Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» TIRADAS DE JUAN(HALAF)
Ayer a las 10:18 pm por Ankalagorn

» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Dom Dic 10, 2017 11:41 am por Tyrok

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Jue Dic 07, 2017 7:29 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang


Comparte | 
 

 El Mirlo Blanco

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: El Mirlo Blanco   Jue Jun 12, 2014 7:44 am

CERRO DRAGÓN
La comitiva salió de Tharbad en silencio. Un nutrido grupo de jinetes acompañados de dos carruajes. Ninguno pasó por alto que los hombres que había traído Turgoll eran avezados mercenarios, e incluso reconocieron a alguno del gremio de la Espada.  Todo el mundo sabía en Tharbad que ese no era el mejor gremio mercenario de la ciudad, pero entre sus hombres había alguno de valía. Pero para lo que los querían daban la talla.
Iban caracterizados como hombres del sur, de las tierras del Imperio Haradaico. Hasta portaban las espadas curvas y los escudos ovales tan característicos de esa zona.
Turgoll no había escatimado en gastos. La ropa de excelente factura, uniformes imperiales así como magníficos caballos, eran detalles importantes para la puesta en escena.
Angost King  era un espectáculo a caballo. Se notaba a la legua que si no era la primera vez que se subía a un caballo sería la segunda. Tenían un control nulo de la situación. Halaf y Dagorlad eran otro cantar, parecían hechos para estar montados sobre las bestias y disfrutaron de la primera jornada de viaje como niños pequeños. Lothar optó por ir en el carruaje, o bien montaba como Angost o no iba a dejar solo a su tío. Turgoll parecía un diestro jinete y estaba magnifico con sus ropas de alto embajador haradaico, parecía un príncipe del sur.
Halaf había preguntado al Hurón por el halcón Relámpago y Turgoll le había dicho que esperaba en la ciudad, era un viaje innecesario para el preciado halcón. Una lástima, pensó el Rubio hubiese sido un lugar estupendo para practicar con él.
Llegó la noche y montaron campamento. Los hombres de Turgoll se mostraron eficientes, incluso más de lo necesario, no solo montaron las tiendas de todos, cavaron un pequeño foso alrededor de estas e hicieron guardias nocturnas. Angost repasó entonces la comitiva, era importante quedarse bien con las caras de todos. Quien sabe lo que podría pasar más adelante, cualquier detalle era importante. Las caras de lo guardias serían un verdadero problema, todos y cada uno se habían dejado la característica barba puntiaguda haradaica.
Luego estaba El hurón y Valaf, el hombre de confianza de Turgoll. A simple vista parecía una persona como cualquier otra, pero detrás de la máscara se adivinaba una mirada inteligente y un físico, que aunque algo delgado, no envidiaba al de los mercenarios, que por algún motivo trataba de disimular con mucho éxito.
Tras acabar los preparativos del campamento, Tyrok se puso a ensayar con los mercenarios el intento de asesinato del noble. Le había tocado una de las partes más duras de la misión que aceptó sin rechistar. Angost king sabía que había acertado dándole ese papel. Tyrok era un profesional en su materia, frío, calculador y sin escrúpulos. La única pega que tenía era su temperamento agresivo. Pero si lo dejaban en paz era una maquina engrasada lista para la acción, no fallaría.
La noche pasó sin contratiempos. Así como el día siguiente.
Cerro Dragón apareció en lo alto de una loma. Era una posada de piedra grande, cuatro chimeneas escupían humo al cielo salpicado de nubes. Estaba anocheciendo cuando llegaron.
Un mozo salió a recibirlos para atender a los caballos. Se quedó extrañado al ver los ropajes y demás adornos del sur. Era extraño ver a los sureños tan al norte, desde que tomaron Minas Ttirih hacía más de mil años, no eran muy bien vistos en tierras del norte. Pero el cliente es el cliente y el mozo se guardó para sí sus opiniones y sacó su mejor sonrisa.
El interior estaba limpio, y eso ya era mucho decir. Un gran ventanal permitía que la luz se colara por una cristalera enorme. Algunos, más bien casi todos, no habían visto ese material en su vida, era como si una barrera apenas visible separase el exterior del interior. Brujería o eso parecía. Unas contraventanas de recia madera protegían al delicado material de noche o de los días intempestivos. Había unos cuantos tapices con escenas de caza en la pared. El salón tenía unas escaleras al fondo y en frente de la puerta, la barra estaba a la izquierda y tras ella una puerta que presumiblemente daba a la cocina. En frente de la barra, en la otra pared, una enorme chimenea rodeada de cuatro mesas de roble con sendas sillas. Del alto techo de casi dos plantas de alto colgaba una lámpara de araña que iluminaba con candiles de aceite.
El posadero no tardó en aparecer con esa sonrisa de comerciante al olor del dinero. Tenía a dos guapas mujercitas decorosamente vestidas, serían las camareras. La duda era si eran hijas suyas o no.  Las habitaciones estaban repartidas en el piso de arriba, desde el salón podían verse cada una de las puertas. Ya que las escaleras daban a un pasillo rodeado por una fastuosa barandilla de roble labrado.
Esa posada tenía pinta de haber sido una antigua casa solariega, de algún noble venido a menos que cambió la espada por el espetón para no morirse de hambre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Jue Jun 12, 2014 8:00 am

Llevaban algunos días instalados en la posada. Habían alquilado toda la posada y dado instrucciones al posadero para que solo diera alojamiento al noble del Paso del Balrog. La espera era lo peor. Pero una bonita tarde la puerta se abrió.
Un hombre imponente, acorazado de pies a cabeza entró por la puerta. Las filigranas de plata en su coraza negra reflejaban a un poderoso balrog blandiendo una alabarda. Estaba claro quien había llegado a Cerro Dragón. Miró de uno a otro lado y se quitó el yelmo. Tendría unos cuarenta y pico y cara de pocos amigos. Tras él entró un joven con un pectoral de plata ribeteado con filigranas negras con idéntico balrog. De su cadera colgaba una extraña espada digna de un noble. Otros tantos hombres de armas le siguieron a continuación. Luego un hombre de mediana edad pasó con un enorme halcón blanco encapuchado sobre su brazo. Era un animal magnifico. Un par de hombres, algo mayores hicieron acto de presencia. Por su pinta serían consejeros o algo por el estilo.
El posadero fue a recibirlos…

Out Roll.
Aquí os dejo. Podéis interactuar con cualquiera de los pjs y pnjs. Es hora de que pongáis en escena vuestro plan.
Si queréis que sea Turgoll o el Zurdo quien hable vosotros habláis y yo haré las tiradas de actuación pertinentes.
Ale suerte.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Jue Jun 12, 2014 8:58 am

En ese mismo momento el Capitan de la guardia debia estar avisando al noble Sureño que iba a ser victima de una estafa y que debia cooperar con la justicia para dar con sus cuerpos en las mazmorras. Debia estar diciendo a sus hombres la frase clave que daria Angost, para que se lanzasen contra ellos; en ese preciso momento que la comitiva viajaba hacia la posada. Todo parecia que empezaba a salir. Las manos de Angost sudaban de los nervios y no sabia que le daba mas miedo, si actuar delante del hijo del Duque o del propio Turgoll.
En este momento Turgoll deberia estar avisado por Dagorlad de nuestra traicion, pero engañado del momento en que se produciria.
-Sir Ulririck Von Liechestiin- Repetia Angost.
-Liechestain- Le corrigio Turgoll con una sonrisa que a Angost le parecio la mas falsa del mundo. En los ojos del joven habia rencor hacia Turgoll y este lo sabia. Angost King habia perdido su encantadora sonrisa estos ultimos dias.
-Que ha pasado con Yasuo? -Pregunto Turgoll.
-Ya sabes lo que pasa cuando alguien genera desconfianza en un grupo de ladrones...-Le espeto Angost. Lo duro es que realmente habia sido asi. Esa desconfianza habia partido con Turgoll. Esperaba que se sintiera algo culpable por ello, pero no supo nunca si lo consiguio.
-No puedes culparme por el temperamento de Yasuo y Tyrok. Ya los conoces.
-Cierto, solo hace falta darle el "empujoncito" necesario...
Pensaba que la negociacion con el posadero ya estaba hecha y nosotros llegariamos cuando estuviera alli el hijo del Duque-Dijo cambiando de tema.
-Pues entonces hubo un malentendido-Repondio Turgoll. Asi seguro que cuando vea la gente que llevamos se presta mas a negociar un precio mas acorde.
-No deberian haber estos malentendido en este tipo de trabajos, Turgoll.
-Deberas adaptarte a la situacion. Tampoco varia mucho el plan, no?-Lo habria dicho con retitntin?- Tendras mas tiempo para ensayar el nombre del hijo del Duque.
-Me daras la dama que habia en la bolsita de terciopelo?
...

Los nervios estaban comiendose a Angost. EL tiempo pasaba y Sir Ulrick no llegaba. Angost apenas comia y ensayaba continuamente su papel, Angost no sonreia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Jue Jun 12, 2014 4:48 pm

Los dos hombres acorazados que aparecieron por la puerta eran imponentes. Eso lo hizo ponerse mas nervioso aun a ANgost. Debia estar tranquilos, pues aun no le tocaba a el, eso era cosa del Zurdo y Turgoll, el solo deberia hacerse el loco o el tontito, pues su trabajo consistia en jugarse la vida, siendo el doble de nobles.
Dentro ya habian sido advertidos por lo que la llegada no fue de sorpresa. EL Zurdo y Turgoll estaban sentados casualmente en una mesa cerca de la chimenea, mientras las demas mesas eran ocupadas por el resto de hombres; Serian unos 17 o 18 , los cuales hablabana tambien de manera cordial, como si nada estuviera planeado. Tras ser atendidos por el posadero los dos hombres acorazados, seguidos por una buena parte de guardia personal , parecia que buscaran alguna sitio libre para sentarse, tenia caras de pocos amigos, pues no le gusto encontrarse la posada llena de gente, sin embargo la gente que ahi estaba parecia ser importante, sin duda del sur, por los dos carruajes parados cerca de la entrada, por los ropajes , las dos personas que parecian mas entradas en años(el Zurdo y Turgoll), tambien parecian llevar la voz cantante alli. A pesar de ser del Sur, el silencio y los buenos modales imperaba en aquellas gentes. Fue EL Zurdo el que tomo la palabra, levantandose y haciendo una reverencia se dirigio a los hombres de la coraza:
-Sir Ulrick Von Lichestain ?
-Quien lo pregunta?- Quiso saber, el orgulloso caballero.
-Mi nombre es Zadian-Adur , primer consejero de su Excelentisimo Sir Sha-Haladin de la lejana Harad y este es su Segundo , Shanan-Oman El Sabio- Turgoll hizo una reverencia. -Por favor Mi Señor, nos hace el favor de sentaros a nuestra mesa? Con gusto mis hombres se quitaran y le dejaran una a vos, pero nos gustaria hablar algo con vos. Sera rapido, asi podra descansar del viaje.

A Sir Ulrick, no le quedaba otra que aceptar.
-Aceptare gustosamente- Aunque esa afirmacion distaba bastante de la realidad; el Duque parecia algo cansado del viaje.-Este es mi mano derecha, Lord Bristhar.-EL otro hombre hizo una reverencia.
Comenzaron hablando de cosas banales. El Zurdo estaba perfectamente informado, al igual que Turgoll, sobre temas que afectaban directamente o indirectamente a los altos nobles. Angost intentaba poner la oreja , pero se sentia igual que aquella noche que vio a aquel hombre en casa de sus padres...no entendia nada; en ese momento sintio miedo de que no supiese adaptarse a la situacion, pero recordo las lecciones que habia aprendido estos dias, ademas, el solo tenis que hacer acto de presencia y saludar, de eso se trataba un doble, no de dar discursos, ni hacer...negociaciones.
-Mentiria si les dijese que hemos venido hasta aqui solo para hablar de cosas vanales, Mi Señor-DIjo El Zurdo.La cara Ulrick cambio, su sembalnte se puso serio.- Realmente hemos venido a advertiros.
-Advertirme? de que?
-Bien. Antes le dire que mi Serñor, esta dispuesto a hacer una oferte irrechazable por sus alabarderos,  
-Podriamos vernos en Tharbad, y hablar de ello.
-Tharbad?!-Se alarmo El Zurdo- Mi Señor esta dispuesto a venir hasta aqui.
-Hasta aqui? Pero debo ir a Tharbad, para eso he traido a mi cetrero y al halcon.
No debe presentarse en THarbad. Se dice que hay precio sobre su cabeza.
-Como?!
-Son solo rumores, pero a nuestros oidos han llegado que Wolborg ha mandado asesinos a Tharbad en tu busqueda.
SIr Ulrick puso cara de incredulidad y sonrio sarcasticamente.
La mano de Tyrok estaba tensa y ya agarraba con fuerza su cuchillo ponzoñoso. Lo mataria. Tyrok no actuaba, si se despistaban los actores, mataria al Duque, mas creible que eso no habria nada. Esperaba el momento de la señal.
EL Zurdo tendio una carta con el sello de Sha-Aladin , donde se avisaba del peligro evidente al que se exponia si iba a Tharbad. En la posada estaria mas seguro. Tambien le exponia todo el plan que habia trazado Angost hacia ya unos dias antes. Termino de leer la carta, fue cuando entonces Tyrok se aparto la capa enseñando el filo de su cuchillo, y saltando por encima de la mesa salto hacia Ulrick, ante la sorpresa de este y de su hombre:-MUERE por WOLBORG!!!- nadie esperaba algo asi...nadie? Uno de los hombres de Turgol se lanzo e intercepto en el aire . Otro de los hombres de Turgoll se abalanzo tambien sobre Tyrok y lo golpearon en el estomago con dureza, este solto el cuchillo. Uno de los hombres de Turgoll que hacia las veces de Comandante se incorporo y salio con los otros dos hombres que sujetaban a Tyrok.
-Rapido! Sacad de aqui a este cabron! -A trompicones salieron por la puerta golpeandose contra todo lo que encontraron de por medio y tan rapido que la guardia no le dio tiempo ni a reaccionar.
-Maldito sea!-Dijo por fin Turgol- Ese era uno de mis hombres de confianza! Todos los hombres permanecian pasmados ante lo sucedido. Fue rapidamente cuando en la calle se escucharon mas gritos de lucha , para aparecer por el ventanal les dio tiempo a ver como Tyrok se soltaba de la presa hecha por los 2 hombres, ante el terror del Comandante, la serpiente se hizo con una de las espadas que tenian los soldados y acuchillo el estomago de uno de ellos del cual mano la sangre (de vaca que se habia escondido en una bolsa de piel bajo la ropa el actor) , al tiempo que 4 hombres salian mas por la puerta:-Id tras el! Traedlo vivo! -Grito el comandante, mientras Tyrok huia bosque a traves.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Vie Jun 13, 2014 7:03 am

Todo había ocurrido demasiado rápido. El asesino había aparecido de la nada. El alboroto, la pelea, el cuchillo en el suelo, la pelea fuera. Los hombres del Balrog tenían todos el acero en la mano y Ser Ulrik rodeado de afiladas puntas como un erizo.
El Zurdo había quedado misteriosamente al del noble norteño.

- Mi señor, Tharbad no es seguro para vos.
- ¿Y esta posada sí?
- Aquí la situación está controlada.

El noble miró a su interlocutor con el ceño fruncido. No terminaba de fiarse, y no era para menos, su vida era la que estaba en juego.

- Mi señor, Sha-Al-Adín ha ideado una estratagema para alejaros de todo mal.
- Soltad la lengua.
A un gesto del capitán de la guardia, los alabarderos se expandieron dejando algo más de espacio al hijo del duque y al Zurdo. Mientras los hombres de Turgoll se habían desplegado cubriendo la entrada, el ventanal y las inmediaciones de la posada. A su vez el posadero salía de detrás de la barra con cara de haber visto un fantasma.

- Stanford, venid aquí.

Era la señal para que Angost s acercara. A simple vista parecía un muchacho inofensivo. Dejó sus armas encima de la mesa para evitar malentendidos. A pesar de ello uno de los hombres de Ser Alisthar lo cacheó a fondo.
- Esta limpio.
El muchacho caminó con toda la elegancia que le permitieron los nervios. Llegado el momento hizo una reverencia tal y como le había enseñado el Bardo, elegante y sumisa ante una persona de estatus superior.
- Mi nombre es Stanford, mi señor.
- Y que se supone que he de hacer contigo. – Ser Ulrick no cambiaba su cara de desconfianza.

- Este muchacho será vuestro doble en Tharbad, mi señor. Ha sido educado para estos fines y cumplirá fielmente su cometido. Será el señuelo para los asesinos que os esperan en la ciudad. Mientras vos permanecéis a salvo en la posada, custodiado por vuestros hombres más unos cuantos que mi señor os prestará para vuestra seguridad.
Ya que vuestro cometido en este viaje tan largo no es el concurso de cetrería, ¿no?
El noble sopesaba la idea propuesta por el Zurdo. Y por su cara podía decirse que el objetivo era aliviar a su patria de la pesada carga de su ingente ejército.

- Es un buen plan mi señor. Esta loma es un buen punto defensivo, nadie puede acercarse sin ser visto en kilómetros a la redonda. Y desde luego nadie va a entrar hasta que nuestra misión llegue a buen puerto. - El capitán de la guardia veía con buenos ojos el plan del zurdo

- Bien esperaremos al Sha aquí. Espero que su oferta sea tan buena como decís. Hay otros reinos habidos de buenas tropas.

- Lo será mi señor, no os quepa duda. Sin embargo hay un problema que hemos de solventar. Nuestro hombre tendría que ser aconsejado y arropado por algunos de vuestros hombres. A pesar de que hemos intentado averiguar todo lo posible de vuestra tierra queda lejos, y siempre hay detalles que se pueden escapar. Esos detalles pueden ser corregidos por vuestros hombres. Además necesitamos que la comitiva sea lo más creíble posible para que los asesinos centren su atención en Stanford. Con la mitad de vuestra guardia sobrará. Por supuesto, vuestro capitán de la guardia se quedará con vos para garantizar la seguridad y asumir el mando de todos los hombres que se queden para vuestra protección.

Todo salía como estaba previsto. El noble aceptó así como el capitán de la guardia. Al día siguiente se preparaban para partir. Angost, Halaf , Yauso y Dagorlad partían dejando atrás a Lothar y Tyrok en la posada. Angost tuvo un mal presentimiento, como si no fuera a volver a verlos. Dejaba atrás a alguien a quien, y por primera vez consideraba sus amigos…

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Sáb Jun 14, 2014 12:50 am

Partíamos de vuelta a Tharbad. Yo iba en mi papel de cetrero. Aún recordaba la conversación con el Capitán Aleg antes de partir. Todo había ido bien en un principio. Sabía que nos haciamso pasar por el duque. Sabía dónde nos reuniríamos, y que cuando Angost dijera "aquí está el documento", entraría para proceder a las detenciones. Después nos daría el antídoto y nos libertaría, entonces le diríamos quién era el jefe de la Mano, Turgoll; dónde estaban las pruebas, y dónde estaba el duque.
Angost parecía nervioso. Yo no lo estaba tanto. Tal vez no me jugaba la vida tanto como ellos. Total, yo ya estaba muerto. El veneno que corría por mis venas me mataría en unos días si todo iba mal. Puede que eso hiciera que estuviera tranquilo. Si la cosa iba mal y me mataban allí mismo solo adelantaban unos días mi destino.
Me preocupaba Yauso y su estado de salud. Me preocupaba Tyrok y qué sería de él si lo vieran los guardias del duque. Y me preocupaba mucho Lothar, y que pudiera morir tal y como describió Aleg.
También me traquilizaba ir con relámpago, el halcón del rompecraneos. Me resultaba extraño que un animal así pudiera entender y tenerme afecto, pero éso me gustaba. Entonces recordé lo que me dijo Turgoll. La Mano sabía que era hembra y se llamaba relámpago. Que me había cogido cariño y por éso estaba ahí con ella. La Mano tenía recursos para hablar con los animales. ¿Llegaríamos a cumplir nuestro plan?. Ójala. Yo estaba dispuesto a dar mi parte si me la pedían.
Esa imagen me alegró un poco más. Aleg creería que lo colmarían de honores. Pero los que saldríamos como los mejores ladrones de la historia seríamos nosotros.
Pero ahora había que centrarse. No podía caer en las mismas debilidades que Aleg. Quedaba poco para terminar, solo había que llegar a la ciudad. Pero había que estar atento a lo que maquinaba Turgoll. Si tenía algún plan podría ponerlo en práctica en cualquier momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Dom Jun 15, 2014 7:47 am

Las murallas de Tharbad se alzaban orgullosas. Eran gruesos muros de piedra que se enfrentaban al tiempo con desdén. Miles de años y continuaban como si nada, al menos la parte norte, ya que la antigua zona sur había sido engullida por la rivera del rio no hacía más que cuarenta años. Su escolta de seis hombres del duque, marchaban con sus caballos de guerra al frente de las dos carretas.
El estandarte del balrog negro sobre el fondo blanco hondeaba furioso al frente de la comitiva.

Se abrieron las puertas dobles para rendir honores al la comitiva. La guardia estaría avisada de la llegada del noble. Una mera comprobación con el capitán de la puerta con el nuevo capitán de la guardia del paso del Balrog fue suficiente para pasar.
Recorrieron todo el tramo de la ciudad escoltados por un pequeño destacamento de la propia guardia de la ciudad hasta llegar al barrio de los prestamistas.

La ciudadela interior tenía una muralla más alta que la que protegía a la ciudad. Seis torres redondas alardeaban a lo largo de la gruesa muralla, tres a cada lado de la barbacana. Era la primera vez que estaban tan cerca del barrio. Los guardias llevaban la librea de gala con el emblema de la ciudad, una corona de tres puntas rematadas en diamantes. El antiguo emblema de la extinta realeza Tharbariana que pereció en el desastre del hundimiento de la ribera sur. Las fuertes puertas de hierro tachonadas en bronce se abrieron con delicadeza, la flor de Tharbad se abrió para ellos.
Ninguno pudo evitar maravillarse ante lo que allí vieron. La calle central estaba jalonada a ambos lados por edificios de mármol blanco. Altas columnas negras sujetaban los techos arquitrabados, decorados con frisos con motivos del pasado glorioso de la ciudad. Incluso alguno había relatado las hazañas de Aragorn, el mítico rey que devolvió el esplendor a los dunedain.

La calle perfectamente empedrada ofrecía una vista esplendida de la fortaleza que era el banco de la ciudad. Se veía al fondo, un castillo poderoso rodeado por agua completamente y una única entrada custodiada por los mejores hombres de Tharbad, los hombres de la LLama, el gremio mercenario al servicio del barrio prestamista.

A ambos lados de la calle, empezaron a ver los emblemas colgados de los frisos de los distintos gremios que se dedicaban al dinero y las letras. El alto tribunal a un lado , en frente, el templo de la abogacía. La Biblioteca real junto al último, o la torre de la alquimia, donde según se decía hechiceros de todo el mundo venía a aprender este antiguo arte.
Al fin la carreta se detuvo. Habían llegado al palacio de verano. Una magnifica villa que se elevaba sobre una pequeña loma, ofreciendo una panorámica de la pequeña e idílica ciudad interior de Tharbad. Ninguno de ellos creía posible que otra ciudad en toda la tierra media pudiera ostentar tal belleza y esplendor. Se respiraba un ambiente de paz y riqueza sin par. Ahora entendían las palabras del Zurdo. Los poderosos del mundo guardaban aquí sus riquezas. Esa ciudad interior era custodiada por casi toda la guardia de la ciudad. A su vez, la Mano controlaba el resto con dureza cruel. Los mejores ladrones del mundo guardando el banco más importante de este.
Los criados fueron a recibirles.
Angost se sentía un poco incomodo con el pectoral de plata. Pero su natural estilo le ayudó a caminar con elegancia. Le siguieron su halconero, sus dos ancianos consejeros y sus amigos. Todo ello respaldado por los alabarderos. Se sintió un verdadero príncipe.
El palacio de verano se abrió para ellos para mostrarles un patio interior. Multitud de nobles y honorables hombres de letras conversaban unos con otros mientras alababan los pájaros de unos y otros. Qué lejos quedaban para ellos las miserias del pueblo llano, como si de otro universo se tratara. Los guardias del balrog fueron asignados al pabellón de la guardia Su presencia ya no era necesaria. El grupo sintió cierto alivio. Pero por otro lado se quedaban sin la ayuda del conocimiento del terreno de primera mano. La segunda parte del plan estaba en marcha. Se habían colado en la madriguera del dinero y eso, pocos ladrones podían decirlo, pocos o ninguno.
Era el momento de localizar al Sha para iniciar las conversaciones. Si aunque bien era cierto que el Sha necesitaba de tropas eficientes en cantidades industriales, era un hombre orgulloso al que le gustaba que le doraran la píldora. Se sentía heredero de una poderosa estirpe que había robado Minas Tirirh a los mismísimos dunedain hacía más de mil años. Aunque venidos a menos, seguían siendo inmensamente ricos y poderosos. Un simple noble, aunque necesitara de sus servicios, tendría que doblegarse ante la poderosa voluntad de los dueños de la gloriosa Minas Tirih.
De pronto Dieron con el que podría ser el Sha y su sequito de cortesanos. Fue entonces cuando Halaf se puso blanco, Arleg hablaba con el noble afablemente.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Dom Jun 15, 2014 5:48 pm

¿Cuántas dudas se pueden crear en el tiempo que el corazón da un latido?
Ver a Arleg allí, hablando con el Sha; me desconcertó por completo. ¿Qué hacía ahí?, lo que sé que se me abrían una serie de interrogantes, todos distintos:

Era tan idiota para haber precipitado todo con su ansia de gloria.
Acaso su idiotez lo hacía hacer cosas sin sentido como aparecer ahí para chafar todo el plan.
Era solo mera casualidad, o un simple cercioramiento de que las cosas van por su curso.
Los ricos del mundo metían aquí su dinero que era protegido por ladrones, había dicho el zurdo. No estaría entonces el Capitán Arleg comprado por la propia Mano, y nos iban a dar alguna desagradable sorpresa.
Y lo peor aún; no estaría Arleg compinchado con Turgoll en su plan secreto, y lo del veneno formaba parte de todo para que picaramos en algo que no veíamos venir.

Intenté dar respuesta a todas ellas, aunque parecía algo complicado.
Si Arleg era idiota; podría ser. Si eran conocidos, no lo sé, pero apostaría que no.
Si Arleg formaba parte de la Mano, en ése caso, qué ganaban con todo esto. Que el Sha no comprara mercenariso como los alabarderos y decidir el curso de la guerra en ése sentido; entonces eramos cabezas de Zhanan.
Y si Arleg formaba parte del plan de Turgoll. Podría ser. En ese caso las cosas iban como él quería, no como queríamos nosotros, lo cual, era también muy peligroso.

De cualquier forma, lo que había que hacer era continuar como si nada pasara. El plan debía seguir en marcha. Eso sí, alerté con la mirada a Angost sobre la charla de Arleg y el Sha, aunque él parecía haberlo visto también.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 16, 2014 6:20 am

Un criado se acercó al capitán de la guardia de la ciudad y le susurró algo al oído. Arleg dejó al Sha poco depues. Junto a él iba un hombre de mediana edad tirando a mayor. De cerca se notaba mejor la arrugas alrededor de uno ojos algo cansados. El pelo cortado a la moda gondoriana, una media melena negra con vetas blancas. Portaba un cetro, bastón rematado en una efigie de un caballo con el pelo cortado a cepillo. Y su túnica llevaba los emblemas de la ciudad. Caminaba apoyado en el cetro y de la Mano de Arleg. La pareja se acercó a ellos sin reparos.
- Bienvenidos a Tharbad. – Arleg hizo una sincera reverencia. – Os presento a Lord Ciramir, Senescal y señor de Tharbad. – Arleg pronunció las palabras con solemnidad.
- Mis señores, Tharbad se enorgullece de contar con vuestra presencia. Y en especial con vos, Ser Ulrick Von Liechestain. Se dice que vuestra valía no tiene par en las duras tierras del Norte.
- Es un honor poder participar en el mayor torneo de cetrería del mundo, mi señor Ciramir. Espero que mi halcón relámpago esté a la altura de tan alto evento.
Angost se sorprendió de sí mismo de la compostura y elegancia de sus palabras y gestos.
- He de decir que la ciudad interior me ha sorprendido. Es una verdadera joya, una flor de piedra a la que deberían aspirar el resto de las ciudades del mundo.
- Me alagáis. Ahora he de dejaros los entresijos de la corte me reclaman como leones feroces. Os dejaré a Osthar uno de mis criados para que os guie por el palacio, será vuestro mayordomo particular mientras seáis mi invitado.
- Será un placer. Mi señor.
El dunadan entrado en años se marchó de la Mano de Arleg tal y como vino. Arleg se despidió con elegancia y brevedad, como si fuera la primera vez que los viera.
El patio se abrió ante ellos. Era un cuadrado rodeado de columnas que protegía y sostenía un pasillo. Se adivinaban estancias interiores a las que acceder por el pasillo. Dejando un inmenso espacio interior con una fuente redonda en el centro. A pesar de estar salpicada de nobles aquí y allá el patio no dejaba de ser amplio y espacioso, dejando a los nobles repartidos en grupos. Si fueran gentes avezadas en diplomacia y entresijos políticos hubiesen visto con claridad como los aliados se agrupaban descaradamente. Los nobles gondorianos con sus vecinos norteños, así como el Sha estaba rodeado de los nobles dunlendinos que lidiaban juntos contra la amenza del sur. Otros de diferentes lares y menor importancia pululaban como palomitas en busca de un buen árbol en el que posarse.
Osthar se inclinó ante su nuevo y temporal señor.
- Mi señor, puedo presentaros a quien gustéis o por el contrario mostraros vuestros aposentos y los de vuestra corte. Pedid y yo procuraré, mi señor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 16, 2014 8:04 am

Angost se percato del gesto de Halaf. Estaaba seguro de que pensarian lo mismo; puede , que al fin y al cabo, solo hacia su papel para el Señor de la ciudad.
Para Angost era increible, estar rodeado de la gente mas importante de todo el Oeste y no conocer el rostro, ni del mismisimo señor de Tharbad, lo gracioso era que ni ellos se conocian entre si, tan solo unos estandartes o algunos simbolos indicaban quien era quien... si... la frivolidad de lasmas altas esferas era asi, reconocian unos dibujitos, pero eran incapaces de reconocerse los rostros.
Angost quiso ir directo al grano, pero debia disimular, aunque estaba claro que iria hacia donde el queria:
-Pues ahora que lo dices...mmm...-Dijo pensativo- Mira...eh... como decias que te llamabas?
-Osthar,Mi Señor.
-Ah !si...OSthar -DIjo como si fuera un insignificante hombrecillo a su lado- No es ningun secreto lo que estoy buscando. Me sobran soldados-Dijo de una manera evidente- Y busco a alguien que pueda mantenerlos durante algun tiempo y que ademas sea generoso cuando se los preste... Ya me entiendes. QUien puede estar necesitado de tropas de los presenttes aqui?
-Oooh... Muchos de los presentes estarian encantados de dispones de sus imponentes legiones, Mi Señor, pero asi de primeras se me ocurre sin duda el Sha, Sha-HAladin.
-Sha-Haladin? que clase de nombre es ese? Estos sureños son tan excentricos. No se si me convendra. Dispone de liquidez?
-Oh si, Mi Señor! Es una de las cosas que saben todos.
-Lo se Osthras- Se repuso rapidamente Angost, de algo que deberia saber- Era un juego de palabras...Liquidez... gente del desierto... No lo entiendes? jojo! No, creo que no.
Si...Presentamelo, Osthras. -Osthras... Osthar lanzo una mirada de pocos amigos , cuando Angost no miraba.
-De acurdo, Mi Señor. Vayamos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 16, 2014 8:42 am

el criado los llevó prácticamente de la mano hasta el Sha.

Mis señores, permítanme presentarles a ser Ulric Von Liechestain, Heredero al ducado del paso del balrog.

Angost hizo una reverencia así como el resto de la comitiva.

- Es un placer conocerle mi señor.

-El placer es mío.

El Sha tenía un magnifico halcón en el puño enguantado. Era uno de esos halcones del desierto, más pequeño que los fuertes pájaros del norte.

- Supongo que como todo el mundo habéis venido a concursar en el torneo. Os presento a Estrella del sur. El año pasado quedó segundo, tras la Sombra de Dratha. Lastima que este año no se presente, no me ha dado oportunidad a la revancha.
Veo que vuestro halconero trae un extraño ejemplar. Tiene el cuerpo de un halcón del norte, sin embargo es negro como el carbón. ¿un cruce, no?
Espero que vuestro pájaro esté a la altura de las expectativas.

- Confío plenamente en Relámpago mi señor. Es una verdadera fiera en el aire.

- Entonces será un magnifico duelo, norte sur.

- Cambiando de tema, vuestro padre ha derrotado a la alianza orca logatig del norte no hace ni dos años, no?

-Si, aplastamos a esos salvajes en la meseta del forochel, fue una batalla digna de la mejor de las canciones.

- Eso he oído. Hombres como esos serían bien recibidos como aliados en el sur. La ribera sur del Anduin es un verdadero hervidero de orcos. Mas ahora que un nuevo general los comanda. Se han vuelto más osados y fuertes. Qué lástima que esas tierras ricas antaño se pudran ahora en manos de esas sabandijas.

Pero dejemos la guerra, a veces es tan aburrida e insufrible. Hablemos de halcones.
¿Estaríais dispuestos a apostar?

¿Qué queréis decir mi señor?

Me encanta el riesgo. ¿Que os parece si apostamos unas cinco mil monedas de oro a que mi pájaro atrapa una paloma antes que el vuestro?

La cara de Angost intentó no reflejar el duro golpe que había recibido. Esa era una cantidad que no había visto en la vida y dudaba de que Turgoll pudiera hacer frente a eso.

- Mi señor la prudencia del norte es de sobra conocida. y no quisiera ofender a mi señor si por casualidad mi pájaro vence al vuestro. Tampoco quisiera que me tomarais por un cobarde.

Out roll.

Bueno aquí lo dejo. Si quereis llevar la conversación por otros derroteros lo vemos por wasa y publicáis, si queréis apostar... allá vosotros. en cualquier caso el Sha quiere ver de que pasta estáis hechos y de paso ver que tal las gasta relámpago.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 16, 2014 9:02 am

-Estoy muy seguro de que Relampago no defraudara- DIjo sabiendo quien era realmente Relampago-Pero entre vos y yo- Bajo la voz- Mi cetrero tiene poca experiencia, su tio y maestro era el que se encargaba de entrenar a Relampago.
-Y por que no esta el aqui?
-Ohh! un accidente... un caballo le coceo la mandibula por error y perdio algun diente que otro, ademas de una importante fractura. No ha podido venir en esas condiciones.
-Pero entonces, para que concursar?
-Se empeño su tio y no supe decirle que no. Ademas siempre es un placer ver cazar a Relampago. Creo que su cetero no esta aun para ser primero, pero si que para estar segundo...Sin duda el primer puesto, parece que este año esta garantizado para su bello ejemplar... aunque no se descuide, Sha, porque alomejor a Relampago le da por ir por su cuenta y termina dando la sorpresa jeje!
Aun asi no he traido mucho oro para apostar;-Dijo apesadumbrado- Lo que si he traido son 2 legiones de alabarderos, perfectamente pertrechados para la guerra.Mi idea era mas bien otra... venir sin oro e irme con oro y algunos alabarderos menos... Vos ya me entiende.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 16, 2014 9:17 am

La cara del Sha era la de un hombre muy acostumbrado a los tratos de ese calibre.
- Que os parece si nos jugamos un buen precio por esos hombres que os sobran. Digamos que cada uno podría estar estimado en no se, veinticinco monedas de oro. Si vuestro halcón gana al mío yo os pagaré el doble, si no me los dejáis por la mitad.
¿Qué os parece?.

No se mi señor, tendría que consultarlo con mis consejeros.

- Estoy dispuesto ha hacer otra oferta, manteniendo la anterior. Si ganáis el torneo os pagaré el triple por cada uno de esos magníficos alabarderos.

¿y si no es así?

- la mitad, claro está.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 16, 2014 9:41 am

Eso era una barbaridad de dinero...ya fuera la mitad, el doble o el triple... Angost tuvo que aguantar para que no se le notase mucho la impresion, debia mantener la calma y comportarse como lo haria el Duque, por lo que no podia pedir una ayuda descarada a los consejeros... Si tenian algo que decir, ellos intervendrian sin pedirselo, aunque bien le vendria algun consejo ahora, no quiso mostrar debilidad ante el Sha.
-Jajaja! Su oferta es muy interesante, pero partiria con desventaja, ya le he dicho que mi cetrero tiene poca experiencia y si pierdo, mi padre se disgustaria bastante.Mire tenia pensado en dejar una sola legion,pero hagamos un trato muy interesante para vos... si gana su halcon, por su gran espectaculo, le dejare dos legiones en lugar de una, y por 19 piezas de oro cada hombre en lugar de 25.
-Las dos Legiones , Mi SIr?! -Intervino acertadamente el Zurdo.
-SIlencio, Setherlord, yo me encargo.
El Zurdo se retiro hacia atras agachando la cabeza.
-2 Legiones a 19 si gana su halcon. 1 Legion a 25 si gana el mio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 16, 2014 10:00 am

Veo que la prudencia del norte sigue intacta. y que no confiáis en vuestro halcón.
bien si gana el mío os pagaré 19 por las dos y 25 si pierdo también por las dos.
Quiero esos hombres mi señor. Eso queda bien claro.

Soltamos esa paloma, pero cambiaré las reglas a las del torneo. Quien se quede finalmente con la paloma gana. ¿estáis de acuerdo?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 16, 2014 10:09 am

-Dejar 2 Legiones aqui, no le va a hacer gracia a mi padre! Pero esta bien...creo que es una muy buena oferta! Trato hecho, pues! Disfrutemos del espectaculo!
-Mi Sir!...
Angost se volvio e hizo un gesto con la mano; el Zurdo callo de inmediato.
No sabia que era lo peor , pues supuestamente el Capitan ya habia avisado al Sha, por lo que sabia que lo estaban estafando...y que pensaria el Sha en este momento? "Por todos los Valar! que descaro tiene esta sabandija?! e interpreta muy bien su papel el cabron!"
Pero aun podia ser peor... ya que Angost estaba engañandolo  sabiendo que el SHa sabia que lo estaban engañando. Tuvo que aguantarse la risa, pero lo cierto es que visto desde fuera era bastante gracioso.
Luego estab Turgoll que estaria IMPRESIONADO, de ver como le habia metido la Segunda Legion como si fuera una perdida para ellos, cuando en realidad la tenian que vender para sacar mas dinero... para Turgoll seria un genio, desconocedor de la subtrama.
-Impresionante como le has metido la otra Legion chico! -Dijo Turgoll.- No se si eres un genio o tienes un morro que te lo pisas!
MAs bien no era ni una cosa ni la otra...pues todo estaba ya pactado de antemano.-Penso


OFF: aqui lo dejo, quiero que los demas den su punto de vista de la negociacion.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 16, 2014 3:06 pm

Si el encuentro con el capitán me había alterado un poco. La negociación casi me saca de quicio.
Yo interpretaba al cetrero, y tener que escuchar que no estaba a la altura me había enfurecido.
No entendía porqué, pues realmente yo no estaba a la altura de un cetrero con experiencia. La mía era muy escasa. Pero parecía que meterme en el papel de noble me había influido de su orgullo.
Iba a intervenir para pedir más dinero y que la apuesta fuera más fuerte, pero el zurdo se me adelantó. Angost haciendo gala de su papel lo mandó callar.
Si la mano derecha del Duque era acallada por el mismo, el cetrero no tenía tampoco vela en este entierro.
Para mi la negociación había ido bien. De hecho, si por mi impulsos hubiera sido, habría sido más fuerte la apuesta.
Cuando el Sha se hubo ido, empecé a tener consciencia de las cantidades que se estaban hablando allí, y casi me mareo. Si todo salía bien podría vivir muy bien durante mucho tiempo. O de una forma brutal durante el poco que me quedase.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Mar Jun 17, 2014 12:48 am

Yasuo estaba muy mal herido, pero eso le ayudaba a llevar su papel a la perfeccion, caracterizado como un viejo apoyado en su cayado, con capucha, medio encorvado por su dolor y con una barba postiza que asomaba desde la tunica. Sus ojos se podian ver a penas gracias a la capucha, dando una imagen de el un poco siniestra. El "oriental" no estaba para mucha accion, ya la tuvo con Tyrok y eso casi le mata, su temperamento. Pero ahora estaban en otros menesteres y esos le hacian que su ábaco mental empezara a echar humo de tan rapido que se movia, sus calculos eran desorvitados, si eran capaces de hacer apuestas por cinco mil monedas de oro y pagar por cada soldado unas veinticinco monedas de oro, ¿cuanto oro no habria en ese banco?, ¿como tendria que ser de grande el banco como para albergar el dinero de todo el Oeste?, era preguntas que se escapaban a su imaginacion; ahora solo cabia concentrarse en el golpe que estaban perpetrando, y tantas maquinaciones no podian llegar a buen puerto, pero no debian perder la compostura o todo se iria a pique.

Yasuo fue a dar un paso para hablar con el "Duque", pero vio como hacia un gesto con la mano para que se detuviera el Zurdo, rapido comprendio que no era el momento de hablar, pero una vez se hubo ido el Sha, se acerco a su oido y le comento:-Sabias que nuestlo halcon es mejol aunque Halaf no sea buen cetlelo, sabes que Lelampago le hace caso, aunque tambien se que la codicia es mala consegela, pelo tanto olo me hizo peldel el nolte, jeje, has estado bien Angost, pelo si puedes y lo ves bien subele el plecio de la apuesta, total el no ya lo tenemos-. La codicia del ladron aparecio en las palabras del "oriental", era muchisimo dinero pero un ladron siempre querra mas, y que se le recuerde si da ese golpe porque no robo mucho oro, sino porque robo mas aun ....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Mar Jun 17, 2014 9:57 am

EL medio reproche de Yasuo no le cayo muy bien a Angost-King. La mirada de halaf tampoco era de muchos amigos, seguramente le habria afectado su presentacion como cetrero de escasa experiencia.
- Lo siento ,amigos, pero estaba solo y debia de salir de la situacion; no debia pedir ayuda a mis consejeros o acaso visteis que el Sha lo hiciese? No habria sido propio de un duque. Tenia 2 opciones, arriesgar y apostar fuerte, sin conocer las habilidades para la cetreria de Halaf o tirar por el camino de lo seguro y creo que asegure bastante bien...ganemos o perdamos sacamos una cantidad que no entraba en vuestras cabezas hace unos segundos...o me equivoco?
-Lo has hecho bien -Dijo Turgoll.
-Muy bien-Dijo Yasuo- Yo solo digo que...
-Basta Yasuo- Dijo Turgoll-No es el lugar para discutir.
-Dejame hablar con Halaf y Yasuo a solas, Turgoll, Zurdo, tranquilos.
Turgoll parecia intranquilo de que montasen una escenita y plan se viniera abajo, pero confio en Angost y los dejo a solas; Dagorlad tambien se fue con los dos e intentaron tranquilizarse y disfrutar de la recepcion.
-A ver...-Empezo Angost- Estad tranquilos. No os dais cuenta de que el Sha ya esta soltando mas dinero del que soltaria en una negociacion normal, conocedor de que estamos estafandolo y vamos a acabar en las mazmorras. Si le saco mas con tanta facilidad puede que Turgoll sospeche algo, el Sha tambien esta interpretando un papel... a veces parece que el oro os nubla la mente! pero yo lo veo clarisimo! Y si tu eres un buen cetrero demuestralo y gana con Relampago, para llevarnos 25 piezas en lugar de 19, no lo dudo que lo haras bien, desconozco tu habilidad en la cetreria, pero lo que si se que el Sha fue segundo el año pasado y tu supuesta "inexperiencia" me sirvio de perfecta excusa para no quedar como un cobarde a los ojos del Sha y no arriesgar el quedarnos con la mitad del oro.
-Pero si has dicho que el Sha sabe que somos ladrones...que mas da quedar como un cobarde-Dijo Halaf.
Angost abrio los ojos mucho para darle enfasis a lo que iba a decir-Pero Turgoll no lo sabe!!!
-Lo entendeis ya,amigos? SI alguno ha quedado ofendido lo lamento profundamente, pero solo estoy interpretando un papel y no solo a los ojos del Sha, sino a los ojos de Turgoll.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Haral
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 838
Fecha de inscripción : 28/04/2009
Edad : 37

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Mar Jun 17, 2014 10:25 am

"No te preocupes Angost. No estoy molesto contigo. Sé que no estoy a la altura. Pero aún así no puedo evitar sentirme herido en el orgullo y apostar por algo que es efímero; esto es, mis conocimientos de cetrería. Si ganamos, será gracias a relámpago. No obstante, he estado practicando un poco con ella, y no parece que mi papel sea tan importante"
La verdad es que no había nada que echar en cara. Había dicho la verdad, y había hecho su papel, que yo no habría estado mejor
"Lo has hecho estupendamente. Inmejorable. Sigue así, nosotros te apoyamos"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Mar Jun 17, 2014 11:21 am

La mentira de la mentira de la otra mentira. Asi podria llamarse este plan. La mente de Angost comenzo a maquinar lo que estaban haciendo. Mientras cogia una copa con vino que le ofrecia un camarero iba paseandose por todo el patio de la recepcion. No se sentia incomodo, mas bien todo lo contrario, no sabia por que, pero sentia que encajaba aqui; se sintio relajado:

En su mente aparecio el Duque: desconocedor de todo.

Luego estaba Turgoll: Conocedor del engaño al Duque y del engaño al Sha, pero desconocedor del engaño del Capitan Arleg.

A continuacion el Sha: que conocia que el Duque habia sido engañado y que ademas de eso sabia que estaba siendo engañado,gracias al Capitan , pero que a pesar de eso seria engañado mas tarde. Angost se imaginaba al Sha partiendose de la risa por dentro y luego se lo imaginaba con cara de bobo al descubrir lo ocurrido.

Y alli estaba Arleg, capitan de la guardia: Conocedor del engaño al Duque y conocedor del engaño al Sha...pero desconocedor del engaño de Angost y los demas.

Y por fin estaban ellos: conocedores de todas las tramas de engaños, pero desconocedores de si La Mano o Turgoll los estaban engañando y eran ellos , realmente los conocedores de todo.

Todos estaban en la misma situacion, pues todos creian saber todo, quien engañaba a quien, pero a la vez ninguno sabia si habia alguien detras, que conocia mas que cada uno de ellos. La unica ventaja que tenian ellos era que se podian esperar esa trampa...o no? tal vez los demas tambien esperaban una trampa.
Quien estaba encima de la piramide y quien debajo...? cada uno se creia estar encima de su piramide particular y eso podia ser un error fatal.
-Espero que si nos equivocamos, al menos no haya sangre-Penso Angost. -Recapitulando:

Ellos que lo sabian todo
Arleg que lo sabia todo menos lo que ellos sabian
El Sha que sabia todo excepto lo que ellos y el capitan sabian
Turgoll que sabia todo excepto lo que ellos sabian, el capitan sabia y el Sha sabia
Y por ultimo, El Duque que no sabia nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Abdulfin
Noldor
Noldor
avatar

Cantidad de envíos : 397
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Jue Jun 19, 2014 11:50 pm

A Yasuo le traia viejos recuerdos el papel que estaba llevando en ese teatro, en esa farsa de la que estaban formando y siendo artifices, el viejo Xin-Fei Liu, siempre encorvado por la edad, se decia que tenia mas de tres generaciones, su barba blanca y puntiaguda, la cual casi le rozaba las piernas, lisa como fina seda y con su malhumor caracteristico. Siempre andaba cerca el pequeño Yasuo para escuchar su sabia opinion, era con el unico que se mostraba afable y gentil, por eso siempre intentaba estar a su lado.

Pero aquello era algo que se habia perdido tiempo atras, ahora era muy distinto, estaban interpretando sus mejores papeles y no podian descuidarse ni un segundo. Cualquier detalle podia ser funesto. El "oriental" miraba a través de su capucha a la mas concurrida flor y nata de muchas partes del mundo. Habia que comportarse como ellos, pero Yasuo lo tenia algo mas facil al interpretar un papel en el cual se podia ser mas flexible con la etiqueta. Yasuo se acerco lentamente hacia Angost-King , con un paso muy endeble debido al dolor de la puñalada y cuando estubo a su lado le comento en voz baja para que esta no fuera muy bien percibida : Lamento habelme llevado pol el dinelo, bastante tienes con apalental sel el Duque, aunque si te digo mi opinion, ese Sha palece no sabel nada de nuestlo plan, es una mela opinion, polque sino, ¿como es que ha apostado tan fuelte sabiendo que lo vamos a lobal? no llego a complendel-lo, solo espelo que todo salga bien... con las mismas Yasuo se dio la vuelta y volvio sobre sus pasos ....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ace
Smeagol
Smeagol
avatar

Cantidad de envíos : 45
Fecha de inscripción : 28/04/2014

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Vie Jun 20, 2014 10:03 pm

Dagorlad tenia el papel más fácil de interpretar. Más amigo que consejero para el duque, solo haría notar su presencia en las situaciones informales (en su mayoría apartadas de los grandes personajes y grandes eventos). La negociación le había parecido insuperable, en general todo hasta ahora lo había sido, y eso lo hacia sospechar. Hasta ahora no había compartido este pensamiento con los demás, pero cada vez más le encajaban todas las piezas y albergaba menos dudas. <Arleg... ha sido retorcido y sucio desde el principio, está jugando una mano muy agresiva o un farol digno de un artista con el tema del veneno y, en cualquier caso, ha mostrado una ambición digna del mejor hombre de la mano. Acaso no lo será?> En el mejor de los casos, estoy seguro de que no habrá compartido demasiada información con el Sha. Si algo saliese mal quedaría en el más absoluto de los ridículos, y no me lo imagino asumiendo ese riesgo por remoto que parezca.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kang
Gandalf el blanco
Gandalf el blanco
avatar

Cantidad de envíos : 917
Fecha de inscripción : 28/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Lun Jun 23, 2014 7:53 am

Halaf

La expectación era máxima, el Sha había retado al Duque del paso del Balrog a un duelo de halcones por puro divertimento. Las miradas de todos se centraron en el cielo.
Soltaron la paloma. Esta arrancó fuerte pero se quedó cerca del suelo, un movimiento extraño para la torcaz.
Halaf quitó la caperuza de cuero a Relámpago. El animal tardó un poco en acostumbrarse al resplandor del sol. AL Rubio le pareció que el animal lo miraba a la cara con cierto aire de complicidad. Halaf elevó el brazo y el poderoso halcón emprendió el vuelo hacia arriba con furia, hacia la paloma.
Pero aquel pájaro parecía diestro en esas lides y se quedó con el sol a la espalda para cegar a los dos halcones que se acercaban a ella.
Relámpago se acercó lo suficiente para lanzar una dentellada con sus garras, pero la paloma se hizo la muerta y se dejó caer a plomo esquivando el primer envite.
Halaf lanzó una llamada larga con su silbato, Relámpago se lanzó en picado haciendo gala de su nombre. La paloma pereció entre sus garras instantes después. Fue entonces cuando estrella de la mañana hizo acto de presencia. Con crueldad atacó a Relámpago. El halcón de Halaf quebró su trayectoria con elegancia en el aire, pero Estrella de la Mañana volvió en sus trece y esta vez hirió a Relámpago en un ala. A pesar de ello Relámpago no se volvió contra su agresor, muy al contrario remontó a duras penas el vuelo y se puso contra el sol.
Halaf miró al otro cetrero que se afanaba el hacer sonar su silbato. Algo en la cara del haradrin alertó a Halaf, Estrella de la Mañana  no estaba respondiendo a las órdenes. Como una flecha se lanzó contra Relámpago y este lo esquivo. El cetrero del Sha pitaba como loco pero su halcón no respondía. Fue entonces cuando Halaf miró de nuvo a su pájaro y en su mente se fraguó un pensamiento.
La paloma caía muerta, delante del sol se recortó unas alas desplegadas, luego como un dragón furioso se lanzó hacia abajo. Un instante después las dos aves se encontraron en un duelo mortal. Halaf apretó sus manos como garras y soltó un grito feroz.  Tras un instante Estrella de la Mañana caía al suelo con la cabeza separa del tronco.
Halaf sintió de pronto un dolor en el brazo y en la pierna. Giró la cabeza y se fue hacia el horizonte. Fue la mano del Zurdo quien le sacó de su “vuelo”
- ¿Estás bien muchacho?.
- Ehh, si. – De pronto se dio cuenta de que el halcón y el habían sido uno, sintió su dolor y furia, el olor de la sangre y la ferocidad del combate. Separarse había sido cruel…
El Sha estaba hablando con Angost, parecía deshacerse en perdones. Nadie sabía que había pasado así como no se explicaban el comportamiento del educado halcón del Sha. El resultado a vista de todos era un pájaro muerto, otro herido que se alejaba de la matanza, dándolo por perdido.

Angost king

Tanto él como el Sha contemplaban la escena con expectación. La paloma salió volando y poco después los halcones. Relámpago se acercó mucho a la paloma y n l primer envite a punto estuvo de cogerla. Pero Estrella de la Mañana se había quedado rezagado. Subió de más de la cuenta y se quedó casi cernido en el cielo. El cetrero del Sha empezó a dar órdenes y el propio Sha parecía contrariado. Instantes después sucedió la tragedia. Estrella de la Mañana atacaba a Relámpago con furia asesina, le hirió en las alas y luego en una pata. Luego el halcón de Halaf se revolvió y de un solo golpe cercenó la cabeza del otro halcón, para huir en el aire volando a malas penas, se perdió en el horizonte difuminándose como una sombra.
El Sha no sabía qué hacer, por una parte había perdido a su mejor halcón, su orgullo. Pero había sido Estrella de la Mañana quien había atacado a Relámpago.
- Mi señor, os pido disculpas por lo sucedido, con gusto pagaré el precio que estiméis por vuestro halcón. – Las palabras del Sha parecían sinceras, pero tras la máscara de cortesía se adivinaba un volcán de furia. Aunque Angost no sabía si era hacia el o hacia su cetrero. Lo que estaba claro que si al Sha le gustaba la sangre su cetrero podía ir despidiéndose de su cabeza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   Mar Jun 24, 2014 9:09 am

Para Angost-King que no existia otro ave que el que no estuviera en una cazuela o en un corral, no entendia mucho la situacion que se acababa de dar, aunque no olvido meterse en su papel :- Me quedo sin palabras por lo que acabo de ver, mi Sha. Su ave, sin duda, ha debido volverse loca. He visto como su cetrero intentaba dar ordenes sin resultado ,asi que tranquilo, no debes pagarla con el. Estas cosas pasan cuando se intenta adiestrar animales agresivos concebidos para ser depredadores, no tiene nada de que disculparse, afortunadamente ,Relampago esta vivo.
-Insisto en hacerme cargo de los gastos para que se cure bien.
Angost-King intento aprovechar el sentimiento de culpa que tenia el Sha, para rematar el negocio y llevarlo a donde el queria; sin quererlo esta accion de su ave podia haber conseeguido llevar, si aun quedaba alguna duda, al Sha, donde querian.
-Esta bien ,mi Sha, en ese caso, agregaremos un pago extra en el contrato , con mis alabarderos- Le dijo con una sonrisa amable Angost-King, como diciendole que no era nada...que lo perdonaba y lo excluia de las culpas a el y a los suyos. Sin duda este acontecimiento haria del Sha, aun mas sumiso a sus planes.-Eso si, parece que he ganado la apuesta jejeje!
SI a vos le parece bien, podemos quedar esta misma tarde, tras la comida, en el foro de la Casa de los prestamistas,justo al lado del banco, es un lugar perfecto, donde me han dicho, se reunen muchos nobles para cerrar tratos; lo prepararemos para la ocasion, yo me encargare personalmente, que le parece?
-SI a vos le viene bien, a mi, por supuesto tambien. Alli nos veremos, tras la hora de la comida.
Los dos "nobles" acabaron la conversacion con una reverencia mutua y se despidieron hasta la "poscomida".
-Me alegro de haber conocido a un noble tan comprensivo como vos-Termino despidiendose el Sha.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El Mirlo Blanco   

Volver arriba Ir abajo
 
El Mirlo Blanco
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 4.Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: AVENTURAS :: La Mano y la Sombra-
Cambiar a: