho. En cuanto termine de cruzar las montañas dunlendinas, no habrá quien se interponga entre ellos y la ciudad.
- No puede ser, nadie en su sano juicio ayudaría al enemigo del hombre. – Halaf no daba crédito a las palabras de Duncan.
- No nadie en su sano juicio. Por eso haré todo lo que pueda para destruir esta organización y volver a los viejos tiempos. Cuando los cinco gremios eran eso cinco y cada cual se ocupaba de sus propios asuntos y las disputas se solucionaban al viejo estilo. Pero eso no es lo importante. Lo importante es que la gran amenaza se cierne sobre la ciudad y si no acabamos con la Mano, los orcos se apoderaran de Tharbad.
- ¿cómo sabes tú eso? – Tyrok no se lo creía.
- Tengo una fuente fidedigna. Además de múltiples pruebas, barcos saboteados, provisiones envenenadas así como la entrega de material de guerra manipulado.
Desde Tharbad se ha enviado prácticamente todos los pertrechos de guerra que se han enviado contra los orcos. Era el lugar idóneo para sabotear a los reinos que intentaban derrotar al enemigo.
- Eso es una locura.
- Mirad dentro de una semana llegaran los restos de los cruzados. Nadie sabe que vienen, salvo mi fuente. Pretenden hacerse fuertes en la ciudad. Si Tharbad cae los reinos del norte sufrirán una terrible invasión y podrían perder la guerra definitivamente. O se derrota aquí al enemigo o el mundo peligra.
- No te creo, todo esto es demasiado enrevesado para una organización como la mano- Tyrok seguía sin dar crédito.
- Vosotros podéis hacer que la Mano caiga. Conocéis las intenciones de Bill yo solo quiero adelantarme. Ahora os toca a vosotros, ¿queréis vivir y salvar el mundo o queréis morir a mis manos?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Vie Nov 21, 2014 4:11 pm

"Por éso no nos has matado. Porque quieres nuestra ayuda" Las cartas se empezaban a poner sobre la mesa. Aún no tenía claro qué hacer, ni si quiera que dijese la verdad. Pues era cierto, que si eso era así, yo estaba más a favor de acabar con la Mano que seguir sus órdenes.
"Bien. Imaginemos que te creemos en todos los sentidos. Tenemos varias dudas, y no me refiero a tu misión e intenciones. Ya he dicho que parto de la hipótesis que te creo"
Aunque no sabía si creerle o no; al menos iba a intentar sacar algo de información.
"Nosotros no sabemos tantas cosas de la Mano. Esto no es un secreto. Puede que lo que digas seas falso, y te estes aprovechando de nuestra ignorancia para contarnos todo eso. Pero insisto. Voy a creerte. Ya conoces mi anillo, de hecho sabes leer en él que soy un hombre de Turgoll. Cuántame cómo lo sabes. Y si te pido esto no es un capricho. Eres un dedo. Así que conoceras a los fundadores y la mágia que poseen. Sabrás que cuando nos quieren, este anillo nos avisa. Y nos pueden encontrar allá donde sea. Por éso nos gustaría saber cúal es tu plan. Cómo piensas acabar con gente tan poderosa. Y no hablo en valde, los he visto salvar la vida de mis amigos, cuando ya estaban desahuciados. Y Bill, no parece un hombre a perder de vista. Qué sabes de él."
Parecían muchas preguntas. Pero sabía que Duncan las podía asimilar y responder todas.
"Y lo más importante. Necesito creerte del todo. Así que, díme, por qué la Mano querría que los orcos dominasen el mundo de nuevo. Si eso ocurriera, todos sabemos las consecuencias. No dejarían que ningún humano viviese en paz. Qué puede sacar la Mano de todo esto. Y no creo que sea oro, pues todos recordamos las historías de cuando el dinero no tenía ningún valor. Si tan decidido estás seguro que puedes responderme a todo. Entonces te diré un plan que se me acaba de ocurrir y con el que podremos ayudarte sin levantar sospechas y todo sería tan rápido que no podrían reaccionar"
Y nada de lo dicho era falso. Ahora faltaba que mi interlocutor me diera toda ésa información.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   Vie Nov 21, 2014 8:29 pm

La Serpiente sentía verdadera repulsión por aquellos seres que pretendían dominarlo todo con su reinado de terror y caos. Tyrok no los consideraba ni tan siquiera animales. Siempre se habían aprovechado de la maldad que esconde el corazón de los hombres para tratar de conquistar el mundo conocido, pero lo que si que estaba más que claro es que si llegaban a conseguir su cometido, el hombre estaría perdido pues solo responden al odio y el terror, solo obedecen a aquello que temen.
Las palabras de Duncan estaban calando realmente hondo dentro de la mente de Tyrok, era escéptico y le costaba creerlo todo, no podría soportar que pesase sobre sus hombres la caída del mundo conocido en manos de aquellos miserables. Es cierto que Halaf era un orador magistral y la sociopatía que La Serpiente sentía hacía su propia raza no venía más que dada por lo que el hombre le había demostrado, su capacidad de traicionar a los suyos por un poco de poder. El Caos, del que los mismos poderes de Tyrok se alimentaba, se estaba apoderando lentamente de todo, y eso era peligroso, el equilibrio entre el Orden y el Caos era necesario, los objetos están hechos para usarse y las personas para amarse, cuando el hombre empieza a amar a los objetos y a usar a las personas es cuando el Caos puede aprovechar para apoderarse de todo cuanto existe.
Todos estos pensamientos recorrieron la mente del joven mientras su compañero luchaba con palabras para salvar sus vidas. Era un gran amigo, igual que lo era Lothar, Angost y el pobre Yasuo que a punto estuvo de perder la vida por no delatarlos.

- Creo que es un trato justo lo que te ofrece mi compañero – dijo La Serpiente – Como bien sabes no somos nosotros solos los que componemos este equipo y necesitamos toda la información que puedas darnos para convencer al resto de que tu palabra es la verdadera y no la que Bill nos ofreció. Odio esos malditos seres como nadie en este mundo los puede llegar a odiar y el simple hecho de pensar que puedan llegar a dominar el mundo hace que me den nauseas. Siento que no nos hayamos dado cuenta antes de todo cuanto sucedía a nuestro alrededor, pero nos gustaría saber todo cuanto sea posible –

¿Era una traición lo que estaba cometiendo o no? Sus poderes se alimentaban del Caos, pero las leyendas cuentan de un gran hombre El Dragón Negro, que llegó a utilizar los poderes del Caos para luchar contra el Mal.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Capitulo III Los cinco Gremios   

Volver arriba Ir abajo
 
Capitulo III Los cinco Gremios
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» El dia loco de Tahu, La pelicula(Capitulo 2)
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1
» Redistribución de los gremios. Votación del modelo a seguir
» [Capitulo 4]La isla de los Condenados
» Ilustraciones capitulo 17

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: