Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres

Partida de rol por posteo( sistema The riddle of steel (TROS))
 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» TIRADAS DE JUAN(HALAF)
Ayer a las 10:18 pm por Ankalagorn

» La larga travesia. La Ira de los Dioses. Capitulo I
Dom Dic 10, 2017 11:41 am por Tyrok

» TIRADAS DE JULIO DIMMU
Jue Dic 07, 2017 7:29 pm por Ankalagorn

» ficha de Halaf
Lun Ene 23, 2017 5:22 pm por kang

» tiradas de Lothar
Miér Dic 14, 2016 8:01 pm por Ankalagorn

» ficha de Lothar
Lun Dic 12, 2016 6:23 pm por kang

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:56 pm por Tyrok

» Ficha Tyrok
Jue Dic 01, 2016 9:37 pm por Tyrok

» Corazon Oscuro (y 3). Capitulo XII
Lun Nov 28, 2016 9:39 pm por kang


Comparte | 
 

 El nacimiento de las leyendas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ankalagorn
Ungoliant
Ungoliant
avatar

Cantidad de envíos : 2724
Fecha de inscripción : 27/04/2009

MensajeTema: El nacimiento de las leyendas   Miér Mar 28, 2012 12:05 pm







GRANDES HISTORIAS DE LA VII LEGION.LA TORRE OSCURA
PRÓLOGO

LA TABERNA DE LAS ALMAS PERDIDAS

Algo le decía que esta posada no era como las demas. Ankalagorn, el numenoreano negro, echó un último vistazo al cartel antes de entrar : "La taberna de las almas perdidas".

¿Es esta?- preguntó su compañero de viaje, Maskull, otro numenoreano negro que
parecía tener su mismo destino.
-Eso parece. entremos.


El cálido interior de la taberna recibió a los 2 numenoreanos.En la hoguera se calentaba un mestizo, el cual ni se giro para mirarlos. Mas lejos había un bárbaro de apariencia salvaje, posiblemente acostumbrado a pasar las mas frías noches a la interperie, no necesitaba del calor del fuego para estar comodo, Maskull habría dicho que se trataba de un variag por su piel grisacea, para Ankalagorn, no había gran diferencia con cualquier sureño. Nadie mas había en la taberna salvo el mismo tabernero, el cual parecía cualquier cosa menos un tabernero, por su aspecto parecía todo un guerrero versado en miles de batallas que con la senectud había decidido abrir este tugurio, puede que para jubilarse. Le faltaba un ojo,y su cara estaba surcada por cientos de cicatrices.

Los numenoreanos pidieron 2 cervezas y se sentaron a esperar, mas el posadero hizo caso omiso al pedido
De repente la puerta se abrió de un golpetazo, una voz ronca salio tras ella gruñendo
-por las barbas de Aule que frio hace fuera, maldita sea ...tukutuku grrrr rukutunku...
Todos los huéspedes se miraron entre si extrañados cuando el enano entró en la taberna, hasta el mestizo se giró, esta vez para ver al peculiar personaje...
-Una cerveza, tabernero-dijo el enano.

Tras unos breves instantes el tabernero los miró a todos de hito en hito.
-bien, bien, ya estáis todos, creo...
Todos se miraron entre si extrañados nuevamente.
-Parece que nos tocará viajar juntos-pensó mas de uno.
-Señores-continuó hablando el tabernero- mi nombre es Savath y regento esta taberna, mi deber es informaros que habeis sido elegidos entre muchísimos jóvenes por vuestro futuro potencial para asistir a La Torre Oscura, debéis partir cuanto antes hacia el sur, solo si sois merecedores de pertenecer a esta selecta escuela llegareis a vuestro destino, sin mapas, sin indicaciones mas que las de vuestro propio instinto, lograrán esta empresa – el tabernero hizo una pausa para asegurarse de que esos merluzos le prestaran atención.
- ahora...vuestra primera prueba...¡si no pasáis de aquí es que sois auténtica basura!-Savath sacó de debajo de la barra un enorme hacha de combate-para mi solo sois estiércol del mas miserable de los trasgos ¡VAMOS CABRONES, HIJOS DE MIL PUTAS DEMOSTRADME QUE ME EQUIVOCO!...

Con una agilidad felina el orondo tabernero saltó la barra con el hacha en sus manos. Curtido en mil batallas no esperó ni dio tiempo a los jóvenes a sacar sus armas. Rápidamente intentó partir en dos a Maskull, pero el numeroneano saltó hacia atrás para ganar tiempo, el hachazo dirigido a su cabeza acabó en el suelo. A esas alturas todos los hombres ya tenían sus armas fuera. El tabernero sonrió. El mestizo lanzó un sablazo vertical con mala intención, pero el tabernero fintó y contraatacó, su hacha describió un círculo para sacarse a los mosquitos de encima, acabando su movimiento con una patada que derribó al mestizo. Era un maestro y ellos unos principiantes. El variag amagó y engañó al viejo guerrero al tiempo que los dos numeroneanos lanzaron sendas estocadas con intención de apuñalar su costado, una vez mas el viejo sorteó los ataques, dribló e interpuso al variag entre él y los numeroneanos. Pero la suerte dejo de lado al tabernero, su evasión lo había dejado a merced del enano que lo esperaba con su rompecabezas agitándolo a toda velocidad. Su ataque no se hizo de rogar, estrelló con potencia la bola de pinchos en su rodilla. Una persona normal hubiese caído chillado de dolor, pero aquel hombre no. Simplemente agarró la cadena y tiró para desincrustar la bola de acero ante la mirada atónita del enano. La sangre y los torzos de carne salieron despedidos por toda la estancia sin que se escuchara ni un mal gemido de dolor. Miró al enano como diciéndole que el próximo en caer iba a ser él, pero el tabernero había perdido la velocidad, parado en seco por el enano; Ankalagorn descargó con furia su espada contra su cabeza, abriéndola en dos como un melón maduro.
La escena era dantesca, ese hombre se había lanzado a por ellos con un solo objetivo. Sin vacilar, sin miedo, a vida o muerte. Habían luchado bien y en equipo, fue entonces cuando el mestizo, mitad numeroneano mitad haradan se levantó y dijo – a La Torre Oscura ¿no?
Todos se miraron y asintieron, pues en marcha.


I CAPITULO

EL INFIERNO EN LA TIERRA

El grupo salió de la posada para darse de bruces con un hombre ataviado con una armadura totalmente negra, apoyado tranquilamente sobre un árbol. Parecía esperarles, ¿sería un guardia? Su armadura estaba finamente labrada, dibujos en oro y carmesí ribeteaban de arriba abajo el metal. Intricados dibujos y runas aparecían entre los motivos demoníacos. Simplemente daba miedo. Se despojo del casco. Una cicatriz en la mejilla derecha amenazaba con haberle sesgado un ojo, que se había salvado por los pelos. El calor del desierto era asfixiante nadie podía entender como aquel hombre no se cocía dentro de esa pesada armadura. Su aspecto no dejaba duda alguna, era un numeroneano de pura raza. Un guerrero nato, veterano de muchas contiendas, en definitiva alguien muy superior a ellos.

Todos estaban muy tensos, armas a punto aunque ya habían llegado a la conclusión de que si peleaban mas de uno se iría al otro barrio, cuando no todos. Simple y llanamente el guerrero dijo - a la torre oscura, ¿no?- todos se miraron entre si y volvieron a centrar su atención en el extraño guerrero; pero ninguno dijo nada.- Casualmente comparto el mismo camino y si quereis podéis acompañarme, el trayecto es largo y no me vendría mal compañía, además está lleno de peligros y no creo que vosotros consigáis llegar solos- nadie se dio cuenta pero Ankalagorn torció el gesto ante su supuesto nuevo compañero de viaje.
-Por cierto mi nombre es Othin, Lord Orthin.
El camino resultó ser tal y como dijo el guerrero, largo y lleno de peligros. Durante el mes que duró el viaje los aventureros tuvieron tiempo de conocerse e intercambiar impresiones sobre la torre oscura. Intentaron sonsacar a Orthin algo de información pero el numeroneano solo les contestó que se dirigían a su tumba. - la torre oscura es la escuela de combate más dura de la tierra, pocos son los merecedores de adiestrarse en ella y menos aún los que consiguen terminar su entrenamiento, os dirigís a la muerte- sentenció.

El aire cambió de pronto se enrareció, los pasos dejaron de ser firmes y el animo decayó.
-Estamos en tierras de la torre oscura- aclaró Orthin – su poder se filtra en el aire una vez os seduzca nunca mas estaréis a gusto en ningún otro sitio- su cara sonrió por primera vez en un mes. Un par de días mas tarde llegaron a la torre. Hasta el enano acostumbrado a las magnificas construcciones se quedó perplejo. Un inmensa torre negra como el azabache se erigía en lo mas profundo del desierto. Su arquitectura no se asemejaba a nada que hubiesen visto. Agujas, arcos, contrafuertes se elevaban y enroscaban maliciosamente hacia el cielo, como si quisiera rasgarlo con sus cientos de agujas puntiagudas. Su sola visión helaba la sangre en el mas tórrido desierto, simplemente despedía un aura negra de muerte.

Fueron acercandose para descubrir que no eran los únicos que querian enrolarse en las filas de la torre negra, muchos jóvenes querían encontrar la muerte en el mismo lugar que ellos.
Fue curioso contrastar con ellos que sus aventuras comenzaban con un incidente con tabernero sediento de sangre. El camino en este punto se hizo tedioso y largo, pero al fin habían llegado a este horrible lugar, habían alcanzado su destino. Lord Orthin se despidió de ellos llegados a este punto y pillándolos por sorpresa les deseó suerte.

Todos los reclutas formaban en el inmenso patio de armas de la torre. Formaron en filas y ante ellos se presentó un grupo de oficiales. A la cabeza de ellos iba un uruk hai ataviado con una armadura de aspecto feroz, muy acorde con su naturaleza. Esa mole de mas de dos metros se paseaba con aires de superioridad sin decir ni media palabra, solo observaba. La casualidad hizo que se plantara delante de Maskull muy cerca del resto de sus compañeros de viaje. Miró a ambos lados para acabar centrando su mirara en el numeroneano.

- Mi nombre es LORD GAZLORKG y soy el Comandante de La Torre Oscura –
Gritó con una voz que podría haber sido la del mismismo demonio. Maskul pensó que le iban a reventar los oídos.
- En la Torre Oscura seréis sometidos a un durísimo entrenamiento, esgrima, atletismo, estudios, supervivencia y un sin fin de artes de las cuales no merecéis ni escuchar su nombre malditas ratas. Durante meses seréis castigados, apaleados, desollados vivos si es preciso para sacar al soldado que lleváis dentro. Algunos perderéis la vida y juro por la sangre negra del mismísimo Melkor que solo los más fuertes sobrevivirán para iniciarse en el camino de los paladines oscuros, de los Guardias Negros o guerreros de la Torre Oscura, los guerreros mejor entrenados de todo el oeste y el sur de la Tierra Media. ¿Lo habéis comprendido, hijos de puta?
Estaba claro que ese maldito engendro surgido del infierno iba a cumplir con creces lo que les estaba prometiendo, no hubo ni un solo recluta que no se cagase en los pantalones.
Lord Gazlorkg se dirigió a Maskull - ¿cual es tu nombre?- con orgullo de Numenoreano respondió a su comandante Mi nombre es Maskull, Señor...

¿MASKULL??? Tu nombre es escoria! como todos tus compañeros!
Gazlorkg golpeo al numenoreano en la boca del estomago doblandolo de dolor... posteriormente fue golpeando a todos uno por uno los fornidos jóvenes iban doblándose como juncos contra el viento. Tenía la fuerza de un troll y la uso sin importarle si mataba a alguno - arriba escoria- uno de ellos no lo consiguió Gazlork lo había matado de un solo golpe, sin inmutarse continuó con su siniestro discurso.
- Aquí os enseñaran a ser duros, si sois merecedores de estar en la torre pronto aguantareis la embestida de un mumakil, os convertiréis hijos de la muerte, comeréis alambre de espino, estrangulareis a vuestro enemigo con vuestras propias tripas yo os haré ser verdaderos engendros del averno o lo que es lo mismo soldados de la torre oscura.

Ankalagorn, Maskull, Logan, Groomch, Rahs fueron asignados con cinco hombres más al sargento Godberg, el trato no fue muy diferente por parte de su sargento al que recibieron del comandante en jefe. Acababan de llegar a su destino, el infierno en la tierra. Godberg era ayudado con las tareas de instrucción por el sargento Gobeii, encargado de ponerlos en forma para el trabajo de verdad.

Quiero a estos piltrafas listos para empezar el combate con armas en un mes Gobeii- Le ordenó godberg al sargento – la cara del sargento se puso roja de ira al girarse para encararse con sus nuevos reclutas.- maldita sea, el sargento godberg solo me ha dado un mes para poneros en forma, algo totalmente imposible dado el defectuoso material que tengo para trabajar- estaba claro que el defectuoso material eran ellos. Id a la armería y poneos una armadura de recluta, aquel que no se presente ante mí con la armadura puesta en menos de 10 minutos se va acordar de mí hasta en el infierno. Ninguno de ellos consiguió hacerlo, gobeii cumplió su promesa. Ese día lo pasaron corriendo alrededor de la torre ataviados con la armadura, mas de uno pensó que ese maldito bastardo iba a acabar con ellos. El calor del desierto amenazaba con cocerlos dentro de esa pesada armadura, mas de uno cayó al suelo desfallecido, solo encontró el consuelo de las botas del sargento instructor golpeando salvajemente sus costados al tiempo que repetía – cuando yo diga en diez minutos con la armadura puesta estaréis en ocho – ese día aprendieron que lo que vaticinaba el comandante se iba a cumplir a pies juntillas. Ninguno de los reclutas pudo esa noche hacer algo más que dormir cuando llegaron al barracón que se les asigno. Durante un mes continuó el duro entrenamiento físico antes de coger una sola arma. Estaba claro que quien terminase vivo el adiestramiento en la torre oscura sería cuanto menos un ser superior.
Nunca habían sentido en sus carnes tanto sufrimiento, cada día parecían años, alguno pensaba que al cruzar aquel túnel perdido en el desierto habían atravesado alguna de las esferas del palio, asta el calor del desierto había desaparecido, algunos decían que hasta el propio Sol había huido de ese maldito lugar. Lo peor era sin duda el día posterior a las guardias nocturnas, pues el cansancio para afrontar las pruebas propuestas por el sargento instructor Gobeii, era inhumano, todos pensaban que esas guardias estaban hechas para fastidiar aun mas a los alumnos, ¿pues que ser querría atacar o entrar en ese lugar infernal?
Los golpes se sucedían, sobre todo para algunos bocazas como el enano,Groomch, eran su desayuno diario, si alguien creía al principio que gozaría del beneplácito de Godberg, en estos momentos, no tenían duda de que no era así, es mas, dudaban si el mismo Godberg era otra raza que no fuera la de los khazad; los entrenamientos eran demoledores físicamente y psicológicamente. Gobeii se pasaba el recorrido recordando a cada uno lo fea que era su madre, como habían podido nacer, pues que ser inmundo se arrimaría a menos de 5 kilómetros de ella o recordándoles lo inútiles que eran u otras lindezas por el estilo y lo peor era que lo decía con tal desprecio que hasta llegaban a creérselo; los paseos y carreras de velocidad o resistencia con la coraza completa, el no quitársela ni para dormir; los accidentes mortales se sucedían en otros grupos de alumnos y el Grupo de los mierda de Troll, bautizados asi por Gobeii,se preguntaban cual seria el día que le tocase a alguno de ellos...Todo era una Gran Putada.


Los días se convirtieron semanas y las semanas meses, ya conocían prácticamente a todas las grandes personalidades de la Torre, excepto al Señor Slathorn. Tenian instructores especialistas para todo: batallas navales, swordmaster, maestro de paladines oscuros, que no era otro que Orthin! aunque ni los miraba a la cara, también había maestro de guardias negros, mentalista oscuro, experto en supervivencia y muchos mas. Sin apenas notarlo los ejercicios estaban convirtiéndolos en maquinaria de guerra,si bien la magia continuaba siendo un misterio para muchos, para el enano puede que un misterio eterno, otros de los Mierda de Troll ya hacían sus pinitos...con ayudas externas, eso si, pero se iba viendo hacia que camino estaba destinado cada uno, así los dignos ser Paladines oscuros se irían al acabar el curso de la Torre, al Templo Oscuro, mucho mas al sur para completar su adiestramiento como paladines.
Aquellos otros que aspiraban a Guardia Negro acabarían su adiestramiento al este, en la Torre de las Tinieblas. Otros como el enano Groonch, acabaría su adiestramiento como guerrero en el mismo lugar donde empezara, en la Torre Oscura. Pero para ese día, aun faltaba mucho camino que recorrer...


La Torre Oscura



II CAPITULO

DEL TROLL AL BARRACON

Los reclutas de Ghodberg estaban formados a primera hora de la mañana.
- Hoy empieza la fase donde la escoria va a ser eliminada de la torre, quiero deciros, mierdecillas de troll, que habéis superado la primera fase de entrenamiento. Es increíble que unos piojosos como vosotros hayáis llegado tan lejos. Pero no alegraros ahora es cuando yo voy a empezar a disfrutar…. La cara del enano instructor dibujó la clásica sonrisa cuando los puteaba de verdad.
A su señal los hombres rompieron filas y lo siguieron a la sala de batalla. Allí el instructor les mostró un mapa y la ubicación de una cueva.
- Según los exploradores un troll se ha instalado cerca de la torre, se os ha encomendado la tarea de eliminarlo, por cierto no quiero bajas.- dijo el enano remarcando la frase “sin bajas”

Salieron por la puerta de la Torre Oscura, rumbo a una cueva perdida en medio del bosque marchito. El enano no paraba de hablar y cantar, nuestra primera misión, machacar trolls, Logan el callado, Ankalagorn mata troll, Rahs pisa-boñigas de troll. Rash y el enano no podían ni verse.
Nadie se dio cuenta de la figura que los seguía.

Lentamente se fueron internando en el bosque y al cabo de dos días de marcha por el tétrico lugar dieron con la cueva del troll. El lugar estaba lleno de las apestosas boñigas.
Los aventureros decidieron esperarlo. Entrar a la cueva era una locura.
Se les ocurrió llevar una piedra encima de la entrada de la cueva, pero la ubicación de ésta no propiciaba bien la trampa-piedra, la enorme roca estaba situada muy a la izquierda. Era probable que fallara. Iban armados con ballestas y arcos para acometer la primera fase del combate a distancia por si la trampa fallaba. Por otro lado no sabían si estaba dentro o fuera.
El enano fue el encargado de arrojar la piedra. Solo el pequeño forzudo tenía el espacio suficiente para empujar la piedra y no caerse.
Pasadas unas cuantas horas los cazadores dejaron de sentir la tensión de enfrentarse a una bestia como aquella para dejar paso al aburrimiento. El enano ya hacía rato que había empezado a hablar. El tiempo pasaba lentamente hasta que la luz dejó paso a la oscuridad.
Fue entonces cuando ocurrió, nadie se dio cuenta como el troll empezó a salir de la entrada de la cueva. En su mano llevaba una pata de un animal muy grande a medio comer. Su paso fue vacilante y casi trastabilló al resbalarse con una de sus propias boñigas. El enano empujó con todas sus fuerzas la roca. Esta rodó y golpeó al troll el hombro con mucha fuerza. Este rugió y se llevó la mano a la zona golpeada. Unas cuantas flechas mas se unieron a la acometida pero la piel de esta bestia las rechazó sin problemas. El troll solo se había percatado de la presencia del enano, que estaba peligrosamente situado encima del troll. La criatura de mas de tres metros se giró hacia la pared e intentó agarrar al pequeño personaje que intentaba escabullirse pared arriba.
Sus compañeros blandieron sus aceros y arremetieron contra la bestia. Logan fue el primero en descargar su espada contra la parte derecha de la rodilla con intención de cortar sus ligamentos pero la bestia se giró en el ultimo momento y el golpe se quedó corto al chocar contra la rodilla flexionada de la bestia. Maskull se interpuso entre la bestia y Rash y descargo su poderoso golpe en la barriga de la bestia. La espada apenas penetro la piel. ANKALAGORN intento apuñalarlo pero el troll describió un arco con la pata de vaca. El numeroneano saltó hacía atrás para esquivar el poderoso mazazo. El troll arremetió algo lento contra sus nuevos atacantes, pero sus golpes eran poderosos. El troll comenzó a dar zarpazos de izquierda a derecha para quitarse a los moscones de en medio. Logan hizo de cebo y atrajo la atención del bicho. sus camaradas arremetieron tras el puñetazo del engendro dirigido al mestizo. Aguijonearon sus costados y piernas. Cada vez que el troll se abalanzaba sobre un el resto intentaba asestarle un golpe. El troll era muy lento y le costaba respirar, pero no cejaba en su intento. Rash clavó su lanza en el pecho del troll y empujó con fuerza. El troll cogió la lanza con una mano y la partió dejando la punta hundida en su carne. Rash salió despedido como un pelele. Al mismo tiempo giró su pata de vaca a una velocidad terrible, Ankalagorn solo pudo ladearse un poco para no encajar el impacto de lleno e Interponer el escudo, que se hizo añicos al tiempo que Ankalagorn caía al suelo. Maskull arremetió con fuerza la espalda del monstruo y abrió una brecha en la columna vertebral. El dolor laceró al troll y aquella bestia se giró para aplastar al numeroneano. Con dos poderosas zancadas acorraló al pobre Maskull que ya estaba pensando que lo iba a aplastar contra la pared. Logan fue esta vez quien propino un severo mandoble a la barriga, el dolor hizo que la bestia fallara el golpe y dejara escapar al numeroneano. El troll se giró y arremetió con fuerza. Groonch advirtió que un segundo troll acababa de entrar en escena y se lanzó a por él para evitar que acabase con sus camaradas. Si la cosa estaba mal solo con uno, varios de ellos pensaron en el final con dos monstruos a la vez……. El miedo se apoderó de todos, estaban muertos.
El nuevo troll se encontró de frente a un enano temerario que corría hacia él, con un puñetazo de arriba abajo el troll intentó aplastar a Groomch pero este fintó a la izquierda y saltó.
-AULEEEEEEEEEEEEEEEEE –
Groonch invocó a su dios y dió vía libre a toda su ira, llevó el rompecabezas hacia atrás y puso toda su alma en ese único golpe, la bola giró y……
Su rompecabezas se empotró en la cara de la bestia. La potencia del golpe hizo que la bola rompiera los huesos de la cara y se incrustaran en el cerebro del monstruo. Simplemente cayó hacia atrás como un saco de patatas
–TIENES UNAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA- Gritó triunfal el enano.
Pero la cosa no había terminado, aun quedaba otro que no había forma de tumbarlo. ANKALAGORN estaba fuera de combate RASH también solo MASKULL Y LOGAN hacían frente a la mala bestia. De repente la pata de vaca sorprendió a MASKULL cuando golpeó a plena potencia contra él. El escudo de acero ayudó a parar el golpe, pero nadie podía hacer frente a una acometida así. MASKULL salió volando para aterrizar contra el suelo inconsciente.
El troll se giró hacia LOGAN y cogió lo que quedaba de pata para clavar al mestizo contra el suelo. LOGAN se lo jugó todo a una, esperó el golpe vertical y se quedo quieto. En el último momento LOGAN se apartó lo justo para dejar pasar el golpe. Ladeó la cintura y describió un arco con su espada para asestar un hachazo a la muñeca del troll. La espada se abrió paso a través de la coyuntura. La mano se quedó colgando en un ángulo extraño y el troll rugió. Acto seguido y con un rápido movimiento atravesó la garganta del monstruo. La bestia estaba acabada pero no vencida. De un manotazo con su brazo bueno envió a LOGAN a la lona. El mestizo al darle una profunda estocada se había metido en la guardia del bicho, dejándolo a su merced. Instantes después la mole caía al suelo.

Dos días mas tarde se presentaron con las cabezas de los trolls ante Godberg. Pensaban que estaría muy contento de que sus hombres hubiesen cumplido la misión al cien por cien. No fue el caso.
Malditos inútiles os creéis muy importantes por haber acabado con dos criaturas drogadas, si esos dos mamelucos hubiesen estado a su plena capacidad ninguno de vosotros estaría aquí.
Y encima ni siquiera os disteis cuenta de que alguien os seguía malditos inútiles, en la guerra no hay momento para la distracción, gusanos asquerosos. Tanto balablabla solo sirve para que os maten, mierdecillas de troll. Un soldado de la torre oscura es mortal, silencioso, preciso. ..vosotros simplemente solo sois ...mierda de troll. Id a vuestros barracones hijos de mala madre!


LOS BARRACONES
Rahs llegó al camastro de paja reventado por la instrucción del sargento Gobeii.
Cerró los ojos y su mente medio dormida llevó muy atrás a su vida con su familia del lejano harad rodeado de salvajes variags solo movidos por la guerra y el ansia de lucha.Todos incultos a mas no poder, ninguno hablaba la lengua común de manera correcta y por supuesto ninguno era capaz de leer, solo el sumo chaman de la tribu, el cual guardaba con sumo recelo un libro, botín de una gran batalla escrito en una lengua tan extraña, que ni tan siquiera él podía leer. Rash comenzó a sentir curiosidad y atracción por aquél libro -Qué será lo qué contiene ese libro? ¿Por qué será guardado con tanto recelo?-se pregunto el variag-. La curiosidad pudo con él y sin poder evitarlo fue hasta el altar donde se guardaba e intento leerlo, en vano no sabia leer, y menos aun aquella horrible lengua tan extraña...

Sin saber ni como ni por qué, siguió sintiéndose atraído por aquel misterioso libro, parecía presa de algún encantamiento. Tras más de 1 año repitiendo la misma acción todas las noches y sin apenas dormir... acabo consiguiendo descifrar aquella lengua y leer lo qué allí estaba escrito... El libro hablaba de muertos y demonios, de artes oscuras y estaba escrito en la mismísima lengua del Señor Oscuro.
Una noche Drag, el chaman, descubrió a Rash leyendo el libro, la ira se apoderó del viejo y se lanzo a golpearlo, Rash se zafò del viejo y arremetió con sus puños, el primer golpe dierecto al estomago, el viejo se dobló de dolor. Al bajar la cara reencontró con un gancho que rompió sus dientes y cayó semi inconsciente al suelo. Quejumbroso suplicó clemencia a lo qué Rash respondió con odio, le arranco los ojos, la lengua! Y lo dejó allí tirado.Salió con el libro hacia casa de sus padres y les contó lo sucedido con una tenebrosa sonrisa en la cara. Sus padres se horrorizaron ante el rostro despiadado de su hijo y lo echaron de casa, había matado a Drag sus padres se estremecieron al pensar en la maldición del chaman moribundo.
Rash estuvo vagando por el desierto y alimentándose de carroña, sin dormir para no ser devorado por los animales salvajes, comió y bebió cualquier cosa (cuenta que incluso comio carne humana), cada vez perdia mas su parte humana para ser, ni el mismo sabía que... Solo le preocupaba su libro. Pasado algún tiempo llego a olvidar su nombre y decidió adoptar otro, Ungolianth se llamo a si mismo, en honor al mas poderoso de todos los personajes qué aparecían en aquél libro... Cuando fue recuperando la "razón" y la "cordura" decidió moverse rumbo a donde le mandase su instinto... su destino...a la Torre Oscura, y ya estaba aquí...
El enano entró hablando sin parar interrumpiendo el sueño de Rash:- será follonero, cállate –
Groomch soñaba con ser un gladiador, su modelo a seguir no era otro que el sargento instructor y comandante de la Séptima Legión, Godberg.
En los barracones las bromas y demás eran las comidillas del día a día.
- El sargento Godberg tiene el nombre parecido a una cerveza de mi tierra Cahs-berg - dijo el enano al tiempo que soltaba una risotada.
-OYE! ¿Se sabe si nos van a dar algo?, esto es, distintivo o diploma bonito de SOMOS TROCEADORES, DESTRUCTORES; es muy importante para MI, ¿os han requisado el dinero?- Groomch, JAMAS dejaba que nadie le tocara la bolsa de su oro, que formaba casi parte de su CUERPO -, En el caso hipotético que nos la requisen. ¿nos lo devolverán?...

La bola con patas no paraba de hablar cuando llegaban a los barracones, sus compañeros estaban aburridos y desesperados con aquel ser. Simplemente no paraba y algunos estaban realmente cansados de él.
Rash el variag no soportaba a Groomch –¿ oro, un diploma? Eso son estupideces. ! Cállate ya, quiero dormir besugo-, le dijo al enano – ¿Acaso no te importa que quiten el dinero, Rash? Le preguntó Groonch intrigado
-Ojalá se atragante con su barba y se ahogue, en cuanto tenga oportunidad lo liquido –pensó Rash
Groomch se giró de repente hacía los dos numeroneanos y cambió de tema con la misma velocidad con la que se había girado
- Amigos, ya que así os puedo llamar a vosotros -Groomch empezaba a hacer “migas” con los dos numenoreanos - cuando os lleven a las otras torres donde mejoraremos, y una vez que lo hagamos ¡nos podríamos reencontrar!, al fin y al cabo, hacemos buen equipo, y por si no os lo he dicho, mi intención desde el principio es matar a un dragón y quedarnos con su tesoro, ¿podríais venir? con vosotros estaré a gusto de repartir el botín.
¿qué decís?

Rash le contestó amenazadoramente y apretando los dientes con rabia -Mmmm, una advertencia para el enano impertinente... Debes saber que la gente con la que vas es sumamente mezquina, asesinos sin escrupulos que desollarían a su madre por llegar hasta aquí , no nos confundas “amigo"...
No seas envidioso, AMIGO CALVO, que a tí también te quiero, y te estoy cogiendo cariño, no ves que cuando corremos y trepamos vamos a la par, solo me adelantas usando esos animales raros con cuatro patas, que llamais caballos. Le contestó el enano al tiempo que se reía otra vez.
-Tranqilo cabeza yunque que Ankalagorn es tu amiguito-dijo el numenoreano tumbado en su camastro medio burlandose de Groomch.
El enano no pilló la indirecta -No esperaba menos de ti Ankalagorn, y espero que Logan diga lo mismo, y a Maskull,que también lo estimo, pero darme tiempo a coger amistad con todos, porque por muy impertinente que creéis que soy , todos veis que deseo hacer amistad con vosotros, os estimo y respeto, a alguno más que a otros claro está , y esto que voy a decir va por ti RASH, recordad que "nunca hubo un amigo que hiciese un favor a un enano, ni un enemigo que le hiciese un mal, que no se viesen pagados por entero"; así que si contáis con la amistad de Groomch, contáis con un buen rompecabezas y un buen hacha de combate ...
Groomch seguía y seguía...blablabla...
y que vamos a hacer cuando nos separemos,a ver...cada cual ira a un destino! deberiamos de encontrar una forma de reencontrarnos ¿,no creéis?
ANKALAGORN imploró a uno de los dioses de su tierra:-Ulmo, escucha mis plegarias y haz callar a este ser...
Logan se incorporó enfadado: -primero vamos a pensar en acabar el curso, enano y luego ya veremos que pasa y ahora ¡cállate! Le gritó el medio-numeroneano.
El enano contestó a LOGAN sin intención de cerrar el pico- Hombre campeón, eso ya me lo imaginaba; lo que ocurre es que yo suponía que esto iba a ser mas corto, pero lo bueno es que luego sigamos juntos con nuestros nuevos niveles de MAESTROS!.
De todas formas, lo decía porque como antes Ankalagorn , has dicho que es la única oportunidad de hablar entre nosotros, en los barracones,pues eso, lo apuntaba; si no nos vemos mas, pues diré:"Bueno amigos, ha sido un placer y un honor combatir a vuestro lado, y pasar por estas calamidades, junto a vosotros. Desearía volver a veros, pero eso nunca se sabe...Ya que la vida....es como una bolsa llena de gemas, no se sabe cual es más preciosa, la que acabas de sacar o la siguiente......Quiero decir que si nos vemos, pues me invitáis a cerveza y hablamos de la vida, y si no, lo dicho, un placer. Solo les faltaba ser enanos, para ser "perfectos"- pensó el enano.

-Vale Groomch,hasta ahora lo único q deseamos es llegar a lo mas alto...los paladines al Templo Oscuro,los guardias negros a la Torre Tenebrosa etc...No importa nada mas...sera una pena cuando nos separemos pero ese NO es nuestro objetivo....pero no adelantemos acontecimientos, pues el objetivo de cada uno es ser lo más grande de su profesión y para ello nuestros caminos se separaran...talvez el destino los vuelva a unir. Le contestó ANKALAGORN,intentando zanjar la conversación por enésima vez.

Por fin el enano se calló para dar paso a unos sonoros ronquidos. Esa noche Aule estuvo a punto de recibir a un nuevo miembro en su salón de los escudos.


El sargento Ghodberg preparándose para la instrucción




III CAPITULO
A LAS PUERTAS DE LA MUERTE



Ghodberg era el sargento instructor de todos los reclutas de la Torre Oscura, a su mando tenía una multitud de sargentos encargados de grupos de diez reclutas que a su vez se subdividían en dos grupos de cinco hombres. En el caso de los Mierdas de troll ,ese sargento era Gobeii.
Tras los primeros meses de entrenamiento había llegado el momento de contrastar la capacidad de los grupos entre si. La competitividad entre ellos haría que mejorasen a nivel físico y cooperativo. Se inició un torneo entre los distintos grupos de reclutas. Los oficiales de la Torre Oscura premiarían a los mejores hombres y unidades, pero para los que fracasaban solo les esperaba el desprecio y el castigo atroz de sus instructores.
Durante las siguientes semanas se realizaron distintos combates con diferentes armas entre los miembros de los reclutas. Los hombres del sargento Gobeii destacaron sobre el resto. Logan y un uruk hai llamado Grundebarth eran los más competentes en el manejo de la espada. A su vez Groomch era sin duda el mejor con las armas contundentes. Y aunque el grupo del sargento Gobeii fuera en cabeza este no estaba para nada contento. Algunos de sus hombres habían sucumbido ante otros reclutas de otros sargentos y cada vez que uno de sus hombres era vencido su ira caía sobre todo el grupo, en especial sobre el enano. El sargento disfrutaba apaleando al pobre Groomch. Sus compañeros hartos del enano no reprimían su satisfacción y el enano era muy consciente de ello. Todo se aclaró para su enorme cabezota cuando se enfrentó cuerpo a cuerpo con el uruk hai a duelo de espadas. Groomch no tenía rival con las armas contundentes, pero con la espada el uruk era bastante mejor. Tras recibir una paliza de órdago del mastodonte vino la represalia de Gobeii y la chanza de Rahs. Esto fue demasiado para Groomch, en su interior nació la ira y esa noche juró a Aule que se vengaría costase lo que costase.




EL INFIERNO DEL ENANO GROOMCH
El pobre Groonch se acostó es su jergón de paja apaleado y humillado, se sentia el enano mas desgraciado de la tierra
- Otro nuevo día en el infierno en el que estoy. ¿Qué demonios hago yo con esta gente? me he comportado todo lo amable que un enano se puede comportar para ganar su respeto y su amistad.
Lejos de eso, todos me odian. Los instructores disfrutan golpeándome más que adiestrándome. Mis compañeros, desean en con casi todas sus fuerzas matarme; veo sus ojos felicidad cuando Gobeii o Godberg me castigan, golpean o maltratan, veo sus miradas de satisfacción cuando fracaso en una prueba, ese Uruk-Hai me la tiene jurada. Solo en un tipo llamado Tom, veo algo de lástima ante la actitud de los demás, pero muestra su indiferencia, como si esa piedad durase un instante.
Hay un sentimiento que aflora dentro de mí, que nunca lo había sentido antes, que incluso me da miedo, porque estoy sintiendo un profundo ODIO, odio a mis instructores, odio a mis compañeros, y solo deseo vengarme. Y este deseo hace que aguante todos los insultos, humillaciones, golpes y castigos. Ese deseo de vengarme de todos hace que siga aquí, en el lugar más detestable del mundo.
Casi no puedo dormir por las noches del enorme esfuerzo que he hecho durante el día, y porque no me fío de los que duermen conmigo; es cierto que hace poco hubo un “accidente” y un compañero murió, y el que provocó dicho accidente fue severamente castigado; pero no creo que eso detenga a estos seres que tanto anhelan mi mal (he visto insinuar a Godberg que si "accidentalmente" caigo, no habrá castigo y sí recompensa), a veces el sufrimiento es tanto que deseo que ocurra, otras deseo acabar con todos ellos.
He de aguantar, por mi venganza, y porque en el fondo sé que están mejorando algo dentro de mí, y no me refiero a lo aprendido en combate, sino algo más.
Se quién entró en esta torre, pero me parece que no conozco al enano que saldrá, si salgo.



El entrenamiento había llegado a la parte donde los reclutas empezaban a especializarse.
Ghodberg había decidido que ya estaban listos para las pruebas con la hechicería. El sargento instructor escupía esa palabra cargando cada silaba con desprecio,pues bien sabido era el odio o desconfianza que todos los enanos tenÍan a esas "habilidades" y Ghodberg no era una excepción. El ansiado día llegó para los reclutas ávidos de poder.
Ankalagorn y Maskull, numeroneanos de pura sangre, no tuvieron problemas para despertar la esencia de la magia. Los descendientes de la desaparecida Isla de Numenor tenían especial afinidad con el poder y pronto fueron capaces de invocar pequeños demonios. La magia recorría su cuerpo con la misma facilidad con la que la sangre manaba por sus venas. Estaba claro que ellos irían a ingresar en la orden de paladines oscuros.
Rash y Logan, no gozaban de la pericia suficiente para convocar a los demonios, su esencia estaba mas inclinada a la nigromancia. Fácilmente fueron seducidos por ese lado de la magia oscura y al cabo de una semana de práctica ya eran capaces de levantar cadáveres. Ambos estaban destinados a formar parte de los guardias negros. Poderosos guerreros y nigromantes que contaban con el beneplácito del hombre de negro. Aquel que siega toda vida.
Pero para Groomch la magia más que un misterio a desentrañar era un terror. Por más que los maestros intentaran imbuir la esencia en esa cabezota no conseguía más que ataques epilépticos y feroces convulsiones del pobre enano. Tras cada sesión de magia el enano acababa siempre en la enfermería. En esta ocasión solo Gobeii lo torturaba, Ghodberg no se molestaba en esta cuestión, él ya sabía que era más fácil que nevase en el infierno que enseñarle magia a un enano.
Las enseñanzas de magia eran alternadas con el torneo entre reclutas. Llegó el momento en que los dos hombres mas destacados con la espada se midiesen, Logan el mestizo,medio numeroneano medio haradrin contra el uruk hai, Grundebarth. La emoción estaba asegurada.

Ambos contrincantes se miraron y saludaron a la manera ritual de la torre. Las espadas carecían de filo pero a veces sucedían accidentes. Ghodberg se encargaba personalmente de quien mataba por accidente a otro recluta. Los hombres ponían especial énfasis en no tener que sufrir la ira del enano.
Desde que Logan hubiese acabado con el troll había adquirido mucha confianza en su destreza y el imponente uruk no amedrentaba al mestizo. Ambos adquirieron posturas de combate.
Logan estaba contemplando a su enemigo. Era una mole cubierta de hierro. El uruk hai no tenía rival en las pruebas físicas. Todos sus combates los había ganado gracias a su potencia.
Ambos empezaron a rodearse estudiándose. El uruk enarbolaba su escudo cubriendo totalmente su lado izquierdo y parte del pecho, su espada configuraba la guardia derecha.
Logan fue el primero en atacar, confiando en su velocidad salto hacía adelante para eliminar la distancia que otorgaba ventaja al uruk. El uruk era un rival duro y curtido el combate,algo natural en los orcos. Rápidamente asestó un golpe lateral para mantener a Logan a su distancia. Era lo que el mestizo esperaba. Con un movimiento calculado rebotó hacía la derecha del uruk hai, dejando pasar de largo el sablazo de su enemigo y situarse en su flanco sin escudo, al mismo tiempo echaba el brazo hacía atrás para descargar un potente hachazo sobre Grundebarth.
-ya eres mío- pensó el mestizo
El uruk reaccionó a tiempo para propinarle un codazo con el brazo del arma, impactando contra el escudo de Logan. La potencia del golpe desequilibró al mestizo. Acto seguido descargo un potente golpe con su escudo a modo de puñetazo contra el escudo de Logan. El martillazo que le golpeó hizo que perdiera pie y casi calló hacia atrás.
El enorme orco continuó con otro sablazo que nuevamente acabó estrellándose contra el escudo de Logan, el mestizo estaba recibiendo un poderoso castigo por parte de Grundebarth.
El uruk volvió a arremeter con fuerza de arriba abajo con mala intención, esta vez Logan fintó a la izquierda y dejó pasar el golpe. Flexionando las piernas cogió impulso y cargó con su escudo contra el escudo de Grundebarth. El uruk no esperaba ese movimiento y lo pilló por sorpresa, desestabilizado como estaba por haber fallado el golpe estuvo a punto de caer. Los asistentes dejaron escapar más de una exclamación, se habían vuelto las tornas, ahora era el mestizo quien llevaba la iniciativa del combate.

El mestizo no dio oportunidad a la recuperación de su contrincante. Ahora que había abierto la guardia de Grundebarth, descargó con toda su fuerza la espada. El orco solo pudo interponer su espada contra la de Logan, haciendo saltar las chispas. La acometida de Logan fue tan salvaje que la espada de su enemigo salió volando por los aires. El uruk quedó perplejo, sin duda era el recluta más fuerte de todos pero aquel humano le había superado a base de fuerza y destreza.
Una furia demoníaca se apoderó de él, rugió como el engendro del infierno que era y con un cabezazo, digno de la embestida de un mumakil, golpeo a Logan en la cabeza. Ese golpe hubiese hecho papilla la cabeza de un hombre, pero el acero del yelmo absorbió casi todo el impacto, aun así Logan estuvo a punto de perder el conocimiento.
El mestizo se tambaleó sorprendido y aturdido ante tan salvaje respuesta. El uruk tiró su escudo al suelo y saltó hacia delante con intención de incrustar su puño en la cara de Logan. El mestizo se sobrepuso lo suficiente para interponer su espada y escudo ante lo que se le venía encima, encomendándose a algún dios oscuro Logan se escondió tras su guardia.
Se escuchó un mazazo brutal, el poderoso orco golpeó con ambas manos el escudo de madera partiéndolo en dos. La furia de aquella bestia le otorgaba una fuerza descomunal. Pero a Logan aun le quedaba la espada, recompuesto ya del cabezazo contraatacó. El uruk redobló su ataque con un mazazo a su cabeza, pero con una finta de su espada, Logan envolvió el brazo agresor y lo dislocó, para un segundo después descargar su acero contra toda la cabeza de su enemigo.
Todo acabó en ese momento, la mole orca caía al suelo inconsciente. Logan había demostrado la fuerza, agilidad y capacidad de combate digna de un hombre entrenado por Ghodberg. Ahora sabía que todo ese sufrimiento infligido era necesario, sabía que se estaba convirtiendo en una maquinaria precisa, efectiva, MORTAL.

En ese momento, todo el mundo le aclamó. Fue un momento extraño para Logan. Sin poder evitarlo se acordó de su padre.
Era extraño, durante el tiempo que llevaba en la torre apenas se había acordado de su familia.
Su padre había sido un antiguo gladiador que ganó su libertad a base de sangre. Logan siempre había admirado el pasado glorioso de su padre y ahora sabía como se tuvo que sentir al ganar en alguno de sus combates. Por un instante fue feliz en aquel infierno.


Había pasado un mes de prácticas con la hechicería Ghodberg decidió que era el momento de enfrentarse a la prueba de la puerta.
Todos estaban delante de una puerta negra con intrincados símbolos, Ankalagorn portaba un pergamino que le otorgaría el poder para invocar a un pequeño demonio que abriría la puerta sin problemas.
-Tras esa puerta encontrareis enemigos reales, armados y dispuestos a acabar con vuestras miserables vidas, esta vez no es un simulacro.-Gobeii se encargó de pronunciar el ya típico discurso que había pasado a ser, casi la comida de cada maldito día: -Vuestra misión es regresar todos de una pieza, repito, todos. Tendréis que funcionar como una unidad, recordad las tácticas que os hemos enseñado apoyad a los compañeros y dejad a un lado todos vuestros prejuicios, en la guerra solo la fuerza de la unidad de combate es lo que cuenta y no hay lugar para las hazañas individuales que solo sirven para poner en peligro al resto. Si falláis ya podéis ir por donde habéis venido.

Todos estaban listos, la puerta negra amenazaba un secreto enemigo. Ghodberg no les había dicho que los esperaba tras esa puerta. Ankalagorn comenzó a recitar los versos para despertar al demonio que abriría la puerta. Los nervios se podían cortar con el filo de un cuchillo. Ni siquiera Groomch decía nada. Solo las palabras de Ankalagorn resonaban en la oscura sala. El pequeño demonio apareció en la sala, sometido al poder del numenoreano negro, se dirigió a la puerta y comenzó a abrirla. Antes de desaparecer dedicó una mirada burlona al humano. Como si supiera que de esta puerta no iban a salir. Un escalofrío recorrió la espalda de Ankalagorn, un mal presagio.

Empujaron la pesada puerta para terminar de abrirla. Avanzaron por un túnel. Estaban tan callados que sus propios corazones parecían tambores de guerra. La luz de la antorcha arrojaba una mortecina luz. Las sombras titilaban amenazantes mientras hacían de tripas corazón y avanzaban hacia lo desconocido. Una gota de agua rompió el silencio. Llegaron a una sala oscura, la antorcha no conseguía iluminar el fondo de la estancia.
Unos ojos rojos aparecieron cuajando el fondo negro como estrellas carmesíes.
Se escuchó el claro sonido del acero saliendo de la vaina. Logan y Rash descubrieron al hombre de negro acechando entre las sombras, la muerte había enviado a su mensajero.


Lord Gazlorkg, Comandante de La Torre Oscura


IV CAPITULO

¡VIVOS! ¿PERO A QUE PRECIO?



Un año atrás...

Sentado en la silla, mirando los ojos sin vida. A mi espalda solo se escucha el silencio, el tiempo pasa lento, parece ahora tan lejanas nuestras aventuras por el bosque.
Dulias yace en el suelo. Sus ojos aún muestran la incredulidad de quien acaba de ver a la muerte…
Todo se vuelve verde bosque y la brisa de la mañana acacia mi rostro. Aquel día un hombre vestido de negro se presentó en el pueblo, buscaba un lugar donde pasar la noche. El pueblo élfico receloso le proporcionó una pequeña casita para pasar la noche. Nada mas amanecer el hombre de negro partió con viento fresco. Esa misma mañana seguimos al hombre de negro por el bosque. Era el bosque donde nos criamos Dulias y yo.
Es raro que dos elfos nazcan el mismo día suele decirse que estos elfos comparten el mismo destino. Crecimos juntos, Dulias y Yagüe los revoltosos, una pareja de picaros tunantes, metidos siempre en líos, cuando no robábamos los pasteles al panadero nos divertíamos agujereando cualquier cosa a flechazo limpio.
Muy traviesos comparados con los demás niños.
Pensábamos que no tendríamos problemas para seguir al hombre por el bosque, nos preguntábamos quien sería, era el primer humano en mucho tiempo que se aventuraba por el bosque la curiosidad nos corroía.
Sin darnos cuenta lo habíamos seguido durante 3 días, era imposible alcanzarlo, por más que acelerásemos el paso o tomásemos atajos secretos no había manera, siempre estaba un paso por delante. Estábamos como locos por alcanzarlo, ¿que pasaría cuando lo alcanzásemos? ¿Que le diríamos? ¿Por qué lo seguíamos?
Algo nos empujaba a ello, una especie de ansiedad surgida de lo más hondo del alma.

A la cuarta mañana encontramos el campamento de la noche anterior del misterioso hombre de negro, la hoguera apagada estaba aun caliente, no hacia mucho que se había ido.
-Vamos, no puede estar lejos estamos a punto de alcanzarlo –me increpó Dulias.
A primera vista parecía que el lugar había sido recogido a prisa, pero algo me decía que no era así. En el suelo encontramos un pequeño libro. Su tapa era negra con un extraño símbolo, sin poder evitarlo lo abrimos. Los caracteres nos eran desconocidos, aunque parecían caligrafía élfica.
El tiempo pasó rápido mientras embelesados intentábamos leer aquellos párrafos.
Esa sensación de intranquilidad y desasosiego que desde siempre me había acompañado desaparecía al tener el libro ante mí.
Dulias fue el primero en reaccionar, vamos creo que de momento no podemos leer el libro, quizás el misterioso hombre nos enseñe a leerlo, eso si le damos alcance, parece tener alas y no pies.
Los días pasaban pero nuestro esfuerzo era inútil, no conseguíamos alcanzarlo. Y lo más curioso es que durante nuestra persecución nuestros corazones competían en una carrera loca, la antigua camaradería se tornó en una lucha por llegar primero. Un recelo nacía mientras corríamos. El libro, nos obsesionaba.
Atrás quedaban los días en que corríamos felices por el bosque jugando a ser dragones, Ando-Anca y Scatha , los dragones habían vuelto a los bosques, decíamos cuando cometíamos alguna fechoría, que lejos estaba todo aquello.

Nuestro viaje nos llevó fuera del bosque hasta una miserable aldea humana ese condenado nos dio esquinazo.
Nuestros ojos dieron con el cartel de la taberna, “Los dos dragones”, ambos nos miramos con una maliciosa sonrisa, cansados y hambrientos dirigimos nuestros huesos en ese antro.
El posadero parecía salido directamente de una carnicería con su rostro lleno de cicatrices. Dos hombres más estaban sentados.

Podría haberlo evitado. Por qué no destrocé su cabeza antes, sabía que si no lo mataba en ese instante dulias seria pasto de gusanos. Sus ojos no cambian, miran incrédulos.

El posadero comenzó a alterarse nada mas vernos entrar. Ya estamos todos dijo,
La Torre Negra del sur del Harad os espera, pero solo los elegidos conseguirán llegar malditas ratas, preparaos porque ninguno de vosotros lo va a conseguir.

Dio un salto tras la barra y se abalanzó hacia nosotros, ese viejo parecía salido del mismo infierno, su velocidad nos impresionó a todos. Su enorme hacha trituró al primero de los hombres que le salió al paso, su mandoble cayó cerca de mí.
Dulias a esas alturas ya tenía una flecha apuntando al gordo posadero. Tras otro instante la sangre del segundo hombre cubría mi cuerpo. Reaccioné a tempo para coger la enorme espada.
De una patada el gordo desincrustó su hacha del cuerpo del pobre hombre.
Dulias no dudó, pero aquel flechazo solo ralentizó a esa bestia parda.
Directo a por el arquero ,el gordo menospreció mi velocidad, antes de parpadear estaba por el flanco. Era el momento, con su guardia baja era blanco fácil, pero algo detuvo mi mano, mis ojos se encontraron con los de Dulias a tiempo para ver cómo el hacha impactaba hasta la mitad del costado matándolo en el acto.
Mi deleite con la muerte duró menos de una fracción de segundo era el momento de esparcir los sesos del posadero por la pared.

Me senté para contemplar la escena dos hombres troceados en el suelo, los sesos del posadero decorando la estancia y la cara de mi “amigo” mirándome incrédulo como lo había dejado morir.
- El libro es mío. Le dijo a su hermano. Acto seguido lo abrió y pudo leer claramente la primera palabra MUERTE
Pasaron horas hasta que las palabras del gordo hicieron mella en mí, al Harad, hacia el sur, la torre negra.
Tomé provisiones dejando caer mi mirada por la estancia, el olor a muerte se había esparcido por toda la habitación, ese dulce aroma arrancó lo que yo sabia, era mi primera sonrisa de verdad en la vida, tras un portazo me encaminé hacia lo que sería mi destino, la Torre Oscura…


...En la actualidad

Yagüe y un hombre de mordor, del cual solo se sabía que se hacia llamar Varnish y que nacido en la hostil tierra de Mordor, rodeado de guerras entre clanes;donde orientales, variags, asdriags y haradrim luchaban por la hegemonía del territorio,había sido educado por y para la batalla,era en definitiva, un salvaje con hambre de sangre.
Tanto el elfo como el Hombre de Mordor, iban a ser asignados a un grupo que se había quedado manco. Ellos eran los dos únicos supervidentes de su grupo de reclutas. El corazón les dio un vuelco cuando les comunicaron que iban a formar parte del grupo de Ghodberg.
A ninguno les hizo gracia estar a las órdenes de un pequeño enano. Para los dos eran seres repulsivos, asquerosos y tontos. Para más inri unos de sus compañeros era otro apestoso enano. Estaban a punto de ser presentados al grupo de tres hombres, dos numeroneanos y el apestoso enano.El sargento Ghodberg les estaba echando una bronca descomunal, al lado del sargento estaba el comandante de la torre, Lord Garzlok. Estaba en silencio, pero la mirada que dirigía a los reclutas era de verdadero odio, parecía a punto de estallar.
El sargento que acompañaba a los dos nuevos reclutas de Ghodberg les hizo una señal para que esperasen, ni siquiera un sargento de la torre tenía intención de inmiscuirse en una bronca con el comandante en jefe. A primera vista este grupo llevaba bastante tiempo en la torre, los dos numeroneanos tenían la armadura de piel de demonio, en vez de la coraza pesada de recluta, que los acreditaba como aspirantes a paladines negros. Su entrenamiento en la torre, a igual que ellos, estaba a punto de concluir. Decidió que no era el momento de intervenir y pensó que ya les presentaría mas tarde a godberg sus nuevos reclutas.





¡VIVOS!... ¿PERO A QUE PRECIO?


Rápidamente se había extendido el rumor entre los reclutas los tres supervivientes serian expulsados de la Torre como castigo.
Ankalagorn, Groomch y Maskull ciertamente tenían las horas contadas y todo fue reafirmado cuando fueron llamados al patio de armas.
Bajo el semblante muy serio esperaban tanto Ghodberg como Gazlorkg, general uruk de la Torre. Los 3 sentenciados llegaron con la cabeza gacha, algo asustados y nerviosos... ¿realmente los iban a expulsar? ellos esperaban un castigo ejemplar ¿pero esto?
Ghodberg los miró con el semblante serio. Les dirigió una mirada helada. Entrecerró los ojos.
-Sois escoria-. Lo dijo de tal modo que sintieron heridos. Godberg los había insultado hasta la saciedad, apaleado. Se había ganado su respeto a base de puño de hierro. Los había moldeado a su voluntad como acero fundido. Ahora que ellos se consideraban sus hombres este les había herido en su orgullo.
- el enemigo os supera en numero! No habéis aprendido nada, llevo un año enseñándoos tácticas de combate. La técnica del cuello de botella! En círculo, en rombo. La habitación estaba para eso! Pero en lugar de eso, salisteis a por ellos, descoordinados, como meros principiantes, habéis perdido dos compañeros, espero que sus muertes pesen en vuestra conciencia para toda vuestra vida...Hoy me habéis vuelto a decepcionar! no habéis funcionado como UNIDAD!

Gazlorkg tomó la palabra - ¿así que estos son los incompetentes?
Ghodberg respondió- así es, general Gazlorkg, estos son...
- muy bien...- contestó el comandante de la Torre Oscura, se paseo de derecha a izquierda por unos instantes y de izquierda a derecha, parecia un tigre enjaulado, pero este estaba libre y en cualquier momento podía soltar un zarpazo, sin embargo se paro de momento y dijo muy tranquilamente-¿sabéis cual es nuestra superioridad sobre el ejercito de Gondor?
Todos callaron
- el numero ,nuestros hombres y orcos se reproducen como ratas sin parar...sin embargo...perdimos la guerra.¿por que?... falta de disciplina, falta de unión, no éramos UNIDAD ...pero de las derrotas se aprende.¿sabéis que diferencia nuestras "ratas paritarias" de los soldados que formamos en esta Torre?...que funcionamos como una unidad...
queréis decirme...¡¿POR QUE COJONES SI OS HAN ENSEÑADO A TRABAJAR COMO UNIDAD Y EN EQUIPO, DOS DE VUESTROS COMPAÑEROS ESTAN AHORA MUERTOS?!
Todos miraron aun más hacia abajo sin saber que contestar...
¿hay algún motivo especial por los que creas que debemos salvar a estas sabandijas, de no ser expulsados de mi amada Torre, sargento Godberg? -Preguntó Gazlorkg
Ahora si que estaban perdidos...si el motivo lo iba a dar Ghodberg, con lo que los "apreciaba" serian expulsados irremediablemente
-Los inútiles no tienen cabida en la amada torre, Señor...-comenzó diciendo Ghodberg.- sin embargo...
¡¿Como?! ¿Los tres habían oído un sin embargo?
- Sin embargo, Mi Lord, estos hombres han trabajado duro y consiguieron salir de la cueva vivos, luego, pienso que están bien preparados, eso significa que Gobeii y yo hemos hecho un buen trabajo con ellos, creo que deberían quedarse. Si bien deberán ser castigados ejemplarmente.
-Dad las gracias a vuestro instructor, yo en mis tiempos de alumno nunca tuve uno así… bien que sugieres sargento Ghodberg... -dijo Gazlork
-sugiero que hagan la prueba de supervivencia... en modo EXTREMO...
-De acuerdo, rellena el grupo con 2 de los nuevos y como no vengan de la prueba todos de una sola pieza yo mismo me encargare de sacaros de la torre a golpe de espada.
El general se giro sobre sus talones y se fue.
- No penséis que os he hecho un favor, si he hecho esto es para seguir viéndoos sufrir, para mi es un deleite y una diversión, así que no penséis que se me ablandó el corazón... largaos de aquí escoria!
Los tres repitieron al unísono y con alegría - si señor!!!
Godberg agacho la cabeza para evitar que alguien lo viera sonreír...talvez el enano no era tan malo en el fondo ¿o si?

El pobre diablo del enano quería mantener en su cabezota todo lo ocurrido en la torre a modo de diario.
Todas las noches después de haber calentado el coco a sus camaradas repetía mentalmente su diario. Normalmente componía el nuevo capitulo y después empezaba por el principio para rememorarlos todos.

GROOMCH: “YO NO LLORO NI NADA POR EL ESTILO”
"Querido diario,
hoy ha ocurrido algo maravilloso, el calvo RASH ha muerto, soy inmensamente feliz; me siento como una adolescente quinceañera que va a perder la virginidad; he tendió que disimular mi alegría para que Ghodberg no me regañase ni me castigase, pero hoy no puedo dormir de la dicha que tengo dentro.
Voy a pasar a ser un veterano para cuando lleguen los novatos, pero no está en mí putear a nadie; cada uno que vaya a lo suyo.
Lo bueno de pasada, es que parece que tenemos un cierto acercamiento entre los numenoreanos y yo; al fin y al cabo, hemos sufrido juntos los tormentos de la torre, y hemos combatido juntos, matado juntos.....hemos sangrado juntos, y eso hace surgir unos lazos internos que no SE como explicar.
GROOMCH: La próxima vez que nos superen en número, nos quedaremos en un sitio que su ventaja no nos perjudique, ya lo dijo el enano, que no sube ni en fuerza ni nada, solo en inteligencia y presencia, hacedme caso.
Capítulo 1º………… zzzzzzz
Incapaz de continuar el enano se quedo dormido, como siempre.



La supervivencia extrema era una de las pruebas mas peligrosas que se realizaban en la Torre oscura, se solía hacer una sola vez. A veces no se hacia nunca, si encima esa prueba es impuesta como castigo, la dureza era terrible. Perdidos en el bosque, desorientados, desnudos y sin armas deberían permanecer durante 10 días en el bosque. Otro equipo realizaría también la prueba, pero claro esta, no seria en modo extremo, se les aprovisionarían posiblemente con ropas y algunas armas rudimentarias. El equipo que llegase en mejores condiciones, ganaría la prueba.
Al grupo de los tres supervivientes, Ankalagorn,Maskull y Groomch se les unieron dos nuevos reclutas. Así fueron presentados, Scatha (Yagüe) un extraño y huraño elfo del Sur y Varnish, un hombre de Mordor, mezcla entre humano y bestia, un salvaje incivilizado,como diría Ankalagorn.
Esa mañana fueron desvestidos en los lindes del bosque y con sus ojos vendados fueron puestos en mitad del bosque. Godeberg era el encargado de llevarlos al punto de inicio mientras Gobeii se encargaba del otro grupo.

Ghodberg comenzó a advertirles:- Nadie sale del bosque hasta que no pasen diez días, aquel que se acerque a una zona prohibida será castigado. A los nuevos! Os preguntáis por que estáis aquí en estas condiciones?
Preguntad a vuestros compañeros más veteranos!
La cara de los dos nuevos era un poema. Desde luego no habían empezado con buen pie.
Godberh los abandonó en medio del bosque marchito.
Skatha fue el primero en romper el hielo.- menuda mierda, ese enano cabrón es famoso por sus castigos, no llevo ni un día con él y ya estoy de mierda hasta el cuello, por cierto ¿A que se debe este castigo?
-La culpa fue de Logan-, dijo el enano, -se creía invencible.
El enano se mesó la barba y tomando aire continuó
-Estábamos en una cueva. Avanzábamos despacio porque la antorcha no iluminaba del todo.
De las sombras empezaron a brotar ojos rojos. Al principio nos apretamos, escudo contra escudo. No sabíamos que nos íbamos a enfrentar. El poco tiempo de clemencia que nos concedieron sirvió para que aparecieran unos cuantos mas.
Escuchamos el claro sonido del acero al salir de la vaina. Recuerdo que rash dijo que el hombre de negro estaba amenazando en las sombras-. El enano se rió con un par de breves carcajadas, le sorprendió la ironía de sus palabras.
El caso es que nada mas decir eso una decena de orcos armados hasta los dientes salieron a la luz. El miedo que nos atenazaba se disipó. Esperábamos un enemigo terrible y aunque nos superaban en número confiamos en nuestra destreza. Logan salió de la formación.- A por ellos muchachos vamos a esparcir sus sesos por las paredes- nos dijo. En sólida formación éramos una masa de acero difícil de penetrar, pero dispersos tendríamos que confiar mucho más en nuestra destreza personal en el combate. Ir a por ellos era un suicidio, pero no podíamos dejar que le matasen. La prioridad era salir todos, así que salimos a cubrir a Logan
Perdimos la ventaja de la entrada de la cueva y ellos rápidamente nos rodearon. Logan se enfrentó al primero que le salió al paso. Rápido y mortal descargo se espada en la cabeza del orco. La potencia del golpe incrustó su espada en el carneo, dejándola atrapada. Un orco se le vino encima a la velocidad del rayo. Logan no pudo evitar el sablazo al cuello del orco. Echando la cabeza hacia atrás en un intento por esquivar a la muerte, solo consiguió que la cimitarra segara la traquea y la yugular en vez de cortarle la cabeza. El dolor le obligó a soltar la espada, el hombre de negro acarició suavemente su cuello. En un último arrebato de ira descargo un golpe con el canto del escudo al orco en plena cara, matándolo en el acto.
Rash fue el siguiente en caer, con su lanza traspasó el pecho del primer orco, pero su compañero saltó sobre el variag. Este interpuso su escudo pero el golpetazo lo desequilibró haciéndole soltar su arma. Rápido desenvaino la espada pero el orco descargó un sablazo sobre su hombro, la armadura se incrustó en la carne hasta el hueso. El brazo del escudo colgaba inerte. Rash no reaccionó a tiempo. Con otro golpe cruzado incrustó su sable en el pecho de Rash cayó en el acto.

En menos de un minuto habían muerto dos de nosotros. Solo nos quedaba una opción, retroceder y aguantar la envestida en el pasillo. A un tiempo juntamos escudos y formamos contra los que se avecinaba. -Venid a mi -rugía yo- os voy a comer las entrañas –
Empezaron a estrellarse contra nuestros escudos en el reducido pasillo. No tardamos en pisar un charco de sangre oscura. Uno y otro caían ante nuestra fuerza. Embutidos en el túnel no eran capaces de superar nuestra capacidad de combate. Uno a uno fuimos troceándolos.
Los dioses se pusieron de nuestra parte, te lo aseguro orejas picudas. No dejaban de llegar por mas que matásemos venían mas, el cansancio amenazaba con derrotarnos.
No desfalleced hermanos -gritó Ankalagorn - es ahora cuando tenemos que demostrar que somos maquinaria de guerra. Sus palabras nos hicieron renovar el coraje. Al terminar me di cuenta que habíamos acabado con mas de quince orcos, hubiese sido una magnifica prueba pero ese entupido de logan lo echó todo a perder. Así que ya sabes porque estas puteado por lo mismo que nosotros, por la incompetencia de otro.

El primer día fue de los más duros que los reclutas recordaban haber pasado en su vida y eso en La Torre era mucho decir.
Al día siguiente tras una noche terrible despertaron con la intención de poner fin a su sufrimiento, pero ¿como?

En mi vida he pasado tanto frió y eso que mi casa esta en las Colinas de Hierro! Se quejó Groonch
Este día encontraron unas bayas para comer, algunas eran venenosas.
Al segundo día, además del frío algunos de ellos empezaron a sentir los síntomas de las bayas. Muertos de frío y con una gastroenteritis tremenda, los reclutas empezaron a temer por su vida. Fue ese día cuando se toparon con un grupo de orcos, estos ocultos en las sombras del bosque descansaban en un pequeño campamento posiblemente hablando sobre que cazar y donde, cuando “los mierdas de trolls” los vieron, escondidos tras unos arbustos se mantuvieron ocultos a sus miradas, debían decidir si luchar contra ellos con palos y piedras, una victoria significaría tener abrigos y armas de los orcos. Una sola baja podría significar la expulsión definitiva de la Torre, solo les quedaba una oportunidad y los superiores no aceptarían otro fallo.
Atacar o morir de frío y hambre!
Groomch decidió por todos: - no se hable más! Ataquemos!!



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sextopalio.forosactivos.net
 
El nacimiento de las leyendas
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Leyendas urbanas hasta la actualidad.
» Linea del tiempo: Desde el nacimiento de digimon hasta la actualidad
» Fantasmas Japoneses y sus leyendas
» Fechas de nacimiento
» Leyendas de Anzus Afiliación elite

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos a la 6ª Edad de los hombres :: off rol-
Cambiar a: