Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» TIRADAS DE JUAN(HALAF)
Ayer a las 10:18 pm por Ankalagorn

» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Dom Dic 10, 2017 11:41 am por Tyrok

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Jue Dic 07, 2017 7:29 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang


Comparte | 
 

 Escalera de figuras. Capitulo II

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Lun Sep 22, 2014 8:17 am

Angost-King

- No se...pero creo que valmor no puede estar implicado en la muerte de su hija... si le puso hasta escolta para protegerla- Dijo Angost.
-Lo mismo al burlar la escolta su padre se puso tan rabioso...
-Y le preparo esa muerte atroz?- PRegunto Angost- No lo veo...
-No podemos descartar sospechosos- DIjo Halaf.
-Esta bien...- Dijo Angost, que se negaba a ver en Valmor a uno de los culpables de su amada hija- digamos que no descartamos sospechosos, pero lo de su madre si que no lo veo. Esa mujer ha perdido la razon. Preguntarle , si es que nos dice algo coherente, podria llevarnos a pistas falsas y sacarnos del camino.
-A veces los locos y los borrachos son los que tienen la verdadera respuesta- Dijo Tyrok.
- Eso es una memez, y disculpa por la palabra, Tyrok-Dijo Angost -. Ese dicho se lo inventaria un borracho para tener amigos o algun loco que decia leer el futuro, para atraer clientela. Esa mujer puede que este reviviendo su epoca de juventud otra vez, si hasta llevaba una muñeca de trapo en los brazos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Lun Sep 22, 2014 9:24 am

¿Se habría perdido por completo la raza humana o tal vez lo estaba haciendo en estos momentos?
No lo podía creer, no existe un ser humano bueno en este mundo, la vida de Tyrok había sido muy complicada ya desde pequeño, trabajos duros, palizas constantes. La Serpiente creía haber encontrado una buena persona en este mundo, pero ya se veía que no, aquella mujer que un día le salvo la vida y le dio cobijo, ahora resultaba ser una maltratadora y explotadora de mujeres. No terminaba de poder creerlo, pero incluso aquellos malditos iluminados que parecían gente de bien, eran sospechosos de estar implicados en el asesinato de aquella pobre muchacha, pero mucho peor aun, incluso su propio padre era sospechoso de haber matado a su tesoro.
¿Por qué le sorprendía esto? La misma serpiente había entrado en un cuartel de la guardia torturando casi hasta la muerte a uno de ellos y dejando a dos mutilados que tal vez no podrían volver a andar y a realizar su trabajo, gente que tal vez tenía una familia a la que mantener.
Nadie era bueno, el ser humano no podía mirar más lejos de su propia barriga y sería capaz de asesinar a su propia madre por otra copa de cerveza.

- Compañeros míos, creo que ahora mismo nuestra investigación debería centrarse en el Burdel, intentar conseguir que Jazmín pierda el hilo de su coartada y cometa algún error, incluso si fuera necesario, utilizar la fuerza en un momento dado para que cante. Tal vez podría ir a ver a mi proveedor de hierbas, he oído que existen algunas drogas capaces de hacerte perder la voluntad y que su uso es muy sencillo y nada peligroso aplicado en pequeñas dosis, creo recordar que se llamaba mandrágora, si consiguiese un poco de esta mierda, tal vez podríamos hacerla hablar sin que ella se diese cuenta de que ha hablado. – Tyrok hizo una pausa para tomar aire – Lo que si tengo claro, es que nuestra investigación debería centrarse en el burdel principalmente con el fin de intentar minar las débiles mentes de sus “habitantes” y conseguir la confesión de alguien. Simplemente recordar que el miedo hace cantar muchas veces. -

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Lun Sep 22, 2014 3:38 pm

El tahúr era un tipo simpático, solía caerle bien a la gente. Eso en más de una partida le había traído dinero fresco y abierto alguna que otra puerta. Pero de ahí a que se le subieran a la barbas era otro cantar. No había sido la primera vez que el rubio se había tomado alguna confianza de más en su casa y esto empezaba a molestar a Lothar. Halaf tenía que entender que aunque formasen un buen equipo, quisiera el Tahúr o no, el rubio no dejaba de ser un invitado en su casa y correspondía a él invitar o no a alguien a quedarse en su casa. Y no es que él no fuera a hacer esa proposición, si no que solo él podía hacerla. De momento no le diría nada al Rubio, pero esta sería la última vez, la próxima vez que Halaf se tomase una de estas licencias tendría que explicárselo con pelos y señales.
Y esperaba que lo entendiera, el rubio le caía bien, era un buen jugador de cartas, un tipo leal en el que confiar, algo difícil de encontrar en estos tiempos y solo esperaba que la situación no se repitiera y en caso de ser así no se lo tomase a mal, pero esto estaba pintando castaño oscuro y Lothar necesitaba encontrarse a gusto en su casa. Pensó en decírselo pero se lo pensó mejor y lo dejó pasar.

las cosas sobre la mesa parecían ir bien. Ir al tatuaje tener unas palabras con Yasmín y después ir a la casa del padre y ver que pasaba. Lothar tenía la sensación de que algo se torcería...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Lun Sep 22, 2014 6:27 pm

- Yo no quiero molestar. Creo que me he guardado las espaldas bien en Tatuaje- DIjo Rosa- Os lo agradezco mucho pero debo volver.
Sin aceptar las proposiciones Rosa salio por la puerta, ademas no le habia gustado nada la cara que habia puesto al que llamaban Tahur.

-Pues manos a la obra- Dijo Angost.

Era por la tarde. El dia se habia nublado y unas cuantas gotas calleron sobre el Principe, mientras se dirigia nuevamente, junto con Lothar a Villa Valmor.
- Buenas, Angost- Lo recibio Valmor- Habeis averiguado alguna cosa nueva?
-Alguna que otra... no vamos por mal camino.
Lothar se fijo en la cara del padre de Alizya, esperaba encontrar otra cara que no fuera de satisfaccion, pero fue si que fue de satisfaccion , satisfaccion comedida, lo habitual en su situacion.
-Su mujer esta por aqui? me gustaria hablar con ella- Dijo Lothar-
-Esta en el patio de atras, pero esta enferma, lo que le pueda decir carecera de sentido. Creeis que sabe algo?- Pregunto Valmor- Es algo absurdo... - Esta vez la cara de Valmor fue de decepcion, tambien comedida.
- Seguramente, pero no podemos descartar todo de golpe- Replico Lothar.

-Donde esta tu hijo, Sir Valmor?- Pregunto Angost, una vez a solas- Petë...
- Petë vive en Cienga, Dagorlad...hace algunos años? por que?
- Simple curiosidad.- Respondio Angost.
-Se caso con una muchacha de alli, que conocio en un baile, hace 4 años. Tiene 2 hijos pero hace 2 años que no lo veo.
- La amiga de ALizya nos conto que una vez vino a buscarla un hombre en un carro y desde entonces vos le puso escolta a Alizya...
-COmo?! Es la primera noticia que tengo de ello!- DIjo su padre sorprendido- Esa niña es imbecil! fui a su casa, la primera, cuando desaparecio Alizya y no me dijo nada sobre eso... La escolta se la puse independientemente de esa situacion.... por la ciudad en la que estamos...tan peligrosa... esta llena de hijos de puta!!!- Valmor grito como un loco, un grito que seguramente se escucho por gran parte del barrio- Como asi se ha demostrado... la culpa fue mia por no ponerle mas guardaespaldas...- Valmor se puso a llorar como un niño. Angost se sintio mal, se le revolia el estomago de ver asi a Valmor. Queria haberle dicho que lo de ponerle escoltas fue un error, que quitarle su libertad fue lo que hizo que Alizya fuera por el mal camino, que realmente si que tuvo la culpa de su muerte, pero no por no ponerle 4 escoltas o 20, sino por ponerle tan solo uno; pero habría sido durísimo para un padre ya destrozado. Asi que en lugar de eso, agarro su hombro con fuerza para animarlo.

Lothar vio a la mujer de Valmor. Estaba sentada en una silla que se mecia de adelante a atrás. Estaba con su muñeca de trapo y tenia la mirada perdida:
-Hola … madre…- Dijo Lothar.
- Eres tu hijo mio? – Dijo la mujer- Que grande estas.
- Si soy yo- Minio Lothar- Han estado por aquí mis amigos?
- Tus amigos no me gustan , Rebert, deja de verlos!- Se enojo la mujer. Lothar pensaba que era Petë el hijo de Valmor, según le había dicho Angost.
- Que le ves de malo a mis amigos , Madre?
-Es que no los ves? Te roban los juguetes!- Parecia que Angost tenia razón… interrogar a una loca era perder el tiempo. Habia perdido la razón y ahora vagaba en un mar de un nuevo mundo, en su mente. – Quien eres?
-Me llamo Karina!soy tu madre ,Rebert! Jaja!- Definitivamente no sabia ni quien era ella.
La visita había sido infructuosa, para Angost y para Lothar, al menos habían descartado posiblidades.
-Me he informado donde vive Charls, el profesor de Alizya, pero Valmor dice que es una buena persona.- Dijo el príncipe.
-Iremos a comprobarlo- Respondio Lothar.


Halaf y Tyrok llegaron al Tatuaje, al atardecer. El tiempo amenazaba coin llover, pero aun no habia caido ninguna gota.
. Aun no habia clientela,en el burdel, pero el local ya tenia las puertas abiertas de cara al publico, solo que al atardecer los problemas eran mucho menores que al caerr la noche.No tuvieron que buscar mucho a Yassmin, nada mas entrar la vieron tras una mesa, estaba apuntando cifras sobre la mesa con un carboncillo, seguramente las cuentas del local:
-Putos impuestos de mierda! -Maldijo la dama- Es un agobio constante, asi no hay manera de sacar dinero. - Dio la extraña sensacion que lo habia dicho en voz alta para que lo oyese la gente. El barman al otro lado de la barra estaba limpiando los basos, 3 chicas ordenaban las botellas de bebida..aparentemente no habia nadie mas.
Halaf y Tyrok se acercaron a Yasmin:
-Buenas tardes Lady Yasmin- Dijo Tyrok, acompañado por una reverencia de halaf.
-Buenas tardes, que les trae hoy por aqui, señores- SOnrio picaramente.
- Pues veras, esta noche Angost recordo que habia olvidado preguntar a Rosa si habia visto algo, cuando el se marcho y quedo ella sola dentro de los pasillos de la "trastienda" y la chica comento que la vio salir de su habitacion, pero ya no dijo quiso decir nada mas... o bien porque no lo sabia o bien por miedo...
-Miedo a que?- Pregunto intrigada Yasmin.- Yo no estaba en mi habitacion esa noche.
-Donde estaba?
- Me estas acusando de algo caballero?- Pregunto irritada Yasmin.- Me estas ofendiendo en mi propia casa?! -La chica levanto la voz.
- No hay por que ponerse nerviosa, Lady Yasmin. No estamos acusandola de nada. Queremos que sea sincera... Conoce el nombre del asesino?
-Que estupida pregunta es esa? A mi Tambien me afecto la muerte de esa chica ,sabes? la hospede en mi cuarto 2 dias... y esto da una mala propaganda a mi local... No conozco a ese hombre...
-Esta bien- Dijo Halaf- La creo- Aunque podria ser que no.
-Llevaba la chica alguna clase de equipaje?
- No llevaba equipaje.
Mentia, segun Rosa.
-Podriamos ver lo que llevaba?
-He dicho que no llevaba nada...
Halaf se incorpor enseñando lo grande que era, Yasmin a su lado parecia una niña de 9 años.
-Estas mintiendo...
-Estoy minitnendo?! Quien esta mintiendo es quien os haya dicho esas injurias sobre mi! Y ya me imagino quien ha sido...
- Si le haces daño a alguien va a ser muy malo para ti- LE advirtio Halaf. Yasmin miro a Tyrok intentando buscar apoyo, pero solo encontro la mirada petrea de la serpiente.
Una sonrisa aparecio en la boca de Yasmin, de repente.
-Largaos de aqui...-Dijo
-Que?- Dijo Halaf.
-Que os largueis!. - La voz sono ronca, nada tenia que ver con la de Yasmin...a la espalda de Tyrok y Halaf. Una mano se poso sobre el hombro de Halaf y apreto como la garra de un aguila a su presa.
-Estais sordos?- Halaf y Tyrok, este aun sentados se giraron para ver a Gancho y Puños. Halaf trago saliva, aunque le costo. Los dos porteros del Tatuaje eran conocidos por ser los mas grandes y bestias de todo burdel de Tharbad.
-Y si no...quiero- La voz de Halaf salio poco convincente.
- VOy a abrirte el estomago con mis propias manos y masticar tus tripas.
- Yo de vosotros le haria caso- Dijo yasmin- Deberiais pensar en no acusarme de cosas falsas, la proxima vez. Una perra mentirosa os miente y la creeis ciegamente, yo que os he tratado mejor que bien que os dado todas las facilidades y me venis con estas injurias. No quiero que volvais por aqui...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Sep 23, 2014 8:46 am

- Discúlpenos por nuestro estado de nervios bella dama, y por mi falta de delicadeza al hablar – fueron las palabras de La Serpiente que no deseaba un enfrentamiento con aquellas dos moles – No es nuestra intención que esto termine en una pelea, simplemente la chica era muy amiga de uno de los nuestros, y no podemos dejar de ponernos nerviosos cada vez que creemos haber dado con una nueva pista que pueda conducirnos al asesino, tenemos claro que cuando lo encontremos se lo daremos a su padre, le daremos al asesino y una lista con todos los cómplices que haya tenido para que actúe tal y como la apetezca, y no creo que denuncie. Como usted sabrá jamás querría que nada sucediese a usted y a su local, pero si se descubre que algo tuvo que ver… no se si podremos parar la ira de un hombre que acaba de perder a su dulce princesa, no se si me entiende madame. – Tyrok parecía no conocerse a si mismo por su forma de hablar tan sumamente educada, tal vez el tiempo que se pasaba escuchando a sus compañeros le estaba sirviendo no solo para aprender a luchar y defenderse, sino también para adquirir la exquisita educación del príncipe. – Ahora por favor si no tiene nada más que decirnos, algo que tal vez se le haya podido olvidar, le ruego que por favor aleje a estos dos animales de nuestro camino para que podamos marcharnos tranquilamente sin necesidad de llegar a las manos. No querrá que la hermosa novia de mi compañero tenga que ver su rostro marcado por las cicatrices y se preocupe de más. -

Las palabras de La Serpiente fueron mucho más dulces y llenas de veneno, trataba de que Jazmín fuese una aliada y no un enemigo más contra el que tener que luchar, pues ya tenían bastantes enemigos pegados a su culo, sobretodo con la guardia siguiéndolos a cada paso que daban como si de sus sombras se tratase, debían dejarlo estar por el momento, en la ciudad todo el mundo duerme, es necesario, aquellos animales que usaban como porteros, Jazmín, la guardia, pero los demonios… ¿dormirán también los demonios?

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Sep 23, 2014 8:50 am

"Si no me sueltas inmediatamente morirás" firme y convincente. Así lo dije sin necesidad de darme la vuelta.
"¿Veo que no has tenido suficientes muertes en tu local? Ya han matado a una chica y ahora quieres perder algo más. Pues te aseguro que como este o su compañero hagan algo lo lamentaran. Sabes de sobra para quien trabajamos. Aunque eso ahora es el menor de tus males. El padre de la chica quiere culpables para calmar su conciencia. Y ahora mismo todas las miradas están puestas en ti ¿qué crees que hará cuando se entere de lo que pase aquí? Da igual que nos matéis, el contratará a la Sombra e irá por vosotros, sin descanso. Eso te incluye a ti, negro" lo dije girando un poco la cabeza para que supiera que iba por guardaespaldas.
"Y ahora, si no vas a decirnos más que mentiras y no vas a darnos las pertenencias de la chica, sí que nos vamos, pero dile al poco seso este que suelte si no quieres que las cosas se te pongan más feas de lo que están; pues rechazar nuestra ayuda y no cooperar te pone una espada sobre la cabeza, ya lo sabes"
Todos dudaban. No sé si el mastodonte había aflojado la intensidad de su mano, o que yo me había acostumbrado a ella. En cualquier caso si la cosa no salía bien, sabía que hacer.
Primero cruzaría una de mis piernas para poder agacharme con fuerza y girar. Libre de la presa, golpearía la entrepierna del matón con un puntapié. Lo que lo dejaría inmovilizado momentáneamente. Ahora dos contra uno. El matón haría por ganar tiempo y que su compañero se recuperase, así que la mejor opción era coger a Yazmin por el pelo, y si podía por el cuello. Con la jefa de rehén, los mastodontes no se atreverían a hacer nada. Solo así podríamos escapar.
Aunque era mejor que se tragasen lo dicho y o bien nos dejase marchar, o bien Yazmin se decidiese a colaborar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Sep 23, 2014 8:54 am

Angost-King

-Le comente el simbolo del carro a Valmor, pero parece que no esta muy puesto en ese tipo de heraldica. El de la Iglesia lo reconocio ya que hay una frente a su casa, de los Iluminados de Iluvatar. Pero hay una buena noticia... Me dijo que seguramente Charls, el profesor de Ali, podria identificar ese simbolo, asi que ya tenemos una excusa perfecta para visitarlo.
Que le preguntaremos?


La noche se cernio sobre los paramos de Tharbad. Cerca de alli una chimenea humeante de un humilde hogar se encendio, y a la luz de la lumbre, el pequeño Angost-King se sento junto a su padre, Einer; era el momento del cuento de la noche. La vista del muchacho se sumergio en el naranja de las brasas, y el crepitar de la leña ardiendo, se mezclo con la voz de su padre:
-Lejos, en otro plano donde el Imperio de Xhanarian era uno de los mas grandes y los paises estaban rodeados por grandes masas de aguas llamadas Oceanos...
El Dragon Negro dejo de ser una fantasia, para convertirse en realidad en la mente del chico.

Lejos en el tiempo,dentro de unos años, otro Einer intentaba apaciguar a su hermano Bringwor por no querer pagar un peaje, impuesto por un Gran orco, que se le acontecia demasiado caro.
Lo curioso de este hecho es que EIner, el padre de Angost, y Einer, el hermano de Bringwor, eran la misa persona, solo que uno no habia envejecido y otro si. Uno habia viajado por el tiempo y a traves de otros planos de existencia y otro no. Uno habia elegido un camino y el otro, habia elegido otro. Uno habia pertenecido a la Orden de los hijos de Tiego, los Templarios de la Luz; otro habia pertenecido al ejercito del Dragon Negro y habia entrenado a sus mejores oficiales. Uno iba a librar una batalla contra un ejercito orco; el otro ya estaba retirado.
La misma persona; diferentes personas.


...Lejos, en otro plano donde el Imperio de Xhanarian era uno de los mas grandes y los paises estaban rodeados por grandes masas de aguas llamadas Oceanos, un ingente y malvado ejercito rodeaba un reino protegido por el Dragon Negro; solo la muerte de su lider, podria hacer que el malvado ejercito tuviera problemas, pues el ejercito del Reino habia huido atemorizado,y todos dependian de una sola persona, una mision imposible, si esa persona no fuera otra que EL Dragon Negro...

Ankalagorn se deslizo bajo la lona de la tienda, fue mas sencillo de lo que esperaba. Gothmorg se levanto empuñada por la mano de su dueño, y dejandola caer, decapito al Comandante. Ankalagorn cogio la cabeza por los pelos y salio por la puerta de la tienda de campaña. CUando los guardias de esta lo vieron se apartaron asustados. La imponente figura de casi 2 metros del Señor de la Huestes, con la cabeza de su Señor en la mano, fue mas que suficiente para infundir puro pavor; pero aun no habian conocido el miedo real, el miedo del Mal Puro, esa gente eran solo meros aprendices, para un hombre que habia estado en el Ultimo de los palios, un hombre que habia vuelto de la muerte 2 veces; un hombre que habia vencido al Deglutor de Almas y al mismisimo DIos-Demonio, Arioch; un hombre que era el mas fiel sirviente de Abigor, El Señor de los 7 Abismos de Akharaâm;un hombre que habia podido reinar en mas de medio mundo; que habia viajado en el estomago de un Leviatan, el Demonio-Ballena, y a planos donde las espadas escupian fuego a varios Kilometros; un hombre que habia luchado con Osos gigantes de huesos de acero; que habia luchado con COlosos y seres demoniacos de acero, que la gente llamaba "maquinas"... Un hombre...un demonio.
Su grito infernal inundo todo el valle , donde acampaba el Malvado ejercito y la imponente figura del Dragon Negro, desaparecio. En su lugar una criatura demoniaca aparecio. AUn llevaba la cabeza del COmandante cogida por los pelos en su, ahora, garra. Los soldados empezaron a huir despavoridos, unos por ver el Mal Puro, otros por ver correr a los que lo habian visto. Otros se desplomaban porque su corazon habia reventado al observar tanto horror; otros se hacian un ovillo, haciendose sus necesidades encima, mientras caian en posicion fetal, para que Gothmorg terminara el trabajo de manera sencilla.
Fue entonces, cuando las puertas del reino se abrieron , para que los pocos hombres fieles que aun no habian huido, terminaran con el malvado y ,ahora, descompuesto ejercito.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Sep 23, 2014 9:15 am

- Para quien trabajais?- DIjo con sorna Yasmin-para la SOmbra? ja,ja,ja! claro que si... y yo soy la Reina de Nueva Gondor.
Realmente trabajaban para un grupo peligroso, pero habia un punto que no lo hacia creible, que al ser una organizacion secreta no habia manera de demostar que trabajaban para La Mano o La sombra, como decia Halaf; y otro punto que lo hacia esteril: en este momento no estaban haciendo ninguna mision para La Mano, sino para ellos.
En estos momento una chica con sus dos matones rompedientes, daba mucha mas confianza que esas amenazas y TYrok y Halaf debian comprenderlo.

-Venga id a avisar al padre de la chica que yo la vendi, como un niñito avisa a su padre cuando su hermanito le ha quitado el pastelito. Sabed que mi unico error fue darle a la chica un trabajo que no debi darle, como ya admiti para ayudaros,desagradecidos! -Remarco esta frase - ... pero lo otro que decis es falso y no voy a perdonaros por ello!
Gancho, Puños, acompañad a los señores a la salida y que no vuelvan a entrar aqui.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Miér Sep 24, 2014 8:57 am

Angost-King y Lothar llegaron a casa del Maestro Charls, bien entrada la tarde. La lluvia comenzo a caer mas intensamente cuando hicieron sonar la campanilla de una pequeña pero bonita casa, en las afueras del barrio rico. El Maestro abrio la puerta. Tendria unos 40 años y destacaba su cuidado y frondoso bigote. Era un tipo apuesto y alto de cabello castaño oscuro.
-Buenas tardes- Se saludaron y se presentaron. EL Maestro los invito a pasar amablemente, porque ya empezaban a parecer sopas en la puerta y los invito a una taza de te. Lothar se fijo en como Angost cogia la taza elegantemente y tomo nota para el cogerla igual. Al principe ese tipo de cosas le salian natural, como algo innato en el.

- Y en que pudo ayudarles?- Pregunto el Maestro- Creo que los vi ayer en casa de Sir Valmor. -Fue cuando Lothar descubrio que las propiedades magicas del "cristal", tambien permitian espiar desde el otro lado.
- Queriamos que un hombre curtido y culto como vos nos ayude a encontrar pistas para encontrar al asesino de Alizya.
- Si...me comento Sir Valmor que os habia contratado para ello. Sera un placer ayudarles.
-Detecto algo raro en ella en los ultimos tiempos?
-Veran, Alizya no era rara, simplemente era un pajarillo que amaba la libertad, pero Estaba excesivamente controlada por su Padre, pero yo no debia darle alas para volar, mi trabajo era mas importante y si hacia algo asi, su padre no me lo habria perdonado. Era algo que estaba en ella... tarde o temprano habria salido de aquel lugar, pero su padre se negaba a perderla, tras la enfermedad de su mujer se encontraba solo.
-Tras ponerle Sir Valmor, los escoltas, que paso?
-Nada en absoluto. Simplemente se las ingenio mas habilmente para escaparse.
-Insinua que se escapo alguna vez mas?- Dijo intrigado Angost.
- Puede ser...si... tengo constancia de ello.
-Vino aqui, con vos?
El Maestro dudo en que contestar, parecia que se podia meter en un callejon sin salida, peligroso para el. Su nuez subio y bajo, al tragar saliva.
- Si vino aqui, en alguna ocasion.
-Para que? - pregunto seriamente Angost.
- Para nada indecoroso, señor- Se indigno un poco Charls- Buscaba consejo.
-SObre que?
-Sobre la vida...era joven, tenia inquietudes...
-Osea que al final si que le dio alas? -Inquirio Lothar.
- Ya era suficientemente mayor para que se dejase influir por alguien, no creen?
- Usted era su Maestro, ademas de una persona culta...podria influir perfectamente en ella.- Dijo Angost.
El Maestro no se esperaba esto...esperaba unos niños criados en la pobreza, con excasos medios para la cultura, que su intelecto los abrumara y superara tranquilamente, pero se habia encontrado con algo muy diferente...estos chicos eran demasiado perspicaces, incluso para el.
- Tranquilo Maese Charls. No vamos a decirle nada a Sir Valmor. Estamos buscando a un asesino, no a un corruptor de jovencitos- Intento tranquilizarlo Angost, aunque esa no era del todo su intencion. Queria que soltara mas. Todo lo que sabia.
- Frecuentaba alguna vez la Iglesia?-Pregunto Lothar sin tiempo a que Charls se repusiera.
- Si. Toda la gente de Tharbad es religiosa, de una u otra manera. Alizya iba a la Iglesia que tiene en frente de casa con su Padre y a veces sola, aunque siempre con la escolta detras.
- Era virgen?- Pregunto Angost. CHarls se ruborizo de inmediato.
-Que clase de pregunta es esa?
- A usted le contaria intimidades- Dijo Lothar.
- No tengo ni idea, nunca me dijo algo asi.- Puede que estuviera mintiendo.
- Nunca pregunto por su sexualidad?
- Tenia Curiosidades como ya le he dicho...
- Eso es que si?
- SI!
- Que pasa, Maese Charls...- Dijo Lothar- Le incomoda esas preguntas? Nunca ha ido de putas? Si hubiese ido a menudo no se escandilizaria con esas preguntas... Se la follo?
- Que dice?!Por supuesto que no!- Sono convincente , aunque Lothar ya no se fiaba mucho. El Maestro mentia bien, porque si lo estaba haciendo se las estaba colando bien.- Por favor, les ruego que se vayan de mi casa este interrogatorio ha acabado- El maestro parecia bastante indignado. Era logico.
- Una ultima pregunta- Dijo Angost- Su mejor amiga nos dijo que un dia se subio a un carro elegante tirado por caballos blancos. La mandibula de Chals se tenso. - Tenia un simbolo un circulo con 8 flechas partiendo del centro...
- Es el simbolo del Conde Kurlg.
- Quien es? Le hablo de el Ali?
- Me dijo que habia conocido una persona importante de la que se habia enamorado, lo conocio en una fiesta en la que acudio con sus padres. Pero mas tarde se peleo con el y no volvio a verlo, segun ella.
-Cree que se escapo con el?
- No creo...porque si se hubiese reconciliado me lo habria dicho. Cuando una mujer sufre un desamor, normalmente continua hablando de su desamor, durante mucho tiempo y sufre. Para Ali, no fue ese el caso. Pronto desaparecio de sus duelos. Paso el tiempo y ya no volvio a hablar de el. Fue una aventura que duro bien poco.
-Que sabe de ese COnde?
- Ese hombre es un sadico, segun dicen. No se donde vive, pero creo que fuera de Tharbad. Si quieren un sospechoso para su asesino ese hombre es el perfecto sospechoso.
- Pero si no se fugo con el...
- Eso no quita que la matase.
- Esto empieza a darme dolor de cabeza...- Dijo Lothar. la lista de sospechosos se incrementa... Aqui tiene que haber algo que lo hile todo...

Salieron por la puerta y fue cuando Lothar se fijo en los cuadros que habian en el pasillo de la salida, que no se habian fijado al entrar. Habian muchos tipos de mariposas disecadas.
- Colecciona estos bichos?- Prgunto Lothar.
- Si... es una aficcion.
- Le regalo a Alizya un broche de mariposa?
- Yo no le regale nada...pero le gustaban mucho las mariposas. Le gustaba ver mi coleccion, un dia me enseño un broche que supongo es al que se referira... me dijo que se lo habian regalado, pero no me quiso decir quien se lo habia regalado... lo guardaba como un secreto, para que no lo viera ni su padre, ni nadie...


OFF: Repasemos Los frentes que teneis abiertos:
La noche del asesinato Angost vio salir 3 hombres, confirmado por Rosa que hablaron con un Cuarto que transporto el cadaver hasta que lo vio ANgost.

La Iglesia: Teneis una insiginia que no sabeis si es verdadera o fasa, del cardenal Rojo, encontrada en el lugar del crimen.

Yasmin: entro al cuarto, con los nervios perdio la mariposa que le dio Ali por quedarse en el local...segun Rosa. Guarda posiblemente el equipaje de la chica, segun cree Rosa.

El Conde Kurlg: Mantuvo un corto romance con Ali. Es el hombre del que habla su amiga.

EL profesor : oculta algunas cosas, podria haber mantenido una relacion con Ali. COlecciona mariposas. Acusa al COnde del asesinato.

Valmor y su Mujer: aparentemente no tienen nada que ver y lo tienen todo que ver.


OFF2 Luego posteo el asalto al Budel si no quereis hacer otra cosa. Os reunis ya por la noche. El plan que seguireis para asaltarlo es el siguiente ideado por Angost. Como no os dejaran en paz los guardias si salis de madrugada y menos si le decis que vais de paseo... Angost dice de ir a una posada hasta que cierre, que cierre casi a la hora que cierran los burdeles y una vez cerrada saldreis camino al Burdel y hareis el plan de despiste de guardias, ya que direis que salimos de la posada y nos vamos a casa. Al burdel marcharan Lothar y Halaf, porque Necesitareis a un par de tios y Halaf es el que mejor sabe entrar y romper. Tyrok y Angost se quedaran con Clarisse y contrataremos algunos mozos para hacer mas bulto cuando salgamos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Miér Sep 24, 2014 4:40 pm

Halaf y Tyrok regresaban tras su infructuosa visita en el Tatuaje Rosa. Yasmin había resultado ser una gata odiosa y mostrado una cara que lo dos no se esperaban.

Doblaron una esquina en la plaza Aragorn cuando Halaf se cruzó con en camino de una joven. No pudo evitar mirar a esa muchacha cuando sus ojos se encontraron. Tenía unos ojos almendrados de un vivo azul grisáceo con chispas amarillas. Se quedó perdido en esa mirada como si no hubiese visto a una chica en toda su vida. Al pasar por su lado como si de un acto inconsciente se tratase, la chica movió el cuello y la cabeza suavemente. Su espesa melena negra se deshizo de nudo que la sujetaba y como un torrente sedoso su cabellera recupero la libertad. Se siguieron mirando hasta que sus hombros le negaron seguir haciendo a menos que se volviese.
A Halaf le pareció que esa boquita con forma de fresa carnosa despegó los labios para decir algo, pero el rubio no escuchó nada. Ella se perdió tras la esquina y Halaf no recuperó el sentido hasta que la serpiente le dio un codazo.
- Despierta seductor-
- Eh si...

Halaf tenía la sensación de que había visto a esa chica antes pero no sabía donde...


EN LA SASTRERIA.

Lothar estaba encantado con que la primera parte del plan se desarrollase en una taberna. Había unas cuantas cerca del Tatuaje y en todas ella se jugaba. Necesitaban fondos y el Tahúr era un tipo que solía tener solvencia, le costaba estar pelado. Era curioso que a un estafador como él le hubiesen birlado toda la pasta.

Guardó las ochenta monedas de oro en la habitación oculta y cogió de estas media moneda de plata. Le costó hacerlo pero quería triplicar la cantidad. Aun así no le gustó quitar algo del pago completo. Se acercaba el plazo pero el tahúr estaba seguro de poder hacerlo.

Si querer se frotó el anillo, había aparecido una extraña runa en el metal liso. Era como una mascara diminuta con una nariz larga y afilada....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Jue Sep 25, 2014 8:51 am

Entraron a la posada despues de cenar. Clarisse habia prestado dos de sus monedas de oro para que el tahur las convirtiera en un precioso botin, mientras esperaban a que se hiciera la hora del cierre. Todos se pidieron bebida, para que no los echaran del local, esta noche los gastos corrian a cargo de Angost y la pelirroja.
Todos empezaron a hablar con los parroquianos, aunque Halaf se mantenia cerca de Clarisse, para que estos se mantuvieran, a la vez, lejos de su tesoro rojo, aunque no se quitaba de la cabeza a la mujer que habia visto esa misma tarde. Tyrok se fue con Angost, el principe se movia como nadie en estos ambientes, saludaba a la gente con tal conviccion que pareciera que ya lo conocian y en algunos casos era asi, Tyrok se mantenia al margen y observaba, la guardia podia estar en cualquier lugar de la posada que estaba atestada de gente.
El tiempo pasba y a Lothar no parecian irle muy bien las cosas, increiblemente. La mesa que habia elegido no le convenia. Habia un hombre pequeño con cara de rata que habaia amasado una gran fortuna en poco tiempo. Habia desplumado a toda la mesa y ahora se la estaba jugando con el Tahur.
Lothar jugaba y perdia sin cesar... no lo entendia. Hacia trampa, estaba seguro, pero no lo pillaba.
- Amigo- Dijo cara de rata- ya solo te queda un cuarto de lo que llevabas al principio...un par de manos mas y adios jeje!
- Vamos a comprobarlo...- Sonrio Lothar. Sabia que iba a perder si continuaba asi, pero ya era un reto personal, tenia que encontrar la trampa... pero no sucedio y perdio todo.
-Bueno...jejeje me parece que esto es mio... - DIjo el hombre que agarro la pila de dinero sin ni siquiera ver las cartas de Lothar. -Sabia o que llevaba , que ya habia ganado antes de verme las cartas- Penso el Tahur tirando las cartas boca abajo en la mesa de malos modos.
- Jejeje- Cara de rata no paraba de reir mientras iba ordenando las pilas de monedas. Lothar se levanto de la mesa y fue a darle la mano deportivamente a cara de rata.
-Esta bien- Sonrio- Unas veces se gana...otras se pierde- Cara de rata se incorporo para darle la mano.
- Has hecho trampas desgraciado... - Lothar saco su daga y se la puso en el costado, de manera discreta y ocultandola con su capa- vas a devolverme lo que me has robado o te saco las tripas- Los ojos del tahur eran los de un demonio. Lothar estaba rodeado de gente y algunos hasta habian estado de mirones en la partida que se estaba jugando mas dinero, tal vez no fuera una buena idea lo que estaba haciendo.
- Yo trampas?!- Dijo cara de rata- Te he ganado justamente! donde he hecho yo trampas?- El hombre estaba muerto de miedo casi llorando, lo cual llamo la atencion de los mas proximos. - Ha hecho trampas?- Se escucharon murmullos de la gente.
- Escuche amigo- Dijo cara de rata- Escuche...si demuestra que he hecho trampas le devolvere su dinero...
Lothar golpeo con la cabeza la nariz de cara de rata. De su nariz empezo a caer sangre y de sus ojos unos buenos lagrimones, se tambaleo en los brazos de Lothar y a punto estuvo de caer. Habia bastante gente alrededor ya y la discrepcion ya no existia.
- Coge tu dinero si quieres- Dijo llorando cara de rata- Pero no he hecho trampas.
Lothar se dio cuenta que estaba rodeado de gente y pronto podia aparecer el dueño del local con la guardia. Tal vez habia sido un error tenia que recapacitar. Esta vez le habian ganado, haciendo trampas, seguramente, pero no lo habia hecho el miles de veces? esta vez habia encontrado un tramposo a su altura , no habia ganado el mejor jugador, que sin duda era el...habia ganado el mejor tramposo.
-Esta bien- Dijo Lothar- Esta vez has ganado, quedate el dinero, cararrata, pero como te vuelva a ver jugando por aqui me hare un collar con tus tripas.
- SI señor, no volvere a jugar por aqui , se lo juro- Y ahi quedo cara de rata llorando y el animo de la gente mas calmado. Lothar se sento en la mesa y pido una cerveza para intentar calmarse. Tenia que volver a jugar para resarcirse y poder devolver el dinero a Clarisse, pero no ahora...sabia que la rabia era un mal aliado para jugar, otro en su lugar habria vuelto a jugar , pero eso era lo que distinguia a los buenos jugadores de los malos. Este mundo de juego era asi...a veces se ganaba y a veces...se perdia.

Llego el momento en que la posada cerro y el grupo salio de esta para comenzar el plan. Fuera habia parado de llover. Angost habia hecho un grupito de amigos, con los que salio del local, les vendria perfecto para terminar de despistar a la guardia y asi lo hicieron.
Todo salio aparentemente bien, mientras el grupo se quedo bloqueando un callejon, Halaf y Lothar se escabulleron camino de el Tatuaje.

Llegaron a la puerta trasera sin problemas y Halaf comenzo a "operar". -habra que romper ...- Dijo Halaf- Mierda! Lo que temia...Tiene un pestillo interior...
- Joder!- Maldijo el Tahur- Haremos ruido! Habra que hacerlo rapido!
- Dejame... puede que lo haga sin hacer ruido, pero tardare bastante mas. Vigila por si viene alguien.- El mundo se paro alrededor de Halaf y solo existio esa puerta y el. En estos momentos podria haber venido un mumakil , pasarle por encima y ni se habria dado cuenta.
Por fin la puerta se abrio. Lo que Halaf le parecio unos minutos, en la vida real habia sido una hora, incluso mas. Lothar desesperado y viendo que Halaf estaba tan concentrado que ni le contestaba habia estado paseando por los alrededores, pero a esa hora ya no habia nadie. Debian darse prisa, pues pronto amaneceria.

Ambos entraron como dos sombras en los pasillos:
- Cual es su habitacion?
-La que hay en frente de la de "tortura"- Dijo Lothar- Segun el relato de Rosa.
-Bien...esa sabemos donde esta.
Bajo la puerta de la habitacion de yasmin salia una tenue luz. No se lo pensaron- Vigila mientras entro- Dijo Halaf a Lothar. Seguidamente golpeo una patada a la puerta de Yasmin. Los pestillos de la puerta cedieron y se abrio violentamente. La chica , en frente de su tocador, pego un salto de su silla por el susto.
- Que...que haces tu aqui?- Pregunto Yasmin asustada, con el rostro descompuesto.
- Calla Zorra!- Halaf cruzo la habitacion a grandes zancadas y agarro del cuello a Yasmin. - Ahora vas a decirme todo lo que sabes...

Yasmin no sabia mas de lo que les habia dicho, pero lo cierto es que si que existia un equipaje de la chica. Llevaba algo de ropa, nada interesante, lo realmente interesante es lo que llevaba en una bolsita que le habia robado Yasmin, la noche en la que murio... por eso se dio tanta prisa en volver a su habitacion. ese saquito guardaba ni mas ni menos que 6 Monedas de una plata brillante, Yasmin dijo que era Mithril y no se equivocaba.
Por que tendria esa chica ese dinero y encima de Mithril. Esas monedas eran caras...unas 10 monedas de oro por cada pieza, pero en la ciudad, poca gente las cogeria. Estaban ante unas monedas muy valiosas pero que como comprobarian, mas adelante, nadie las cambiaria...tal vez algun coleccionista...


OFF: Siguiente paso...?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Jue Sep 25, 2014 11:23 am

La Serpiente se sentó a observar, por un momento le apetecía pasárselo bien pero debía estar alerta, la guardia podía estar en cualquier lugar y eso era peligroso puesto que el plan podía irse al garete eran descubiertos.
No tardó mucho en acercarse una chica a Tyrok, su cabello era negro como el azabache y sus ojos de un marrón rojizo casi carmesí. Su roce con La Serpiente, fue muy sutil, un simple roce y una mirada para ver si lograba captar la atención del chico, y obviamente salvo que su sexualidad estuviese cambiada o muerto directamente. El joven se percató del roce y de la sensual mirada que la chica le dedicó. Tyrok no tardó en darse cuenta de que se trataba de una prostituta, aquella mirada era de una profesional, pero no se trataba de una prostituta, era una mujer contratada por el posadero o tal vez alguna de sus hijas que simplemente se dedicaba a calentar a las personas que no hacían gasto para que las invitasen a copas. Una artimaña que se solía utilizar en muchos sitios. La chica se dio cuenta que la mirada de respuesta del joven era la de alguien necesitado de cariño y de quien podía aprovecharse.
- Hola guapo – dijo la joven – Mi nombre es Yolin, ¿cuál es el tuyo? –
- Ty… Tiago – dijo Tyrok que no quería desvelar su verdadera identidad y sabía que le venía bien seguirle el juego para pasar desapercibido si venía la guardia.
- Vaya! ¿Dudas hasta para decir tu nombre? ¿o he sido yo quien te ha hecho dudar?
- Su belleza es abrumadora joven dama, me he visto deslumbrado por ella – como siempre hacía uso de las aduladoras palabras que le escuchaba a Angost, que en estos momentos se encontraba haciendo amigos a una distancia prudente de La Serpiente.
- ¿No serías tan amable de invitarme a un trago? Tengo la boca seca… - insinuó ella.
- Tal vez deberíamos conocernos un poco más antes de que te invite a algo – dijo Tyrok mientras deslizaba la mano por su muslo.

La Serpiente se dio cuenta de lo que realmente quería la muchacha, quería hacerlo que consumiese algo o en su defecto que la invitase a ella. Este era un juego que divertía a Tyrok, el joven no bebía alcohol y tampoco le sobraba el dinero para andar invitando a nadie, pero le parecía muy divertido el comprobar cuanta sería la paciencia de aquella joven y hasta donde le permitiría tocar antes de cansarse y ver que no obtendría nada de él. La chica no dejaba de rozarse con el fin de obtener alguna respuesta, pero no obtuvo las respuestas que ella deseaba, ella quería unas copas y Tyrok simplemente se dedicaba a dedicarle alguna sonrisa o a intentar alguna sensual caricia que la joven educadamente rechazaba.
Todo era perfecto, estaba en una posición que le permitía observar todo y sabía como deshacerse de la chica rápidamente, además estaba resguardado de la guardia y le permitía controlar lo que hacían sus compañeros, especialmente Lothar, el cual estaba perdiendo su mano a las cartas y la vena de su cuello parecía más la rama de un árbol que una vena en sí, estaba a punto de estallarle. Fue entonces cuando la partida terminó y observó que Lothar no estaba conforme con lo sucedido, se veía reflejado en aquellos ojos inyectados en sangre y parecía que iba a cometer alguna locura, así que era el momento de quitarse a la chica del medio. Tyrok deslizó su mano amablemente hacía uno de sus voluptuosos pechos, aprovechando un despiste de ella, la joven se ruborizó y soltó una bofetada contra La Serpiente que ni se molestó en esquivar.


- Cerdo! – espetó la muchacha mientras se marchaba.

Tyrok se sonrió y se colocó la mano izquierda en la cara, la chica debió dedicarle un buen rosetón por la sensación de quemazón que tenía. Sin perder un momento fue acercándose poco a poco hacía su amigo Lothar, la mano izquierda estaba acariciando su mejilla izquierda mientras que la mano derecha estaba preparada para desenvainar la daga que escondía en su cinto si era preciso.
Por suerte la pelea no fue a más y aquel hombre que más parecía un roedor que otra cosa se fue a casa con los deberes hechos y la nariz posiblemente rota. Lothar parecía haber encontrado la olma de su zapato, lo cual le disgustó sobremanera.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Vie Sep 26, 2014 4:22 pm

"Ayúdame. Coge las sábanas y las cuerdas de las cortinas. La amordazaremos antes de salir de aquí"
Lothar dió un tirón al cordel de la cortina y éste se descolgó. Aunque estuviera retirada, la cama tenía cuatro columnas de madera, una en cada esquina, y una pequeño techo de lona.
Lothar apoyó a Yazmin contra una de las columnas, y la ató de forma eficaz. Con las sábadas la envolvimos como una crisálida para inmovilizarla mejor.
Se escaparía sin duda, pero con el tiempo suficiente para que ni Gancho ni Martillo pudieran hacer nada malo para su salud. Una vez atada, la amordacé con la funda de la almohada, y lo más serio que pude saqué mi pequeño cuchillo para cortar bolsas y faltriqueras y se lo pasé lentamente por el cuello mientras le decía
"Ya te dije que no te convenía tratarnos así. No sé qué hay entre Tyrok y tu, pero eso y solo éso hace que hoy este suelo no manche con tu sangre. Recuérdalo, hoy nos debes la vida a nosotros, y sobretodo a Tyrok"

Dicho éso Lothar y yo nos deslizamos fuera. Por supuesto, yo no era un asesino, pero había que enmendar la herida sufrida en mi orgullo momentos antes.
"¿Por dónde vamos por aquí?" preguntó Lothar.
"Hacemos tiempo. No es bueno que la guardia nos vea entrar. Sabrán que les hemos dado esquinazo y nos vigilarán con más ahínco y será más dificil darles esquinazo la próxmia vez"
"Pues a mi me encantaría llegar, y tocar a su puerta antes que a la nuestra para ver las caras que ponen al ver que les hemos dado esquinazo" dijo Lothar son una sonrisa pícara en la boca.
"Lo sé. Yo también. Pero no es prudente, además tenemos algo más que hacer"
"¿el qué?" inquirió Lothar
"Tenemos que ganarnos la vida, y solo hay una cosa que se me dé mejor que jugar a las cartas o los dados, y a tí también", entonces Lothar comprendió, estaban en una calle de tiendas, todas cerradas dada la hora.
El plan era sencillo. Yo forzaría una cerradura con las ganzúas y nos meteriamos dentro. Lothar vigilaría y yo registraría el mostrador buscando algunas monedas.
"Tenemos el mithril" dijo Lothar
"Si, pero si lo usamos para cambiarlo, primero perderos una prueba, y después despertaremos sospechas, son monedas muy valiosas y raras. Poca gente las tiene, nobleza y clero"
"El conde Kurlg y el templo de Ilúvatar" apuntó Lothar.
Hablabamos en susurros, pues las calle se escuchaba casi de todo dada la hora.
Con una señal de la cabeza Lothar me indicó una tienda que parecía buena. Yo me puse manos a la obra. Al concentrarme antes habíamos perdido mucho tiempo, así que ahora no me concentré como antes. Además una de las cosas básicas del plan era que si perdíamos mucho tiempo o no lo conseguíamos volveríamos a casa con las manos vacias. Lothar quería devolver el dinero a Clarisse y obtener algo para resarcirse en otra partida.
"Mientras hago esto, y tu vigilas, podrías pensar cómo volver sin ser vistos"
Y dicho esto me puse a abrir la puerta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Vie Sep 26, 2014 7:42 pm

<Siempre hay alguien mas listo que tu.>

Las palabras del zurdo resonaron en su mente. Cara de rata había demostrado las palabras de su Tío. Lothar no había perdido una partida desde hacía eones, solo su tío era capaz de hacerle morder el polvo. Y perdió los estribos. eso era otra cosa que había olvidado de su tío, uno tenía que ser un caballero en la victoria y en la derrota.
Cara de Rata le había ganado en su juego y él se había comportado como un energúmeno. Se había olvidado de la clase y elegancia...

<Cómo te echo de menos viejo>

Con el Zurdo a su lado el mundo parecía un pastel del que tomar trozos sin preocuparse mucho. Lothar estaba comprendiendo ahora lo que había perdido. El Zurdo había sido el timón, la vela y la quilla de su vida. Sin él le parecía estar perdiendo el rumbo.

otra vieja frase se coló en sus pensamientos.

< vivir para aprender>

Y tenía que hacerlo, lo que acababa de pasar era un toque de atención. No podía pensar que era el mejor jugador de cartas de la ciudad como se creía. Tenía que seguir practicando. y no solo en su juego, percatarse de las argucias de los demás tramposos era tan importante como hacer invisibles las suyas.

La posada estaba vaciándose pero Lothar seguía analizando lo ocurrido con una cerveza de importación en la mano.

<Tenían que ser cartas marcadas. no le vi dar el cambiazo y nadie podía verme las cartas>

Seguía dándole erre que erre a lo mismo. La derrota no era plato de buen gusto y le estaba costando asimilarlo. El tahúr había perdido partidas con anterioridad pero adrede, ese truco era para conseguir un objetivo detrás de los naipes. Pero perder de verdad eso era otro cantar.

- Se acabó ha jugado mejor y punto...- Dijo entre dientes para sí. y se echó un buen trago.


Era el momento de la acción. Deambularon por las calles oscuras. entraron al tatuaje tras lo que le pareció una eternidad. Confirmándose el dicho de quien espera desespera. Lothar era tan paciente como cualquiera, pero el Rubio se estaba tomando su tiempo. Era el mejor con las ganzúas pero esa puerta estaba desquiciando al Tahúr. y si pasaba alguien a esas horas solo les traería problemas. Yauso era un buen ejemplo de lo que esos problemas podían traerle a uno.

Cuando la puerta, por fin, les cedió el paso todo fue rápido. Entrar, entrar, atar registrar y amenazar para salir corriendo como alma que lleva el diablo.

El Rubio hizo gala de los modales rohirrrin con Yasmín. Lothar no dijo nada, que iba a decir. Yasmin se lo había buscado ella solita, la avaricia rompe el saco. Aún tendría que dar gracias a que Haral no la matase.

El rubio salió primero, fue entonces cuando Lothar se acercó a Yasmin.
-Sabes, no has sido muy lista. Has perdido unos amigos importantes. No volverás a vernos por tu local, así que no nos busques. Hoy hemos sido amables por cortesía profesional y por los viejos tiempos. Lothar había hecho ganar mucho dinero a aquella dama, compartiendo beneficios de las partidas que ella preparaba para él. Pero todo eso se acabó en ese instante.
- No te hemos robado, no te hemos hecho daño y no te hemos matado. Siento verte de esta forma mi amor. Me hubiese gustado que esto terminara de otro modo.

Le dio un beso en los labios amordazados y luego le acarició la mejilla.

-Adiós mi amor. se fue tan silencioso como el susurro.


De vuelta a casa, el Rubio caliente con las cerraduras, decidió dar otro palo.

-Necesitamos fondos.

< Puff, este no sabe lo mal que lo he pasado esperando ante la puerta del tatuaje>

- Pero...

- Será rápido.

- Muy bien, conozco una tienda que puede estar bien.

Lohar le condujo a una orfebrería, famosa por sus piezas de plata. Trabajaba también las dagas de acero con filigranas de plata o bronce. Unas piezas bonitas que tendrían un buen precio en el mercado negro. Hoewar de la casa de suministros, era un estraperlista encubierto y protegido por la Mano. Estaría encantado de quitarles de encima el material.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Vie Sep 26, 2014 10:03 pm

< Sin ser vistos, pero que dice el rubio ahora. Si nos topamos con alguien a estas horas no va a ser para nada bueno.>

- Tengo un plan para no ser vistos... intentaremos no ser vistos Haral.

El Rubio le miró como no sabiendo que decir. La ironía de Lothar a veces le dejaba fuera de juego y no sabía como interpretarlas.

- Creo que tendremos que echar por la calle de las costureras, y luego cruzar por las lavanderas, esas dos calles son oscuras de noche y nadie las transita de noche. Será un recorrido idóneo para llegar a casa. Pero antes o después tendremos que pasar por la plaza a la que da la tienda. O por el callejón de la casa, y ya sabes que están vigiladas las dos puertas.
Yo optaría por entra por el callejón. ¿tu que dices?

Encendieron una luz, ya dentro y con la puerta cerrada de cara a la calle. Era el momento de dar el palo como decía el rubio...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Sáb Sep 27, 2014 4:52 pm

Quedaría una hora, tal vez un poco más, para que empezará a despuntar el alba. Y con el alba venía detrás la gente, los comerciantes, etc.
Lothar había elegido una orfebrería de plata, lo que implicaba que la cerradura sería dificil. Si la cosa se complicaba se irían de ahí sin nada, pero podía suceder que no fuera todo tan mal y la flauta sonara.
"Si consigo abrir cogeremos dagas y algún que otro cubierto de plata" comenté en un susurro
"¿Y éso por qué?" preguntó Lothar en otro susurro
"Porque no debemos llevar nada que haga ruido. Y los cubiertos son más fáciles de colocar." Supongo que Lothar ya lo sabría, pero puede que no recordase nuestra situación y que nos vigilaban.
Las dagas serían otra historía. Pero primero había que entrar. Cómo era de esperar la cerradura era más dificil de lo esperado. Pero parecía que todo iba por buen camino.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Sáb Sep 27, 2014 5:00 pm

Los días previos habían sido buenos para mí.
Relámpago había venido unas cuantas veces, yo le había dado algo de carne, aún a sabiendas que ella cazaría lo necesario; alimentarla era una forma de confraternizar con ella. Acariciaba su lomo y le daba calor con mi aliento.
Ello no implicaba que desatendiera a mi otro amor. Con Clarisse iba todo bien. Pero tras la visita de Rosa, Clarisse notó un irresistible impulso de hacer el amor salvajemente. Sin duda, la apreciación de Rosa acerca de la suerte que había tenido había hecho mella.
Por supuesto, yo siempre estaba dispuesto a dejarme caer bajo los placeres de Clarisse.
Lo cierto era que la visión de la chica morena había despertado mis instintos, y tenía ganas de llegar a casa. Lo cual me frustraba más, porque aquella maldita cerradura no cedía.
Y también tenía ganas de practicar esgrima con Angost. No habíamos dejado las clases, incluso se habían vuelto más duras. Y aunque sabía que era una estupidez por mi parte, deseaba poner en práctica mis nuevos conocimientos de esgrima con un enemigo.

Pero alejé todos ésos pensamientos. No quería concentrarme como otras veces, pero tampoco quería distraerme. La cerradura caería. Ya había decidido que aunque no fuera ésa noche, volvería otra vez para dar el golpe.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Dom Sep 28, 2014 6:54 pm

Era dificil no concentrarse para mí. Era como poder concentrarme fuese cruzar una puerta abierta. Una puerta que invitaba a entrar y cuya invitación era dificil de rechazar.
Si cruzaba ésa puerta, mi mente se ajustaría de tal manera que aquella cerradura se abriría a buen seguro. Pero no tendría control sobre mí ni sobre el tiempo que me rodeaba.
Intentaba pensar en la cerradura y en otras cosas.
Como por ejemplo que pasos debíamos tomar. Hasta ahora haciamos las cosas de dos en dos, divididos en grupos. Y no había ido del todo mal. Ahora tocaba visitar el Templo que se situaba en frente de casa de Alizya, y a aquel noble.
Visitar el templo era fácil. Cualquier feligrés podría ir a rezar. Pero visitar a un cardenal era cosa distinta. Y en concreto al cardenal Rojo. Tal vez, y solo tal vez una de las formas sería decir que veníamos de parte del conde Kurlg; podían pasar dos cosas, que ambos se conociesen y nos dejaran pasar a ver al cardenal, lo que complicaría más las cosas y nos pondría en una situación delicada, pues qué le diríamos al cardenal una vez frente a él. O que no se conociesen. En ése caso podrían dejarnos ver al cardenal o no.
Yo seguía pensando, que podríamos ir diciendo que teníamos algo urgente que decirle, que estaba en peligro inminente y solo se lo diríamos a él (obviamente, no a solas pues no seía un necio de recibir extraños a solas que le advierten que su vida está en peligro). El problema estaba en que si nos recibía y no portaba su insignia, es que estaba metido en el ajo. Y nosotros nos meteríamos en un buen lío. Dado ése caso, podríamos mentir y decir que un porguiosero lo había identificado como una de las personas involucradas en la muerte de su vecina de enfrente. Por supuesto nosotros no lo creíamos, pero como el padre nos había contratado para averiguar y quería venganza deseabamos advertirle del posible peligro. Con ello, tal vez le pondríamos nervioso y cometería algún error, que nos diera opción a incriminarle con pruebas concluyentes.
La otra posibilidad es que no tuviera nada que ver, y apareciera con su insignia verdadera. En ése caso podríamos contarle parte de las cosas que sabemos y que la insignia falsa que portamos sería para incriminarle, por lo que, si nos ayudaba podríamos desenmascarar al autentico culpable, que además trata de incriminarle. El podría darnos una lista de sus enemigos y ver si el conde estaba en ella.
Pero lo peor era ver al conde. Cómo presentarse en la casa de un noble diciendole, hola nos han enviado a investigar y te creemos culpable. Pues es solo hecho de ir a preguntarle haría que se enfadara. No tenía una relación pública con Alizya y nosotros no eramos agentes públicos ni guardia de Tharbad, como para irrumpir en su mansión e interrogarlo. Eso sería más dificil, tal vez tendríamos que colarnos en su casa como ladrones que éramos e interrogarlo a las bravas. No sé..... No sé......

Pero lo que sí sé es que empieza a jorobarme esta maldita cerradura que no abre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Lun Sep 29, 2014 11:21 am

Angost-King

Angost se movia como pez en el agua en estos ambientes. Iba invitando a cerveza, a los machos alfa de cada grupo que le pareciera interesante, para luego poder usarlos a su voluntad.
-... Conozco a quien podria falsificar un documento, pero no a alguien que pueda hacer galones o capas de los soldados de Tharbad.- DIjo Angost a su nuevo amigo.
- Y para que quieres eso?
-Para hacer un carnaval...
-Un que?- Pregunto extrañado el amigo. Angost habia elegido a ese porque parecia de su calaña.
- Es como una fiesta de disfraces que celebran mas al Norte.
-Aaaah... Escucha amigo- DIjo el amigo- Si lo que quieres algo asi, hay un sastre muy bueno en Tharbad... hace esa clase de encargos... El Zurdo.
- Vaya...me temo que conozco bien al zurdo...la lastima es que ya no esta entre nosotros...
-No jodas!- Exclamo el amigo- El Zurdo... quien lo iba a decir...pobre viejo. -EL hombre le dio un buen trago a la cerveza y dejo pasar un instante en silencio, pensativo- Entonces si quieres lo que sea y de manera mas que eficiente ve a ver a Henry Mediohuevo...
- No me gusta Mediohuevo...
-Pues si quieres disfraces para el carnaval ese no te queda otra.
- No pensaba que Henry Mediohuevo pudiera conseguir ese tipo de cosas.
- Amigo mio! No hay nada que no te consiga Henry...
- Eso habria que verlo- Penso Angost- y a que precio...puto estafador.


Halaf y Lothar

La puerta parecia ceder. Un clic mas y Halaf la tendria: -CLick! - Ya esta abierta- Halaf empujo la puerta que crujio repetidamente hasta abrirse un par de palmos. La puerta de una de las mejores orfebreria de la ciudad estaba abierta.
-Ya?- Pregunto Lothar- Asi de facil?
-Guau!Guau!
-Que es eso?- Pregunto Lothar.
-Perros- Dijo Halaf- Por eso es tan facil. Hay perros dentro.
-Ya lo veo, ya! - Respondio Lothar. Dijo mirando a Halaf- vamonos de aqui.
- Si vamos...- Dijo Halaf con tranquilidad. Y apenas termino la frase para salir corriendo. Lothar le siguio de cerca, mientras los ladridos se perdian a sus espaldas. El alba estaba despuntando, era hora de abandonar la aventura por hoy.

Estaba amaneciendo cuando Halaf y Lothar estaban llegando a casa.
- Un momento- DIjo Halaf- Por que no vamos ahora al Templo?
- No tienes sueño?
- Si, pero piensa algo...en este momento no tenemos a la guardia encima, podriamos aprovechar. Hagamos tiempo y vayamos a "confesarnos".
- Llevas dinero? habra que dejar la "voluntad" en el Templo, al menos.
-Llevo algo que me presto Clarise.

Llegaron al templo temprano. Estaba abierto, pero vacio:
- Hay alguien? - Grito Lothar. Su voz retumbo e hizo eco en toda la nave central del templo. Al fondo se veia un arbol blanco, que a ambos le recordo el que llevaba la insignia.
Lothar volvio a gritar:- Hola???
- Buenos Dias Hijos de Iluvatar- una voz salio de otra sala, para posteriormente salir un sacerdote con tunica violeta oscura, igual como la que ellos llevaron, tras el Arbol.- Que se os acontece?
- Que tal Padre?- Dijo Lothar. Se fijo en que llevaba un emblema parecido al que ellos tenian, a la altura del corazon, pero este no tenia ninguna extraña corona.- Vera, somos creyentes de la Luz de Iluvatar. Llevaba mucho tiempo buscando un templo en el que expirar unos pecadillos.
El Sacerdote lo miro extrañado, como si alguien de su pinta, estuviese mas que harto de cometer algo mas que pecadillos.
- Esta bien. Aqui estamos para servir. yo mismo le confesare. Pase por aqui.
Ambos quedaron a solas en una habitacion con sillas incomodas para sentarse, excepto la del Padre, que si que era mucho mas comoda.
- Hable , hijo, que pertuba su alma?
Lothar comenzo a hablar de pecados menores, e iba preguntando cosas al Sacerdote. No saco mcuho en claro sobre el caso. Aunque si pudo saber alguna cosa:
- Primero que el templo no pertencia a ningun cardenal en si, los Cardenales tenian acolitos, que estaban a favor de unos u otros, aunque la mayoria de los sacerdotes querian al Cardenal rojo como Sumo Sacerdote de la Orden...( eso de que los sacerdotes pudieran casarse, molaba, penso Lothar; que era una de las cosas que defendia el Cardenal Rojo: bajar la clase y condicion para Poder casarse en La Orden, a Obispos, Canonicos, Vicarios... y a Sacerdotes)
EL Cardenal Rojo traia nuevas ideas, mas modernas, con los tiempos que corrian, mientras los otros Cardenales eran mas conservadores. Eso si, las ideas del Cardenal Rojo eran muy liberales, pero siempre acorde con no hacer actos malvados y respetar la Ley de Iluvatar. Ser bondadoso y caritativo y el Cardenal Robin, era un ser humano ejemplar.
- Usted no ve donde le hace sentarse el pensamiento conservador a los pezadores? - Pregunto triste el Sacerdote- En esas incomodas sillas, mientras yo estoy en esta silla comoda. Ese tipo de cosas, quiere avolirlas en Cardenal RObin. Hara nuestra Iglesia mas humana y mundana.
Al terminar la "reunion" Lothar y el padre Redberg, se habian hecho buenos amigos. Parecia un hombre sencillo y humilde a pesar de ser Sacerdote.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Lun Sep 29, 2014 12:30 pm

- Creo que no deberíamos dormir hasta que Lohar y el rubio vuelvan. -  dijo La Serpiente – Son propensos a liarla y no me extrañaría que aun tengamos que escuchar alguna carrera o algún grito de última hora y que nos toque actuar. Tal vez podrías darme alguna de esas clases que impartes a Halaf. -
- Pero… ¿siempre has dicho que prefieres tener presas antes que un enfrentamiento cuerpo a cuerpo no? Por eso eres La Serpiente.
- Esta claro amigo, pero cuando la huida no es posible, a veces es necesario usar la fuerza, y no soy el mejor en un combate, cuando escapamos del cuartel de la guardia, vi pasar toda mi vida ante mi cuando me tuve que enfrentar a aquel miserable.
- Esta bien compañero. ¡En guardia!

Angost estaba cansado, así lo demostraban sus ojos, pero pocas personas había tan amables y tan dispuestas a enseñar lo que sabía en Tharbad como él. Así que sin dudarlo un instante comenzaron a entrenar mientras volvían sus compañeros.
Tyrok se limitaba a esquivar las acometidas del príncipe y reservar parte de su capacidad de combate para poder tocar a su rival, pero a pesar de conocer prácticamente al dedillo cada movimiento de Angost, por el tiempo que llevaba estudiándolo mientras practicaba con Halaf, no era capaz de esquivar todos sus golpes, la capacidad de combate de Angost era mucho mayor a la suya y aunque tenía la ventaja de poder adelantarse a la mayoría de sus movimientos, el príncipe acertaba en la mayoría de las ocasiones.
Tyrok se sentía frustrado, se dio cuenta de que cualquier luchador como Angost lo barrería sin despeinarse. La Serpiente adoptó otra posición, decidió aprovechar su gran velocidad y fue entonces cuando asestó varias puñaladas al principe…

Offrol: espero que lleguen antes de que terminemos de entrenar, sino es así tendremos que irnos al sobre con unos cuantos moratones.  





Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Lun Sep 29, 2014 4:18 pm

Angost-King

-Si no conociera tan bien a Lothar diria que han ido al templo...-Dijo Angost
-En serio lo crees?- Dijo una preocupada Clarisse.
- Claro que si, Mi dama, no hay por que preocuparse.- Afirmo Angost- Si no los han pillado Gancho y Puño- Penso Angost.

Al principe le venia muy bien entrenar con distinas personas. A pesar de ser mas diestro con la espada con sus amigos, cada uno de ellos tenia unos conocimientos basicos muy distintos y eficaces, a su modo, por lo que Angost aprovechaba y a la vez que enseñaba, tambien aprendia.
Tyrok era rapido...muy rapido... Incluso mas que Lothar o el.
Lothar era muy versatil y un magnifico aprendiz.
Halaf era fuerza bruta, pero no exenta de precision, era un estudioso de cualquier adversario, veia el combate antes que su enemigo en su cabeza y eso era propio de los mejores espadachines, como lo era su padre Einer.

Tras acabar la clase decidieron descansar un poco. Era casi la hora de desayunar y ni Halaf ni Lothar habian vuelto.
-Tienes sueño?- Pregunto la serpiente
-Estoy que me caigo- respondio- a su derecha Clarise habia conciliado el sueño, por fin.- Veras...se me ha ocurrido un plan, pero me gustaria que estuvieramos todos para exponerlo.
-Por que no me lo cuentras a mi ahora, mientras me voy quedando tieso?- DIjo Tyrok.- Asi puedo ir pensando yo tambien cosas sobre el plan.
- Esta bien...aunque tendre que contarlo 2 veces.
Pom Pom! La puerta sono en ese momento. Se asomaron y vieron a Rosa... -Vaya... - esto puede ser un problema- Dijo Angost.
- Cierto- Dijo Tyrok- Ya tenemos bastante gente aqui metida, y si esta aqui es por...
Efectivamente Rosa se habia tenido que escapar. Dijo que habia estado buscando todo el dia un sitio donde quedarse, pero finalmente no le quedo otra que venir a la sastreria.
Lothar debia entender que les debian una a esa chica...o mas de una. Primero por arriesgarse a contarnos lo que sabia y segundo porque por su poca sutileza habia tenido que salir huyendo del tatuaje.
Una vez acomodados la Serpiente hablo. -Que decias del plan?
- vamos a necesitar algo de dinero, por lo que o resolvemos el caso antes de 3 dias o a lothar le quitaran la sastreria... eso es un riesgo que tiene que estar dispuesto a arriesgar Lothar.
- No se yo... -Dijo Tyrok.
-Creo que podremos resolverlo antes de 3 dias, sinceramente, Tyrok.
- Para que necesitamos dinero?
-Pues veras. Me hablaron de un hombre...Henry Mediohuevo...
- He oido hablar de esa sabandija.Dicen que es un uraño paranoico... y que se entera de muchas cosas... no se como... sin salir de su agujero...
-Dicen que podria conseguir lo que sea, pero ambos sabemos que es caro.
- Y que quieres conseguir?
- COmo sabras tenemos un problema con entrar a la casa del Cardenal y no hay duda que tendremos que entrar. Tanto Halaf y Lothar proponen entrar como ladrones o monjes..pero es la casa de una Cardenal, tendra su propia guardia personal...podemos buscarnos la ruina entrando como ladrones...y no creo que unos simples monjes puedan entrar... Quien podria entrar?
- Ni idea...
- Pues logicamente la autoridad... Tengo a 2 chicos localizados que se llevaron todo el equipo de los 2 guardias que mate... tendremos que pagarles para que me lo devuelvan... No cro que en 2 dias hayan colocado un equipo de guardia de tharbad en el mercado... si lo han hecho, tendremos que idearnolas de otra manera.
- Con MedioHuevo?
- Si y no... Porque si no tenemos ya los trajes tendremos que encargarselos al tipo ese... pero aunque tengamos los 2 trajes de soldados tendremos que pedirle a mediohuevo que nos consiga un traje de oficial...una capa y sus galones...para ir a una casa de un cardenal deberan ir los guardias con un oficial, para haceerlo mas creible... entrando como guardias somos libres de preguntarle lo que queramos al Cardenal... incluso acusarlo directamente del asesinato si fuera preciso...
logicamente deberemos volver a despistar a la guardia que nos sigue... 3 de nosotros llevara el equipo de guardia en la mochila y cuando los despistemos, se lo pondran donde no los vean...una vez hecho... podremos entrar a la casa del Cardenal como la Autoridad...
Buscare a Deverger y que me lleve ante sus dos amigos que se llevaron el equipo de los guardias...
- Claro...ya dijiste en su dia a esos chicos que se pudieran quedar con lo que quisieran y tirarlos al rio...
- COnociendolos, esas ratas se llevaron hasta los pegotes de heces pegados a los traseros de los guardias.
- Sabes que ese Mediohuevo cobra de mas, verdad?
-Por eso lo del dinero...

OFF. Este un plan Made in Angost King... si fuera jugador asi lo habria hecho. Porsupuesto tambien os he puesto la facilidad de un tio que os pueda ayudar en el caso, como puede ser mediohuevo...me encanta ese apodo, por que se lo pondrian jaja.
Yo como jugador habria hecho algo parecido. habria buscado con mis "barrios Bajos" un tipo que pudiera proporcionarnos unas telas decoradas de guardia y ahi es donde sale este tipo que aun no conocemos, del que todo el mundo no habla muy bien...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Lun Sep 29, 2014 7:58 pm

- No me hace gracia visitar a ese malnacido.
- Entonces porque has decidido venir Lothar. Al príncipe le pillo por sorpresa esta confesión del Thaur
- Porque de telas no me la va a pegar, y creo que podremos negociar entre los dos un precio justo.
- No me digas que has tenido algo con él.
- Hace tiempo, su hija entro a trabajar para nosotros, para mi tio mas concretamente. Era la mejor costurera de toda Tarbad y eso que solo tenía quince años. Sus dedos era comparables a los del Zurdo. – Su voz sonó algo triste.
- ¿Qué pasó?
- Un día apareció ahogada en el rio, antes de venir a trabajar.
- Su padre nos acusó de aquello.
- ¿Y has venido tú?.
- Tanto él como yo sabemos quien hizo aquello. – Allí detrás había mucha más miga, sus palabras escondían una historia fácil de leer.- Pero tranquilo, Medio huevo, aunque medio loco, es ante todo un estafador, chanchullero y falsificador como la copa de un pino que no dirá que no a un trabajo. Venga de donde venga.
- La puerta chirrió al abrirse. El olor rancio arrugó la nariz del Tahur. Los ladridos de lo que podrían ser dos huargos lees recibieron después.
-Jejeje. Que ven mis ojos. A tu sitio Balrog, quieto aquí Abigor.
Los dos enormes perros negros con la boca llena de dientes y baba colgante obedecieron sin rechistar. Abigor se sentó a los pies de su amo sin quitar ojo a las dos pequeñas ratas que estaban en su casa.
-Hola medio huevo. – Su voz sonó con un deje de mal estar.
- Que os trae por mi humilde casa.
- El negocio.
- Siento lo de tu Tío, Tharbad ha perdido a su mejor sastre. – Sonó caustica la última parte. Pero tanto va el cántaro a la fuente que ya se sabe… jejeje
-Gracias. Tengo un encargo al que no puedo decir que no. Bueno en realidad dos.
- Tú dirás.
Lothar regurgitó las palabras prácticamente. Medio Huevo era un desgraciado medio loco. El olor a perro y excremento se hacía cada vez más fuerte. A pesar de aquello esa pocilga era un vertedero donde todos los chivatos iban a vomitar. Pero Lothar se la tenía guardada por otro motivo.
- Tengo un encargo de un oficial de la guardia de Tharbad. Necesita urgentemente un equipo nuevo, ya sabes, capa, librea y pantalones y lo necesito para mañana. Por supuesto galones de capitán incluidos.
- Eso te va a costar caro, chico. Si te hubieses dedicado a coser más y jugar menos, ahora no tendrías que rebajarte a pedirme mis servicios.
- ¿Cuánto me vas a cobrar?
- Si no fuera tan urgente te costaría menos pero con esas prisas…
- No puedes cobrarme mas de lo que yo voy a cobrar Henry.
- Así que ahora soy Henry, donde se ha quedado el medio huevo… donde, donde, donde… Debajo del mar o del rio hay una niña que por los caprichos de unas cartas se separó de su padre y acabó buscando su fortuna debajo del agua… agua… agua…
Medio huevo empezó a desvariar, ¿o no? la gente pensaba que perdía la cabeza. Y puede que la hubiese perdido tiempo atrás. Pero ahora se le veía muy lúcido.
- Que quieres que te diga, eso del oficial no me lo trago mucho. Que yo sepa tienes uno pegado al culo, uno que tiene muy malas compañías. Y no creo que te halla encargado un traje.
- Me la trae al pailo lo que tu creas Medio huevo. Es hora de negociar.
- Tranquilo chico, tranquilo. No me has dicho que tienes otro tienes dos trabajos para mí.
- Si. Échale un vistazo a esto a ver qué me dices.
Lothar le tendió a ese viejo loco el emblema del cardenal rojo esperando una respuesta.
- Te reto, si eres capaz de decirme si es verdadero o falso te pagaré un precio justo por el traje. A ver si es verdad que mereces lo que cobras, Medio Huevo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Sep 30, 2014 8:46 am

El olor nauseabundo estaba agobiando a Angost de mala manera, ese hombre no acostumbraba a limpiar las heces de sus perros muy a menudo, y eso que el estaba acostumbrado a vivir entre ovejas en valle Verde, cerca de Tharbad.
Ese hombre sabia demasiado y no sabia como podia llegar tanta informacion a aquel oscuro lugar; tal vez tuviese algun podr para hablar con las ratas. La casa parecia mas una cueva que una casa, la basura se apilaba por los rincones, la mugre se comia las paredes y los muebles; los perros tenian las garrapatas tan gordas que parecian garbanzos remojados a punto de estallar. Por que le llamarian Mediohuevo? - Se pregunto Angost, mientras se fijaba en las fauces de aquellos dos canes.-En ese mundo todos tenian un mote relacionado con las personalidades o con defectos o efectos fisicos: El Principe, La Alimaña, El Huron, El Manco, El Dedos...
- Te reto, si eres capaz de decirme si es verdadero o falso te pagaré un precio justo por el traje.- La voz de Lothar lo saco de sus pensamientos- A ver si es verdad que mereces lo que cobras, Medio Huevo.
Al acercar la mano Lothar, Balrog gruño y enseño los dientes al tahur.
- Quieto Balrog!- Grito Mediohuevo. balrog escondio los dientes y se tumbo como un buen perro a los pies de su dueño.
Henry agarro el emblema con sus largas manos, con largos dedos , acabados en largas uñas.
No tuvo que mirarlo mucho para que se confirmaran las sospechas de Lothar.
- Es verdadero. Las puntadas que tiene son perfectas y el hilo que se usa aqui es de oro, pero en lo que realmente se diferencia es en esta corona, si te das cuenta al ponerla totalmente horizontal con tu visa, se observa como si se saliera del escudo, te das cuenta del efecto?- Henry se lo mostro a Lothar y este pudo ver que efectivamente, era asi.
- Como sabe todo eso ,Señor?- Pregunto Angost. Henry le miro extrañado, pues aun no habia abierto la boca, hasta ahora, cosa no muy normal en Angost y seguramente por lo de llamarle señor.
- Deberia decirte que no te importa- Dijo tranquilamente Mediohuevo- Conozco al que las hace...
-aah... Y quien es el artista?
- No lo conoceis, es de Bree... Cose a mano cada uno de esos emblemas y muchos de principes y reyes.
Angost no podia imaginarse como este tipo mugriento y apestoso, en el sentido literal, podia conocer a un sastre tan fino como del que hablaba.
- Bien...esa informacion es gratis... el traje de Capitan seran 8 Monedas de oro, 5 por adelantado.
- 8 Monedas de oro?! Te he pedido una capa y poca cosa mas...
- Yo no te consigo "poca cosa", te conseguire un traje perfecto de capitan y en un solo dia... asi que no jodas ...te estoy haciendo una puta ganga, maldita rata piojosa!
No les quedaba otra que aceptar, Mediohuevo era un tipo dificil para comerciar, pues tenia casi todo lo que queria, de alguna manera u otra, pero era asi... alguien o "alguienes" le debia traer el material que pedia o el mismo salia cuando nadie lo veia, tal vez se lo trajesen las mismas ratas que les contaban las noticias del exterior, la cuestion era, que como podian negociar con un hombre que lo tenia todo y parecia no necesitar nada... para que querria el dinero si se pudria en aquel agujero infesto?
- Esta bien, maldito ladron, estafador...
- Eh! ya vale o te saco de mi casa echo carne picada- Mediohuevo corto a Lothar antes de que siguiera soltando improperios, mientras sacaba el oro.
- Afloja la guita jejeje!
- Un momento Lothar- Dijo Angost
- Que pasa ahora?- Pregunto Henry.
- Una pregunta mas...ya que sabes tantas cosas, Señor, me gustaria preguntarle alguna cosa mas...
- Sois unos pesados... lo sabeis?- DIjo Henry- Vamos...preguntad y largaos , tengo que hacer aparecer un traje de capitan en un solo dia.
- Que sabe del Duque Kurlg?
Henry se quedo pensativo un instante.
- Es un hombre oscuro y siniestro, no se mucho de el. Vive en un caseron fuera de Tharbad, pero alguna vez visita nuestra preciosa ciudad, no se cuando ni cuanto, pero alguna vez se ha pasado.
- Como es fisicamente?
- Alto moreno, de unos 50 años, ojos oscuros... hace tiempo que no lo veo...
- Como puedes verlo estando aqui encerrado?- Pregunto , ya demasiado curioso, Angost.
- hablo con las ratas y los pajaritos que se posan en mi ventana... Eso no es asunto tuyo, piojoso!
No es el hombre que estais buscando...
- COmo sabes...
- No te importa, te he dicho! Digamos que vais dejando un reguero de pistas por donde vais preguntando...
Si quereis saber mas cosas volver... pero la siguiente informacion no sera gratis piojosos...
- Sabes quien mato a Alizya?- Pregunto ansioso Angost.
- He dicho que las informaciones ya cuestan dinero... pero seguid las pistas, vais por el buen camino jejeje!
- Lo sabes?!
- Largo de aqui piojosos! - Los dos perros se incorporaron y gruñeron enseñando su puntiaguda dentadura a los dos chicos- largo "o" os hago carne picada y la echo en mi estofado jaja!
- vamonos , Angost, hagamos caso... vamos por buen camino..al final sabremos quien es el culpable. - Lothar dejo la bolsa con 5 monedas en la mesa y se fueron por donde habian venido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Sep 30, 2014 10:17 am

Tyrok partió en busca de aquel joven Deverger, solía merodear por los peores lugares y en cierto modo, a La Serpiente le recordaba a el mismo cuando tenía su edad, pero… ¿habrían hecho bien sus compañeros en dejar a Tyrok solo con aquel niño sabiendo de su temperamento incontrolable ante ciertas actitudes…?
La Serpiente salió de la casa de Lothar y no tardó en pegarse un guardia a su culo para ver a donde se dirigía. Decidió seguir un camino distinto para así lograr despistar al pobre desgraciado que lo seguía, había tenido mucha suerte y tan solo lo seguía un guardia, tal vez habían reducido el número de guardias o tal vez había pillado a su pareja meando o cagando vaya usted a saber, la cuestión es que los hados habían jugado en su favor y tan solo lo seguía uno.
Tyrok había vagado toda su vida por aquellas calles como buen ladronzuelo que era, así que conocía cada recoveco en el cual podía despistar a la guardia decidió caminar por la calle de la crisálida, era una calle poco recomendable, larga y muy estrecha, tan estrecha que era escasa la luz del sol que entraba, a pesar de ello, bastante concurrida por prostitutas, droga, vendedores de objetos robados,… Cuando la gente veía a la guardia solía huir “disimuladamente”, pero rara vez se adentraba un solo guardia en su interior pues ya sabía que no tardarían en cerrarle el paso hasta echarlo del lugar y la guardia sabía que no debía adentrarse sola en el lugar o podían tener problemas, casi preferían tener ese foco de delincuencia conocida ahí focalizado y controlado.
No tardaron en ofrecerle sus servicios varias prostitutas desdentadas, alguna de ellas posiblemente incluso fuese un hombre, y conforme se adentraba varios hombres se iban cruzando en su camino cerrándole el paso “por accidente”, eran lo que se llamaba los aguadores, se localizaban en puntos estratégicos para cerrar el paso a la guardia y hacer que los vendedores que los tenía contratados pudiesen esconder la mercancía o de lo contrario huir.
La Serpiente miró por el rabillo de su ojo, para darse cuenta de que ya le habían cortado el paso y el campo de visión hasta él, mucho antes de lo que esperaba, su plan estaba saliendo a la perfección, así que, aceleró el paso y hasta salir de la calle y cuando estuvo fuera corrió para terminar de despistar a aquel pobre desgraciado que lo seguía.
Tyrok continuó su caminar hacia el burdel teniendo un cuidado extremo puesto que seguramente irían a buscarlo por allí, tal vez ya tenían buena fama de puteros. Observó a uno y otro lado pero no había rastro de aquella lagartija. Tocaba ir hacia el puerto.
Otro paseíto más, hacia aquel lugar que le ponía el bello de punta, para cualquiera aquello no era más que un simple puerto, un lugar donde paraban comerciantes a descargar y vender sus productos, pero para él aquello era algo más, era un cementerio en el que entre otros, estaba enterrado su padre.
No tardó demasiado en ver a aquel pequeño ladronzuelo que acechaba en busca de una presa despistada a la que poder desvalijar, Tyrok se aproximó al pequeño como si de una presa apunto de recibir una picadura se tratase, y colocó su mano agarrándolo y apretándole con fuerza en el músculo situado justo sobre su clavícula.
- Ven conmigo y no grites o te rompo el cuello – aquel lugar ponía a La Serpiente especialmente agresivo
- Si señor no me moveré – el niño estuvo a nada de hacérselo todo encima
Tyrok se lo llevó hasta un lugar algo apartado para que nadie pudiese verlos ni oírlos, especialmente la guardia.
- Buenas pequeña sanguijuela, no se si sabrás quien soy, pero soy compañero de tu amigo el príncipe, y creo que aun nos debes algún que otro favorcillo.
- Se… señor – era posiblemente la primera vez en su vida que Tyrok escuchaba que alguien lo llamaba señor – Mi deuda con el príncipe está saldada, pero tal vez por unas monedillas… - una leve sonrisa se dibujó en la cara del niño.

Tyrok se llevó su mano a donde debería estar su bolsa y justo se dio cuenta de que la había dejado en casa de Lothar puesto que estaba vacía, los putos guardias le habían robado cada miserable moneda que llevaba. Pero su mano no se paró ahí y continuó viajando por su cintura hasta dar con la brillante empuñadura de su daga, la cual mantenía impoluta.

- ¿Ves esto? – le dijo Tyrok al muchacho que asintió con la cabeza. – Pues bien, yo no soy tan simpático y afable como el príncipe, si me das la información que te voy a pedir puede ser que mantengas esas pelotillas que te cuelgan debajo de la polla después de que hablemos incluso que te paguemos un revolcón con alguna putilla para que la estrenes. Pero si nos jodes… desearás haber muerto cuando te coja… y créeme que te cogeré.
- Está bien amigo del príncipe, deje mis pelotas en su sitio por favor y dígame lo que necesita.
- Muy bien, hace unos días, el príncipe te mandó hacer desaparecer unos cadáveres de la guardia, podíais quedaros con todo cuanto llevaban con tal de que los hicieseis desaparecer. Pues bien necesito saber si os habéis desecho ya de sus uniformes o no, los necesitamos para una fiesta que organiza el príncipe por su cumpleaños…
- Pues no creo que los hayan vendido aun, yo al menos no he recibido mi parte del dinero y siempre esperamos a que pase un tiempo antes de vender un botín así, pues como bien sabrá, no es recomendable salir a vender el equipo de un guardia muerto 2 días después de su muerte… podría levantar sospechas. Pero eso podría ser costoso cuando los encuentre – el muchacho era valiente como el solo y volvió a probarse, pero esta vez tan solo fue necesaria la sombría mirada de La Serpiente para intimidar al chico – Está bien señor no se enfade, tan solo era una broma, tengo que buscar a mis amigos, tal vez podamos quedar aquí mañana y le daré su respuesta… pero no se moleste, que venga el príncipe por favor, es más simpático cuando negocia.

Una leve sonrisa por parte de Tyrok dejó entrever su colmillo derecho que parecía estar preparado para morder al niño en la yugular hasta desangrarlo.

- Vale pequeña lagartija, aquí nos veremos mañana, no se quien vendrá, pero espero venir yo, me has caído bien – Tyrok agitó el arremolinado y grasiento pelo del niño que se echó para atrás al ver que La Serpiente le acercaba su mano – Pero como ya te he dicho, si nos jodes o traicionas, será mejor que desaparezcas – Mientras decía esto le agarró del pelo con fuerza.


Al volver Tyrok se encontró con el guardia al cual había despistado un rato antes que le salió al paso y se lo cortó.

- Alto! Para! – dijo el guardia.
- Muy buenas, dígame usted – dijo La Serpiente con total educación.
- ¿Dónde has ido cuando has salido alimaña?
- Mire usted señor guardia, todo hombre necesita descargar su sable de vez en cuando y como alguien me quitó mi dinero, pues me veo obligado a ir a lugares de mala muerte – dijo Tyrok mientras dibujaba esa siniestra sonrisa que lo acompañaba
- Oufffffff – bufó el guardia – Está bien perro, tened cuidado con lo que hacéis.
- Si señor, no lo dude que lo tendremos – Tyrok tenía la sensación de que había dado con el más tonto de la guardia, se trataba de un tipo fornido y con un vozarrón. Si contaba a los suyos la forma tan absurda con la que lo habían despistado sería el hazmerreír o tal vez tendría algún tipo de castigo, así que, no diría nada.


Offrol: he relatado también la salida de casa de Lothar porque hasta donde yo llego la guardia sigue vigilando y vosotros os lo habéis pasado por el arco del triunfo jejeje. Lo dejo ahí, no soy de tomarme licencias excesivas aunque he dado a entender que los uniformes pueden seguir en su poder, no se si habré hecho bien o mal dejando en manos del magnánimo Eru esta decision.





Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Miér Oct 01, 2014 8:48 pm

Uno. Dos. TRES. Uno. Dos y parada.
Así estaba, practicando con las únicas espadas que habíamos escabullido de la guardia. Ahora no las sacabamos así como así por temor a otro registro con su correspondiente requisa.
Clarisse me miraba mientras yo practicaba.
"¿Sabes de lo que tengo ganas?" le dije
"No ¿de qué?" me dijo.
"Me gustaría despirtar a la guardia. Id contigo a las afueras. Comer apartados del camino; sobre la hierba. Bañarnos en el rio. Y poseerte"
Por increible que pareciese en una mujer como ella, se ruborizo. Sin duda no todos la habían tratado como una mujer.
"Tal vez cuando encontreis al asesino podamos hacerlo".
La puerta se abrio. Eran Lothar y Angost.
"¿Qué os ha dicho mediohuevo?" pregunté.
Lothar miró de forma extraña al fondo. Allí estaba Rosa. Habría escuchado la conversación con Clarisse, pero no me acostumbraba a que estuviera allí. Y puede que Lothar tampoco. Ella lo debió interpretar así pues desaparecio escaleras arriba.
"Ese loco cabrón sabe quién mató a Alizya, pero no nos lo dirá. Tendrá listo el traje en un día. Dice que el conde Kurld no tiene nada que ver. Y que la insignia es verdadera. Conoce a quién las hace. Hijo de perra. Nos ha cobrado cinco monedas de oro por adelantado y otras tres cuando acabe. Si seguimos así y no resolvemos esto pronto no podremos, me quedaré sin casa"
Lothar estaba mas malhumorado de lo debido. Ocho monedas de oro, por hacer un traje de oficial de la guardia sin hacer preguntas. O mejor dicho, sin decir nada puesto que parecía que mediohuevo sabía todo, desde lo que haciamos hasta lo que ibamos a hacer. El traje con la información valían ocho monedas de oro sin duda, pero Lothar estaba enfadado; había algo más. Pero yo no me metía en la vida de nadie. Ya habíamos jodido bastante a Tyrok con Yazmin, no iba a ser yo quien me metiera en la vida de Lothar.
"Dice que vamos por buen camino" comentó Angost.
La puerta volvió a abrirse.
"Creo que me ha tocado la niñera más idiota de toda la ciudad" entró diciendo Tyrok.
"¿Has visto al chico?¿tiene los trajes?" le pregunté apremiado, pues el tiempo que había pasado practicando esgrima sin hacer nada más me había fastidiado y tenía ganas de hacer algo.
"Yo también me alegro mucho de verte, mi amor" comenzó la frase mirándome a mí, pero la terminó mirando a Clarisse. Siempre nos tiraba pullas y bromas por el hecho de estar enamorados. Las aceptaba porque no había ni maldad ni envidia en ellas.
"Y sí. He visto al chio. Tendrá los trajes mañana. O eso cree" cada pausa era una sonrisa en la boca de Tyrok. Una sonrisa que dejaba intuir sus dientes. Pero yo solo veía colmillos. Joder, Tyrok era un león con piel de lobo.
"Si no te importa mañana te acompañaré yo a ver al muchacho"
"Siempre me es grata tu compañía" y me guiño un ojo.

Pasó una noche. Una noche más con una boca más.
Salimos temprano. Lothar y Angost. Tyrok y yo. Cada uno teniamos una niñera. Yo llevaba mi mochila con una sábana dentro, para meter los uniformes. Lothar y Angost también llevaban otra.
Tyrok me miró y yo a él. En una esquina me paré, el estaba justo al doblar haciendo que se limpiaba la bota. En un descuido, Tyrok ya se había escabullido. Yo proseguí hacia el mercado atestado de gente. Nada más internarme en él pareció como si me llamaran, pero con tanto jaleo ni hice caso. Entonces me tocaba a mí. Eso lo había hecho mil veces, yo era capaz de moverme mejor que ellos y entre la gente les dí la vuerta, para cuando hicieron uso de su autoridad para que la gente los dejara pasar yo ya me había ido.
Llegamos al punto acordado. Al poco apareció el muchacho. Llevaba un bulto. Eran los uniformes.
"Oh. Ha venido usted, pero el señor Angost", eso último lo dijo mirándome con una cara que era una mezcla de sorpresa y miedo. Sabía que la sonrisa del día anterior era por algo.
"Si. No te preocupes. El principe está conforme y agradecido por lo que estás haciendo muchacho." le dije en tono tranquilizador. El chico me sonrio. Solo eso, pero estaba claro lo que decía esa cara. Tu me gustas más que tu compañero.
"Ahora atento porque nos vas a hacer otro favor" Tanto el chico como Tyrok me miraron extrañados "¿sabes dónde está la sastrería del zurdo?"
El chico asintió con complicidad. Sin duda, sabía que el zurdo era del gremio.
"Pues ve allí y toca. Te abrirá una mujer. Le darás esto y le dirás que vienes de parte del Rubio. ¿Está claro?"
"¿me pagará ella?" preguntó a bocajarro
"No" le contesté de la misma forma y rapidez. "Te pagará Angost"
El chico se fue a la carrera.
"¿Por qué has hecho eso?" preguntó Tyrok.
"Porque tengo un mal presentimiento con la guardia"
Y así fue. Antes de girar la esquina que daba a la calle de la sastrería, nos esperaban los dos guardias con cara de pocos amigos.
"ALTO" gritó uno casi en nuestra cara. Tyrok sonreía levemente. Yo no le imité para no tensar más las cosas.
"¿Ha donde han ido?¿de donde vienen?¿qué llevas ahí?" dijo haciendo un ademán de mirar en mi mochila.
"Tranquilo"
"Tranquilo. Tranquilo" espetaba el otro guardia "Tranquilo esté cuando te abra la cabeza"
"Menudos modos. No hemos hecho nada. Pero si siguen tratándonos así tendré que poner una queja a su superior. Diciéndole cómo nos tratan. Abordandonos tras llegar tranquilamente de hacer encargos profesionales."
Los dos guardias se miraron. Habían captado que mi queja se la pasaría el capitán por la entrepierna. Pero que con la queja iría el comentario de que les habíamos dado esquinazo y no podían dar cuenta de nosotros. Eso puede que si hiciera que actuaran con más cautela.
"A donde hemos ido, dice. A llevar ropa terminada de encargos anteriores. De donde venimos. De recoger otro encargo, para arreglar y limpiar unas sábanas. Que qué llevamos aquí. Las sábanas, por supuesto" mientras decía esto les enseñaba levemente el contenido de la mochila. Uno de los guardias metió la mano para comprobar si había algo más, pero no lo había.
Con un gesto de disgusto con la cabeza nos indicaron que continuásemos. Y así entramos por la calle con nuestras dos niñeras como si no hubiera pasado nada.

Al llegar a casa, Clarisse nos comentó que un muchacho había llegado antes y había traido los uniformes. Ahora solo quedaba esperar a Lothar y Angost.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   

Volver arriba Ir abajo
 
Escalera de figuras. Capitulo II
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» El dia loco de Tahu, La pelicula(Capitulo 2)
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1
» [Capitulo 4]La isla de los Condenados
» Ilustraciones capitulo 17
» Capitulo 3: La isla tenebrosa

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: