Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» TIRADAS DE JUAN(HALAF)
Ayer a las 10:18 pm por Ankalagorn

» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Dom Dic 10, 2017 11:41 am por Tyrok

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Jue Dic 07, 2017 7:29 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang


Comparte | 
 

 Escalera de figuras. Capitulo II

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Oct 07, 2014 11:10 pm

Al día siguiente hacía un sol radiante. Yo no había dormido mucho aquella noche. Pero era un hombre de palabra y la iba a cumplir.
"Hoy os toca haceros la comida a vosotros" les dije a mis compañeros. Pero solo Yauso me contestó con un leve "mu". El resto estaba más cansado que yo y prefería dormir.
Preparé la cesta con un mantel, queso, algo de cecina, huevos frescos, pan y una frasca de vino y dos vasos.
Con una sonrisa en la cara, la cesta en un brazo y Clarisse de otro, avanzabamos felices por las humedas y mojadas calles de Tharbad. Al rato me percaté que no teníamos niñera.
Salimos por la puerta sur, y nada más salir andamos por el margen del camino. Era preferible pisar la hierba que no el camino embarrado. Nos alejamos lo suficiente hasta que la ciudad se convirtió en una estampa maravillosa. Y allí, alejados del camino, de la ciudad y del mundo; Clarisse y yo nos tumbamos. Comimos. Nos amamos. Incluso nadamos en el rio. Tuvimos un día solo para nosotros. Sin guardias. Sin misiones. Sin muertes. Sin robos. Solos los dos.
Aunque en realidad fuimos tres. En un momento en el que Clarisse dormía sobre mi regazo. Apareció Relámpago. Le dí algo de cecina para comer. Acaricié sus plumas marrones. Y la miré directamente a los ojos.
Aunque aquello pudiera parecer una locura, diría que había venido a reclamar su parte de mi, nuestra parte de intimidad; aún con Clarisse presente. Después se marcho.
Fuí feliz, y pensé que algún día estaría bien retirarse y vivir así. Pero primero había que vivir la vida intensamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Miér Oct 08, 2014 10:48 am

La mañana amanecio soleada y Halaf y Clarisse salieron temprano.
- Y ahora quien hace la comida?- Pregunto un perdido Tyrok.
- Tlanquilo , a Lothal no se le da mal. - DIjo Yasuo
- Yo la hare- Se ofrecio Rosa.- Quiero sentirme util.
- Lo vas a hacer- Dijo Lothar- A principio de semana volvere a abrir la sastreria y sereis tu y Clarisse las que os encargareis del negocio, mientras nosotros hacemos otra clase de trabajos mas arriesgados... si te parece bien...
- Me parece estupendo- Respondio Rosa- Mi madre me enseño a manejar las agujas...no se me da del todo mal.
- Buenos dias- Dijo Angost mientras se terminaba de vestir.
- A donde va mi principe esta mañana?- Pregunto la chica.
- Pues a hacer una visita mi bella flor.- Angost parecia encontrarse mucho mejor, con buen humor.- No esperadme para comer.
- Te acompaño? - DIjo Rosa.
- No. Tu quedate aqui y cuida de estos pobres desgraciados jeje! voy a ver a mi viejo.

Fueron pasando los dias, uno tras otro. EL frio iba a arreciando, a medida que el invierno iba avanzando y se situaba en su punto mas algido. Los gastos de la comida ahora se habian equilibrado con los trabajos que entraban a la sastreria, no daba para caprichos, pero si al menos para comer a todos, aunque Lothar empezaba a ponerse nervioso, pues pronto volveria a llegar la guardia buscando su parte en los impuestos y no habia noticias de ningun trabajo. La Mano se encontraba tan fuera de circulacion , que cualquiera diria que habia dejado de existir. Si eso continuaba asi, no le quedaria otra que echar una visita a las mesas de juego de las posadas y eso siempre entrañaba un peligro, mas que evidente.
Angost pudo colocar en el mercado negro, algunos de los objetos que habian robado en casa del Cardenal, lo que le habia dado un botin de 120 piezas de plata y aun les quedaba por vender las colecciones de monedas de Mithril y las del libro que encontraron en su oficina.
La mañana del quinto dia, desde que ocurrio el robo en casa del Cardenal, Angost salio temprano, nuevamente, diciendo que habia encontrado un posible comprador de las monedas de Mithril, pero al volver traia cara contrariada.
- Que ocurre?- Le pregunto Lothar.
- Son falsas- Dijo el Principe extrañado.
- COmo?
- El mithril, es falso. SOn monedas de mentira.
- Que raro...- Dijo Lothar- Vaya... yo contaba ya con este dinero... estoy seguro que Daverloth metera mano, para darme una buena cosida de impuestos de la sastreria. Por cierto, esta mañana vi a su "amigo", el "hombre ebano", pasearse por la misma puerta de la sastreria.- Lothar se pasaba por la sastreria siempre que podia para echar una mano a las chicas.
- Habra que estar con los ojos bien abiertos- Dijo Halaf.
- Deberiamos preparar un golpe o algo- Me siento un inutil aqui- Dijo Tyrok.
- Por cierto- DIjo Angost.- mañana por la mañana ahorcan a Paaul, el mayordomo de Robin en la plaza.
- Vaya... y que fue del robo en casa de su Señor... Que dicen por ahi?- Pregunto Halaf, sabedor que Angost se recorria los barrios bajos cada mañana y hablaba con casi todo el mundo.
- Tranquilo. Estamos a salvo. Hablan de la venganza de seguidores de los otros 3 cardenales , incluso de siervos de Robin, enfadados con el. La Iglesia de Iluvatar esta sufriendo profundos cambios. Esta en una situacion complicada...esta noche quemaron una capilla suya y no creo que la cosa se quede ahi.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Miér Oct 08, 2014 2:15 pm

La Serpiente sacó su daga y se puso a jugar con ella golpeando entre los huecos que dejaba cada uno de sus dedos mientras estaba sentado en el suelo del patio de la sastrería de Lothar, parecía estar meditando, pero lo que realmente le pasaba es que estaba terriblemente aburrido, cada uno tenía algo que hacer, Angost disfrutaba paseando por el pueblo hablando con unos y con otros, Lothar se dedicaba a hacer cávalas para que todo cuadrase cuando viniesen a por los impuestos, Yasuo era más un cadáver que un ser humano, el pobre oriental casi pierda la vida por nosotros y Halaf parecía solo pensar en cumplir con sus deberes de pareja, es decir, follar a cada rato, debía de tener su polla seca ya. Cada vez que alguno se dedicaba a entrenar, Tyrok hacía lo posible por verlos, golpecito por aquí toquecito por allá, que si te marco aquí, que si te paro allí. Era divertido y realmente en muchas ocasiones lograba adivinar cual sería el siguiente golpe de cada uno. Jugaba a eso pues era el entretenimiento que le quedaba.
Cada vez que alguien llamaba a la puerta, La Serpiente se ponía en guardia, si fuese un perro a buen seguro empinaría las orejas y movería la cola, tenía la esperanza de que fuese La Mano para encargarle una nueva misión.
- Vas a hacerte daño – le dijo Rosa
- Auch! – exclamó Tyrok – ¡Maldita sea! Llevo media mañana haciendo esto y no me ha pasado nada, justo vienes tu a hacerme perder la concentración y me he cortado, la hoja estaba envenenada, ¿sabes lo que pasará ahora? – la herida no fue más que un leve corte, pero suficiente como para que algo de sangre brotase
La muchacha se asustó y se fue con celeridad hacia el interior de la casa. La Serpiente esbozó un pequeño dibujo de sonrisa en su rostro, solo pretendía asustarla y ahuyentarla, lo había conseguido. Siguió a lo suyo, deseando de que en breve sucediese algo que los enrolase en otra misión o iba a terminar peor de lo que ya estaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Miér Oct 08, 2014 4:03 pm

Lothar habia mejorado mucho con la espada desde que lo conocio, pero ahora los que mas avanzaba era Halaf y posiblemente Tyrok, aunque nunca se unia.
- Deberias unirte a la clase, Tyrok, asi aprenderias mas que mirando. Estas cosas son mejor ponerlas en practica, para que llegado un momento dificil, saques lo que has aprendido de manera mecanica, como si estuviera siempre dentro de ti.
-Ah...por eso repetimos tanto este movimiento absurdo?- Dijo halaf.
- Exacto, quejica- Dijo Angost. - Dejad de quejaros...la proxima queja os pondre a hacer felxiones en el suelo... estas clases que os doy son caras y yo os las doy gratuitamente...ademas...estoy enfadado con vosotros.
- COn nosotros?!- Exclamo Lothar.
- Si...me he enterado que vais a organizar una partida de "Escalera de Figuras" y ni me habeis invitado.Seguro que es porque soy malo...
- No...No- Se excuso Lothar- No es por eso... si quieres puedes tu tambien...
- Es broma! tonto! jajaja! - Angost se rio- No me importa... si se que soy algo malo, pero espero seguir aprendiendo con vosotros. Os deseo que os vaya bien esta noche... yo me ire a pasar un buen rato a alguna sala de variedades.
Al escuchar aquello Rosa se dio media vuelta y salio por la puerta. Angost ya sabia lo que le pasaba.
- Vaya... creo que he metido la pata- Dijo.
- Cuanto antes le dejes las cosas claras mejor- Dijo Clarisse.
- Creo que es demasiado tarde. - Dijo el Principe, que salio corriendo tras la chica hasta alcanzarla.
- Tenemos que hablar- DIjo Angost.
- Ah si? de que.
A Angost le sorprendio la respuesta, esperaba un no hay nada de que hablar y que saliese corriendo para siempre, pero no sucedio asi.
- Ehh... No quiero atarme con nadie- Fue lo unico que acerto a decir.
- Por supuesto... yo no te he pedido nada...
- De acuerdo... entonces todos contentos...no?
La chica se dio media vuelta y se puso a hacer otras cosas. Angost torcio el gesto y se marcho por la puerta dudando.
- Vaya- Penso- Que dificil es esto.
Al llegar la noche Rosa se quedo en casa llorando.
Angost se fue de putas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Miér Oct 08, 2014 5:23 pm


De momento nadie llamaba a su puerta que no presagiara nada malo. A ver cuánto duraría esto.
Llegó la noche y Lothar se llevó a Tyrok. Era tan buen jugador de cartas como el príncipe, pero para el truco de esta noche no necesitaba que su compañero fuera el Manco, solo que supiese jugar. El método era simple. Tyrok ganaría cuando Lothar repartiera y no siempre para no levantar sospechas, solo cuando le mandara buenas cartas. Primero dejarían que los incautos ganasen un poco, así se les alegraría el ánimo, luego solo había que recoger la fruta madura. Pero esta vez a diferencia de la última, sería el tahúr quien pondría las cartas y los incautos se sentarían en su mesa.
Era una lastima, Halaf era un buen jugador, pero ahora estaba demasiado ocupado con su amor. Mejor dejarlo tranquilo. Habían pasado por una recia tormenta y era el momento d relajarse en puerto. Tyrok sería buena elección, aunque callado, Lothar se sentía muy cómodo con la serpiente, y porque no decirlo, relajado. Tyrok a pesar de su sangre caliente y sus parcas palabras era de confianza. Lothar había encontrado algo en aquel asesino, a un amigo.
El Ancla Dorada.
A Lothar le gustaba mucho ese sitio, habitual de marineros, siempre había gente nueva. Un lago ideal para pescar pececillos. Pasaron al fondo dejando atrás la larga barra, no sin antes llevarse una buena jarra de cerveza de importación. Tyrok como siempre pasó de la jarra.
El ambiente estaba que trinaba, se suponía que el Bardo tocaba hoy. Ese desgraciado cobraba por adelantado y era el artista más caro de la ciudad. Pero todo lo que tenía de caro lo tenía de formal. El bardo no había faltado a un compromiso en su vida. Lothar se preguntó si le había pasado algo. De pronto y para sacarlo de sus intrigas mentales unos incautos se sentaron a la mesa.
- ¿Jugáis?
- Claro, pero esta mesa es para escalera de figuras. Se abre con moneda de bronce sin límite.
- ¿Jugáis?- La voz del Tahúr sonó confiada a la par que amistosa…

out roll
La suerte está echada…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Miér Oct 08, 2014 5:58 pm

Habian sacado un buen dinerito. Las apuestas en la mesa habian empezado flojas pero rapidamente se fueron subiendo. Al final se llevaron un botin de 15 monedas de plata y 24 bronces.
La noche estaba despejada aunque el frio no perdonaba. Tyrok y Lothar avanzaban calle abajo, la sastreria no quedaba ya lejos. De repente vieron una sombra a lo lejos , parecia estar en la puerta de la sastreria, que al verlos... o no, se escabullo entre las sombras a la velocidad del rayo. Apretaron un poco el paso y al llegar lo vieron:
- Que es eso?- Dijo Tyrok.
- No se- Respondio Lothar.
Ante ellos tenian en el suelo 5 naipes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Jue Oct 09, 2014 12:08 pm

<cuatro jotas y el Moloch, ¿que significará?
Podía ser desde luego una alegoría a la banda. La pregunta a quien representa cada carta>

Lothar recogió los naipes del suelo. Eran d buena calidad, eso lo notaba simplemente con el tacto. Los estudió detenidamente a la luz del candil.

Tyrok fue a echar a correr detrás de la sombra sacando a Lothar de sus elucubraciones.

- No corras tras él, es demasiado tarde, se habrá perdido entre las callejuelas. Anda vamos dentro, rasca demasiado.
De nuevo el mismo pensamiento recorrió su mente
< demasiada gente sabe donde vivimos>

Subieron por las escaleras, sortearon el escalón desigual para no caer peldaños abajo.
Ahora mas tranquilo indagó sobre los naipes. Si de algo sabía el tahúr era de cartas y agujas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Jue Oct 09, 2014 1:01 pm

Lothar me había dejado tirado a última hora. Se había marchado con Tyrok. Pero Clarisse supo sustituirlos muy bien. Me quedé con ella jugando un rato a las cartas.
Rosa pasaba por allí y aca
"Siéntate con nosotros. Te enseñaré a ti también" le dije. Clarisse no sintió celos, sabía porqué lo hacia. Pero Rosa también.
"No gracias. Yo me voy a acostar ya"
Después de un rato de risas, jugadas y demás Clarisse decidió acostarse también. Yo quería esperar a Lothar y Tyrok.

No tardé mucho en oir voces fuera. Abrí la puerta y me encontré a Tyrok unos metros más allá, parecía haber intentado seguir a alguien. Lothar, en la puerta me tendió unos naipes. Los cogí y los miré.
"Estaban en la puerta. Colocados así"
Buena calidad y cuatro J, qué casualidad cuatro J, corazones tréboles picas y diamantes. Y el Moloch.
"¿qué puede significar?" preguntó Tyrok.
"A mi me parece que las J podrían ser los cuatro cardenales?. Podría ser eso u otra cosa, pero me da la impresión que esto tiene que ver aún con los cardenales"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Jue Oct 09, 2014 2:39 pm

Angost fue el ultimo en llegar y en "ponerse al dia". Aun faltaba para que amaneciera y Lothar por mucho que mirara las cartas no encontraba nada de especial.
- En que te basas que sean los 4 cardenales?- Pregunto Angost a Halaf.- Sabemos que te resistes a que el caso haya acabado, pero en que te basas?
- El Moloch representa al Comodin de la baraja. Es un demonio- Lothar contnuaba divagando- Pero eso es como en todas las barajas...
- A parte de que los cardenales fueran 4 y las Jotas son 4, pero ya esta...- DIjo Angost.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Jue Oct 09, 2014 2:56 pm

- Ya está, ya he resuelto el misterio- dispuso La Serpiente - Somos nosotros sin lugar a dudas... Los corazones son para Halaf el enamorado..., tréboles para Lothar el tahur que adora el juego..., espadas como no, para Angost el maestro de armas, no se por que pero el rombo intuyo que es de Yasuo..., y el Moloch, para mi, pues es el dios al que adoro... - Tras decir esto, Tyrok soltó una carcajada, como si simplemente hubiese soltado lo primero que se le vino a la cabeza, pero en cierto modo parecía verdad... - También puede ser tu amigo cara de rata burlandose de nosotros que te reta a una partida de cartas a cambio de tu alma... vaya usted a saber. Creo que son simples cartas de alguien que nos quiere gastar una broma de mal gusto.- En el fondo sabía que nada sucedía porque si simplemente, y a La Serpiente le daba la espina de que nuestro querido comandante tenía algo que ver.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Jue Oct 09, 2014 5:45 pm

La noche pasaba y el rompecabezas no dejaba dormir a Angost. El alba ya empezaba a despuntar cuando Angost se dio cuenta de algo, algo terrible, algo que lo hizo palidecer:
- Despertad todos!- Dijo- Levantaos!
- Que ocurre?- Pregunto Lothar.
- El asesino no esta muerto. El asesino esta vivo!- Exclamo Angost.
- Estas loco?
- Alguien nos ha dejado el mensaje con esas cartas! Halaf tenia razon! Representa a los 4 cardenales y como dice Lothar, la figura negra, representada por ese demonio, esta por encima de ellos, se esta riendo porque han condenado a quien no debian, porque hemos matado a quien no era; el es el verdadero asesino! Ademas es la carta es el Demonio Moloch, que esta contra toda Iglesia del Orden. Es la Carta mas importante de la Baraja, aunque rara vez entra en los juegos, cuando lo hace en las partidas que juega, es devastadora, domina a todas...
- Pero como me habias dicho- Dijo Halaf- en que te basas para decir que esos son los cardenales?
- La clave esta en lo que dijo Paaul! - Dijo Angost exaltado- Dios! No os acordais???
- Paaul inculpo a su Señor.
- Mintio! Paaul estaba comprado por otra persona para inventar esa historia. Recordad lo que dijo cuando estaba en el muro antes de bajar y os quedareis de piedra:
" Cardenal Azul Terentor amasa fortuna, roba a los pobres para ser mas rico: JOTA DE DIAMANTES.
Cardenal Verde Frincesk quiere imponer un ejercito a la Iglesia:JOTA DE PICAS
Cardenal Amarillo Celestin " el afortunado" tiene todo y no da nada...avaricioso!:JOTA DE TREBOLES
Cardenal ROjo Robin "el guapo" tiene tantas amantes que el mismo perdio la cuenta! : J  O  T  A    D   E    C  O  R  A  Z  O  N  E  S... "
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Vie Oct 10, 2014 6:44 am

- Despertad todos -

Lothar se levantó sobresaltado. Sin saber como tenía la daba desnuda en la mano. Buscando la fuente de peligro dio con Angost algo alterado.

- ¿ Qué ocurre?

- El asesino no esta muerto. El asesino esta vivo!- Exclamo Angost

Lothar guardó la daga, se restregó la cara intentando apartar la cara de sueño, sin mucho resultado. Todo este asunto empezaba a molestar al Tahúr.

El resto no tardó en acudir, alguno que otro con mas cara de sueño que la del propio tahúr. Halaf y Angost empezaron a elucubrar el uno con el otro, mientras, El tahúr se repantigó en su sofá. Cruzó una mirada con la serpiente, como si ambos compartieran un mismo pensamiento. - Estos dos está locos -

Finalmente Lothar sin poder evitarlo empezó a proyectar las posibles opciones.

para él, el crimen era una línea recta. Móvil, acción y repercusión.
Su candidato preferido era el conde Krulg, adorador de demonios, ex amante de la victima. Un declarado enemigo de la iglesia, tenía recursos como para llevar abordar el crimen. pero en su contra tenía un acceso mas que restringido al arma ejecutora.

Otra persona era el mismo Daverloth, el recto oficial del Tharbad, con una compañía mas que dudosa devota de la iglesia. A su favor tenía la repercusión, era él único que verdaderamente había salido ganando. Pero no tenía móvil y su perfil no encajaba con el macabro crimen.

El único candidato que quedaba, o al menos conocían era la mismísima mujer de Robin. Ella tenía móvil, capacidad de acción y esperaba con ansia la repercusión de todo el asunto. Injuriada en su honor conyugal, decepcionada por al corrupción de los demás cardenales tomó cartas en el asunto. Desde luego ella tenía acceso al armario y a Paaul. Pensandolo bien era un candidato más que plausible .Se había ocultado en su papel de mujer herida, para no revelar en verdad la autoría de ese astuto plan, en el que limpiaría a la iglesia aunque la hiciese tambalearse, se vengaría de su marido y mataría a la amante de este. Ella pagaría el pato de todas y cada una de las mujeres que perforaron su corazón en los brazos de su marido.

Los demás seguían discutiendo hasta que el tahúr soltó su candidato.

-El Moloch es la mujer del cardenal.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Vie Oct 10, 2014 8:48 am

- Pero el asesino no es Robin? - Pregunto Tyrok.
- Segun ese mensaje no!
- Y por que creer ese mensaje?- Pregunto Tyrok- El Cardenal lo confeso.
- El cardenal sabia que iba a morir. Al principio lo nego, porque cualquier instinto humano o animal es el de sobrevivir, pero luego en mitad de la discusion, paso algo raro, de repente fue como que fuera consciente de su situacion. Por que confeso algo que no habia hecho? Seguramente porque si lo creiamos lo podiamos dejar con vida y era lo que no queria o puede que para confundirnos, eso solo lo sabe el, pero el daño ya estaba hecho , viviese el o no, y tal y como estaba su vida ahora, con una mujer y un hijo que seguro lo repusiarian y fuera de su amada Iglesia, odiado por todos... lo mejor era dejarla.
No se vosotros pero yo he oido de gente que ha caido en una suma tristeza y se ha llegado a suicidar.
Ademas, por que si no nos iban a dejar ese mensaje?
- Sera que alguien quiere ayudarnos, pero por seguridad, no quiere que sepamos quien es.- Dijo Halaf.
- O esta jugando con nosotros-Dijo Tyrok.
- Es la mujer del cardenal. Es la que tiene el movil mas claro- Dijo Lothar.
- Ya he pensado en ella- Dijo Angost- Pero aunque parezca una tonteria... la persona que nos esta ayudando...
- O descojonandose con nosotros- Volvio apuntalar Tyrok.
-...O riendose de nostros- Dijo el Principe mirando a la Serpiente- ...No se...talvez parezca una tonteria, pero si quisiese decir que era la mujer de Robin, yo habria puesto la Dama de Corazones, en lugar del Moloch.
- Tu habrias puesto eso, pero lo mismo el que lo ha puesto no piensa igual que tu- Dijo Lothar- Piensalo. Encaja perfectamente.
- Hay una persona que sabe la verdad- Dijo Halaf (off: lo digo porque parece no haberos dado cuenta) - Y lo ejecutan en unas pocas horas...
- Hay mas gente...- Apuntillo Angost(Off: que esto tampoco os habreis dado cuenta)- Los sirvientes que estaban en contacto con Paaul, de las otras casas.
Dividamonos. Lothar y Tyrok hablara con la Dama de Corazones. Yo ire a visitar alguno de los sirvientes. Halaf que intente una ultima audiencia con Paaul. Andando!



Angost fue con Tyrok y Lothar hasta la casa de Robin, donde se informo para ir a casa del Cardenal mas cercano a esta, para intentar hablar con los sirvientes, pero seria dificil que lo dejasen entrar, asi que Port, le permitio llevarse a uno de sus hombres, que era conocido en casa del Cardenal Frincesk. No fue dificil convencerlo cuando le dijeron que el caso aun no estaba cerrado y que podrian haber cometido un error con su Señor, todo eso despues de concederle la audiencia con su Señora.
Mientras Halaf intento una audiencia con Paaul, pero segun le dijeron era demasiado tarde, asi que solo le quedo esperar lo mas cerca de la horca, para ver si podia sonsacar algo. No le quedaba otra.



Angost llego a casa del Cardenal Frincesck, acompañado por el hombre de Port. No dudaron en dejarlos pasar, ya que podia ser que aun estuviesen a tiempo de sacar de prision a su señor, junto a los otros 2 Cardenales, si demostraban que ellos no tuvieron nada que ver con aquel asesinato, dejarian en muy mal lugar a Daverloth y eso era un premio extra. buscaban al Mayordomo y hombre de confianza de FrinCesck, Freddy: - Debe estar en su cuarto. Siganme- Dijo el Jefe de guardia de Frincesck.



-La señora os espera en la oficina de su marido. Siganme- DIjo Port, acompañado por 3 de sus hombres. Debian ser precisos en el interrogatorio y no insinuar nunca que la culpable era la Señora, si no eso podria desencadenar su muerte a manos de Port. Su intencion era sonsacar algunas pistas.



Paaul fue trasladado a traves del "Camino de la Vergüenza" hacia la horca. Habia mucha gente pero Halaf se habia abierto hueco. Durante todo el camino intento llamar a Paaul, pero estaba tanta gente gritando que le era imposible que le escuchase.



Llamaron a la puerta del MAyordomo Freddy, pero nadie contesto: - Que raro...- Dijo El Jefe de la guardia- Talvez haya salido.
- Espera, aseguremonos. -Dijo Angost.
El Jefe puso mala cara, pero luego accedio a abrir. Freddy era bastante mayor y podria necesitar ayuda. Al abrir observaron que el hombre estaba aun en cama:
- Maese Freddy- Dijo el Jefe . El viejo parecia dormir como un tronco.



Antes de entrar a la oficina Lothar pregunto a Port:- Que le comentaron a la Señora, sobre lo que sabiais del supuesto plan que ideo el Cardenal Robin?
-Todo lo que sabiamos- Respondio Port-  Aunque el que mas sabia, era sin duda Paaul. Nosotros solo lo veiamos salir muchas veces a deshoras y sabiamos que no teniamos que escoltarlo en esas salidas, pero no sabiamos donde iba.
Asi lo confirmo la Señora:- Era Paaul el que me explico todo lo que paso- Dijo- Pero por que todo esto?
- Anoche recibimos un mensaje en el que nos decia que hay otro sospechoso , que podria haber ayudado en el asesinato, que planeo su marido- Lothar opto por esta opcion, para que la Señora no se sintiera señalada. La cara de la mujer fue de sorpresa.
- SIn duda hay mas complices, como los sirvientes de confianza de cada cardenal de cada casa, comprado por mi marido- Dijo la Mujer.
- Si, pero hablamos de una persona que estuvo con el, por no decir por encima de el, que es tan culpable como el.- A la mujer le importaba poco eso.
- Y en que puedo ayudar?- Pregunto
- Si sabe algo mas que no nos contara en su momento. Sabemos que vos esta servida con la muerte de Robin, pero nosotros tenemos el deber de seguir investigando.
- No, que yo recuerde, os conte todo tal y como me lo conto Paaul. Port estaba presente, os lo puede confirmar.- Port asintio.

La horca fue colocada alrededor del cuello de Paaul y un redoble de tambor comenzo a sonar. por fin la gente callo:
Halaf aprovecho el momento:
-Paaul! quien es el asesino?- LA gente miro a Halaf extrañada- Vas a ir al infierno! - Paaul lo miro con una sonrisa estupida.- Haz que al menos tu alma se salve! dime quien es el asesino?
Paaul abrio la boca, parecia que iba a decir algo.



Angost se acerco a la cama de Freddy. El viejo estaba bocarriba con la boca abierta.Aprecio Restos de saliva seca
en la comisura de ssus labios. El Principe abrio los portones de la ventana para ver mejor. No era Saliva lo que habia en su boca, era un fluido de un color muy amarillento. Angost toco rapidamente la cara del viejo, estaba fria como el hielo.
Estaba muerto...estaba envenenado. Un frasquito en la mesita asi lo afirmaba, bajo el frasquito habia una nota, y junto a estos, pluma y tinta. Angost cogio la carta y leyo lo que habia escrito: -"Mi vida por ti..."- DIjo Angost.


-Mi vida por ti...! - Dijo Paaul. En ese momento la trampilla se abrio y Paaul se quedo colgando y pataleando.



"Si yo hubiese puesto los naipes habria puesto a la Dama de corazones, arriba del todo, si quisiera que supierais que la mujer del Cardenal fue la asesina" - Lothar recordo lo que habia dicho Angost.





EPILOGO.
OFF: Si quereis podeis dejar vuestros ultimos posts, antes de cerrar el capitulo...esta vez ya si! para que Luismi meta su aventura, que sera como un intermedio de esta aventura, para continuar tras la suya con esta aventura, ya que el asesino aun anda suelto y no os dara tiempo a pillarlo antes del domingo. Se puede hacer eso de tu aventura como intermedio, Luismi?
A ver...que ya se que esta aventura es compleja y dificil de mantener toda la informacion, pero si la releyeseis veriais que esta todo hilvanado  perfectamente, porque esta pensada asi. No hay agujeros, como insinuabais ayer, de por que el cardenal habia confesado ... NO... estaba pensado asi desde casi el principio, no estoy rizando el rizo, porque el rizo ya estaba rizado, ademas la confesion del Cardenal solo influia en que lo mataseis o no... y el daño ya estaba hecho, pues el era un muerto viviente, los otros 3 estan presos sin coartadas vivas y la iglesia esta muy tocada.
Por otra parte os dire que la aventura esta basada en serie Killing, donde el principal sospechoso es un politico en plena campaña electoral, y una chica asesinada. Pero toda la trama ideada es , salvo algunos matices, totalmente ideada por mi en un 90%-95%, lo que supone que sea dificil encajar todo, aun asi, a nivel personal me encuentro bastante satisfecho de como lo he hecho, y creo que todas las piezas encajan, asi que me molesto un poco que me dijerais lo de ayer, porque luego veo lo que escribe Juan y me doy cuenta que esta captando perfectamente la historia y se da cuenta que las cosas encajan, no se si sera porque el tio es abogao o algo de eso jaja! pero lo pilla todo perfectamente, pero seguramente sera porque lee concienzudamente mis post, que aunque no tienen las impresionantes descripciones de Luismi, si que tienen muchos matices y transfondos.

P.D. Me sorprendio mucho que Luismi no entendiese el mensaje de las cartas, que era simplemente que habia alguien por encima de los cardenales, por lo que el asesino aun estaba libre...ademas que hasta se esta descojonando el muñeco; supongo que sus pequeñajas lo llevan agotado...
Un saludo, nos vemos el domingo y ya sabeis:
La aventura sigue!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Vie Oct 10, 2014 6:20 pm

Regresaban a casa para contarse las novedades del caso, todo apuntaba hacia un mismo sitio...

La mañana clara como día de primavera empezó a torcerse, una niebla empezaba a levantarse desde las marismas. Primero suaves brotes, girones danzando fantasmalmente, luego y poco a poco fue formándose una densa cortina que lentamente fue engullendo la ciudad. Este fenómeno era raro en Tharbad, pero de vez en cuando la naturaleza jugaba con el dios del azar para darse caprichos.

Empezaba a costar ver mas allá de dos metros cuando la niebla por fin se apoderó totalmente de la ciudad. Si uno era extranjero en esa enorme ciudad podía darse por perdido, hasta los oriundos de allí, alejados de sus calles habituales podían perderse. Fue entonces cuando el anillo comenzó a comprimir el dedo. Primero suavemente, después empezó a doler de verdad.

El mensaje estaba claro, la Mano les reclamaba.

Como por arte de magia, llegaron al mismo tiempo. El cementerio tenía la puerta abierta. Anduvieron  hasta el panteón. La puerta de hierro oxidada estaba cerrada. Empujaron hasta que cedió con un leve chirrido. La oscuridad les recibió sin contemplaciones y no esa oscuridad de la falta de luz, no esa no.

La cámara circular se iluminó dejando al descubierto una cúpula sostenida por negras columnas que estilizaban la tenebrosa estructura. El fuego de la pira empezó a cambiar de color, pasando por una serie de gamas nada halagüeñas.
fue entonces cuando tres figuras encapuchas hicieron acto de presencia.

- La Mano tiene un encargo para vosotros. - La voz era vieja, mucho. - Una banda se ha instalado en nuestra ciudad, ajena a los asuntos de nuestra organización pretende adueñarse de lo que nos es suyo. Está sembrado el terror entre los comerciantes de la calle cuchillo. Cobrando un supuesto impuesto de protección por no quemarles los negocios.
Hemos de deciros que no sois los primeros a quien hemos enviado para resolver esta situación. Nuestro cámara Bardo ha desaparecido junto con su banda. No sabemos nada de él pero creemos que aun está vivo.
otra cosa mas uno de esos criminales de la banda chantajista es especial, la Mano quiere que lo capturéis con vida. El resto ha de aparecer colgados de una soga con el emblema de la Mano en la calle cuchillo. Para que todo el mundo recuerde quien manda en la ciudad...

Las tres figuras se hicieron una con la oscuridad y desparecieron. L reunión había terminado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Lun Oct 13, 2014 3:43 pm

La misión parecía sencilla a priori, pero si ya otro grupo había fracasado antes es porque no debía de serlo tanto…
La primera decisión difícil era como conseguir infiltrarse entre los comerciantes extorsionados, una ardua tarea de principio a fin que nos costó ser echados de más de un comercio casi a patadas, si un negocio es próspero, ¿por qué iban a querer alquilárnoslo? Si alguien necesita personal, seguramente lo pondría en un anuncio en su fachada y no esperaría a que cuatro pordioseros se acercasen ofreciendo servicios no cualificados. Si alguien buscase una defensa contra aquellos malhechores, a buen seguro buscaría hombres fornidos y de esos en nuestro grupo, solo teníamos a Halaf y a Yasuo que parecía más un cadáver que un ser vivo, el resto, Angost, Lothar y yo no éramos más que unos tirillas que apenas si servíamos para espantar moscas a simple vista.
Costó y mucho pero fue, el a veces excesivamente dicharachero señor Parra quien finalmente nos facilitó la tarea de infiltrarnos en el lugar. Nos las prometíamos fácil, contábamos con un espadachín habilidoso como Angost, dos buenos luchadores y yo, un ser ávido de sangre.
Tras haber hablado largo y tendido con el señor Parra, realmente más que haber hablado con él lo que hicimos fue escucharle más de lo que todos deseamos, incluso llegó a acercarse al extremo de la paciencia de más de uno de nosotros. Pues tras esa conversación llegamos a la conclusión de que los extorsionadores era solo tres, una conclusión precipitada que casi da con los huesos de más de uno en el suelo. Teníamos un puesto perfecto en la entrada de la cuchillería del señor Parra, cuando aquellos tres desgraciados entraron a la tienda en busca de su dinero. En aquel momento Angost echó mano de su arma para meterse dentro a completar la misión cuando un pequeño hombre gordo y barbudo se le acercó preguntándole por lo que vendía, Angost sin dudarlo le dijo que podía servirse el mismo, que solo eran muestras gratuitas y al intentar volverse una enorme mano de dedos desproporcionados le echó mano y le preguntó que a dónde se dirigía con tanta prisa… Angost no tardó en darse cuenta que no eran tres sino cuatro los delincuentes y vaya con el cuarto, parecía extremadamente fuerte y duró, tan solo dio un leve golpe en el estómago del príncipe y este se acordó durante varios días. Halaf hizo por acudir en su ayuda pero pronto vio que no eran cuatro sino cinco, había un quinto, un arquero subido en el techo y que se encontraba presto para limpiarse a quien intentase entrometerse en su día de recaudación.
Se marcharon con su botín y nosotros con el rabo entre las patas, y para colmo de males, el señor Parra que había depositado su confianza en nosotros nos increpó merecidamente hasta la saciedad.
Tocaba buscar un mejor plan, aquello desgraciados eran más y mejores solo podían hacer lo que La Mano les había pedido siendo más inteligentes que ellos y trazando un plan perfecto, que aún saliendo bien podía dar con alguno en el suelo o verdaderamente malherido si la mano de dios no lo evitaba. Y así fue, paso a paso, poco a poco y con mucha paciencia como logramos descubrir donde se escondía la guarida de aquellos desgraciados. En las alcantarillas, justo donde Tyrok dijo en todo momento, pero fue Halaf quien descubrió donde se encontraba la entrada secreta por la que accedían a la guarida creada por aquel pequeño hombre grueso. Un lugar plagado de trampas y entradas secretas, pero que gracias a la colaboración y el buen hacer de todos llegó a buen puerto. La misión llegó a buen puerto aunque gracias a la intervención divina y a nuestros contactos nadie perdió la vida, el príncipe fue quien más cerca estuvo, debido a un terrible golpe en toda su testa que por poco no se la abre como si de un huevo de gallina se tratase. Aquellos desgraciados cayeron por fin y fue después cuando nos introdujimos en las alcantarillas para dar con el resto de la banda y terminar con ellos, incluso conseguimos dejar con vida al “especial” del grupo. Tyrok estaba extremadamente contento, acababa de vencer a un rival en combate uno contra uno, aunque su vida volvió a pasar delante de sus ojos cuando se enfrentó a aquel desgraciado que casi le clava su espada entre ceja y ceja, pero a cambio fue él quien le hizo esto. Eran tres las muertes que le había entregado al dios Moloch aquella noche y eso lo hacía sentirse contento, eso, y haber logrado completar otra misión para La Mano. Ahora solo quedaba esperar que el bueno de Angost se recuperase en la mayor brevedad posible, se lo merecía sin duda.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Oct 14, 2014 9:02 am

Delirio.

Todo da vueltas. Mi cabeza ... ah me duele! cada vez que trago saliva es como si un trueno golpease mi sien.

- Idiota! Ya te dije que cogieras escudo!

Es mi viejo el que habla? Si , parece que es el, pero tiene la voz de Lothar... Por que? estoy soñando?
Como podia coger un escudo viejo estupido?! Por que insulto a mi padre? Yo nunca insulto a mi viejo.

- Cuando vayas a entrar en combate busca un escudo...cualquier cosa te puede valer. A caso no sabias que ibas a entrar en combate? Idiota!

Cualquier inutil puede vencerte si lleva un escudo y sabe manejarlo medianamente. Te falto la segunda parte de la enseñanza viejo imbecil!

-Cual es esa?

Que cualquier inutil con un palo puede vencerte sin escudo.

- No es lo mismo?

Puede que si...casi lo es... quiero engañarme, viejo. la culpa es solo mia.

- Un mal dia lo tiene cualquiera...

Jaja! Primero me llamas Idiota y ahora me compadeces?

-Es mi deber de padre... de que te sorprendes?

Pues me sorprendo de que seas mi viejo, hables como Lothar y tu aspecto sea el de Daverloth. Esto es un sueño?

- Solo estas delirando, mientras luchas por tu vida.

Por mi vida?

-Que esperabas? te han abierto el craneo.

El craneo? Abro los ojos... la luz me molesta, no se si es el sol o es fuego. Intento quitarme las legañas, pero mis manos no responden. Oh Dios! no siento mi cuerpo! habla! pide socorro!

-So...so...soco...socorro- La voz suena debil, casi un susurro-
-Que pasa Angost? Angost! has depeltado!- Esta en una cama, al lado de Yasuo.
-Yasuo... no siento mi cuerpo...intento mover mis manos y no responden... Que ha pasado?
-Me dijelon que te dielon bien fuelte. En la cabeza!
- EN la cabeza? No era un sueño? Por que no puedo moverme?!- Angost empieza a agobiarse, solo puede mover la cabeza y es lo unico que le duele, porque es lo unico que siente.
-Intenta dolmil, amigo. Haz como yo. Lelajate... tomatelo con muuuuuuucha calma. No hay plisa.
Angost? - Vuelve a estar inconsciente.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Oct 14, 2014 10:43 am

Ver a su amigo tendido en la cama delirando no era muy bueno para Yasuo, su falta de actividad habia dado con los huesos de Angost en el camastro, si tan solo hubiese entrenado mas esto no habria pasado. El ultimo trabajo eran menos y el oriental lo sabia, pero no tenia fuerzas suficientes para levantarse, pero ahora las habia encontrado, la cama lo habia cambiado y ahora era el momento de alzar su cuerpo y poner en practica su nueva conciencia, solo le importaba un pensamiento y era el de proteger a sus camaradas, a sus amigos, sus compinches.

Se levanto intentando hacer el menor ruido y moviento en la cama para no despertar a Angost, pero eso seria casi imposible, ni una manada de mumakil podria levantarlo ahora mismo. Salio y los rayos volviero a recibir al oriental como todas las mañanas hasta el dia que entro en su cueva, ya casi no recordaba la calidez del sol, por poco que calenetase siempre era bienvenido. Le pidio amablemente a Rosa que le proporcionase algo de comer antes de salir a dar una vuelta por los alrededores, ahora parecia la cosa mas segura despues que el nuevo comandante los dejase tranquilos y sin niñeras. La vuelta de reconocimiento no fue muy larga ni en tiempo ni en recorrido, pues la muleta le hacia ir bastante mas despacio de lo que el esperaba. Cansado decidio volver a la sastreria y volver a sus entrenamientos, queria especializarse en un antiguo ataque que una vez le comento su padre, "La garra del Dragon", pero ello requeria mucho entrenamiento especifico asi que le pidio a las mujeres que todas las masas como la del pan y demas, se las dejaran amasar, seria un buen comienzo para poder practicar la tecnica, cuando estuviera mejorado pasaria a otro nivel de entremamiento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Oct 14, 2014 3:58 pm

Ambos estabamos recostados en la cama. Ella me miraba amable y dulcemente.
"Así que......¿vas a contarme tus batallitas? Piensa el Rohir impresionarme con sus aventuras. ¿Acaso lo crees necesario para conquistarme?" decía con sorna
"Yo ya te he conquistado. Pero creí que te gustaría saber dónde hemos estado y por qué esta vez no he querido que nos acompañases" Le dije comenzando la frase en el mismo tono jobial, pero acabándola en un tono más serio.
Ella asintió con la cabeza.
"Desde el principio me pareció una misión complicada. Pues el grupo del Bardo ya había desaparecido antes que nosotros. Eso significaba dos cosas. Ellos eran considerados mejores que nosotros para la Mano. Y que si cumplíamos, subiríamos de escalafón dentro de la organización. Así que tu disfrutas de nuestro éxito igual que nosotros."
Le contaba las cosas que acababan de pasar, como a un niño que se le cuenta un cuento de hace cientos de años
"Había unos extorsionadores, que cobraban tributo en una rica calle de Tharbad. Cobraba por su protección, aunque realmente la amenaza eran ellos mismos. El problema es que la Mano ya cobraba por proteger a aquella gente. El primer paso era esperarlos en un comercio y capturar a alguno y torturarlo para que nos dijera cuantos eran y dónde se escondían.
Para ello, seguimos la idea de Angost de alquilar un local. Empezamos por una frutería. Pero el dueño se mostró reacio incluso hostíl, cuando le mencionamos el asunto de los matones. Viendo que no sacabamos nada, fuimos a un curtidor que hacía zapatos. A éste le pedimos trabajo como aprendices. Pero tampoco surtió efecto. La diferencia es que este se mostró ignorante ante las insinuaciones de una banda extorsionadora. Ibamos a probar en una carnicería, pero al ver al carnicero....un autentica mole de músculos y fuerza, esgrimiendo un pequño hacha, nos dijimos que nadie podía chantajear a aquel individuo. Así que probamos con el herbolario, pero con el mismo resultado que con el frutero. Aquello no me gustaba pues estabamos llamando mucho la atención. Por fin, un afilador cuchillero, nos dió trabajo y nos dijo muchas cosas acerca de la banda. Deberías conocerlo, se llama Parra y habla por los codos."

Ella se sobresaltó un momento y sonrió.
"Parra. Que nombre tan peculiar"
"Si, verdad. El caso es que nos dijo que venían tres a cobrar y uno parecía el jefe. Iban armados y acorazados. Le pedimos tener un puestecito en la puerta para estar allí en cuanto vinieran. En el puesto estaba Angost, y el resto estabamos por la calle esperándo una señal. No tardaron en aparecer, pero no venían tres, por los tejados venía un cuarto. Y lo que es peor, cuando entraror esos tres, había un quinto en la puerta para cerciorarse que nadie más entraba. Fue una lástima porque ese era nuestro plan. Entras en pos de ellos y zurrarles hasta quedarnos con uno solo. Pero un enano"
"¿Un enano? no te referirás a esas criaturas de cuentos"
"Si a ésa me refiero"
"No me tomes el pelo, Halaf" protestó
"No te lo tomo. La Mano dijo que había uno especial y quería que lo capturásemos vivo. Supusimos que era ése. El caso es que era muy habilidoso. Tumbó a Angost de un golpe y nos encaró como si nada. No pudimos intervenir pues el del tejado nos lanzó una flecha de forma magistral a modo de advertencia. Así que huimos con el rabo entre las piernas. O éso les hicimos creer. Como te dije hace unos días, ya comienzo a tratar la mágia, y tengo un hechizo que me permite hacerme indetectable. Así que con ése hechizo los seguí y descubrí lo que creíamos que era su escondrijo.
Una tarde Angost pudo acercárse a los tres insurrectos disfrazado y comprobó que todos olían a humo, y el cabecilla a alcohol."

"Creí que el jefe era el enano"
"Y lo era, pero éste era el cabecilla de los tres que cobraban a pie de calle. El caso es que les hicimos varias esperas, para ver a dónde iban, pero fue imposible. Una noche nos decidimos a entrar, pero el edificio estaba tan ruinoso que la pared se me cayó encima nada más forzar la puerta. Menos mal que el mal estado del a madera hizo que casi no me hiciera nada. Dentro había una trampilla que daba al alcantarillado, pero como aquello podía ser un laberinto deshechamos la idea de bajar enseguida.
Tras lo que había dicho Angost, decidimos ir al signo del orco. Era una corazonada que alguna posibilidad. Pero el caso es que allí estaba. Esperamos a que se fuera y una vez en la calle nos lanzamos a por ellos"

"¿Peleasteis?"
"Si. Yo acabé con mi enemigo, del que he sacado, entre otras cosas, esta cota de malla. Lothar también acabó con el suyo. Pero el tipejo del bastón forrado de hierro le rompió el cráneo a Angost. Yo no estaba dispuesto a dejarlo marchar, pero como profesional que soy le dije que se rindiera. Casí agradecí que no lo hiciera. Le hice una señal a Tyrok, y aunque no lo creas; este, sin dudarlo un momento, le lanzó su daga y se la clavó en el ojo matándolo en el acto. Fue increible. Impresionante"
"Desde luego que sí, no sabía que tuviera tan buena puntería" dijo con cara muy sorprendida
"Yo tampoco. Pero lo malo es que estabamos sin pistas y con Angost inconsciente en el suelo. Tyrok y Lothar lo llevaron a la Comadreja para que lo curase. Yo cuidé de los cadáveres para después traerlos entre los tres aquí"
"Nunca entenderé porqué hicisteis eso"
"La Mano nos dijo que debíamos colgarlos en la calle con nuestra señal para que todos vieran lo que había pasado"
Clarisse asintió comprendiendo
"Así que no nos quedó otra que volver a las alcantarillas y buscar. Después de multiples pasillos llenos de trampas que fui descubriendo, llegamos a una habitación, que solo era un señuelo, pues lo único que encontramos fueron más y más trampas y una puerta secreta que nos llevó al autentico escondite. Tyrok acabó con el arquero, mientras Lothar y yo nos enfrentamos al enano. Creí que nos mataría. Uno a uno. Era un enemigo imposible de abatir, pero conseguí alcanzarlo dos veces. La primera apeñas fue un rasguño, pero la segunda le hundí la espada en la barriga. No pareció dolerle, pero si le impresionó. Lo que Lothar aprovechó para hundirle también su acero y dejarlo gravemente herido y sin poder moverse.
Tal vez así contado no parezca gran cosa. Pero ha sido lo más peligroso que hemos hecho. Esta gente eran asesinos profesionales. El cuerpo del Bardo estaba allí horriblemente torturado. Mucho peor que Yasuo. Él mismo nos pidió que le matásemos. Aquí había que usar la cabeza desde el principio, pero como no supimos hacerlo, tuvimos que usar la fuerza. Por éso no quise llevarte"

"Es una buena historia. Ojala algún día se la puedas contar a nuestros hijos"
"Se la contaré. Ya verás"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Oct 14, 2014 4:16 pm

Era el momento de demostrar que trabajaban para La Mano, había que colgar a aquellos miserables en la calle del cuchillo. Había pasado ya la media noche cuando Lothar, Halaf y Tyrok transportaron todo lo sigilosamente que pudieron aquellos cuerpos al lugar donde debían colgarlos y ponerles el símbolo de La Mano. La Serpiente sentía una extraña sensación que recorría su cuerpo, hacía mucho que no la sentía, y se llamaba orgullo, orgullo por representar a quienes representaban y por estar infundiendo temor a la gente con aquello, era como hacerse respetar en el silencio, como a él le gustaba. Halaf era el más fuerte pero tuvimos que hacerlo entre todos, tal vez deberíamos haber esperado a que el rubio y el tahur se repusieran de sus heridas, pero el olor a podrido pronto comenzaría a visitarnos, y si aquel desgraciado de Daverloth volvía a visitarnos, aquel olor no ayudaría. La imagen era espectacular, los cuatro cuerpos colgaban con la marca bien visible, ridiculizados y demostrando que nadie, está por encima de La Mano. Tyrok deseaba saber pintar para poder guardar aquella imagen para siempre, en su mente aquella imagen quedaría para la posteridad…

- ¿Qué haces Serpiente? – preguntó Lothar al verlo absorto en si mismo
- Nada amigo – Tyrok salió de su aparente trance – Simplemente repaso mentalmente el trabajo que hemos hecho. Busco los posibles errores de novatos que hayamos cometido para que no vuelvan a suceder.-
- Deja de autoatormentarte, creo que ya es tiempo de algo de diversión. -

Tyrok le dedicó una tímida sonrisa de las suyas a su amigo, Lothar ya sabía de sobra que aquello ya era bastante viniendo de La Serpiente. Ahora tocaba vender los objetos que no necesitásemos de los que habíamos sacado de aquellos pobres desgraciados. La Serpiente acababa de conseguir unas dagas de gran calidad y con eso era más que feliz. Desgraciadamente, pasaría algún tiempo hasta volver a ver su compañero Angost practicar con el resto. Tocaba sacar algo de dinero para ir a jugárnoslo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Oct 14, 2014 4:22 pm

Había pasado una noche. Yo aún no le había contado nada a Clarisse. Pero ella y Rosa estaban muy alterardas al tener cuatro cadáveres en casa.
Esa misma noche, Lothar, Tyrok y yo los llevamos a la calle del cuchillo. Imaginé que la gente habría estado muy revuelta con la caida de parte de un almacen abandonado.
Fuimos colgando poco a poco los cuatro cuerpos. Como la noche estaba tranquila, los colgamos por toda la calle. En la puerta del zapatero colgamos al arquero. Entre la carnicería y el herbolario, al cabrón que me tocó a mí en lucha. La estocada en toda la cara hacía del muerto un esperpento, y un buen mensaje. Un poco más allá colgamos al desgraciado del palo que casi mata Angost. Y enfrente de la frutería y de la cuchillería de nuestro amigo Parra, el gordo que llevaba guanteletes.
Todos llevaban una mano blanca pintada en el pecho. El mensaje era claro.

Dos días después de hablar con Clarisse y tres desde que colgaramos a los muertos, me acerqué a la calle cuchillo. Fui directo a la cuchillería. Esta vez no hubo ninguna mueca o señal a la hija del frutero. Tenía algo que hacer....por honor. Mientras me acercaba por la calle con la capucha a medio echar, no tuve si quiera que esforzarme. Todos hablaban de lo mismo. La Mano había matado a los matones. La Mano los protegía. Todos estaban contentos y conformes con lo que le pagaban a la Mano. No ha sido la guardia, ha sido la Mano, decían por aquí y allá. Al principio se me revolvió el estómago. Con la misión anterior el mérito se lo había llevado Daverloth, y ahora se lo llevaba la Mano. Pero habíamos sido nosotros. Había sido Yasuo quien casi pierde la vida salvando al Capitán y ahora Angost, para que el mérito se lo llevara otro. Pero entonces caí en la cuenta, que yo era parte de la Mano. Y nuestro anonimato hacía que no pudieramos desvelar lo buenos que eramos. Ese pensamiento casi me hace desistir de mi cometido, pero que más daba. Yo iba a hacer que otro tuviera el mérito en lugar de nosotros.
Entré en la cuchillería, y ocurrió un milagro. Parra se giró, me miró y se quedó con la boca abierta sin decir nada.
"Mejor así. Pues he venido a hablar yo solo. Como le prometimos, hemos acabado con los extorsionadores. Mi amigo casi pierde la vida por ello. Solo quiero que sepa, que cumplimos con nuestra palabra. Y si mi amigo muere, fue por salvarle a usted el negocio. No abandonamos su negocio, solo que hicimos las cosas como se tenían que hacer. Para hacer una tortilla hay que romper huevos. Nosotros cumplimos con nuestra palabra, aunque casi nos cuesta la vida. Solo quería que supiera éso" Y dicho éso me dí media vuelta y me fui.
Podía parecer insensatez hablar con el más charlatan y cotilla de Tharbad. Pero éso mismo nos ocultaría. Una hora después, seguro que la descripción que Parra haría de nosotros sería la de cuatro fornidos ángeles exterminadores y justicieros, amigos suyo desde la infancia, y nadie podría reconocernos. Tal vez la hija del frutero, quien en su consuelo imaginaría a aquel rubio guapo, que acabó con los malos y por un momento intentó tomar su corazón.
Es increible como las leyendas son más reales de lo que parece, si se les quita toda la fantasía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Mar Oct 14, 2014 7:43 pm

Los dias dentro de la casa transcurrian lentamente para el oriental, pero su empeño habia recobrado fuerzas y se mostraba mas activo que antes. Yasuo vio como trabajaban las mujeres en la casa todo este tiempo, mucho que hacer para estar sin hacer nada. La cocina no paraba un momento de estar con el fuego encendido, pues eran siete personas y habia que hacer mucha comida. La cocina no era muy grande pero si lo suficiente para trabajar sin apreturas. Y encima de la mesa Yasuo amasaba las masas de los panes, primero con las yemas para mezclar bien, luego con los nudillos y despues con los puños para compactar. Era rutinario pero poco a poco sentia como sus dedos iban adquiriendo la fuerza necesaria para pasar al siguiente nivel.

Miraba a Angost antes de acostarse, pues le habia parecido que le habian dado unos malos sueños y se retorcia un poco en su camastro. Se repetia atormentandose que de no haber sido por lamentarse podria haberlos ayudado en vez de estar ahi tumbado en la cama. Y con ese pensamiento el oriental se durmio .....

康夫,我的兒子,這個技術是非常棘手的學習,需要大量的訓練和最大濃度。但是,如果你想學習只需要重複此動作約5000次,每個手指,以能夠打破笞點,那麼就會出現在你面前的抓地力。Habia visto como su padre se le habia aparecido delante de el y el sobresalto fue casi mortal. El oriental miro hacia los lados, era de noche aun, Angost dormia placidamente, asi que volvio  acostarse para poder seguir durmiendo.


Offrol: EL texto en chino reza asi: Yasuo, hijo mio, esta tecnica es muy complicada de aprender, requiere mucho entrenamiento y una concentracion maxima. Pero si quieres aprenderla solo tendras que repetir este movimiento unas cinco mil veces, por cada dedo, hasta el punto de poder romper una caña de bambu, entonces ahi sera cuando la garra aparecera ante ti.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Miér Oct 15, 2014 7:59 am

Hoewar recibió una nueva visita. Su cara de sueño iba acompañada de una mueca de malestar.
- ¿Se puede saber qué queréis ahora?
- Necesitamos tu ayuda y rápido.
- La prisa es cara y sacarme dos veces de la cama en una noche no va a bajar el precio precisamente.
- Cállate ya y déjanos pasar.
Pasaron a la tienda y sin muchas explicaciones el estraperlista les dio lo que buscaban. Ellos le pagaron con una promesa que Hoegar no olvidaría.
Regresaron tan rápido como pudieron a la guarida del enano. Su aspecto era cetrino pero aguantaba, otra criatura habría cedido ante el profundo pinchazo del Tahúr. Le despojaron de la cota de malla, el extraño torque y el jubón de cuero que llevaba. Una alfombra de pelo duro como crin de caballo apareció debajo de la ropa. Ahora se explicaban por qué era imposible traspasar a esa bestia. De no ser por el abundante reguero no habrían descubierto el orificio. Aplicaron el empaste que como tela de araña se aprestó a cubrir y tejer una maraña que cosió y cerró la herida.
Quedaban unas cuantas horas para el alba y mucho trabajo por hacer. La Mano quería a este ser y había que hacer la entrega. Las calles de la ciudad les dejaron ir a su antojo sin una sola interrupción. El cementerio no alentó al enano, mucho menos la cripta. Un par de figuras esperaban, no hubo conversación solo un gesto. Sujetaron al un enano que por algún motivo no opuso mucha resistencia. Atado de manos y amordazado, casi desnudo, se dejó hacer. Luego tras un gesto claro, les indicaron que ya podían marcharse.


Un día más tarde.

El último tirón de la soga y el cuerpo empezó a balancearse tranquilamente.
Bacwell había mudado su cara afable por  una mueca horrible. A su lado otras tantas frutas maduras pendían como él con el emblema de la Mano pintado en el pecho. Lothar no pudo evitar quedarse mirando el suave Balanceo de los cuerpos. El frío se calaba amenazando con helar el sudor. Pero el Tahúr estaba petrificado, seguramente se preguntaba si al final ese sería su propio destino…
- Vámonos.- Halaf lo sacó de su ensimismamiento.
- Si, vámonos…
Apenas despuntaba el Sol cuando entraron en casa Halaf y Tyrok, pero Lothar se dirigió a la sastrería. Iba a preparar el negocio para las damas.
Revisó las telas, hilos y el telar. Había que comprar materíal, Clrisse y Rosa se estaban quedando sin existencias. El negocio no iba mal, de hecho empezaban a ganar dinero. Rosa se menospreció a sí misma. Cosía realmente bien.  Tocaron a la Puerta. Lothar se preguntó quien sería tan temprano.
Abrió la puerta lo suficiente para asomarse lo justo. La daga estaba oculta tras la puerta.
- ¿Si puedo ayudarle en algo?- La voz del Tahúr sonó débil, quebradiza…
- Si, si que puedes. Déjame pasar.
Sin embargo, la voz de su interlocutor tenía la potencia y fuerza de Kang, el mítico general del señor de las huestes. Lothar se echó para atrás casi temblando. El personaje, un hombre normal, de complexión normal y vestimenta normal, se adueñó de la sala con solo dar un paso en ella. Cerró la puerta tras de sí.
- Guarda esa daga, no nos va a hacer falta.
Lothar que se había olvidado del acero. Lentamente guardó su daga y se quedó como un ratoncito a merced del halcón.
- Tu no me conoces, pero todo el mundo me conoce como el recaudador. Tenéis algo que pertenece a la Mano. Puedes subir a tu casa y traérmelo, yo te espero aquí.
Lothar dejó al individuo en la tienda mientras subía a por lo suyo. Tyrok y Halaf se habían acostado. La noche había sido larga y no exenta de emociones. Transportar a todos los sujetos muertos y colgarlos entrañaba un riesgo tan real como el mismo hecho de matarlos.
Cogió el cofre con todas las monedas de oro. Lo hizo sin pensar, como si obedeciese una orden del mismísimo Moloch en persona. Bajó las escaleras para encontrarse con ese hombre del que no había nada que destacar, salvo esa voz.
- Aquí está.- Dijo el Tahúr sin más.
El hombre abrió el cobre cofre y contempló el espectáculo. El oro brillaba con su rabia habitual. El recaudador sacó una bolsa de cuero y empezó a echar monedas en ella.
- Aquí tienes, por las molestias. Sesenta monedas de oro. Tu familia crece.
El resto de las monedas las metió en una saca y se la echo a la espalda.
- Por cierto habéis hecho un muy buen trabajo. La Mano está muy contenta con vosotros.
Se dio la vuelta y se marchó de la sastrería dejando una vacio tras de sí. Al cerrar la puerta Lothar se apoyó en el mostrador, una sensación de mareo se apoderó de él. Un instante después se recuperó del trance. La sensación fue como si le hubiesen robado energía vital y la hubiera recuperado de golpe. Se quedó allí un tiempo meditando. Estaba claro que dentro de la organización había distintos personajes con papeles muy definidos. El Recaudador había dejado bien claro por qué él y no otro era quien recolectaba para la Mano. Con unas simples palabras el Tahúr había caído bajo su voluntad y entregado lo que había venido a buscar sin hacer falta muchas explicaciones. Recuperado del todo subió a casa.
< Demasiada gente sabe donde vivimos>
El pensamiento amenazaba con convertirse en eterno dentro de la cabeza de Lothar.
Tyrok y Halaf estaban durmiendo. Clarisse empezaba con la comida, fue una sorpresa ver que el oriental había salido de su ostracismo y ayudaba a la pelirroja. Hablaron de los quehaceres del día y Lothar se dirigió a la que fue la cama de su Tío. Halaf ocupaba su cama con Clarisse. Al pasar por delante de su antigua habitación vio como Rosa estaba a los pies de la cama atendiendo al delirante príncipe. Estaba claro lo que sentía esa chica por Angost.
El sueño se llevó al Tahúr lejos….

Unos días después.
Yasuo se afanaba en amasar pan. Era cambio raro en un tipo extraño. Bueno al menos si seguía con ese espíritu pronto podrían contar con el impredecible, temerario y poco discreto oriental. Lothar solo esperaba que la última lección le hubiese dado un poco de cordura a Yasuo.
El Tahúr se fue de compras. Había que abastecer a la tienda, los pedidos crecían y el material escaseaba, tanto que Lothar empezaba a contemplar la idea de contratar a algún ayudante para las damas. Clarisse no era una buena costurera, pero tenía un ojo clínico para el negocio. Se camelaba a la clientela como el Tahúr a los incautos en la mesa de juego y Rosa era una costurera de verdad, pero la chica no daba abasto y Carisse no podía ayudar mucho en el delicado entramado de sedas e hilos. Su habilidad, que no empeño, no era esa.
Halaf regresaba de sus supuestas obligaciones para con su moral. Antes había decidido pasar por unos cuantos herreros de la ciudad. Era hora de comer cuando doblo una esquina y se adentró por uno de los miles de callejones de la ciudad. De frente caminaba resueltamente un hombre anodino, apariencia normal, estatura normal y una cara tan mundana como el suelo que pisaba.  Pero caminaba directo hacia él sin intención de cederle el paso al fornido rohir.
- Así que perteneces a la Mano. – Su voz no era precisamente normal…
Halaf empezó a sentirse pequeño y eso que miraba desde arriba. Se olvidó de echar mano a su daga o más bien tenía la sensación de que no serviría para nada. Se apoyó contra la pared, un vértigo súbito le golpeó.
- Sí. – Fue la escueta respuesta. Lo dijo sin querer y sin poder evitarlo.
- Yo de ti no iría diciendo por ahí semejantes majaderías. Puede que hicieras un muy buen trabajo la otra noche, pero errores como este se pagan caro.
- Si… señor. – Acertó a balbucir.
- Sería una pena que aparcerías colgado o preso por la guardia. Una pena…
Ha sido un placer hablar contigo. Nos veremos...
El hombre apartó al rohir y siguió su camino hasta desaparecer por la calle por donde había entrado Halaf. El rubio respiró y contuvo la arcada que le sobrevino. Las piernas le temblaron un poco más para dejar paso a un cierto alivio. Ahora sabía lo que era ser un ratón en las garras de Relámpago…

Out roll.
La venta de los objetos a menos que alguien quiera algo. Los sumandos son aparte del daño normal del arma.
Bastón Maza daño +1. 20 monedas de oro.
Torque que se convierte en yelmo TA 5 (talla cabezón enano) 20 M.O.
Guanteletes( Talla Kang ) actúan como maza, Parada TN 5. 5 M. O.
Bastón con interior metálico daño +1. 2 M.O.
Arco compuesto desmontable. 5 M.O.
Cota de Malla talla enano TA 5. 15 M.O.
Compras.
Hiervas Hoewar.
Antihemorrágica 30 M.O.
Emplasto reparador (medicina Angost) 15 M.O.
Total: 22 M.O. mas 60 por el pago de la misión.


Última edición por kang el Jue Oct 16, 2014 7:04 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Miér Oct 15, 2014 8:42 am

-Explicamelo otla vez tu. He pleguntado a los demas y no lo he entendido bien...debe sel pol el idioma- Yasuo intentaba mantener entretenido a Angost que habia recuperado la conciencia. A pesar de no sentirse las piernas, si que habia recobrado el tacto en el resto del cuerpo, por lo que todos estaban esperanzados de que la mejoria siguiese y pudiese volver a andar.- COmo supiste que las tles jotas elan los caldenales, con las pistas que habia dado Paaul?
-No tenia ni idea de que hablaras tanto, amigo Yasuo- Dijo el Principe que no queria hacer otra cosa que no fuera descansar.- Esta bien... pues llegue a esa conclusion porque a uno de los cardenales queria un ejercito en la Iglesia, las picas son armas. El otro tenia mucho dinero o posesiones, por eso los diamantes. El otro era infiel y tenia el amor de no se cuantas mujeres, ademas de Alizya, por eso era el de corazones.
- Y el Tlebol?
- En algunas culturas consideran el trebol como una planta que da buena suerte y el cardenal que quedaba , le llamaban el "afortunado", no se por que...sera que tiene suerte en la vida...o la tenia...
-Vaya...que listo.
- Si fuese tan listo no estaria aqui postrado- Se quejo Angost.
De repente Rosa aparecio por la puerta.
-Os dejo solos- Dijo Yasuo.
- Que haces aqui?- Dijo Angost- Ya te dije que no tenias por que hacer esto? No voy a poder compensarte... nunca podre.
- No importa- Dijo la chica sonriendo- El verte recuperado sera la mayor compensacion.
- Tu no quieres solo eso.
- Cierra la boca Angost o te dejo sin cambiarte las sabanas , ni la ropa y te quedas todo el dia con ellas, hasta que alguien quiera venir a limpiar toda la guarreria que tienes alla abajo. Angost puso cara de asco. Levanto un poco la manta para mirar y oler alli dentro y su cara de asco paso a cara de repulsion.
- Crees que me quedare asi para toda la vida?- Pregunto el Principe.
-Eres la persona mas fuerte y optimista que conozco, principe, si alguien puede , ese eres tu.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Jue Oct 16, 2014 7:01 am

Estaban cenando estupendamente. Clarisse había preparado una deliciosa sopa de pescado. Se notaba cuando la bolsa rebosaba. Como buenos ladrones aprovechaban el momento, mañana podía ser que estuvieran muertos o entre rejas y había que deleitarse con cada pequeño momento que daba la vida, guardar para el futuro era simplemente una idiotez.
- Se me ocurre una manera de entrar en casa del noble Kurl. – Lothar lo soltó sin más en medio de la cena.
- Soy todo oídos. – Tyrok como siempre escueto y pragmático.
- Nos haremos pasar por nobles, mas bien, por mensajeros del noble Ser Haral Frensen, de los Frensen del Norte. Sus tierras están a una semana de viaje de la ciudad. Se sabe que tiene una buena prole. Incluso uno de nosotros podría hacerse pasar por uno de sus hijos.
- ¿ Y eso pala qué? – El oriental escudriñó a Lothar con su único ojo.
- Para ofrecerle a una de las hijas de Ser Haral. Lastima que Angost no pueda acompañarnos, haciendo de noble no tiene rival. A veces me pregunto si no será uno de ellos haciéndose pasar por un pilluelo como nosotros.
- Tú no lo harás mal Lothar. – Tyrok le sonrió a su amigo y siguió comiendo.
En la cena se sucedieron los detalles a la hora de afrontar la situación. Lothar tenía un plan en la cabeza. Algo así como sacar un cotilleo que podría afectar al posible matrimonio. En la conversación con Kurl Lothar sacaría el tema de una manera sutil. Algo así:
- ¿Conocéis la noticia del escándalo de la iglesia?- El noble seguramente esbozaría una sonrisa de triunfo o se haría el despistado, el siguiente paso no se haría esperar.
- Pues ha llegado a nuestros oídos que vos estáis implicado, las malas lenguas aseguran que vos tuvisteis una aventura con la chica asesinada y maquinasteis todo el plan para vengaros del cardenal rojo. – En ese punto o bien se lo tomaba como un cumplido y nos mentía como un bellaco alegando que eso son rumores para desacreditar su buen nombre, o se pondría muy nervioso y podría alegar que él era un caballero. De todas formas Lothar quería ponerlo en esa tesitura a ver de que estaba hecho Kurl…
La noche siguió mejorando el plan del Tahur mientras daban buena cuenta del postre.

A la mañana siguiente se repartieron los trabajos. Había mucho que hacer. Lothar se encargaría de los complementos de los trajes de mensajero y Noble. Había dejado a Rosa arreglando la indumentaria de la sastrería. El legado del Zurdo, entre otras cosas, había sido un armario con una buena selección de trajes para toda ocasión y golpe. Esa había sido la intención de la sastrería desde su nacimiento.
Halaf se encargó de alquilar unos caballos en las caballerizas de Tharbad mientras que Tyrok fue a visitar a Hoewar para encontrar un camafeo con la efigie de alguna muchacha en edad de merecer, así como alguno de sus caprichos serpentiles.
Lothar iba por la calle de los Armeros. Aunque la mayoría de la población no podía no podía portar armas, los tres gremios mercenarios así como la guardia necesitaban de estos artesanos. Por suerte las dagas estaban permitidas en la ciudad. Entró en el Yelmo y el Escudo. Era uno de los mejores artesanos de la ciudad, le hubiese gustado visitar la Cuchillería Parra, pero su dueño seguramente lo habría echado a patadas. Una lástima.
Al regresar a casa Lothar estaba más que contento. De su cadera pendía una daga robusta que protegía toda la mano. Era una daga numenoreana ( main gauche), diseñada para suplir al escudo y muy apta para los encuentros de las ciudades donde era más fácil llevar esa daga que un aparatoso escudo. Halaf también había regresado de su encargo. Desde que el maestro estuviese postrado las lecciones habían parado en seco. Ambos se miraron.
- ¿Un combate?
- Por supuesto…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tyrok
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   Jue Oct 16, 2014 3:02 pm

La Serpiente y la Alimaña volvían a verse las caras después del desafortunado incidente que casi le cuesta la vida a Angost, suerte que Hoewar tenía un remedio que estaba sirviendo para curarle.
- Buenas señor – dijo Tyrok – Es un placer para mi cada vez que nos vemos como usted sabe –
- Muy buenas, siempre es un placer negociar con buenos clientes, y por supuesto, mejor ahora que pasada la media noche – su tono sonó como un sutil reproche - ¿Qué tal se encuentra su amigo?
- Mucho mejor, no se como agradecérselo, de no haber sido por usted… Bueno, haré todo lo posible por ser directo como siempre, necesito saber si usted me podría proporcionar la efigie de una joven en edad de merecer y bella a ser posible. Se acerca el frío y las noches sin compañía se hacen insufribles como usted sabe y bueno… - Tyrok sonrió a su manera
- Hum… habrá que ver es posible que tenga algo, solo quieres eso o ¿estas interesado en algo más? –
- Como usted bien sabe, siempre que vengo… pues bueno, si tiene por ahí alguno de esos brebajes que tanto me gustan le agradecería me lo enseñase. –
- Últimamente creo que te has metido a sanador – sonrió la Alimaña - ¿A quien han rajado esta vez?
- No, no, no… para nada, sabe usted a que tipo de brebajes me refiero… nada de curar, sino más bien de los que sirven para todo lo contrario, usted me entiende…
- Ahhhh! Haber sido claro. Mira esta maravilla que tengo escondida, dame un segundo que te la saco… - Hoewar se retiró apenas unos segundos y volvió con un frasco minúsculo – ¿Ves ese liquido? Con solo una gota podrías matar a diez hombres adultos, se trata de veneno de mamba negra, y… aquí tengo el regalo de una amiga mediana que podría matar en lo que dura una mano de cartas a unos 50 ó 60 hombres. Su precio… cof cof… teniendo en cuenta de que sus efectos son irreversibles y muy divertidos… cof cof… - hizo un ademán de toser – Pues yo lo he valorado en unas 1000 monedas de oro, pero bueno por ser tu un cliente tan especial podrías tenerlo por 900… y te aseguro que odio la caridad. Un hombre de ébano que no sabía lo que traía casi me lo regalo. –
- ¿Y como sabe todo eso acerca del veneno si viene de tan lejos? -
- Fácil, lo probamos en uno de los esclavos de aquel hombre y fue realmente divertido créeme. ¿Acaso piensas que soy tan estúpido como para comprar algo que desconozco totalmente sin antes probarlo? –

Tyrok comenzó a salivar como si ante sí se encontrase un jabalí recién asado con patatas bien tostadas y una buena hogaza de pan.

- Bueno pero a lo que veníamos. Creo que no puedes permitirte este lujo… Mira aquí tengo dos efigies una en blanco y negro y la otra en color – Hoewar se quedó pensativo unos segundos, aquello no era mas que basura, pero basura que no encontraría en otro sitio y no sabía cuanto cobrarle – Está bien, la que no tiene color te costara una moneda de oro y cinco de plata, la que es en color te costará 4 monedas de oro. –
- Así me gusta, directo al grano. Prefiero la de color – después de sopesarlo un instante esa fue la decisión de La Serpiente – Una chica rubia es justo lo que necesitamos. – Tyrok creyó recordar que Alycia era rubia, y según su lógica, a aquel sádico conde debían gustarle todas las rubias.

Suerte que Tyrok decidió llevarse 5 monedas de oro del dinero común que tenía o no habría tenido suficiente para comprar aquel objeto que difícilmente encontraría en otro lugar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Escalera de figuras. Capitulo II   

Volver arriba Ir abajo
 
Escalera de figuras. Capitulo II
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» El dia loco de Tahu, La pelicula(Capitulo 2)
» naruto shippuden: the new generation capitulo 2 parte 1
» [Capitulo 4]La isla de los Condenados
» Ilustraciones capitulo 17
» Capitulo 3: La isla tenebrosa

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: