Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Sáb Oct 14, 2017 8:54 am por Ankalagorn

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Miér Feb 08, 2017 7:07 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang

» Preludio. Capitulo XI
Dom Nov 13, 2016 6:35 am por kang


Comparte | 
 

 El Mirlo Blanco

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Miér Jun 25, 2014 12:15 am

La cabeza me daba vueltas. El olor a...aire....aún lo notaba en mis fosas nasales. Me dolía a horrores el brazo, incluso parecía que cojeaba un poco. Pero solo había dos cosas que me preocupaban en ése momento.
Una era relámpago. La otra que la gente no notara lo que me acababa de ocurrir. Era como si yo mismo hubiera sido relámpago. Todo había pasado muy rápido.
Había trazado una estrategia. Tras las palabras de Turgoll, empecé a creer de verdad que relámpago entendía y se podía hablar con él de alguna manera.
Antes de iniciar la prueba le dí unas palabras. Si Turgoll tenía razón, no había nada de malo en arengar un poco al animal. Y si eran mentira...bueno...., solo era un cetrero hablándole a su halcón. Algunos me tomarían por loco, y otros por genio; lo que distinguía a uno y otro era la victoria.
"No estés nervioso. Yo ya lo estoy por los dos. Si algo sale mal, es sin duda por mi culpa, tu seguirás siendo la mejor. Vas a demostrar lo rápida que eres. Te adelantarás y agarrarás a la paloma. Y después, cuando el pobre pajarillo del halcón lance su último esfuerzo en alcanzarte, tu lo esquivarás y te perderás"
Durante un instante el halcón me miró como si realmente me comprendiera
"Recúerdalo. Tu eres la mejor. Si no sale bien, es porque es mi primera vez y no estoy a la altura. Así que, si pasa algo raro allá arriba; fíate más de tu instinto que de lo que yo pueda decirte"
La verdad es que ahora no me arrepiento en nada de ésas palabras.
El resto pasó rapidísimo. Todo iba según lo planeado, hasta que el halcón del Sha atacó a relámpago. Primero no me lo creía. Cuando lo comprendí, empecé a enfurecerme. No quería que nada malo le pasara a relámpago. No sabía que órdenes dar. Pero mi furía crecía junto con mi impotencia. Ella estaba allá arriba, y yo en el suelo sin poder hacer nada. Llegué a pensar en buscar una ballesta. Algo con lo que salvarla. Volví a mirar al cielo con rabia y frustración. Deseaba salvarla, hacer algo.
Y allí me encontraba yo, mirando hacia arriba cegado por el sol. Pero no estaba en el suelo.
Aleteaba con fuerza, pero mi ala estaba dañada, y sabía que mi rival, un poco más abajo, me estabadando caza. Miré hacía abajo, y lo podía ver en sus ojos. La alegría asesina de quien alcanza a su presa. Yo intentaba escapar, pero había algo que me lo impedía. No era el peso, era su peso, con su volumen sumado a mis heridas. La paloma. Un lastre. Volví a mirar hacía abajo, estaba a unos palmos de mí. Sabía lo que tenía que hacer. Odiaba a ése halcón. Odiaba al Sha y su cetrero. Unas palabras vinieron a mi cabeza. De tu debilidad haz tu fuerza. Esas palabras me las habían dicho alguna vez, pero, ¿cómo persona, como halcón?. Mi adversario caía en la trampa. El pensaba que le faltaba poco para cogerme; un último esfuerzo nada más. Pero yo me adelanté. Solté la paloma. Y con una de mis garras presioné en su buche, con la otra la parte delantera de la cabeza y el cuello. Y retorcí con fuerza. Note como su cuello se deshacía, como si estuviera hecho de mantequilla. Solo tuve que soltar la cabeza y dejar que el cuerpo callera por otro lado.

Entonces volví en mí. Y mi única preocupación era volver a ver a relámpago. Cuidar de ella. Que estuviera bien. Y por extraño que pareciera, sabía que ella conocía de mi preocupación. Ahora tocaba esperar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Miér Jun 25, 2014 8:13 am

Una gota otra gota. Estaba volviéndose loco en esa oscura soledad. Tanteó de nuevo la pared de piedra para llegar a la esquina. Se bajó los pantalones cuando llegó e hizo sus necesidades. No había con que limpiarse así que cuando terminó se volvió a subir los pantalones. Recorrió a tientas la pared para alejarse lo más posible de esa hedionda esquina. El techo era lo suficientemente alto como para caminar encorvado y eso que él no era muy alto.

Otra gota, era lo único que escuchaba. No sabía cuánto tiempo llevaba allí metido. La rejilla se abrió de golpe para cambiar un cuenco por otro. Enseguida lo cogió con ansia. Al principio se negó a comer esa porquería, pero el hambre siempre gana. Termino por claudicar ante su estomago. De vez en cuando se encontraba algo duro entre esa especie de puré que se movía. Su boca terminó por engullir eso que al principio se movía, era lo único que no estaba podrido.

Cuando terminó se pasó la mano por la cara, la barba empezaba a estar demasiado poblada, era la primera vez en su vida que no se afeitaba a menudo. Los chinches se lo estaban comiendo vivo. Su cabeza le dijo que tanteara de nuevo las paredes, tenía que haber una rendija, algo… pero su razón le negó esa opción. Ya había hecho eso demasiadas veces. Se quedó sentado allí esperando. Pero esperando a qué, a la muerte, a que se apiadaran de él y lo soltaran, a que se derrumbaran las paredes y muriese aplastado como la cucaracha que se acababa de comer. Se estaba volviendo loco en aquella oscuridad…
La puerta se abrió y la poca luz que entró fue suficiente para lacerar sus ojos. Se cubrió como pudo con la mano, la tan ansiada luz se convirtió en un martirio que lo relegó a su odiada oscuridad, la ironía se cebaba con él.

Angost intentó mostrar una cara de indignación, pero por dentro estaba contento, todo había salido a las mil maravillas. El zurdo había hecho un trabajo impecable, ni él mismo había visto como había dado el cambiazo. Los hombres de Arleg entraron justo cuando dio la señal. El alboroto sucedió a los malos modos de los guardias. Les insultaron, les ataron las manos y los condujeron hasta la Mazmorra. Turgoll iba delante de él con las manos atadas a la espalda. Angost hubiese dado una fortuna por ver la cara del Hurón, casi podía ver preguntas en su mente. ¿Cómo nos han cogido? ¿qué ha salido mal? Qué, qué, qué… demasiadas incógnitas.

Las puertas de la Mazmorra se abrieron para ellos. En cualquier otro caso estaría aterrado, la mazmorra tenía una fama cruel, si entrabas no salías y si salías eras un fantasma de lo que un día fuiste.
Las puertas dieron paso a un pasillo flanqueado por una habitación para la guardia. De allí había una escalera, subía y también bajaba. Ellos emprendieron la bajada hasta llegar a un par de niveles abajo. Una vez en lo profundo llegaron a una sala con un carcelero.

- Garof, dame la llave de esta y no traigas más comida, estos hijos de perra han sido condenados a muerte por asesinato. la pena es morir de hambre ahí dentro.

Arleg lo mandó al piso superior, quería hablar con los prisioneros. Cuando se fue el carcelero, Arleg abrió una puerta y cortó las cuerdas de Turgoll.

- Gracias Arleg, estaban demasiado apretadas.
- De nada. – la voz del capitán de la guardia sonaba dura.
- Ahora los pollos a la cazuela.
De una patada, Turgoll envió a Angost al fondo de la mazmorra. Con las manos atadas a la espalda dio de bruces contra el suelo, luego otro de sus compinches calló encima de él. Para cuando pudo mirar a la puerta el último era el Zurdo. Turgoll apareció tras él con una sonrisa en la boca.

- Por fin voy a darte la patada en el culo que siempre quise darte hijo de perra.
- Eres despreciable Hurón. Y un maldi…

Una punta afilada apareció en el pecho del Zurdo, la sangre comenzó a caer sobre la ropa del pobre viejo. Luego el hurón le dio una patada y el cuerpo cayó como un saco de patatas al suelo…
La puerta se cerró de golpe sumiéndolos en la oscuridad. Tras la puerta se escuchaba la risa de Turgoll.
- ¿No te has pasado un poco con el viejo?
- Tenía una cuenta pendiente con él. Ahora a por el oro y nos largamos como alma que lleva el demonio.

Al fondo de la sala se escuchó una especie de gimoteo, unas palabras ahogadas.
- Tío…¿tío eres tú?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Miér Jun 25, 2014 9:09 am

Un AS en la manga...

Angost-King mentiria si dijera que pensaba que todo estaba saliendo perfecto, de hecho Angost King esperaba esa patada en el culo en cualquier momento. SOnrio ironicamente cuando levanto su rostro lleno de tierra de la mazmorra, una sonrisa rota cuando cayo sobre el Yasuo.
Habian perdido la partida  y habian ganado los mas tramposos o aun no? Angost volvio a sonreir, pues si el Zurdo habia hecho bien su trabajo el documento que llevaban era el falso, mientras el Zurdo habia dejado el verdadero donde habian acordado previamente, solo seria suyo si Tyrok era un traidor, pues era el unico que no estaba en la celda, pero si Tyrok estaba con ellos aun tenian un as guardado en la manga...
, sin embargo Turgoll y Arleg no eran ladrones...los ladrones no usaban la violencia y eso si fue lo que de verdad indigno al joven. El Zurdo estaba malherido, posiblemente moririan todos, pero lo que le habian hecho al viejo no tenia perdon.

Al rato vendrian muy indignados tanto Arleg y Turgoll preguntando por el verdadero documento, cuando volviesen posiblemente el Zurdo estaria muerto y desangrado y ante la pregunta de donde estaba el documento verdadero, todos sabian que tenian que decir: El que sabia donde lo dejo fue el que lo cogio...el Zurdo...


OFF: Eruismi, sabiamos todos que no iba a salir el plan completo pero al menos espero que me recompenses con los ptos que merezco jaja!
Otra cosa... hay 2 cosas que se te escapan del plan, te explico... luego ya lo resolveras tu como quieras , las consideremos justas o no, pero lo cierto es que:

-1 El documento firmado, el Zurdo no lo lleva encima, ya que habiamos quedado que lo dejaria escondido de manera sigilosa cuando nos trasladasen a la carcel en un lugar acordado que solo sabriamos nosotros, para que lo recogiese Lothar y Tyrok.Por lo que deduzco que llevaran el documento falso.
-2 Halaf debeia de reunirse con Lothar y Tyrok en el momento que nosotros negociabamos, en el caso de no encontrarlos deberia habernos avisado, a no ser que lo hayan emboscado y atrapado a el tambien, Halaf estara como minimo libre, si no nos avisado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Miér Jun 25, 2014 2:31 pm

Al menos llevaba unas ropas preciosas. Era una lástima mancharlas así. Reconocí la voz de Angost, incluso la de Lothar. Estaban en la celda de al lado. Pero ¿y si no eran ellos y echaba a perder el plan?. No, no podía ser. Lothar y Tyrok no estaban en la negociación, no podían estar presos. Pero bueno, yo iba a su encuentro; yo tampoco debía ser apresado, ahí estaba.
Decidí decir algo para que supieran que era yo y me contestaran quienes estaban allí.
"Vengo a por el mirlo blanco. Vengo a por el mirlo blanco" dije un par de veces esperando respuesta de mis pobres vecinos de suerte.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Miér Jun 25, 2014 5:35 pm

-Por todos los dioses!Es halaf! -Dijo ANgost- Tu tambien has caido! como fue, amigo? Esta Tyrok contigo?
-No! pensaba que estaba con vosotros.
-Entonces dependemos de el...
Lothar lloraba la muerte del Zurdo, lo cierto es que todos estaban consternados, pero debian de reponerse si querian salir de alli, debian mantenerse juntos y enteros. La muerte de los seres queridos se llorarian tras la tempestad.
-Si tenemos que confial en Tylok?! Estamos peldidos! si me apuñalo!! -Dijo enfadado Yasuo.
-Yo si confio en el! -Dijo Angost King.
-Como?!-Dijo Yasuo arrugando la frente .
-Confio Por una razon. Porque te apuñalo al llamarle traidor...y ademas en lugar de matarte, te trajo de vuelta para curarte. Yo si confio en el por esa razon!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Jue Jun 26, 2014 2:16 pm

Por lo que podía escuchar, el zurdo había muerto. Mis compañeros y amigos estaban presos igual que yo. Solo quedaba fuera Tyrok. Yo no tenía dudas. Haría lo posible para sacarnos. Lo que a mí me preocupaba, ¿estaba en su mano y posibilidad sacarnos de esta?
Nadie escapaba de las mazmorras, y Tyrok tenía pocos recursos.
De repente me acordé del veneno. Ese malnacido de Arleg podía haberme engañado, o bien, preferiría verme morir entre dolores dentro de esa mazmorra.
Y Lothar ¿qué pasaría con él?, solo por él esperaba que lo del veneno fuera un farol. No me importaría sentirme herido en el orgullo, mientras continuásemos con vida. Aunque fuera en aquella situación. Me registré por si llevaba algo encima para poder forzar la cerradura. Que demonios eramos ladrones, una cerradura así no se nos podía resistir.
Además, lo que el malnacido de Arleg habái dicho, era que nos dejarían morir de hambre, así que tendríamos intimidad; nadie vendría a molestarnos.
Esa podría ser una baza para Tyrok, si lo supiera. Tal vez las cloacas llegaran hasta aqui.
Me senté y respiré hondo un par de veces. Tenía que senerarme. Por lo pronto estabamos solo nosotros, y con éso tenía que bastar para salir de allí.

Off Roll. Tiro por encontrar algo que lleve encima para que me ayude a forzar la cerradura, como hebillas del cinturón o botas, etc. Y describe un poco la puerta y las celdas, que podamos hacernos una idea.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Vie Jun 27, 2014 12:09 am

Tylok?, no me fio de ese, ya me veo con los huesos aqui pudliendose, no cleo que vaya a venil, y si lo hace segulo que sela pala estal como nosotlos encelado, dudo mucho que pueda hacel algo ese sadico...

Las palabras de Yasuo sonaban con rabia y desden. No confiaba nada en su "compañero", y esa desconfianza era la que le hacia opinar asi, en otras condiciones seguramente lo estaria esperando sentado en posicion de meditacion, pero ahora lo unico que podia hacer era criticarlo hasta que le doliese la garganta, asi pensaba el oriental que podria "matar el tiempo".

Pero penso una cosa, habia un cuerpo caliente aun, uno que era muy querido para uno de ellos, un pobre anciano que no merecia pasar a la otra vida de esa manera, Lothar no cabia en si de la rabia y la desesperacion ... - Julo que si salgo de aqui no palale hasta que tu camino y el de ese mal nacido se vuelvan a encontlal, no melecia ese final...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Vie Jun 27, 2014 8:21 am

-¿Qué quieres tú? Tendría que cortarte el cuello ahora mismo.
- Quiero lo mismo que tú, o casi.
- ¿Y porqué tendía que fiarme de ti?
- Por la sencilla razón de que si fuera a traicionarte estarías en la mazmorra o muerto hace ya un buen rato. Si haces lo que te digo todo saldrá bien.
No le quedaba otra, eso o huir de la ciudad para no regresar nunca. Pero por alguna extraña razón su corazón de piedra cedió. Para él solo había un pecado y era la traición. Había sentido la mordedura atroz de la traición con anterioridad, cuando era joven cuando el veneno de ese pecado marca de por vida. Y como ocurrió en el pasado se vengó con la furia de un demonio, esta vez no iba a ser diferente. Todos los que le traicionaban acababan muertos…
- De acuerdo. Lo haremos a tu manera, pero antes has de saber una cosa.
- Dime.
- Si me la juegas te mataré.- No sonó a amenaza, era una certeza como el respirar o el comer.
- Sí, yo diría lo mismo.

Un par de días después todo sucedió tal y como se lo contaron. Las puertas de la muralla del barrio prestamista se abrieron para escupir a una fila de delincuentes, custodiada por los hombres de la guardia. Esperaron agazapados frente a la mazmorra. El tiempo pasaba despacio y él se estaba impacientando, no era de los que le gustase esperar, pero en su oficio ese era una de las cosas con las que había que lidiar. Su acompañante era una balsa de aceite y de vez en cuando, le sonreía al cruzar sus miradas. Él no sonreía nunca, solo cuando mataba, era el regalo a sus víctimas.
Arleg salió de la Mazmorra seguido de Turgoll, había cambiado de ropa y aspecto. Pero él lo reconocería aunque se vistiera de bufón. Recorrieron el corto tramo hasta la muralla del barrio prestamista y se perdieron tras la puerta.
- Ahora. Tenemos poco tiempo, si es verdad lo que me has contado esta será nuestra única y breve oportunidad.
- Vamos…
Se le pusieron los pelos como escarpias, ese lugar era el infierno para los de su clase, si entrabas… Se repuso, no era el momento de vacilar. Les abrieron las puertas de la mazmorra. Caracterizado de viejo chepado y renqueante apenas si le prestaron atención, todos los ojos estaban puestos en su compañero, quien engatusó a los guardias con el pretexto de llevar una cesta a su viejo padre… eso y un par de monedas de oro fue suficiente para dejarlos entrar. El registro minucioso, aunque él no se llevó la peor parte. Las manos grasientas y sucias se cebaron con su compañía.
El carcelero los acompañó amablemente al primer sótano, donde se encontraban lo delincuentes menores, acusados de penas leves. Pero una vez a solas la sonrisa del carcelero se tornó en una mueca de miedo cuando un cuchillo apareció por arte de magia en su cuello.
- Acaban de traer a unos prisioneros, llévanos hasta ellos.
- Si, si, pero no me matéis.
- Tranquilo gordo, te dejaremos libre en cuanto encontremos a los que buscamos.

Lothar había pasado del llanto al silencio, aunque de vez en cuando tiritaba encima del cadáver del Zurdo. Si hubiese luz, habrían visto como restregaba la cara contra el pecho del viejo. No es que fuera como un padre, para el Tahúr era su padre. Lo había recogido de la calle con apenas seis o siete años. A esas alturas el niño había pasado hambre de verdad, sufrido toda clase de vejaciones, comprobado lo amargo y cruel del mundo. Ese viejo se apiadó de él y le entregó un corazón noble, lleno de amor. Había perdido al mejor de los padres, ese que se hubiese quitado el pan de la boca para dárselo a su hijo, el que hubiese dado la vida por él sin dudarlo, simplemente, el que le había dado todo amor. Lothar no escuchaba a sus compañeros, no sentía rabia, ni odio… de momento.
Se escuchó una conversación ahogada detrás de la puerta. Luego un ruido, como si hurgasen en el hierro contra el hierro. Al poco la puerta se abrió.
Tras ella el fogonazo de luz, y tras este tres figuras.
- Valla al final ese viejo perro de Turgoll nos la ha jugado bien.
- ¿Tyrok eres tú?
- ¿A quién esperabas, a Ankalagor el señor de la huestes?
- ¿Pero cómo has…
La serpiente le cortó en seco.
No es el momento de preguntas tenemos que salir de aquí y rápido.

< Adiós tío, siempre fuiste mucho más que un padre para mí. Me duele en el alma tener que dejarte aquí, en esta sucia celda. Te mereces un palacio como tumba, lo siento tío…>
Costó arrancarlo de la celda pero al final el tahúr cedió dejando atrás su corazón con el cuerpo de su tío.
La puerta de Halaf se abrió y este no tardó en salir. Pero cuando alcanzó la libertad se topó de lleno con una sorpresa que no se esperaría en la vida.
-¿Clarisse?
- ¿A quién esperabas tonto, a Capricho? Esa no movería un musculo si no le reportase dinero, es una verdadera zorra.
La sonrisa del fuego rojo era precisamente eso, fuego.
Se acercó al Rubio y le dio un beso en los labios, de esos que arden.
- Que mal hueles, tienes que darte un baño Rubio.
- ¿Pero por qué has venido y te has jugado el tipo por nosotros?
- ¿Tengo que explicártelo?
La mirada de Clarisse lo decía todo.
- Dejaos de carantoñas, tenemos que largarnos de aquí…
- Pues eso es mejor preguntárselo al gordo. Dijo Tyrok señalando al carcelero.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Vie Jun 27, 2014 8:47 am

-Vaya! esto si que no me lo esperaba- Dijo el principe- Aunque dire que siempre sospeche algo bueno de esta chica y que decir de Tyrok... siempre confie en ti , amigo...ya se que no te gusta mucho el contacto , pero date por abrazado!
Salgamos de aqui, metamos al soldado en la celda de Halaf, pero antes atemos sus manos y amordacemos su bocaza.-Angost le sonrio cinicamente.- Y mientras escapamos decidme si teneis un plan para escapar o para coger el oro! porque habra que hacerlo rapido! Aunque sin carros solo podremos llevar lo que podamos transportar cada uno.
Puede que el barco aun este esperando para que subamos a el...el capitan si que sigue donde quedamos con el, el Zurdo y yo, esperandonos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Sáb Jun 28, 2014 8:59 pm

No podía creermelo. Ahora deseaba vivir y ser libre. La forma de vengarme de Arleg me vino de repente. Pero eso tendría que ser más tarde. Ahora había que salir de ahí.
"¿podemos salir por donde habeis venido?" le pregunté a Clarisse.
"No creo" respondió ella.
"Seguro que hay otra forma de salir" Dije mirando al carcelero. Tyrok lo tenía atado de manos.
"Ponlo ahí, y agarrale la boca para que no chille" le dije a Tyrok mientras le cogia el cuchillo.
Eramos gente pacífica, no matabamos. Pero nos estaban haciendo de todo y nuestro límite estaba ya más que sobrepasado. Una vez escuché que no hay nada más peligroso que un hombre de paz armado.
"Ya estoy harto de que me utilicen. Me maltraten. Me envenenen. Hoy vamos a vengarnos de todos con éste cabrón" mienras decía éso, iba cortando poco a poco el lóbulo de la oreja. No imaginaba que pudiera salir tanta sanbre de ahí, buscaba algo que no fuera tan perjudicial. Es cierto que era pacífico, pero también lo era que habían sobrepasado mi límite. No sabía hasta donde estaba dispuesto a llegar.
El hombre se retorcía de dolor. Tyrok lo sostenía bien y no había gritos. Creo que Tyrok disfrutaba un poco con aquello. Hasta Yauso parecía disfrutar. Ahora es cuando venía mi órdago. Si no hablaba no sabía si yo mismo llegaría hasta el final.
"Tenemos prisa" dijo Angost.
"Bien. Ya que parece un tipo duro que puede aguantar sin orejas. Debemos estirpar algo más útil y necesario.." Le bajé los pantalones, y coloqué la hoja del cuchillo en sus partes. Mejor sería que hablase ahora, porque no sabía si yo mismo estaba dispuesto a cortar.
"Será mejor que nos cuentes cómo salir de aquí, si quieres que todo siga en su sitio"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Dom Jun 29, 2014 9:01 am

Yauso muy recuperado del pinchazo de la serpiente, tanto que parecía obra de un demonio, echó una mano a Lothar. El tahúr estaba muy desmejorado, había perdido peso y sus ojos rojos por el llanto le daban un aspecto más que lamentable.

Cuando salió Halaf estaba manchado de sangre con un trozo de carne en las manos y amenazaba con eliminar los atributos del gordo carcelero.
La imagen del pobre hombre era patética. El pequeño colgajo apenas si se asomaba debajo de la oronda barriga. Encima cuando la hoja se acercó el pobre se meo encima, el chorro estuvo a punto de salpicar de lleno al Rubio

- Serás bastardo meón…

El pobre sollozaba tras la mordaza y si mirabas a sus ojos podías verlos cargados de terror. Los mocos se mezclaban con las lágrimas en una imagen patética de lo que podía convertirse en un hombre cuando caía en manos de un psicópata.

- ¡Déjalo!- la orden era tajante, el Rubio se volvió hacia el Tahúr, en su vida hubiese esperado que el carácter afable de Lothar escondiera ese tono de autoridad.
- Pero es que…
- Nada de peros, no me he manchado las manos de sangre en la vida y no quiero que la primera que corra sea la de este desgraciado.

Tenía una expresión sombría, casi daba miedo. Había algo oscuro en su semblante… su faz cadavérica le confería una apariencia de un ser poderoso, oscuro como si una sombra infernal salida de una pesadilla se acercara para llevarse tu alma.

Se acercó al desgraciado y le quitó la mordaza.
- Por lo que más queráis no me matéis, tengo ocho hijos y mi mujer está enferma, por todos los dioses tened piedad de mí. – Un moco corrió acompañado del reguero de lágrimas hasta colarse en su boca…
- ¿Hay otra salida?
- Sí, pero…
La victima les confesó que había dos posibles salidas de la Mazmorra a parte de la puerta principal. Una era subir a lo alto de la torre, ya que la mazmorra era enorme torre con alguna que otra almena, y descolgarse hasta dar a la calle o tirarse de más de treinta metros al rio. Pero habría que sortear a la guardia que custodiaba las alturas.
La otra posible salida era una alcantarilla que daba al río, pero según creía el pobre había que bucear una buena cantidad de metros hasta llegar al río.
Según les dijo, un par de presos consiguieron escapar por allí. Lo supieron porque encontraron el cuerpo ahogado de uno de ellos casi al final del túnel, el otro se ve que consiguió escapar.
Era el momento de decidir:

Ir a lo más profundo de la Mazmorra, meterse en el túnel de la alcantarilla y sortear los casi treinta metros buceando para llegar al río.

O subir a la alto de la torre, esquivar a la guardia y saltar al rio ( treinta metros de caída al rio ) o descender a pleno día a la calle principal desde lo alto de la torre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Dom Jun 29, 2014 10:13 am

Había dos opciones y yo tenía claro cuál iba a tomar aún sin saber por dónde iba a ir.
Me acerqué a Clarisse. Sus ojos siempre me daban paz y deseo furioso a la vez.
"Me han arrebatado varias veces la vida. Ahora haría cualquier cosa por seguir a tu lado. Cualquier cosa." decía mirando la sangre de mis manos "Ahora tu decides ¿sabes nadar, crees que podrías ir por abajo, o prefieres saltar de la torre?"
Tenía claro que si Clarisse temía a las alturas iríamos por las alcantarillas. Pero si por el contrario, no podía bucear, yo saltaría con ella.
Para mí, mi futuro iba atado al de ella. Sería una macabra broma que las cosas se hubieran desenvuelto así, para después salir con vida de allí, dejando atrás el cadaver de Clarisse.
Aunque ella podía salir tal y como había entrado. No levantaría sospechas. Era cuestión de deicidir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 30, 2014 8:38 am

-A-B-C-D-E-F-H... -Zas! el palo golpeo la frente del pequeño ANgost.-AYyyy! por queee?-Protesto.
- y la G?
-ummm... Me la he comido...
-Por eso te has comido tambien el palo-Respondio su padre.-Empieza de nuevo.
-Jo,viejo! y cuando jugamos con las espadas?
-Hay cosas mucho mas importantes que las espadas y las peleas! Ese tipo de cosas son el ultimo recurso, cuando ya no hay mas solucion, cuando la palabra ya no alcanza. La palabra es la verdadera lucha de 2 hombres, las espadas solo traen desgracias, hijo mio, nunca lo olvides.


Todo ocurria mientras Angost apuraba los ultimos instantes en la celda. Todos estaban fuera ya y el carcelero gritaba como un cochino, esto no le gustaba nada a Angost y estuvo a punto de distraerse de su cometido, pero afortunadamente Lothar hablo y aplaco aquel sufrimiento.
Angost penso en que si todo estaba tan complicado para acceder, el documento verdadero, lo podria llevar el Zurdo encima, era algo logico.-Claro! por que estoy pensando que esta fuera, cuando es tan dificil acceder?
- Lothar -Le dijo desde la celda Angost. COn tu permiso cogere el pergamino que guarda tu tio.
-EL que?-DIjo
-Hagamos que su sacrificio no haya sido en vano .Ese oro sera nuestro!
Lothar solo pudo afirmar con la cabeza. No queria ver como registraban a su difunto amigo.

-Donde podemos encontrar armas?- escucho de fondo a Halaf.
-Parece que el momento de la palabra ya ha pasado, ahora llegaran las desgracias.-Dijo susurrando para si Angost-King.
-Angost? que haces?-Pregunto Yasuo.
-Ya voy!-Dijo mientras terminaba de escribir en el suelo con su dedo y la arenilla que habia en el. Finalmente salio, cogio una antorcha del pasillo de la mazmorra y la puso iluminando claramante en nombre de Arleg.
-Tenemos que salil de aqui!
-Voy,Voy!!
-Que hacemos con el carcelero?
-Podriamos llevarnolo , nos serviria de rehen ,para abrirnos paso en el caso de cruzarnos con la guardia, seguramente apreciaran la vida de su compañero, como yo aprecio a mis compañeros.-Dijo Angost.
-Entonces vamos hacia la torre?-Pregunto Halaf.
-Tu veras... yo no se nadar amigo, no se tu... -Le sonrio ironicamente.-Yo voy hacia arriba y ya ahi si que me lanzaria al agua con alguno de vosotros, para que me ayude a salir, pero lo de bucear por un largo tunel lleno de agua...-Se quedo pensativo un instante- Creo que debemos hacernos con las armas de los guardias con los que nos encontremos y tal vez no podamos dejar testigos que puedan dar la alarma... ya sabeis a lo que me refiero... -El tiempo de las desgracias ha llegado. Penso apesadumbrado. -Seremos nosotros o ellos y sinceramente, prefiero que sean ellos. Al cruzarnos con guardias, les diremos que se aparten y tiren sus armas o su amigo hoy vera a los Valar. Supongo que obedeceran , pues tarde o temprano nos pillaran , asi que para que arriesgar la vida de su amigo? No creeis? en muy poco tiempo toda la gurdia de la ciudad nos perseguira y nos pillara... eso es un hecho que todos saben.
- Entonces, Adelante!- DIjo Halaf.
-Un momento... Cogele las llaves al carcelero y que nos vaya diciendo cual nos valdra por si necesitamos abrir una puerta que se interponga en nuestro camino.
-Son solo de las celdas- Murmuro el pobre gordito.
-Pues llevatelas por si acaso, no sea que mienta.
-Si miente lo lamentara- Dijo tan seriamente Halaf, que hasta Angost estuvo apunto de hacerselo encima.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 30, 2014 10:15 pm

"Entonces ¿vamos todos hacia arriba?¿o dejamos que Clarisse y Tyrok salgan por donde han venido?"
"No parace mala idea" dijo Angost.
"En ése caso, esperaremos un tiempo a que salgan y después nosotros huiremos por arriba. Tendremos más posibilidades siendo cuatro, que no seis."
Dicho éso, solo quedaba esparar a que se marcharan y tras un tiempo prudencial subir nosotros parapetados por el gordo carcelero.
Mis compañeros sentía algo de lástima por él. Cierto es que le había hecho pagar por todo lo que me habían hecho ultimamente a mí, y éso no era honorable. Pero también era cierto que este hombre se ganaba la vida haciendo sufrir a los demas. Rateros y ladrones como nosotros, acababan en ése lugar, para que ése gordo los torturase y les privase de la esencia de ser humano. Prueba de ello era ver cómo estaba Lothar, parecía que hubiera estado un año allí, y no podría llevar más que unos días más que nosotros.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 396
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 30, 2014 11:48 pm

A Yasuo no le gustaba ninguno de los dos planes, pero era la unica manera de escapar de las celdas, subir a una torre y saltar a un rio, porque lo de sumergirse en el agua no es que le agradase mucho, asi que optaron por la otra opcion.

Parapetados detras de aquel carcelero gordo se encaminaron hacia la torre, el oriental se despidio de la señorita y de Tyrok, aunque todavia le guardaba bastante recelo, todos los dias no se ve uno con una hoja de acero en el estomago. Pero agua pasada no mueve molino, eso queria pensar Yasuo pero le costaba, el Rubio se despidio fogosamente de Clarisse o mas bien fue al reves, los sollozos no cesaban de la bola de grasa que era el carcelero.

- ¿Alguien sabe atal cueldas?, esa fue una de las pocas preguntas que hizo el oriental, - polque de no sel asi lo llevamos cludo, yo cleo que pueda cael bien en el agua, pelo es mucha la distancia y una mala caida nos puede matal, asi que el peliglo es doble, polque si encontlamos las cueldas el ploblema sela donde atal-las y el otlo sela que estos cablones no las colten, asi que lo mas logico cleo que sela saltal dilectamente, ¿que opinais? .
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Mar Jul 01, 2014 8:46 am

Se encaminaron hacia la escalera, pero el Tahúr les paró.
- Un momento, tenemos ciertas cuestiones que resolver antes de lanzarnos a la aventura.
- ¿A qué te refieres? – Halaf giró su cabeza que asomó detrás de la del gordo.
- Lo primero es que hacemos con el documento, tendrán que llevárselo Clarisse y Tyrok. Si saltamos con él al agua seguramente lo estropearemos.
- Y otra…
El Tahúr estaba hecho un asco, física y mentalmente. Aún le caían mocos mezclados de lágrimas, que de vez en cuando se escapaban rio abajo sin que él pudiera hacer nada, intentaba reponerse pero a duras lo conseguía.
- Tú, carcelero. Dibújanos en el suelo el plano de la torre, y procura no olvidarte de ninguna puerta, trampa, ventana o cucaracha que haya hasta terraza, si no mi amigo se olvidara de lo que le he dicho antes y empezará a cortarte cosas que crean que te sobran.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Miér Jul 02, 2014 10:44 am

Ya se habian ido Tyrok y Clarisse cuando Lothar cayo en ese detalle.
-Mierda! -Dijo Angost que llevaba consigo el documento... Sin mediar palabra salio tras el- Tyrok! -LE susurro forzando la voz. Lo veia al final del pasillo apunto de comenzar a subir unas escaleras. Finalmente la serpiente se volteo. -Uff!-Angost tomo aire.
-Si?-Dijo el sombrio joven.
-Ven . Se nos olvidaba algo.- Clarisse se dio cuenta que no estaba invitada a esa velada. Seguramente aun sospecharian de ella. Que tendria que decirle en privado.
Angost susurro algo al oido de Tyrok, mientras le daba muy discretamente el documento. Algo que no podia oir nadie que estuviera a mas de 10 centimetros de la boca del Principe:- He encontrado el documento en el Zurdo. Guardalo hasta que salgamos de aqui y si no lo conseguimos repartidlo entre los cuatro.
-Los cuatro? -Pregunto extrañado Tyrok.
-He dejado un escrito en la celda para Argel.
Para Argel:
Tenemos lo que buscais.
Negociacion.
Solo Vosotros 2 y 2 de nosotros. Desarmados o lo que quereis se quemara. Mañana,cuando la luna alcance su cenit. Puente del Mercado.
-Pero...
-Tenemos que salir con ese oro de aqui, por ello murio el Zurdo!
Angost se dio la vuelta y se marcho a paso rapido por donde habia venido.

Tyrok pensaba en lo que le habia dicho ANgost mientras salia de aquella prision. Sin duda necesitaban de Argel para entrar a la zona en la que estaba el oro, y ellos necesitaban el documento.
La negociacion seria clara, si no volvian nuestros 2 al amanecer, el documento seria destruido y ninguno tendria el oro. Turgoll y Argel , tendrian que acceder a repartir el gran botin, nada despreciable, si querian sacar el oro.Sin duda era un AS en la manga.

Cuando Angost llego escucho a Dagorlad :-...Una cuerda, gordo!
Habian cambiado de "captor guardian" y era Dagorlad el que lo tenia a punta de cuchillo, tal vez fuera mejor asi.
-Seguramente encontraremos alguna cuerda , durante el trayecto de la terraza de la torre...-Sugirio Angost.
-Es popopopsible- tartamudeo el guardia.
-COmo no sea asi,  usaremos el cuerpo muerto de vos como tonel, para flotar en el agua , le parece bien?- Pregunto Angost con su elegancia habitual.
-Ssssisi, señor.
-De acuerdo, creo que podemos empezar el ascenso.
Angost-King agarro una antorcha para usarla como arma en caso necesario.


OFF: creo que el modo a proceder es logico, ascenderemos rapidos pero tranquilos, si nos cruzamos con alguien , si nosotros no lo hacemos, su amigo gordito convencera a los guardias que se retiren y dejen sus armas. Total...para ellos vamos hacia un lugar sin salida y si escapamos, nos van a pillar mas pronto que tarde, no tienen que poner en peligro la vida de su compañero...pero alla ellos.
Preguntaremos al gordo en cada piso por cuerdas... que refresque la memoria o se la refrescaremos nosotros.


Última edición por Ankalagorn el Jue Jul 03, 2014 9:32 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
ace
Smeagol
Smeagol
avatar

Cantidad de envíos : 45
Fecha de inscripción : 28/04/2014

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Miér Jul 02, 2014 11:02 am

Si tyrok no nos acompaña en nuestra huida yo me ocuparé del prisionero. Estoy convencido de que sus compañeros no se frenaran porque lo tengamos como rehén, de modo que si nos topamos con más guardias lo apuñalare en el acto. -las palabras de Dagorlad no sonaron como una amenaza sino más bien a sentencia. Quería dejar claro a sus compañeros cuales eran sus intenciones para que no hubiese sorpresas en el momento clave y, a la vez, exprimir al máximo el potencial del carcelero como guía.

Gordo, una cuerda! Rápido! Esto es una cárcel. Llévanos a por una cuerda lo primero. Yo me acupare del tema de los nudos. Estoy preparado para eso y creo que saltar al río desde mas de 10m seria un suicidio

Para el DJ Cuando pueda estar un poco apartado de halaf y de clarisse le diré a tyrok al oído... Ojo con la zorra y el manuscrito
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ace
Smeagol
Smeagol
avatar

Cantidad de envíos : 45
Fecha de inscripción : 28/04/2014

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Miér Jul 02, 2014 11:02 am

Ahora que se ha ido tyrok tengo que decir una cosa. Intentaré ser objetivo y no sacar conclusiones mas allá de los hechos, y os pediría que tuvieseis la mente fría para sopesar mis palabras. Dagorlad dijo esto mirando claramente al rubio con idea de preparar el terreno y evitar una reacción demasiado... Visceral. La muchacha estuvo implicada de algún modo en el envenenamiento y ahora se marcha "con" el pergamino. Solo lo digo para poner los hechos a la vista de todos y estar preparados, no afirmo nada sobre ella, pero en un juego con tantas cartas escondidas hemos de estar alerta. De todas formas nuestra apuesta ya esta hecha
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Jue Jul 03, 2014 8:52 am

Se encaminaron escaleras arriba, había pasado el tiempo suficiente para que Clarisse y Tyrok hubiesen salido por la puerta. El gordo caminaba como un cerdo al matadero.
Cada palabra que soltaban sus captores se acercaban más a su ejecución. Hubo que achucharle para que caminara, no parecía un hombre, era como un niño pequeño, que lloriqueaba a cada paso.
Dejaron atrás la primera y segunda planta. Según el carcelero no había nada allí que les interesase. Pero la cosa cambió al llegar a la tercera planta. La escalera de caracol daba a un pasillo con dos puertas a los lados y al fondo una escalera recta con forma de rampa daba a la terraza.
Según el carcelero, tras cada una de esas dos puertas había un almacén, que hacía las veces de trastero de la torre. Allí podía haber alguna vieja cuerda, pero no lo sabía a ciencia cierta. Ahora era el momento d pensar. En la terraza, según el carcelero había de tres o cuatro guardias, dependiendo del día. Según él los almacenes tenían ventanales con forma de saeteras, quizás podrían descolgarse por allí para ir al rio. Pero habría que forzar la cerradura sin que lo guardias se dieran cuenta, meterse dentro buscar lo que necesitaban para escapar. Si no lo conseguían habría que lidiar con los guardias. O peor aún que los guardias los descubriesen cuando estaban forzando las puertas o rebuscando en el almacén.
Era el momento de decidir quién y como hacían cada cosa.

out roll.

hemos quedado en algún lugar con Tyrok y Clarisse?? en caso negativo, podéis escribir un flash back o tras la evasión ir a ese "LUGAR" como si ya estuviese acordado de ante mano.
hay que pensar que Arleg y Turgoll no tardarán en regresar y seguramente pondrán la ciudad patas arriba. Tras escapar, si lo consiguen los pjs, habrá que esconderse en algún lugar seguro...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2716
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Jue Jul 03, 2014 9:47 am

-Segun tu plano, aqui hay una sala de torturas... Me estas diciendo que aqui no hay nada que no nos pueda ser util? Te burlas de mi , maldita sabandija?! Cuerdas, objetos punzantes... crees que somos imbeciles?!
-Noo! la puerta la puerta esta cerrada, señor- Respondio el guardia.
-Pues intentaremos abrirla! - Angost tiro del cinto que sujetaba el pantalon del guardia despojandolo de el- Esto nos valdra.
-Yo me encargo-Dijo Halaf. Angost le paso el cinturon.

El tiempo apremiaba mientras Halaf se ponia manos a la obra. Pronto Turgoll y Arleg estarian aqui, dispuestos a partirles las cabezas por su burla. Se daria cuenta Turgoll de una vez por todas que sus alumnos habian superado al maestro? o lo tomaria como una afrenta del grupo, pues lo cierto es que iba a quedar como idiota, a ojos de Arleg, de no ser que el mismo Arleg tambien habia sido engañado en una mano con la que ya no contaban. Serian tan idiotas como para mandar a toda la guardia a buscarlos y a arriesgar el documento o daria una pista falsa a sus honmbres , para mantenerlos alejados mientras el se hacia de una vez con el documento? Eso si... mas repartido...aun asi habia suficiente para todos y eso es lo que le gustarioa a Angost que comprendieran esos 2 demonios tramposos y asesinos.
-Espero que mi plan siga su curso- Penso Angost- y se dignen a negociar...pues todos podemos salir bien parados y ricos... o algunos muertos y otros vivos...pero pobres.-Pero Angost aun tenia preparado lo mejor del plan, habia variado la cosa, como ya habian previsto los problemas que se originasen durante este, lo solventarian segun furan viniendo y eso estaban haciendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Jue Jul 03, 2014 11:01 am

Angost dio de pronto con el Tahúr. Estaría dispuesto a negociar con esos dos. ¿Tendría el temple necesario para aguantar o por el contrario querría venganza a cualquier precio?
Desde luego el semblante amable con expresión casi de tonto había desaparecido. Como si solo hubiese sido una máscara que se hubiese roto de repente para dejar al descubierto una faz muy diferente, sombría y oscura...
Si pudiera leer su mente vería con claridad que sus objetivos en la vida habían cambiado. A Lothar solo le interesaba una cosa, sangre, la sangre de esos dos... y pudiera que los planes de Angost se fueran al traste. Solo cabía esperar a esa inteligencia de cazador, como el tigre que espera agazapado a soltar un zarpazo a su victima... El príncipe tendría que hilar muy fino para que Lothar no renegara de todo y buscase a la muerte...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Jue Jul 03, 2014 12:28 pm

Yo era de la misma opinión que Angost. Pensabamos igual, incluso yo había pensado en usar mi hebilla para salir de la celda, pero allí había una tranca no una cerradura, y estaba demasiado oscuro.
Ahora era mi turno. Comencé a concentrarme, sabía que así era más efectivo. Todo se movía despacio. Podía ver la cerradura por dentro. Sin darme yo cuenta ya había introducido la parte fina de la hebilla en la cerradura y había conseguido girarla un poco. Ya era mía, como si no hubiera más secretos para mí, con el siguiente movimiento abrí la cerradura perfectamente.
En ése estado de concentración dos cosas me habían venido a la cabeza. El beso de despedida de Clarisse. Habíamos quedado en vernos todos en una taberna cercana al barco con el que pensabamos huir. Nuestra taberna de siempre era demasiado obvia, y la habitación de Clarisse un lugar peligroso que Arleg conocía bien. La cercanía al barco era tan descarado que no nos buscarían allí, pues nadie sabía que ésa era nuestra ruta de escape.
La otra cosa que me vino a la cabeza era lo peligroso que podía ser que alguno de los guardias bajaran.
"Entremos y busquemos lo necesario. Yauso, quedate aquí vigilando, y si viene alguien avisa y nos encerraremos dentro de la habitación. Cuando hayamos terminado de buscar, entraras tú y nosotros vigilaremos"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 911
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Sáb Jul 05, 2014 5:05 am

Entraron a la sala de la segunda planta. Yauso se quedó en la puerta, pero en esa planta parecía no haber nadie. La habitación tenía forma de medio huevo. Había unas cuantas mesas roñosas repartidas por la estancia. De las paredes colgaban cadenas oxidadas por el tiempo y alguna que otra cosa destinada a la tortura. El techo no era muy alto con lo que apremiaba la sensación de ahogo y claustrofobia. Al fin dieron con lo que buscaban. En un armario dieron con el material de tortura. Colocados de mayor a menor, los pequeños cuchillos de hoja fina y diversas formas, conservaban restos de lejanas torturas. Había tres que pudieran actuar como arma efectiva, aunque su hoja no tenía más de cuatro dedos de larga en el mejor de los casos. Algo era algo. Siguieron rebuscando deprisa pero allí no había nada más que pudiera servirles como arma. Pero armados con una antorcha y un pequeño cuchillo se sintieron mejor. Sin embargo, Halaf, cogió algún que otro de esos extraños cuchillos que le parecieron más adecuados para abrir cerraduras que la hebilla del cinturón. Aunque la hoja oxidada podría quebrarse con facilidad.
El tiempo corría en su contra, tenían que salir de allí y pronto.
- Vallamos a la planta de arriba. Según tú – Dijo el Tahúr señalando al carcelero- Encima de esta habitación hay otra exactamente igual. – El gordo asintió con la cabeza – y crees que hace las veces de almacén, ¿no? – Volvió a asentir. - Pues esta vez iremos a la escalera y nos quedaremos a los pies del pasillo, luego uno de nosotros acechará hasta la puerta de ese almacén y abrirá la puerta. ¿Quién va a ser el valiente?

Out Roll
Si os fijáis en el plano, hay una sala en medio de la tercera planta. Para llegar hasta allí hay que:
Hacer una tirada de acechar para que los guardias de la terraza no os detecten,
Otra para abrir la cerradura. 3 aciertos Tn +3 ( por cada intento tendrá el pj que hacer una tirada de acechar ( amortiguar ruido)
Si el plan no os parece bueno es el momento de cambiarlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 835
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Dom Jul 06, 2014 7:26 pm

Ya habíamos rebuscado lo suficiente en aquella estancia. Pero ni rastro de cuerdas.
"¿Dónde están las cuerdas, gordo?", preguntaba Angost,
"Puede que en la estancia de arriba, pero allí podrán escucharos los guardias de la torre".
El plan propuesto por Lothar no parecía malo. Entonces ví la puerta en frente.
"¿que hay tras ésa puerta?", pregunté.
"Solo un despacho".
"Ábrela" me dijo Dagorlad.
Comencé a concentrarme, debía hacerlo todo con mucho cuidado. La cerradura se veía de mejor calidad que la que acababa de abrir. La maniobra iba bien, por buen camino. Notaba cómo se aflojaban los pernos. Giró un poco, luego un poco más. Y encontes se atascó. No conseguí hacerla girar más, y me había quedado sin ideas para abrirla.
"No puedo abrirla, es demasiado complicada" dije. Miré hacia las escaleras. Y se me ocurrió.
"Creo que tengo un plan para equilibrar las fuerzas. Yo acecharé y abriré la puerta de arriba. Una vez hecho eso, acechareis el resto y os escondereis en la habitación. Uno aguardará aquí abajo también. Entonces llamaré la atención de los guardias. No creo que todos dejen su puesto por un mierdecilla como yo, como mucho vendrán dos. Entonces haré como que huyo escaleras abajo. Y cuando pasen por delante de vuestras narices, zas. Les atacais. De ésa forma tendremos más posibilidades con estas armas cutres, contras las suyas, y podremos armarnos para luchar después contra el resto"
"¿Y si bajan todos?" preguntó Lothar
"No pasa nada. Seguimos con el mismo plan, por éso habrá otro aquí abajo. No sabrán cuantos son y reinará el desconcierto en un primer momento, pero la emboscada nos saldrá bien. Será mejor que luchar cuerpo a cuerpo con tipos armados y con toda la ventaja para ellos. Puede incluso que porten alabardas y aquí abajo éso es como no llevar nada"
"¿Y que ocurré si te oyen acercarte a la puerta o intentar abrirla?" preguntó Angost.
"Eso es lo mejor. En ése caso el plan seguirá igual, solo que los emboscaremos en éste nivel. Os escondereis en la habitación que acabamos de abrir; uno se quedará en el pasillo mirando cómo me va. Solo cuando ése uno os de la señal seguiremos con el plan acordado, en caso contrario vendrá y ya sabeis lo que hacer. También es posible que nos pillen en mitad de acercarnos a la habitación de arriba. En ése caso, mientras os acercais, yo me quedarén en mitad del pasillo. Si alguno hace ruido y alerta a los guardias, que se meta rápido en la habitación, entonces yo haré de señuelo tal y como tenemos previsto, de forma que crean que el que ha hecho el ruido soy yo. Y entonces, seguiremos el plan original; me preseguirán, y los emboscaremos con los que hayan podido llegar a la habitación y el resto estaremos atacaremos desde abajo. ¿Lo habeis comprendido?"
"No muy bien" dijo Yauso.
"El plan es emboscarlos. Yo abro la puerta de arriba y os meteis dentro para que después yo los alerte y vengan tras de mi. Cuando pasen delante vuestra los atacais, entonces tu que te quedarás aquí y yo que estaré a la mitad de bajar, los atacamos desde aquí. Eso es el plan. Hay dos cosas que pueden salir mal. Una. Que me pillen a la mitad de abrir la puerta. En ese caso el plan es el mismo, pero en lugar de en el nivel superior, la emboscada la haremos aquí. Para ello, mientras yo no abra la puerta de arriba, os escondereis en ésta cámara de tortura que acabamos de abrir. Tu vigilarás escondido desde éstas escalera y si ves que ocurre éso, que me pillan, bajarás corriendo y te meterás en la cámara con el resto y esperais a que pasen para atacar. La otra cosa que puede salir mal es que os oigan acercaros a la habitación de arriba. En ése caso, cuando yo abra la puerta, me quedaré en mitad del pasillo esperando que entreis. Si alguno hace ruido, ya no importará nada. Que se meta a todo correr en la habitación que estaré yo como si hubiese hecho el ruido. En ese caso la emboscada será con la gente que haya arriba, uno, dos o los que sean, y el resto atacamos desde abajo."
Entonces caí en una cosa que yo mismo acababa de decir.
"Gordo. ¿qué armas llevan ahí arriba?"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   

Volver arriba Ir abajo
 
El Mirlo Blanco
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: